figura del arqueólogo romántico ha desaparecido?

2 respuestas [Último envío]
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

hola a todos, me gustaría que me diérais vuestra opinión sobre este tema en concreta. Lo cierto es que añoro las grandes figuras de los arqueólogos románticos como schliemman, howard carter, arthur evans, champollion o adolf schulten. Aquellas figuras de arqueólogos que combinaban un período amplísimo de continua formación intelectual e histórica sobre épocas y civilizaciones(algunos  combinaron el sistema de formación que suépoca exigía con estudios autodidactas) y luego se embarcaban en un proyecto de investigación arqueológica que sólo creían ellos y buscaban todos los medio a su alcance y lo sacrificaban todo por esa expedición arqueológica que era su sueño. Ése proyecto(a sea el desciframiento de una lengua o escritura o bien encontrar tumbas y tesoros arqueológicos) era algo más que para ampliar sus propios conocimientos, era su sueño. Yo sinceramente sin acritud me  declaro que soy un arqueólogo romántico, pero por desgracia este estilo de arqueología en la actualidad es bastante escaso. Yo considero que un arqueólogo debe ser en su mayor parte romántico y combinarlo con cierta dosis de método de investigación científico. Entonces queía saber vuestra opinión sobre este tema ¿creéis que el estilo o la figura del arqueólogo romántico ha desaparecido por completo?

Manolillo_Bilbao
Imagen de Manolillo_Bilbao
Desconectado
Prefecto Annoa
Exstaff
Desde: 15 Ago 2009

Interesante reflexión.

Y no está nada mal en esta sección del Foro, porque creo que lo mismo está sucediendo con todas las disciplinas científicas y tecnológicas.

Por ejemplo, Ramón y Cajal, con un microscopio parecido al que usa mi hijo en la escuela, hizo descubrimientos asombrosos y dignos del Nobel; en cambio, actualmente, parece que los avances en biología o medicina están reservados a los laboratorios gigantescos que manejan presupuestos dignos de un país mediano.

Y sin embargo, parece que quedan resquicios para los románticos pioneros, como Patarroyo y su vacuna contra la malaria. Tal vez en la arqueología suceda algo similar: los grandes descubrimientos serán cosa de equipos altamente profesionales y equipados con medios cada vez más modernos, pero... ¡nunca se sabe dónde salta la liebre!;)

 


veterano1 veterano2 general1-3 antigua1-3 latinoamerica1 articulo2 prehistoria2 general2 iigm3 medieval3 general3 500-cruz foto 

Nakht
Imagen de Nakht
Desconectado
Guardia Pretoriano
Exstaff
Desde: 20 Sep 2009

Está claro que hoy día se afronta la arqueología de un modo muy diferente. Creo que ese arqueólogo romántico al que haces referencia tiene menos espacio de actuación. Y no sólo lo digo por pensar que hay menos por descubrir ( que es una obviedad, cuanto más se descubre menos queda) si no por lo intensamente burocratizado que se ha vuelto el trabajo de campo. Hace 200 años necesitabas esencialmente dinero para poder excavar, ahora necesitas dinero propio o en forma de patrocinadores y un largo periplo de permisos que en muchos casos pueden llegar a agotar las ilusiones.

Aquellos arqueólogos que has mencionado y muchos más tenían motivaciones diferentes porque tenían la posibilidad de tener esas motivaciones. Unos buscaban deseos de desvelar incógnitas del pasado, otros fama, otros aumentar su patrimonio, otros un poco de todo y eso poco de todo era por entonces mucho. La Arqueología tuvo su máximo apogeo en aquella época de grandes descubrimientos pero ese ritmo no se puede mantener tal como sí lo pueden hacer otras ramas de la Ciencia. Hoy pienso que los arqueólogos "románticos" más bien han de apoyarse en aquellos grandes descubrimientos y en las posibilidades que les ofrecen los avances tecnológicos para colocar más piezas en el mosaico de la Historia, que en muchos casos aún está incompleto.

Hay que reconocer que el trabajo de campo, al menos en la magnitud de antaño, está más complicado. A veces paseo por el casco urbano de mi ciudad, (una ciudad que por cierto seguramente tiene más piedra romana que lo que queda de muchos imperios antiguos) y soy consciente que justo debajo, a tan solo un par de metros de profundidad, camino sobre monedas, ánforas, lápidas, esculturas, termas... todo lo que se pueda imaginar de una ciudad romana. De hecho es así, cuando se pretende construir o derrumbar una vieja casa siempre, invariablemente, aparecen restos romanos que son catalogados y recogidos si tienen un valor expositorio o enterrados de nuevo una vez estudiados si se trata de muros, calzadas o casas romanas. Sabemos que están ahí, pero no está permitido excavar.

De todos modos, todo esto restringe el trabajo de campo, pero a la vez evita la rapiña, que era una de las motivaciones que me quedaba por mencionar de algunos a los que hoy también se les llama "arqueólogos" de la época.

Saludos!!

 


Dijo Jacob Riis: Mira cómo golpea la roca el picapedrero, tal vez un centenar de veces, sin lograr hacerle mella. Pero el centésimo primer golpe la parte en dos, y yo sé que no lo logró el último martillazo, sino todos los anteriores.