Acueductos (Roma)

3 respuestas [Último envío]
coventin
Imagen de coventin
Desconectado
Prefecto de Legión
ColaboradorSocio MH
Desde: 30 Ago 2009

AUTOR: Dagda80

Acueductos (Roma)

Para los romanos, que buscaban en la monumentalidad de sus construcciones un cauce eficaz a su obstinada voluntad de imposición de poder, fue el acueducto uno de sus logros más perfectos.

Se imponen al espectador por sus tres dimensiones: altura fuera de la escala humana, longitud que llega a ser verdaderamente colosal en alineaciones de kilómetros y que además se alarga indefinidamente por la vibración monótona de sus arcadas y por su espesor que llega a dar esbelteces de verdadero alarde, como ocurre, por ejemplo, en Segovia.

La experiencia adquirida no se acumulaba en libros, ni se abstraía en cálculos complicados, sino que aparecía rotunda en los ejemplares conservados. Por el simple hecho de seguir en servicio demostrando su eficacia, es decir, su adecuación a todas las funciones que tenían que cumplir, entre ellas la de transportar agua, función bastante sencilla, y otra más compleja la de resistir las acciones que están a la destructiva; pero incluso las ruinas eran lección elocuente del comportamiento de las obras.

Los asentamientos humanos deben estar siempres situados cerca de una fuente de agua limpia, ya sea un río o un manatial.

Mientras Roma no fue más que un pequeño estado dentro del Lacio, su fuente fue el río Tíber, pero a finales del siglo IV a.C., cuando los romanos luchaban en la Segunda Guerra Samnita, se encontraron con que necesitaban urgentemente un suministro alternativo. Quizá esto se debiera a que el agua del Tíber ya no era suficiente para una población cada vez más grande, o quizá a que existía el peligro de que el enemigo envenerara su única fuente, pero lo cierto es que a consecuencia de ello, en el año 312 a.C., los romanos empezaron a construir su primer acueducto, el Aqua Appia.



Descripción

El primer paso en la construcción del acueducto es encontrar la ubicación de la fuente de donde se tomaría el agua. No siempre se disponía de una fuente, para asegurar agua fresca y saludable. Muchas veces era necesaria una minuciosa labor de búsqueda hasta dar con ella. Vitrubio, en su Libro VIII, indicaba la metodología que debía seguirse, basada sobre todo en la observación directa de la naturaleza: la vegetación, el terreno, su configuración y el grado de humedad.

Por otro lado se presentaba el problema de como realizar la captación. Para ello decidian desviar parte del curso del río, a través de un canal impermeabilizado con opus si ninum, y aprovechar la pendiente del terreno para conseguir la inclinación necesaria para la conducción del agua hacia una represa o lago artifcial. De esta manera se mantenía una reserva de agua para el verano. Además, estas represas ayudaban a decantar el agua por sedimentación y normalizaban la distribución.

La conducción del agua desde la represa admitía diversas soluciones. Vitrubio había estipulado tres posibles maneras: por canal cubierto de mampostería, por tubería de plomo o por tubería de cerámica. Las tuberías de cerámica ya eran conocidas en Egipto y resultaban las más económicas; para construirlas utilizaban unas láminas de unos tres metros de largo que luego enrollaban en cilindros de madera y unían soldando los bloques.

La propia palabra romana aquaeductus (conducto de agua) indica claramente qués es un acueducto. No se trata de un puente que lleva agua, aunque algunas veces esté formado de puente, sino de un canal hecho por el hombre con el cual se transporta el agua. Los romanos preferían que el agua de sus acueductos fluyera cuesta abajo, a favor de la gravedad, pues así no hacía falta aplicarle presión para que corriera.

Pero si por las circunstancias que fuesen esto no era posible o viable, surgía como muchas más veces, el ingenio romano encontraba una solución. Dicha solución consistía en la construcción de los llamados sifones. Los sifones funcionan a la manera de los vasos comunicantes, y están compuestos por tres elementos: un tubo descendente, uno horizontal y uno ascendente. Tal y como se puede apreciar en el esquema que hay a pie de texto, el tubo descendente ha de tener mayor diámetro que los otros dos para que el agua adquiera la presión suficiente y, una vez atravesado el tubo horizontal -que evita el cambio violento de dirección-, ascienda y continúe su camino. Este sistema se realizaba mediante dos tipos de tubería: con tubos de cerámica unidos con mortero, cuando había poca altura y por tanto la presión no era grande, o con tubos de plomo, cuando la presión era mayor.

