Navíos de Línea (1650-1850)

101 respuestas [Último envío]
Flavius Stilicho
Imagen de Flavius Stilicho
Desconectado
Prefecto Annoa
Redactor MHM
Desde: 23 Ene 2011

Sophia Amalia (1650/1673).

Dinamarca-Noruega.

Naves como el Hannibal eran grandes y buenas, pero no acababan de colmar la afición de Cristián IV por los grandes buques, después de todo eran más pequeñas que su antiguo e influyente Tre Kroner. Se ordenaron 3 nuevos “orlogskib”, de los que el más impresionante era el Sophia Amalia, llamado así en honor a la espesa de Federico III y es que Cristián IV moriría en 1648 sin poder llegar a poder ver la culminación de sus planes navales.

En el diseño de la nave parece haber estado presente la voluntad de superar al Sovereign inglés. La nave fue construida en Christania (Noruega) por James Robbins, contando con 3 puentes completos de artillería y llegando a tener 108 cañones (superando en número al Sovereign), pudiendo disparar una andanada que rondaba las 1.200 libras de peso. Sin duda era un coloso, de hecho no están muy claro su tamaño y a veces se dice que superaba las 2.200 toneladas y alcanzaba los 51 m. de eslora.

El Sophia Amalia sería reconstruido en 1673 y retirado en 1687. Como ya había pasado con el Tre Kroner, los marinos daneses tendieron a considerar el coloso más como un engorro que como un activo. Almirantes como el legendario Niels Juel se negaron a usarlo como insignia por considerarlo demasiado lento. Por ello no parece haber tenido un papel destacable tanto en la Segunda Guerra del Norte (1655-1660) como en la Guerra de Escania (1674-1679).



Características iniciales:

  • +/- 2.000 toneladas; 50,3 m. de eslora, 11,7 de manga y 5,3 de calado.

  • 86-108 cañones de varios calibres (100 en 1662).


Características (1673):

  • +/- 2.000 toneladas; 50,3 m. de eslora, 12,3 de manga y 5,3 de calado.

  • 102 cañones de varios calibres.






Dos vistas del Sophia Amalia (ca. 1658) en grabados de de W. Van de Velde el Viejo

 


El Sophia Amalia (Asger Gottlieb)




Reproducción del Sophia Amalia (Museo naval de Copenhague)

 


Vista de popa del Sophia Amalia (Paul Sinding)




 


Miguel Martinez...
Imagen de Miguel Martinez del Buey
Desconectado
Decurión
Desde: 7 Sep 2013

Saludos.

 

La longevidad  de los buques antiguos, se debe al lento avance tecnologico.

 

 Segun se crean nuevas tecnologias  o diseños, era mas facil modificar un buque de madera que uno de metal.

 

 

Suprimir o añadir un puente, un castillo de proa o popa, el velamen... todo eso era relativamente facil.

 

Añadir blindaje a los costados de madera, tambien.

 

Pero en la era del metal, ya entramos en composiciones de metales, asamblajes por remaches y luego por soldadura, la aparicion de esta ultima en la cosntruccion dejo obsoletos los remaches, la nueva artilleria y sus municiones... en fin, la velocidad de las mejoras conlleva  que los diseños queden anticuados en poco tiempo. 

Y quien quiere quedarse anticuado en una posible guerra?

Flavius Stilicho
Imagen de Flavius Stilicho
Desconectado
Prefecto Annoa
Redactor MHM
Desde: 23 Ene 2011

Bien es cierto que el avance fue relativamente lento para lo que estamos acostumbrados y buena parte de él, por su propia naturaleza, era relativamente de fácil aplicación a naves pre-existentes. Aunque hay que tener cuidado ya que a veces te encuentras con afirmaciones sin sentido como que el Sovereign of the Seas podría haber combatido sin problemas en Trafalgar. En Inglaterra llegó a darse el caso de un más o menos serio problema de obsolescencia, cuando para controlar "fiscalmente" a la Armada se decidió imponer unas directrices que fijaban los tamaños y proporciones de los navíos según las clases, además de alentar la reconstrucción frente a la sustitución. El resultado es que la “Navy” contempló como se iba quedando atrás tecnológicamente frente a las potencias borbónicas (aunque estas no supieran aprovechar dicha ventaja) y tuvo que luchar duramente para levantar las restricciones; llegando incluso a “hacer trampas” y hacer pasar por reconstrucción lo que en realidad era un nuevo buque que simplemente conservaba el nombre y algo de madera del anterior. También llegaría más tarde un momento en que los franceses se autoconvencieron de que habían alcanzado la “perfección” en cuanto al diseño de navíos de línea, quedándose un tanto estancados.

