modernismo: Antonio Gaudi

5 respuestas [Último envío]
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Autor: MARACHA, 29/May/2006 20:11 GMT+1:



estuve en Barcelona para su aniverario y me encanto su arquitectura , sin comparacion !!!!!!!!!!!!!!!!

Antonio Gaudí es una de las figuras que más atractivo ha ejercido sobre los escritores de pluma imaginativa durante los últimos años. Desde que se publicaron sus primeras biografías, escritas por personas que mantuvieron una relación de trabajo o de amistad con él, entre 1829 y 1953, el número de obras aparecidas resulta apabullante. Cada una de ellas intenta dar una nueva visión de su personalidad u ofrecer algún aspecto novedoso de su obra. Pocas lo han conseguido porque, hasta el momento ha sido muy difícil aportar nuevos datos significativos que puedan variar las antiguas versiones. En ocasiones, estas obras han servido en realidad para hacer más confusa la imagen de por sí compleja de Gaudí, porque se han basado en suposiciones o en criterios imaginativos. Pese a estos repetidos intentos, la figura de Gaudí no acaba de definirse. Se conocen los datos biográficos esenciales que permiten dar continuidad al transcurso de su vida. Se conservan la mayoría de sus obras realizadas, e, incluso, se sabe cuáles fueron sus métodos de trabajo e investigación. Sin embargo, del Gaudí personal e íntimo bien poco se conoce. Muy pocas veces se mostró proclive a manifestar sus sentimientos o preocupaciones; quizá porque no lo juzgó interesante o porque, simplemente, su sentido de la privacidad se lo impedía. Hay un aspecto que se percibe en todas sus biografías, hasta en las más fantasiosas: su rechazo a lo superfluo, a la pérdida del tiempo, no entendido a la manera actual como una actividad frenética, que, más que hacer algo, se hace para no hacer nada; sino como la tarea continuada en que se combinan la acción y la reflexión, que son los motores de la creatividad. No fue un hombre dado a la conversación, por la pura conversación, ni a publicar sus experiencias o razonamientos. Gran parte de lo que conservamos de su pensamiento y acontecimientos que le acaecieron, lo debemos a sus amigos -que no fueron demasiados- y a sus colaboradores. Ellos, pacientemente, recogieron frases, anécdotas y todo aquello que encontraron significativo de su admirado maestro para darlo a conocer, después de fallecido, a las generaciones venideras. Antonio Gaudí i Cornet nació el 25 de junio de 1852 en la comarca del Baix Camp (Tierra Baja), de Tarragona. Todavía no hay acuerdo si en Riudoms o en Reus, aunque hay una tendencia a decantarse por esta última localidad. Procedía de una larga saga de buhoneros y caldereros afincados en Tarragona desde el siglo XVII. La niñez de Gaudí transcurrió entre Reus, donde sus padres tenían la empresa, y el campo, en una humilde propiedad de su madre conocida como el Mas de la Calderera, puesto que la línea familiar materna también practicaba ese oficio artesanal. Las noticias de esa época son escasas: fue un niño enfermizo, aquejado de afecciones reumáticas, que le obligaron a pasar frecuentes períodos de tiempo en el campo, sin poder asistir a la escuela. Es muy posible que este alejamiento de la población y el contacto con un ambiente natural, acompañado tan sólo por su madre y alguno de sus cuatro hermanos, estimulara dos de las capacidades que tanto iban a repercutir en su vida adulta: la observación y el análisis de la naturaleza. En cualquier caso, no se puede calificar al pequeño Antoni de ser un niño atrasado en la escuela. Es más, algunas anécdotas recogidas de aquellos momentos, afirman, que a pesar de no poseer una inteligencia espectacular, Gaudí sorprendía a sus maestros por su facilidad en analizar y racionalizar las cuestiones. Un hecho remarcable de su adolescencia es la relación que estableció con dos condiscípulos de las Escuelas Pías de Reus, Eduard Toda y Josep Ribera. Los tres eran jóvenes entusiastas de la naturaleza e interesados por la historia y