El corazón de un acueducto de piedra es el llamado specus , el canal en sí, que tenía más o menos el tamaño de una puerta en una casa moderna. Las paredes, el suelo y el tejado estaban hechos siempre de piedra, ya se construyera bajo tierra, o ras del suelo por encima de éste, aunque algunos posteriore están construidos con hormigón y hay otros incluso excavados en roca sólida. Los canales se construían con el sistema de fábrica de sillería opus quadratum (ver Glosario) considerado el más importante en la arquitectura romana, o en mampostería opus incertum (ver Glosario), es decir piedras irregulares sujetas con mortero y hormigón.

El canal estaba cubierto con un arco por arriba, para proteger el agua del sol, aunque había también otro motivo para mantenerlo cubierto en la primitiva Roma: un tejado de piedra hacía más difícil al enemigo cortar el agua o envenenarla. Por esta razón los acueductos más antiguos no eran altos, y además siempre que fuera posible se hacían subterráneos.

Los tejados se dividían en tres tipos principales: uno formado por una piedra plana o dintel plano, otro compuesto por dos piedras iguales apoyadas una contra otra, formando un arco apuntado, y el tercero que era el arco de medio punto.

Cuando el acueducto se edificaba en un suelo corriente o de grava solía construirse en una trinchera. Por el contrario, en las zonas donde había roca cerca de la superficie, el specus se excavaba directamente en ella, a menos que la ruta trazada exigiera una trinchera demasiado profunda, en cuyo caso era a menudo más sencillo hacer un túnel completo en piedra.

Si había que cruzar un valle en línea recta, entonces se construía una muralla o un puente sobre el que se transportaba el canal. No obstante, los primeros constructores no se atrevían a llevar a cabo obras semejantes y preferían construir sus acueductos bordeando todo el valle si era preciso.



Trazando la ruta

En primer lugar, el librator (topógrafo) trazaba una ruta aproximada, siguiendo una suave pendiente no muy pronunciada entre la fuente y la ciudad. Al hacerlo, marcaba la ruta con estacas de madera, para a continuación calcular qué diferencia de altitud había exactamente entre el punto de partida y el de llegada. Antes de que los obreros comenzaran a trabajar en cualquier sección del acueducto, el librator tenía que calcular la caída total y establecer la altura de cada extremo de la sección.

El instrumento de nivelación de los topógrafos romanos, la dioptra , no podía medir grandes distancias, por lo que, para poder llevar a cabo sus cálculos, el topógrafo tenía que detenerse a medir varios cientos de veces a lo largo de la distancia total, marcando cada diferencia de nivel en su tablilla de cera, para luego sumarlas todas, obteniendo así la diferencia total de altitud entre la fuente y la ciudad. Entonces, una vez medida la longitud total aproximada del acueducto, y la diferencia de altitud, podía calcular la caída total, y empezar a trabajar para trazar la ruta definitiva.

Cuando por fin, después de semanas de trabajo agotador, se había establecido el trazado correcto, se colocaban grandes estacas de madera a intervalos regulares a ambos lados del camino del acueducto, que reemplazaban a las que habían puesto para marcar la ruta provisional.



La construcción del acueducto

La construcción del acueducto era una obra de gran complejidad debido a las múltiples tareas que tenían que efectuarse. Su organización dependía directamente del emperador, quien ostentaba el título de curator viarum. El personal que intervenía en la obra estaba constituido por el curator aquarum, el ingeniero militar, el ingeniero civil ( estos dos últimos solían ser la misma persona), el topógrafo, los artesanos -llamados los fabri, como los picapedreros o canteros y los carpinteros-, que trabajaban bajo la dirección del praefectus fabri, y por último los esclavos, encargados de realizar todo tipo de faenas, sobre todo las más pesadas.

El trabajo empezaba simultáneamente en distintos puntos del acueducto. Se instalaban campamentos, donde los obreros y operarios vivían mientras durase la obra, cada campamento tenía su propia organización, según las funciones que los hombres debían realizar.. A lo largo de toda la ruta varias cuadrillas de hombres se dedicaban a construir calzadas provisionales por las que transportarían las carretas y los animales de carga la piedra a lo largo del camino trazado entre la fuente del río y la ciudad, a retirar la capa superior del suelo, a nivelar los salientes y rellenar los hoyos, y al mismo tiempo, y para ahorrar tiempo y trabajo, se abrieron varias canteras. La piedra empleada en la construcción no se transportaba más allá de lo estrictamente necesario.