Al hilo del tema aprovecho para señalar algo que puede pasar desapercibido en cuanto a la evolución de la artillería. En estos primeros navíos aunque hablamos de “cañones” en general, en realidad se trata de una combinación de variadas piezas artilleras como “drakes”, medios-cañones, culebrinas, medias-culebrinas, sacres.... cuya potencia es inferior a la de sus equivalentes del siglo XVIII aunque se dispare un proyectil del mismo peso.

 


Flavius Stilicho
Imagen de Flavius Stilicho
Desconectado
Prefecto Annoa
Redactor MHM
Desde: 23 Ene 2011

Speaker (1650/1688)

Inglaterra.

La flota inicial de navíos de línea inglesa se nutriría por un lado de “great ships” como los ya vistos y por otro de fragatas o más bien “grandes fragatas”. Los ingleses habían empezado la construcción de fragatas en 1645 – durante la Guerra Civil inglesa-, impresionados por los éxitos de las fragatas corsarias de Dunkerque y considerándolas útiles para combatir a los corsarios realistas. Sin embargo en muy pocos años se decidió cambiar su diseño original y hacer fragatas mucho más grandes y poderosamente armadas, dando como resultado fragatas de 50 cañones entre las que destaca la Speaker ya que la primera de una clase de 13 naves similares (pero no idénticas) construidas para la Armada de la Commonwealth de Inglaterra.

El Speaker (“portavoz”) tenía un tamaño apreciable que rondaba las 750 toneladas y dos puentes de artillería para 50-60 cañones, siendo clasificada inicialmente como de “3ª clase” junto a los “medianos” de los “great ships”. Para la “4ª clase” quedarían fragatas como las de la “clase” Ruby (1653) que con unas 550 toneladas y 40-48 cañones eran versiones reducidas de las Speaker; siendo de los navíos más pequeños que eran considerados aptos para la línea de batalla.

Su origen como fragata se plasmaba en sus líneas que daban como resultado una nave más larga y estrecha, que sus equivalentes en tamaño entre los “great ships”. No eran naves apropiadas para la tradicional lucha de giros y abordajes, lo que confirmaba la apuesta por un tipo de combate más basado en acribillar al enemigo a andanadas, incluso entre las naves medianas.

Conservaron el nombre de fragata pues esta denominación había quedado asociada a “velocidad” en los ambientes navales. Los posteriores navíos de línea de dos puentes británicos descienden en buena medida de la Speaker.

El Speaker fue construido por Christopher Pett, siendo reconstruido en 1687-1688. En 1660, tras la restauración monárquica, fue renombrado como Mary (María) en honor a la hermana de Carlos II. El Mary se perdería al hundirse en la zona de los Downs junto a otros 12 navíos, en la Gran Tormenta de 1703. Se perdieron 268 vidas a bordo, incluido el contraalmirante Beaumont y sólo hubo un superviviente. En sus últimos años de servicio ya había sido reclasificado como navío de 4ª clase.

El Speaker/Mary tendría una de las carreras activas más ajetreadas de la época, participando en más de una docena de combates.


Características iniciales:

  • 730 toneladas; 35,4 m. de eslora, 10,6 de manga y 4,4 de calado.

  • 50-62 cañones. (1655): 4x32 lb + 22x18 lb + 26x12/9 lb + 8x6 lb.

Características (1688):

  • 830 toneladas; 35,4 m. de eslora, 11,2 de manga y 4,4 de calado.

  • 62 cañones: 24x24 lb + 24/26x12 lb + 14x6 lb..


Combates:

  • Primera Guerra Anglo-neerlandesa (1652-1654).

    • Batalla de Dover (1652).

    • Batalla de Kentish Knock (1652). Parece que el capitán John Coppin perdió una pierna en este combate.

    • Batalla de Dungeness (1652).

    • Batalla de Portland (1653). Insignia del almirante Penn, comandante del escuadrón “azul” de la flota.