frecuentemente dedicaban parte de su tiempo del ocio a las excursiones. En una de sus salidas, Ribera les llevó hasta un lugar abandonado que había descubierto tiempo atrás cuando su familia residía en la Espluga de Francolí: el monasterio en ruinas de Santa María de Poblet. En aquellos días, el movimiento nacionalista catalán se manifestaba a través de la literatura, del excursionismo, y en la recuperación del patrimonio arquitectónico; y aquellos jóvenes tomaron la firme resolución de restaurar el antiguo cenobio. De aquel proyecto juvenil sólo resta un dibujo de la planta dibujada por Gaudí, que debía tener 15 años, y una memoria redactada por sus compañeros. Para el monasterio representó la recuperación de su recuerdo y, mucho tiempo después, cuando Toda llegó a la jubilación, el inicio de su restauración. Para Gaudí, la declaración de la vocación arquitectónica. Gaudí se trasladó pronto a la Ciudad Condal, para estudiar el último curso de bachillerato y cursar el curso preparatorio en la Escuela de Arquitectura. El plan de estudios estaba repartido entre este curso preparatorio y los estudios específicos de la titulación. En la Escuela se recuerda a Gaudí como un joven de carácter muy acusado y alegre, con resultados académicos muy desiguales pero dotado de una gran capacidad creativa y de una extraordinaria habilidad para el cálculo. La obtención del título se retrasó hasta 1878, no por la actitud rebelde y de rechazo a la formación obsoleta de la Institución, que algunos biógrafos pretenden endosarle, sino a causa de su precaria situación económica. El plan de estudios -dirigido por el admirador de Viollet-le-Duc, Elies Rogent- contemplaba como materias preferentes: Tecnología, Materiales, Artes aplicadas a la construcción, junto a Conocimiento de los estilos del pasado y Dibujo, específicamente arquitectónico y artístico; materias en modo alguno desfasadas y que ciertamente debieron interesar a Gaudí. La prueba de la estima de la valía del futuro arquitecto fue que, desde el primer curso, estuvo trabajando en talleres de profesores y de maestros de obras de renombre, como: Francisco de Paula del Villar y Josep Fontseré, o para las firmas Padrés i Borrás y Serrallach. En el taller de Fontseré, Gaudí obtuvo el primer reconocimiento a su trabajo: por iniciativa propia corrigió una tarea encomendada a un compañero -el depósito del agua de la Fuente de la Cascada de la Ciutadella-. El maestro de obras, desconfiando de la bondad del cálculo, consultó a Joan Torras -profesor de Resistencia de Materiales-.Éste, sorprendido por la acertada solución propuesta, retuvo el nombre del joven estudiante. Meses más tarde, recordando el hecho, Torras dio por aprobada su asignatura a Gaudí, a pesar del mal resultado obtenido en el examen. Cuando el 4 de enero de 1878, Elies Rogent firmó el título de Gaudí, adivinando la singularidad de Gaudí dijo: " He aprobado a un loco o a un genio." El año 1878 señala el inicio de una intensa actividad profesional: es el vencedor del concurso convocado por el Ayuntamiento de Barcelona para el diseño y la ejecución de unas farolas (situadas en la Plaça Reial y en el Pla de Palau); encargo de la Casa Vicens, su primera obra importante, y realiza el Anteproyecto del complejo industrial con viviendas para la Obrera Mataronense. Es un período de investigación y de trabajo en que Gaudí acepta encomiendas por pequeñas que sean. Una de ellas le hizo entrar de lleno en el ámbito más selecto de la sociedad barcelonesa: la firma Casa Comella, especializada en la confección de guantes, le encargó el diseño de un pequeño mueble expositor para el Pabellón Español de la Exposición Internacional de Paris de aquel mismo año. Uno de los visitantes -el Sr. Eusebi Güell i Bacigalupi (1846-1918)- quedó tan impresionado por la singularidad de la pieza de madera, cristal y hierro, que pidió contactar con su creador. Este fue el principio de una relación profesional y de amistad entre ambos que duraría 40 años. Desde aquel momento, Güell