Para la mayor parte de las cuadrillas el trabajo preliminar consistía simplemente en excavar una trinchera en terreno blando, asegurando temporalmente las paredes con puntales de madera, una precaución que no era necesaria cuando el canal se excavaba en roca sólida. Sin embargo, los grupos con peor suerte se encontraban con que tenían que excavar toda su zanja en un terreno de roca sólida, aunque los más desafortunados de todos eran aquellos a los que les tocaba cavar túneles. Estos tenín que empezar a abrir un puteus , es decir, un pozo, cada setenta y un metros, más o menos, y luego, con el espacio justo para un hombre, tenían que ir excavando hacia delante, pasando hacia atrás con unas cestas la piedra que iban quitando para que la arrastraran fuera del pozo. Al mismo tiempo, otros hombres iban trayendo la piedra, que se había cortado en la cantera. Luego, una vez colocados, los canteros tallaban cada bloque cuidadosamente de forma adecuada ya que debían encajar perfectamente sin necesidad de argamasa, aunque luego sí se recubrieran con argamasa las piedras del canal, para impedir las filtraciones.

Mientras tanto, los libratores iban comprobando los progresos en todos los puntos de la obra. Una vez que el canal tenía ya su forma aproximada, entonces se bajaba un chorobates a la trinchera para comprobar que ésta mantenía la pendiente. Pero como este instrumento era demasiado grande para bajarlo por los pozos, en los tramos de túnel se utilizaba agua para medir el nivel.

Muchas veces, los ingenieros decidían utilizar la técnica de sentada en seco, también llamada aparejo a hueso, en la construcción de las arcadas de los acueductos; es decir, utilizaban la piedra limpia sin ningún tipo de argamasa. Esto implicaba un trabajo depurado en cada uno de los sillares, cuyas juntas debían acoplarse perfectamente para poder ejercer la presión necesaria que permitiese ir levantando la obra sin más elemento de unión que la propia presión de un sillar contra otro. Esta técnica resulta particularmente interesante en la construcción de los arcos, donde cada una de las dovelas es imprescindible para el conjunto general del puente. Si se quitase sólo una de ellas, se podría generar un desmoronamiento progresivo de los restantes arcos, con lo que se destruiría totalmente el puente que sostiene al acueducto.

Para construir las represas se utilizaron bloques de piedra de longitud variable y de unos cincuenta centímetros de ancho. Los bloques de la coronación se unieron con una especie de grapas de hierro, lo que les daba una mayor resistencia a la presión o empuje del agua. Además de funcionar como depósito, estas represas servían a veces como depuradoras o decantadoras, y un acueducto podía llegar a contar con varias de ellas a lo largo de su recorrido.

Una vez colocados los bloques de piedra con sumo cuidado, se tapa con tierra todo el specus, y después se apisona bien el terreno y se extiende la tierra sobrante para que una vez que crezca la vegetación nadie pueda notar por dónde transcurre el canal. Durante el Imperio, cuando ya no había guerras en Italia y no hacía falta mantener en secreto las rutas de los acueductos, éstos se solían marcar con mojones de piedra, los llamados cippi , que eran paritcularmente útiles para localizar puntos determinados del canal. Gracias a ellos, si se producía por ejemplo alguna filtración que había que repara, se podía señalar el lugar de la fuga dando como referencia el cippus más cercano.

Una vez que se ha terminado el acueducto, da comienzo su larga vida. A partir de entonces hará falta inspeccionarlo y mantenerlo en buen uso, y para ello muchas veces habrá que repararlo o mejorarlo.

Al llegar el agua a la ciudad, ésta se recogía en un depósito. Este depósito solía tener externamente un aspecto monumental, por lo que se los conocía como castillos de agua , a pesar de que la mayoría de ellos estaban enterrados y era imposible admirarlos. Estos depósitos estaban hechos y decorados con gran magnificencia, aunque, dependiendo también de la ciudad, eran bastante más modestos. En el interior de este castillo se realizaba la distribución del agua en tres canales: el de las fuentes públicas, el de las termas y el de uso privado.

coventin
Imagen de coventin
Desconectado
Prefecto de Legión
ColaboradorSocio MH
Desde: 30 Ago 2009

Pr3toriano
Esclavo - Expulsado
Esclavo - Expulsado

Haz clic para ver el perfil del usuario
Mensajes: 1.509
Desde: 08/Jun/2005AnclaAncla

#2 ·

RE: Acueductos (Roma)
 

Interesantísimo post Landero, las obras de ingeniería romanas son insuperables y algunas como los acueductos verdaderas obras de estudio. No he encontrado referencia al caementitium mezclado con lava volcánica que le hacía imperable y que hoy todavía cumple su función en algunos depósitos de Roma. Y es fascinante a la vez que los bloques los trabasen a hueso la mayoría de las veces, todo un logro para su tiempo, al igual que el sifón, lo que verdaderamente revolucionó los acueductos para salvar alturas y así transporar agua desde los mismos manantiales.

Como anécdota, recientes estudios han demostrado que la cantidad de agua que consumía Roma al día en el Alto Imperio es similar a la que se consume hoy en día...nada increíble dado el abastecimiento a fuentes públicas, termas, casas, depósitos...