    • Batalla de Gabbard (1653). Insignia del contraalmirante Howett.


  • Guerra Anglo-española (1654-1660).

    • Batalla de Cádiz (1656). Insignia del capitán Richard Strayner en el ataque a la Flota de Indias que se dirigía a Cádiz.

    • Ataque a Santa Cruz (1657). El Speaker de Strayner (al frente de una división) lideró el ataque de la escuadra de Blake contra la Flota de Indias, acercándose a corta distancia de los galeones españoles para evitar el fuego de la artillería de costa. El Speaker fue el último en retirarse, sufriendo fuertes daños y escapando a duras penas ya que poco después de retirarse vio como se caían todos sus mástiles.

  • Segunda Guerra Anglo-neerlandesa (1665-1667).

    • Batalla de Lowestoff (1665). El Mary formó parte de la dura lucha en torno al indiaman Oranje (76 c.). El Oranje trató de abordar al Charles del duque de York, acudiendo primero el Mary a impedirlo, a costa de 99 bajas en todo el combate. Aun así tendrían que aparecer 3 naves inglesas más para conseguir doblegar al Oranje.

    • Acción del 3 de septiembre (1665). El Mary captura el navío Hoop (40 c.)

    • Batalla del Día de Santiago(1666).

  • Tercera Guerra Anglo-neerlandesa (1672-1674).

    • Batalla de Solebay (1672).

    • 1ª Batalla de Schoneveld (1672).

    • 2ª Batalla de Schoneveld (1672).

    • Batalla de Texel (1673).

  • Guerra de los Nueve Años (1688-1697).

    • Combate del 22 de Febrero (1692) (cerca de la isla de La Desirade). Con los franceses superiores en número, el Mary fue uno de los navíos que se vio abrumado por el fuego enemigo, siendo finalmente rescatado por otro navío inglés.

    • .Captura de la Diligente de Duguay-Trouin (1694). El Mary formó parte del escuadrón de 6 naves inglesas encargadas de apresar al corsario francés.

  • Guerra de Sucesión Española (1701-1713).

    • Batalla de Rande (1702).

  • Otros conflictos.

    • Operaciones contra piratas berberiscos en Argel (1661).

    • Batalla de Bujía contra los piratas berberiscos (1671).

    • Captura una nave argelina (40 c.) junto al Rupert (1678).


 

El Speaker/Mary (ca. 1660) por W. Van de Velde el viejo

 


 

El naufragio del Mary en la tormenta de 1703, detalle de un retrato (por Michael Dahl) del conta-almirante Beaumont que murió a bordo del navío.


 


TCKC
Imagen de TCKC
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 11 Nov 2010

Hola Flavius:

Flavius Stilicho ha escrito

Al hilo del tema aprovecho para señalar algo que puede pasar desapercibido en cuanto a la evolución de la artillería. En estos primeros navíos aunque hablamos de “cañones” en general, en realidad se trata de una combinación de variadas piezas artilleras como “drakes”, medios-cañones, culebrinas, medias-culebrinas, sacres.... cuya potencia es inferior a la de sus equivalentes del siglo XVIII aunque se dispare un proyectil del mismo peso.

A cuenta de esto voy a plantear una pregunta. Hace poco y con respecto a la evolución artillera que comentas me enteré de que los buques podían utilizar cañones bien de hierro o bien de bronce. Y que los de bronce eran más caros y apreciados, ya que a igual calibre, su peso era menor. Algo importante para el buque.

Posteriormente y con el aumento del número de flotas el mayor gasto en las mismas, generaliza los de hierro.

¿Sabes si esto era así?

 


Las ideas extrañas solo lo son hasta que las practicas

Miguel Martinez...
Imagen de Miguel Martinez del Buey
Desconectado
Decurión
Desde: 7 Sep 2013

Saludos.

 

No quiero quitar al creador del tema protagonismo, pero efectivamente, el bronce dejara de ser usado, al mejorar la calidad del hierro.

El bronce con el uso se desgastaba, pero el bronce tenia lentos signos de desgaste, con lo cual los artilleros podian anticipar el fallo, mientras que en el hierro, el fallo aparecia de forma casi subita, con el peligro que eso conlleva.