fue su mejor cliente, aunque no el único. Para él diseñó y construyó magníficas obras, cuidadas hasta el más mínimo detalle, que contribuyeron a expandir su fama de arquitecto diferente y controvertido. Sin embargo, la década de 1880 es un período de evolución y de transformación tanto en el campo arquitectónico como en personal. Su estilo se hace cada vez más propio y audaz, y es, con todo, un arquitecto de éxito. Trabaja todas las modalidades arquitectónicas civiles: fincas residenciales (Finca Güell, en Pedralbes y Palacio Güell, en el Carrer Nou de la Rambla); pabellones decorativos (El Capricho de Comillas y El Pabellón de la Compañía Transatlántica de la Exposición de Cádiz), y religiosas (el Palacio Episcopal de Astorga y el colegio de las Teresianas y el Templo de la Sagrada Familia de Barcelona). Trata con magnates y con influyentes autoridades eclesiásticas. A todos impacta y de todos aprende. Los contactos frecuentes con personalidades tales como Joan Grau, obispo de Astorga, y Enric d'Osso, fundador del Colegio de las Teresianas, en primer lugar, y los obispos Torras i Bages -la figura más influyente en la ideología religiosa de finales del siglo XIX- y Campins, obispo de Palma de Mallorca, después, con quienes mantuvo numerosas y prolongadas entrevistas, dada su doble condición de clientes y amigos, debieron ejercer una poderosa influencia en su concepto religioso. Su marcada honestidad y su progresivo aislamiento de la vida mundana le llevan a rechazar la oferta de Prat de la Riba de presentarse a las elecciones municipales de 1905 por considerarlo un personaje dotado de un gran carisma. La ejecución de las obras religiosas encargadas y el avance del diseño de la fachada de la Pasión del templo de la Sagrada Familia durante una convalecencia en Puigcerdà modifican su estilo de vida. Ésta se torna cada vez más mística derivando en puro ascetismo, hasta su muerte en 1926. Por esto, quienes le consideran modernista se equivocan. En el caso de que fuera cierta la imagen de un Gaudí superficial y ansioso de gloria, que algunos tratadistas insisten en difundir, sería una circunstancia pasajera de juventud que poco peso puede tener en la valoración del conjunto de su vida. Fue moderno, porque fue un hijo de su época, no porque aspirase a impregnarse de la modernidad, a la manera que la entendieron la mayoría de los intelectuales modernistas: zarandeando la sociedad española con publicaciones, exposiciones, espectáculos..., para despertarla de su abúlico aislamiento de Europa; más bien, todo lo contrario. La figura de Gaudí se proyectó en Cataluña, pero sin ruidos ni escándalos, por la fuerza de su singularidad y la profunda trascendencia conceptual de obra. Gaudí comprendió a su tiempo, pero, ¿sus contemporáneos le comprendieron?. Algunos no le entendieron; pero otros, que supuestamente formaban parte de la elite intelectual catalana, se dedicaron sistemáticamente a desacreditarlo con sus chanzas y juegos de palabras retóricos (Feliu Elies, alias Joan Sacs, y Eugeni d'Ors) sin querer ver más allá de la simple forma delimitadora. Incluso, hubo quien contribuyó a la campaña de descrédito desde el extranjero por un puñado de dinero, como confesó años más tarde Clemenceau, por ejemplo. Gaudí fue un hombre excéntrico, desconcertante en ocasiones, por sus arranques de genio y la sequedad en el trato, especialmente con aquellos que no llegaban a traspasar el límite de la superficialidad. Intransigente en materia profesional pero compresivo en el plano humano. Honesto y generoso, dos cualidades fácilmente conciliables, en una personalidad que concibió su Obra, la más Grande, la nueva Jerusalén Celestial, como una oración poética de desagravio. Josep Carner i Puig Oriol (1884-1970), un celebrado poeta catalán, escribió: "Si gaudiu del Modernisme/ no us quedeu a mig camí:/ arribeu al paroxisme/ de gaudir-ne amb en Gaudí". ("Si gozáis con el Modernismo/ no os quedéis a medio camino:/ alcanzad el paroxismo/ de gozarlo con Gaudí").