Al que le interese la arquitectura romana, un sólo autor: Vitrubio (ingeniero militar romano de época augústea) y su obra "De architectura libri decem".
 
Utherkegal
General
General

Haz clic para ver el perfil del usuario
Mensajes: 2.924
Desde: 06/Jun/2005Ancla
#4 ·
RE: Acueductos (Roma)

La importancia de los acueductos es enorme. En la actualidad estamos tan acostumbrados a tener agua corriente en nuestras casas que a veces no podemos imaginarnos como era la vida sin este servicio. Imaginarnos quizas podríamos, pero solo por un instante. Pero si alguna vez habéis tenido problemas y se os ha interrumpido el servicio o habéis estado viviendo en zonas en las que aún no hay agua en los domicilios os podreis dar cuenta de la comodidad e higiene que esto produce. 

El agua es algo sumamente importante que deberíamos preocuparnos en cuidarla y no malgastarla.

Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

coventin ha escrito

AUTOR: Dagda80

Acueductos (Roma)

........

Los sifones funcionan a la manera de los vasos comunicantes, y están compuestos por tres elementos: un tubo descendente, uno horizontal y uno ascendente. Tal y como se puede apreciar en el esquema que hay a pie de texto, el tubo descendente ha de tener mayor diámetro que los otros dos para que el agua adquiera la presión suficiente y, una vez atravesado el tubo horizontal -que evita el cambio violento de dirección-, ascienda y continúe su camino. Este sistema se realizaba mediante dos tipos de tubería: con tubos de cerámica unidos con mortero, cuando había poca altura y por tanto la presión no era grande, o con tubos de plomo, cuando la presión era mayor.

..................

Excelente trabajo. Muy claro y da una acabada impresión del ingenio, en una época con pocos recursos mecánicos, se resuelven todos los problemas que hoy nos dan dolores de cabeza cuando queremos hacer lo mismo.

Un par de observaciones:

El sifón no funciona por diferencia de diámetros, sino por diferencia de alturas. El tramo corto es ascendente y el tramo largo descendente. Al estar el tubo completamente lleno de agua y con los extremos sumergidos (para evitar entrada accidental de aire), la presión de la columna descendente es menor que la de la columna ascendente y esa diferencia de presiones impulsa el líquido a través de la tubería, por lo que los sifones no se usaban para "elevar" el agua, sino para salvar obstáculos (promontorios, rocas muy duras) que obstruían la caída. El recorrido total siempre es descendente ¿por qué es más ancho el tubo corto? porque en la rama que cae el agua se mueve a mayor velocidad que en la que asciende, pero el caudal debe ser el mismo (caudal=velocidad del fluído por sección del caño).

La linea a trazos celeste es el nivel del agua y las flechas indican la dirección del flujo.

La forma usual de elevar el agua en la época romana era a través de norias, lo cual exige un trabajo permanente, y no es práctico ante situaciones de sitio.

Segunda observación:

En la mayoría de los textos (y este no es la excepción) queda una sensación de perfección que no es real. Son obras impresionantes, complejas y muy bien logradas, pero goteaban. No recuerdo ahora cuál es el acueducto de Roma que tiene unos arcos bajo los cuales pasa la gente y fue bautizada "arcada de la gota":).

Soy latinoamericano. La primera vez que visité España fui a Segovia. Tardé bastante tiempo en poder cerrar la boca ante esa "muestra" de ingeniería romana.

 


Todavía no he empezado a pelear

  200-cruz  200-cruz 

Manolillo_Bilbao
Imagen de Manolillo_Bilbao
Desconectado
Patricio
ExstaffRedactor MHM
Desde: 15 Ago 2009

Hartman ha escrito

Soy latinoamericano. La primera vez que visité España fui a Segovia. Tardé bastante tiempo en poder cerrar la boca ante esa "muestra" de ingeniería romana.

Compartimos ese asombro, Hartman. Aprovecho para traer aquí la foto del sector principal del acueducto segoviano, que ilustra el artículo sobre la organización de Hispania en el Bajo Imperio, en nuestra revista MH Magazine:


La huella de Roma: las principales obras de ingeniería (calzadas, puentes, acueductos) siguieron utilizándose en Hispania durante siglos después de la caída del Impeio. Así, el acueducto de Segovia ha provisto de agua al Alcázar de la ciudad hasta hace pocos años. (Clik para ampliar)

http://www.mundohistoria.org/revista/mh-magazine-11/la-administracion-hi...

 


veterano1 veterano2 general1-3 antigua1-3 latinoamerica1 articulo2 prehistoria2 general2 iigm3 medieval3 general3 500-cruz foto