Flavius Stilicho
Imagen de Flavius Stilicho
Desconectado
Prefecto Annoa
Redactor MHM
Desde: 23 Ene 2011

Saludos, Miguel. Es un placer que la gente intervenga aportando detalles, el que una pregunta se dirija al autor es más una costumbre que otra cosa. He estado mirando un poco el tema de bronce vs hierro y junto con lo que habeís dicho se pueden sacar las siguientes conclusiones. No soy un experto en metalurgia o sea que si meto la pata ya me disculparéis.

  • Se podían hacer cañones de bronce más ligeros ya que en sus equivalentes de hierro había que recurrir a hacer las tubos mucho más gruesos por ser un metal "más débil". Por ejemplo en 1742 un cañón inglés de ordenanza de 24 lb pesaba 2.339 kg si era de bronce y 2492 kg si era de hierro, teniendo en cuenta además que el de hierro medía medio pie menos que el de bronce (9 y medio frente a 10 pies).
  • El bronce era más fácil de trabajar, siendo fácil tanto fundirlo como refundirlo (por si quieres hacer unos leones con cañones de bronce capturados o cosas así...) asi como decorarlos. Además creo que es más resistente a la corrosión.
  • El coste de un cañón de bronce era en torno a 4 veces superior al de hierro, y las mejoras en el fundido del hierro hicieron que la desventaja en precio fuera cada vez mayor.
  • Como ha dicho Miguel, el cañón de bronce "avisa" de que está alcanzando el punto de ruptura y cuando lo hace tiende a romperse longitudinalmente mientras que el de hierro tendia más a "explotar". En los primeros tiempos (con el cañón de hierro todavía poco desarrollado) se decía que el "hierro espanta a los de afuera y mata a los de adentro".
  • El cañón de bronce tendía a sobrecalentarse más en momentos de acción continuada produciendo a la larga deformaciones en el tubo. Por contra los cañones de hierro -al menos ya avanzado el siglo XVIII- tenían una vida útil más larga. Para la época de las Guerras Napoleónicas la norma inglesa era que un cañón estándar de 24 libras aguantara al menos 1.000 disparos, pero en realidad un buen puñado de ellos había llegado a los 3.000 sin incidentes (según calculos de la Royal Navy en 1812).

Con el crecimiento de las flotas y el avance tecnológico en la metalurgia del hierro, la proporción e incluso el número total de "bronces" en las flotas descendió. De hecho parece que el ejército ganó preferencia a la hora de obtener "bronces" ya que ahí el peso era mucho más importante por el tema de la movilidad y los caballos de tiro necesarios.

Poniendo como ejemplo la armada Francia, tenemos en 1661: 570 de bronce frente a 471 de hierro; en 1699: 1246 de bronce frente a 7136 de hierro; y en 1768, sólo 186 frente a 7774 de hierro.

El hecho de tener cañones de bronce era un símbolo de prestigio para un navío y acabó reservado a las naves insignia o al par de cañones de "caza" con que contaba cada navío para disparar por la proa en una persecución.

 


TCKC
Imagen de TCKC
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 11 Nov 2010

Muchas gracias por vuestras respuestas, mirando un poco ese tema por internet, he encontrado que la producción de cañones de hierro en el caso de España, estaba en la Fábrica de Artillería de la Cavada, (Cantabria) donde se inicia la producción de cañones de este metal, cuando comienzan a desplazar a los de bronce. Allí se disponia de cercanas minas de hierro, y el puerto de Santander para dar salida a la producción.

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Real_F%C3%A1brica_de_Artiller%C3%ADa_de_La_...

 


Las ideas extrañas solo lo son hasta que las practicas

Flavius Stilicho
Imagen de Flavius Stilicho
Desconectado
Prefecto Annoa
Redactor MHM
Desde: 23 Ene 2011

Eendracht (1655)

Países Bajos.

 

Este navío fue el resultado de la insistencia de Tromp en que la flota neerlandesa debía reforzarse para luchar contra los ingleses y que además se necesitaba un insignia más potente que el Brederode. Los primeros combates de la guerra anglo-neerlandesa le dieron la razón y los diversos almirantazgos empezaron a trabajar en un programa de 30 nuevas naves de guerra; en particular, el almirantazgo del Maas (Rotterdam) empezó a trabajar en un nuevo “insignia” a finales de 1652. A comienzos de 1653 se convirtió en un proyecto “nacional” cuando se decidió que las siete provincias compartirían el coste del nuevo navío. Aunque la facción orangista quería que se le nombrara Prins Willem (por el entonces príncipe de Orange, de dos años), los republicanos impusieron el de Eendracht (o Eendragt) que significaba “concordia” y provenía del lema nacional que venía a decir: “la concordia (unidad) hace la fuerza”. El encargado de construirlo fue Jan Salomonszoon van den Tempel.

