Griegos y romanos coloreaban sus estatuas

Sin respuestas
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Autor: Utherkegal, 12/Nov/2006 08:55 GMT+1:



Las esculturas antiguas griegas y romanas no eran de un blanco purísimo, sino que estaban pintadas con fuertes colores para resaltar, según se desveló en la exposición "Mil años de colores en la escultura antigua", celebrada el pasado año en los Museos Vaticanos.

La exposición,  mostró la reconstrucción de los colores originales de una quincena de esculturas griegas y romanas, entre las que destacaron la estatua original del Augusto de Prima Porta y la copia pintada de como era en realidad y una cabeza del emperador Calígula, también con su copia.

Paolo Liveriani, comisario de la exposición, explicó entonces que su intención era promover una idea más real del arte antiguo y acabar con la secular convicción de que la escultura griega y romana eran de color blanco, "cuando en realidad ese blanco que ha llegado hasta nosotros  se debe a una pérdida de policromía".

En la sala vaticana se expusieron obras originales y otras tantas reconstrucciones en yeso, resina o mármol que forman parte de las colecciones de los Museos Vaticanos, del Glyptothek de Munich y el Ny Carlsberg Glyptothek de Copenhague.

Las obras originales iban del arcaísmo griego (VI siglo antes de Cristo) al 500 después de Cristo y todas presentaban trazas más o menos conservadas de la antigua policromía, gracias a la cual, echando mano de técnicas modernas, se ha podido conocer su aspecto original.

Entre las reconstrucciones griegas se encontraban el león arcaico de Loutraki, cerca de Corintio; algunas figuras de los dos frontones del templo de Atenas Aphaia, en Egiuna; torsos de la Acrópolis de Atenas y una ánfora funeraria en mármol.

De la época romana destacaron, junto al original, la reconstrucción del Augusto de Prima Porta; dos lastras del revestimiento en mármol del Aula del Coloso del Foro de Augusto; el retrato del emperador Calígula, un sarcófago policromado de época constantina que conserva casi intacta el dorado y el retrato de la emperatriz bizantina Ariana (515 después de Cristo).

También se expusieron terracotas etruscas provenientes de Cerveteri y Vulci (al norte de Roma).

Paolo Liverani hizo un recorrido por la historia y recordó que en 1764 el alemán Winckelmann, considerado el fundador de la historia del arte y de la arqueología, afirmaba que en una escultura el blanco rechazaba los rayos luminosos y que por ello "un cuerpo bello es más bello cuanto más blanco es y cuando está desnudo parecerá más grande de lo que es".

En aquellos años también se consideraba el uso del color como un signo de "inmadurez" o de "decadencia" del arte antiguo, confinándole a los márgenes del clasicismo.

Liveriani aseguró que desde el siglo XIX se sabía que la escultura antigua era coloreada, pero que se ha mantenido hasta nuestros días la idea -equivocada- del blanco purísimo.

La muestra fue impactante y no dejó insensible a los visitantes, ya que esculturas que siempre hemos pensado "blancas" tenían colores fuertes, rojos (más duraderos), amarillos (que se deterioraban antes), ocres, verdes, etc.

El comisario Liveriani precisó que hay que verlo con los ojos de aquellos años e imaginárselas bajo un sol penetrante y cegador del verano griego, o contrastando con una pared de estilo pompeyano pintada en rojo y negro o con las paredes del romano Foro de Augusto de mármol pintado en un azul intenso con festones rojos.

"Eran contrastes fuertes para luces fuertes", subrayó Liverani.

De ahí, los colores rojo fuerte y azul intenso de la túnica de la estatua de Augusto encontrada en la villa de la mujer Livia en una colina de las afueras de Roma sobre la vía Flaminia (Prima Porta), cuyo objetivo era -según Liveriani- que nadie, de noche, penumbra o día, dudase al entrar en la villa que se refería al emperador.

En la estatua de Augusto no se han encontrado, al contrario que en la de Calígula, trazas de policromía ni en la piel de la cara, de las piernas ni de los brazos, ni en el fondo de la coraza, sino sólo en el vestido y en los relieves de la coraza, en la que se narra la pérdida de una bandera durante una guerra y la recuperación de la misma por parte de Augusto.

Para desvelar los colores usados, los especialistas utilizaron luces ultravioletas -que permiten ver en el mármol trazas de colores desaparecidos y no visibles-, "barridos" luminosos, exámenes microscópicos y análisis químicos.


Autor: Galland, 12/Nov/2006 21:11 GMT+1:



siempre pense que no pintaban las estatuas, los griegos si lo hacian pero no sabia que tambien lo hacian romanos. muy buena curiosidad.


Autor: Moon.less, 12/Nov/2006 22:38 GMT+1:



Sí yo había leído hace tiempo de esa exposición y los resultados
realmente no siempre se ven bien , es más una de esas estatuas
o su reconstrucción de como se hubiese visto, le provocará más de un
dolor de cabeza a Pr3toriano, ya que él dijo que una de sus esculturas favoritas era
el  Augusto de Prima Porta. y como yo soy fanática de las imágenes , es que describir 
a veces no es lo mismo pongo unas fotos de la expo.

primero la efigie de Caligula(ese personaje tan comentado en el foro.)

el original(derecha)   y la copia (izquierda)en mármol con la reconstrucción de la policromía antigua.

Y luego Augusto de prima Porta con la reconstrucción de la policromía antigua.


saludos.


Autor: Utherkegal, 13/Nov/2006 00:14 GMT+1:


 

Estupendo Moonles. Muchas gracias por aportar esas fotos. La verdad es en este caso las estatuas  están mas interesantes sin color. Posiblemente haya otras que al contrario pero en general, el marmol limpio transmite una sensación mas artísitica. El color como que les quita seriedad. Parecen extraidos de un cómic.

Pero no solo eran las esculturas las que pintaban griegos y romanos. Es que pintaban todo. Les encantaba el color y sus edificios, habitaciones, ropa y maquillajes eran muy coloridos. Es una idea falsa la que hemos recibido de la visión clásica. Por ejemplo los bajo relieves del Partenón estaban policromados. 

A ver si encuentro alguna foto más sobre esto.


Un saludo.




Autor: Pr3toriano, 15/Nov/2006 23:58 GMT+1:



Todos los pueblos antiguos, constatados desde incluso períodos neolíticos como las casas de Catal Huyuk pasando por egipcios, micénicos o los mismos griegos, usaban una gran profusión y gama de colorantes naturales para decorar sus estatuas, edificios, ropajes...ya que el uso del color era algo muy apreciado por todos los pueblos. Los griegos, pese a que cueste imaginarlo, decoraban desde los frisos del Partenón hasta las Cariátides; pasando por los mismos templos.

Una muestra de algo curioso, la reconstrucción del Partenón a partir de pigmentos conservados:

Una vista fronto lateral con sus colores sobre capiteles, arquitrabes, cornisas, frisos...

Detalle de los triglifos y metopas, acróteras, arquitrabe...