Autor: MARACHA, 29/May/2006 20:53 GMT+1:



la obra q mas me gusto es la Casa batlló :
quien vaya a Barcelona q no deje de visitarla .

su decoracion es asombrosa con temas maritimos , formas ondulantes ,...
una imagen vale mas q mil palabras , interior, exterior, escalera, patio, mobiliario......


































































































































Autor: MARACHA, 31/May/2006 23:07 GMT+1:

la casa batlló esta decorado con motivos marineros , si te fijas a aparecen anclas en la fachada , los balcones como mandibulas con dientes de animales marinos, los tejados con tejas en forma de escamas, el color azul del mar y ademas con gradacion cromatica en el tono azul de los azulejos del patio interior , q va de mas a menos de abajo a arriba como el mar a la vista desde la playa y el horizonte ,... etc
aunque no se si se ve bien en las fotos .

hay q verlo en vivo y directo .





prisca063
Imagen de prisca063
Desconectado
Guardia Pretoriano
Socio MH
Desde: 30 Ago 2009

Autor: MARACHA, 04/Jun/2006 18:11 GMT+1:



otra de las obras mas impresionantes y mas me gusto de este autor cuando estuve en Barcelona es el PARQUE GÜELLS ,

por un lado destaca el colorido y el juego con la ceramica y por otro lado como esta en la montaña hay unas estructuras como si fueran de barro imitando la tierra y columnas como plameras .

os pongo fotos :




































































 

Autor: capellancastrense, 05/Jun/2006 14:35 GMT+1:



Os dejo esto tomado de Alfa y Omega 483:
GAUDÍ: UN ARTISTA DE ESPÍRITU FRANCISCANO

La introducción de la causa de beatificación de Antoni Gaudí, así como su continuo testimonio de verdadero cristianismo, nos ha llevado a recordar a este gran hombre y original arquitecto.

Recientemente se cumplió el 150 aniversario de su nacimiento. En 1969, su obra se inscribió en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. El cardenal Ricard María Carles ha sido designado postulador de la recién introducida causa de beatificación.

A los 31 años, Antonio Gaudí se convirtió en ayudante del arquitecto diocesano Francisco de Paula Villar, al que se le había encargado edificar un gran templo, en un momento en que la sociedad catalana atravesaba una profunda crisis, tras el paso de la civilización campesina a la urbana. Hijo de un artesano y sin antepasados dedicados a la arquitectura, Gaudí se procuró un mecenas, Fontsaré, quien le ayudó a obtener un trabajo que le permitiese estudiar.

Desde el punto de vista arquitectónico, crea un método original, en el que se entrelazaban pilastras y bóvedas. Paralelamente, se inspiró en las formas naturales y en la belleza de las mismas: árboles, plantas, cuerpos humanos y colinas. Geometría diversa en el manejo de la escuadra y el compás. Consciente de que originalidad es todo aquello que vuelve los ojos al origen, ve en todo momento la naturaleza como la obra más perfecta de Dios; por ello, impregna su arquitectura de espiritualidad: «Yo no soy un creador –solía decir–, sino un copista de las formas creadas por el Gran Arquitecto del Mundo».

Gaudí confesaba ser católico por educación y por convicción. «La fe en Dios me ayuda, me consuela y me da fuerzas en las situaciones delicadas», afirmó en una ocasión. Apasionado por la perfección, vivió heroicamente las virtudes cristianas, intentando dar gloria a Dios mediante su obra. Cada día, después de Misa, buscaba con serenidad el breve contacto con la naturaleza, verdadera causa de su inspiración.

Luz hacia la Luz

Trabajador infatigable, convencido del espíritu franciscano, buscaba en la naturaleza el Espíritu de Dios. Si nos detenemos a contemplar los materiales usados por Gaudí, notamos la pobreza y sencillez de los mismos. La luz de las zonas internas de cada una de sus obras constituye una llamada dirigida hacia la verdadera Luz.

Su arquitectura, única en el mundo, queda reflejada en el Palacio Güell, Casa Milá, Balcones de la Pedrera, Escuelas de la Sagrada Familia y la finca Güell en la Avenida de Pedralbes, donde jugó con cristales y azulejos, combinados con inteligencia. En la Casa Vicens y en el Capricho de Comillas no aparecen, extrañamente, los motivos religiosos. Por el contrario, la devoción mariana de Gaudí queda plasmada en el edificio de las misiones africanas de Tánger, y el Rosario en la Montaña de Montserrat. La huella de Gaudí permanece en el monasterio benedictino de Villaricos, en Cuevas de Vera (Almería), y el colegio de Jesús María, en San Andrés del Palomar. En el Parque Güell, la persona que hizo el encargo quiso tener una nueva versión de la magnífica ciudad helénica de Delfos.