Se trataba de un navío de dos puentes con un porte inicial de 58 cañones, aunque con el tiempo aumentaría hasta los 76. Su construcción se retrasaría bastante por discusiones acerca del tamaño del navío, ante los temores de miembros de los Estados Generales de que tuviera un excesivo calado para las costas neerlandesas, y problemas en el pago a proveedores. Al final se aceptó que el resultado fuera un navío algo más grande que el aprobado, aunque no podamos decir cual era su tonelaje.

Aunque poderoso para los estándares neerlandeses, seguía siendo inferior a los tres puentes ingleses y además no estaba tan “sólidamente” construido como sus rivales, por lo que su casco sufría más ante las andanadas enemigas. Aun así su perdida en 1665 a causa de explosión en combate tuvo mucho de desafortunada, al alcanzar un proyectil la santabárbara.


Características iniciales:

  • ? toneladas; 43 m. de eslora, 10,7 de manga y 4,25 de calado.

  • 68 cañones: 4x36 lb, 26x24 lb, 20x12 lb y 18x6 lb (+ varios cañones de 2 libras).


Combates:

  • Segunda Guerra del Norte (1655-1660).

    • 1658: Batalla de Öresund. Insignia de la flota liderada por Wassenaer. Durante la batalla el Eendracht atacó al insignia sueco, el Viktoria (74 c.) del almirante Wrangel, al que “rodearon” varios navíos holandeses y que se salvó gracias a la intervención del Draken (66 c.). A continuación le tocó el turno al propio Eendracht de sufrir el ataque combinado de varios navíos suecos: Caesar (54), Pelikanen (40) y los mercantes armados Morgonstjerna (48) y St. Johannes (36). Tres navíos neerlandeses acudieron prontos al rescate y tanto el Pelikanen como el Morgonstjerna fueron tomados, éste último por el propio Eendracht aunque estaba tan maltrecho que se hundió.

  • Segunda Guerra Anglo-neerlandesa (1665-1667).

    • Batalla de Lowestoff (1665). Insignia de la flota, con Wassenaer al frente. Tras varias maniobras de las flotas, el Eendracht quedó emparejado con el insignia inglés: el Naseby del duque de York (futuro Jacobo II). Durante el combate el Eendracht empleó entre otros proyectiles balas encadenadas, probablemente intentando desarbolar al mucho más fuerte Royal Charles (82 c.). Una de ellas estuvo cerca de matar al duque de York y se llevó por delante a un grupo de cortesanos. El duelo acabó de forma sorpresiva para todos cuando la santabárbara del Eendracht estalló llevándose por delante a la nave y a 404 de sus 409 tripulantes (incluído Wassenaer). La pérdida de su insignia afectaría gravemente a los neerlandeses que acabarían siendo derrotados.

  • Otros conflictos.

    • Bloqueo del Tajo (1657) y ataque a la “flota portuguesa del azúcar” procedente de Brasil.






Dos vistas del Eendarcht (W. Van de Velde el viejo)



El Eendracht combatiendo contra dos naves suecas en la batalla de Oresund (W. Van de Velde el viejo)



El Eendracht explota durante su combate con el Royal Charles (Willem Van Der Stoop)

 


Flavius Stilicho
Imagen de Flavius Stilicho
Desconectado
Prefecto Annoa
Redactor MHM
Desde: 23 Ene 2011

Naseby (1655)

Inglaterra.

 

En Inglaterra no se había construido ningún nuevo navío de tres puentes tras el Sovereign of the Seas pero la guerra con los holandeses propició que la Commonwealth inglesa ordenara 4 de ellos (Naseby, Richard, Henry y Dunbar). Tenían que ser del orden de 1.100 toneladas y unos 60 cañones de porte, situándose entre los navíos de “2ª clase”. Sin embargo el Naseby (en honor a la gran victoria parlamentaria en la Guerra Civil), construido por Pett (nieto del constructor del Prince Royal e hijo del constructor del Sovereign) acabaría siendo modificado durante su construcción para lograr un navío algo más grande, de 80 cañones, y siendo reclasificado como de “1ª clase”. Aunque los republicanos ingleses fueran menos dados al ornato que sus antecesores monárquicos, en el caso del Naseby cedieron a la tentación de al menos hacer un majestuoso mascarón de proa con la figura ecuestre de Cromwell aplastando a los enemigos de la Inglaterra parlamentaria. Los marineros apodaron “el gran Oliver” al nuevo navío.

El Naseby resultó un excelente navío: poderoso pero rápido y marinero en comparación con otras naves de un tamaño similar, al contar ya con un casco con líneas “modernas”. Su armamento variaba en torno a 80-86 cañones.

La restauración monárquica en la persona de Carlos II, le conllevó el cambio de nombre por el de Royal Charles (“Real Carlos”) en 1660. Su carrera activa se acabaría con su captura en 1667 a manos holandesas que se lo llevaron a Holanda como trofeo tras su incursión en el Medway. Los holandeses decidieron que su calado era excesivo para las aguas costeras neerlandesas por lo que no hicieron uso de él y finalmente lo vendieron para desguace en 1673, quedándose como recuerdo con el escudo de armas de la monarquía inglesa que adornaba su popa (y que todavía se conserva).

 

Características:

  • 1.260 toneladas; 39,9 m. de eslora, 12,8 de manga, 5,5 (+) m. de calado.

  • 82 cañones: 20x42 lb, 6x32 lb, 26x18 lb y 30x9 lb.

 

Combates:

  • Segunda Guerra Anglo-neerlandesa (1665-1667).

    • Batalla de Lowestoff (1665). Insignia de la flota de Jacobo, duque de York. Durante la batalla se enfrentó al insignia holandés, el Eendracht (74 c.), sufriendo fuertes daños y estando a punto de morir Jacobo a manos de una bala encadenada que mató a varios de los cortesanos que le acompañaban. A pesar de ello algún disparo afortunado provocó que estallara el Eendracht por los aires, lo que a la postre resultaría un golpe decisivo para los neerlandeses.

    • Batalla de los Cuatro días (1666). Insignia de la flota, almirante Monck. Durante el 3er día de batalla, el Royal Charles fue una de las tres naves que encalló en el bajío del Galloper Shoal, pero junto al Royal Katherine pudo desencallar y librarse de ser capturado como sucedió al Prince Royal.

    • Batalla del Día de Santiago(1666). Insignia de la flota, príncipe Ruperto y Monck. Junto al Royal Sovereign el Royal Charles se enzarzó en un duro combate contra el insignia holandés, el De Zeven Provincien. El Royal Charles resultó tan dañado en la acción que Ruperto y Monck tuvieron que cambiar su insignia a otro navío.

    • Incursión en el Medway (1667). El Royal Charles era uno de los navíos que se encontraban parcialmente desactivados por falta de fondos y por tanto anclados en el astillero de Chatham en el Medway. Cuando una atrevida incursión neerlandesa remontó el Medway, el Royal Charles fue una de las naves que no pudo ser remolcada río arriba para ponerla a salvo. El Royal Charles sólo contaba con 30 cañones a bordo y en cualquier caso sólo contaba con una dotación mínima que huyó de la nave ante el temor a perecer incendiados por los brulotes neerlandeses. Cuando el primer bote holandés con apenas nueve hombres llegó al Royal Charles no se encontraron resistencia. A diferencia de otros naves, los holandeses optaron no por quemarlo sino por llevárselo como trofeo, algo que requirió de bastante habilidad: primero se movieron todos los cañones hacia un lado para escorarlo y desencallarlo, para después remolcarlo con éxito Medway abajo evitando con un excelente pilotaje que se quedara encallado por el camino.

 

 

Modelo del Naseby (National Martitime Museum)

 

 

El Royal Charles en un grabado de Abraham Storck.

 

 

Batalla de Lowestoft (Hendrik van Minderhout): el Royal Charles combate con el Eendracht

 

El Royal Charles navegando entre el reflejo del sol en las aguas (Montague Dawson)

 

 

 

 

Otra imagen de la captura donde se puede ver la captura de un Royal Charles sin aparejos (Peter van de Velde)