En sus catorce últimos años de vida, se dedicó a la Sagrada Familia, y rechazó cualquier otro proyecto. De los tres frontales realizó uno, dedicado a la Natividad. El segundo, dedicado a la Pasión de Cristo, se realizó sobre diseños de Gaudí tras su muerte. El tercero, la Gloria, está aún por realizar. El 7 de junio de 1926 fue atropellado por un tranvía en la Gran Vía barcelonesa,

y fue enterrado en la cripta de la Sagrada Familia. Su obra nos enorgullece, a pesar de que quedó interrumpida tras su muerte. A los que le reprochaban su lentitud en finalizar esta gran obra, contestaba: «Mi cliente es Dios y Él no tiene prisa».

León Tolstoi creía que «la condición esencial de la felicidad del ser humano era el trabajo». Gaudí fue siempre feliz con su obra, y es que lo que mueve al mundo no son los potentes brazos de los héroes, sino la suma de los pequeños trabajos. La humildad no tiene fin, es como el mar.

Soledad Porras Castro

 


 "Los recuerdos no pueblan nuestra soledad, como suele decirse, antes al contrario, la hacen más profunda".

prisca063
Imagen de prisca063
Desconectado
Guardia Pretoriano
Socio MH
Desde: 30 Ago 2009

Autor: MARACHA, 06/Jun/2006 15:57 GMT+1:



una de sus obras cumbres religiosas , es la SAGRADA FAMILIA , q dejo inconclusa y todavia continua .


La Sagrada Familia
1882-(1926) - en desarrollo.
La obra más conocida de Antoni Gaudí, ni fue iniciada por él, ni evidentemente pudo acabarla. A la edad de 31 años se hizo cargo de la dirección de las obras de este Templo, tras la dimisión del arquitecto inicial Francisco de Paula Villar, cuando ya se había construido una parte de la cripta subterránea.

Gaudí cambió radicalmente el primer proyecto sustituyéndolo por uno propio, mucho más ambicioso, original y atrevido que el inicial.

Esta fachada, la del Nacimiento, es la parte de la obra que Gaudí deseaba dejar terminada como muestra y ejemplo para sus continuadores, ya que él, muy a su pesar, tuvo que aceptar que era imposible llegar a realizar una obra de esta envergadura en el corto periodo de una vida. Casi en los inicios había sido tan optimista que soñó con que podría llegar a acabarla en poco más de diez años.

Actualmente hay ocho torres construidas, las correspondientes a las fachadas del Nacimiento y de la Pasión. Como puede apreciarse en la imagen de la derecha, el proyecto tendrá un total de 18 torres. Las 12 más bajas, entre las que se encuentran las ocho ya construidas, corresponden a las tres fachadas, y están dedicadas a los apóstoles. Cuatro, de superior altura, a los Evangelistas. Sobre el ábside, de mayor diámetro, a la Virgen María y la más alta que remata todo el templo, estará dedicada a Jesucristo.

Existe una enorme diferencia que existe entre lo proyectado y lo realizado hasta el momento. Si sólo poco más de dos fachadas y ocho torres, producen admiración y congregan millones de visitantes de todo el mundo, la obra, una vez concluida, será uno de los más impresionantes monumentos creados por el hombre.

Las más recientes previsiones calculan que se podría llegar a finalizar dentro de unos 30 años, esto es, antes de que se celebre el segundo centenario del nacimiento del genial arquitecto.

La perspectiva casi completa de la parte posterior de la fachada del Nacimiento, visible años atrás tal como inmortalizó esta imagen, ya no es posible observarla debido a la construcción de las naves centrales.

Aunque en algún momento las formas de la Sagrada Familia puedan recordar el estilo gótico, nada más lejos de la realidad en su esencia. El gótico se veía obligado a contrarrestar el desplazamiento de las fuerzas, utilizando contrafuertes y arbotantes.
Es decir, los arcos exteriores tenían una función de apoyo, no de decoración. Gaudí dijo una vez, que es como si un jorobado para disimular su defecto se pusiera banderitas encima.

En la arquitectura gaudiniana, por el contrario, los pesos y las fuerzas se desplazan en sentido vertical, por ello, en algún caso, los pilares o columnas están inclinados. Precisamente para contrarrestar un pequeño desplazamiento lateral. De esta forma, como se ha comentado anteriormente, es innecesario el empleo de contrafuertes, apoyos y arbotantes, tan característicos e imprescindibles en el gótico.

Por este motivo, las dos fachadas existentes han podido ser edificadas como si fueran construcciones independientes del resto del templo.

La desbordante riqueza de figuras y elementos decorativos de la fachada del Nacimiento, se torna más sobria en la parte interna.

No obstante, esta apreciación no es del todo correcta, ya que aún tienen que ser esculpidos "in situ" varios elementos, y faltan algunas esculturas sobre las repisas y hornacinas correspondientes.


















Autor: Bobrowski, 19/Feb/2009 21:24 GMT+1:


 

Fué un genio de la Arquitectura.... A mi tambien me gusta el edificio de LA PEDRERA

 

 

CASA MILÀ

La Casa Milà, llamada popularmente La Pedrera (pedrera, en catalán significa cantera).

 


 "Los recuerdos no pueblan nuestra soledad, como suele decirse, antes al contrario, la hacen más profunda".

Stephen-Maturin
Imagen de Stephen-Maturin
Desconectado
Prefecto de Caballeria
Desde: 24 Mayo 2010

-

-   Dentro del recinto del templo de la Sagrada Familia existe un edificio que se puede considerar como una obra menor,  le refiero a la escuela parroquial del templo construida en 1909,  destruida en 1936 fue reconstruida y siguio funcionando como tal hasta principios de los años ochenta.

 

-  Si he puesto este dato es por que para mi esta escuela tiene un gran rfecuerdo sentimental,  en ella en el año 1954 empezé mi escolarización,  durante cuatro años asisti a clases en la misma,  jugaba en lazona de obra del templo en esa época´que en esa época estaban prácticamente paralizadas,  en la iglesia de la cripta me bautizaron y recibi la primera comunión,  mis padres se habian casado en la capilla de la Virgen de Monserrat de la cripta,  mi abuela era la comadrona del barrio y desde al año 1930 hasta que se jubiló en los años sesenta asistio los partos en casa de la mayoría de los niños nacidos en la zona,  creo que fue la persona que asistió a mas bautizos en la iglesia en esos años,  a parte de los curas,  mi padre a principio de loa años treinte jagaba en las obras de la fachada del nacimiento,  los chicos entraban a escondidas y eran perseguido por las torres por el vigilante,  en ocasiones robaban cirios de la iglesia y los usaban para bajar a jugar a l los cimientos,  bueno podría seguir con muchas mas historias de este templo al que en cierto modo estoy un poco  vinculado.

-   Posterormente cuando cambie de colegio para estudiar el bachillerato fui a uno situado a muy poca distancia del edifico de la Pedrera, mi primo se casó en la iglesia de la colonia Güell,  obra también de Gaudí,  fui padrino de la boda,  vamos que para mi Gaudí y su obra son una cosa familiar y es curioso esta familiaridad hace que le de menos importancia a la obra de Gaudí,  para mi es una cosa familiar.

 

-

 

 

 

 

 

 


                                                                                                                   

                                  

Manolillo_Bilbao
Imagen de Manolillo_Bilbao
Desconectado
Prefecto Annoa
Exstaff
Desde: 15 Ago 2009

Interesante, Stephen. Es verdad que lo más cercano, a veces, lo valoramos poco.

En Bilbao tenemos un edificio de viviendas de estilo modernista, diseñado por un discípulo de Gaudí. Durante mucho tiempo, no llamaba nada la atención, estaba negro de carbonilla y nadie lo conocía. Lo remozaron, limpiaron la fachada y... ¡qué joya!

Casa Montero

 


veterano1 veterano2 general1-3 antigua1-3 latinoamerica1 articulo2 prehistoria2 general2 iigm3 medieval3 general3 500-cruz foto 

MVR30
Imagen de MVR30
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 23 Ene 2011

Excelente el informe sobre la vida y la obra de Gaudi, no conocía mucho detalle de su vida. y las fotos muy buenas.MVR30

 


Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio