H&K G11

Sin respuestas
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

AUTOR: Ulfjarl_Kazador

H&K G11
 

Vereis hace un tiempo estuve jugando a un juego de rol llamado Fallout, no se si lo conocereis. Esta ambientado en una epoca post apocaliptica y hay armas de diferentes epocas, desde alguna tompson a rifles laser (soy consciente de que estas no existen aunVacilando, oficialmente al menosRollEyes). Y una de las armas extrañas era esta, el G11. Leyendo la descripcion (en ingles¬¬Giño decia que usaba municion sin casquillo, impulsada por propileno. Pense que era un arma futurista hasta que... iluso de mi, existeRebotadoRebotadoRebotado



Su funcionamiento es muy extraño, el cargador se pone en posicion horizontal por la parte de arriba y un mecanismo gira la bala y hace que explote el propileno o algo asi. Hay mucha mas informacion en esta pagina, eso si, en inglesRollEyes
http://www.hkpro.com/g11.htm
 
 
 
 
 
Autor: MHistoria, 31/Jul/2005 19:29 GMT+1:



locoloco Ni idea de este arma curiosa, me encanta la pagina que has dejado de enlace. Dejo directamente alguna foto de alli, las que me han llamado la atencion.







Autor: Argento100_1, 31/Jul/2005 20:22 GMT+1:



Si existe, es un fusil alemán no convencional, participante del concurso ACR.

El ACR de H&K: el G-11

La alemana Heckler & Koch,

Desarrollo su arma a partir de los requerimientos que las fuerzas armadas alemanas presentraron en 1970 para un nuevo y revolucionario fusil, que mejoirara las prestaciones y capacidades del soldado. Evitando la impresición de los fusiles con sistema de cererojo accionado por gases, que ocasiona una limitada cantidad de disparos, al tener que esperar el expulsar la vaina, y su imposibilidad de acertar varios disparos en el mismo punto.


Largo total del arma: 750 mm
Peso total incluyendo 100 cartuchos: 4,5 kg
Número de cartuchos dentro del cargador: mínimo de 50
Gran desempeño bajo condiciones realmente severas
Alta probabilidad de golpear un blanco con ráfagas de tres disparos
Alcance efectivo sin ajuste de miras, debido a la trayectoria plana del proyectil: hacia 300 metros.



Como la extracción y expulsión de la vaina vacía lentificaban el sistema, había que eliminar la vaina, completamente, de la munición. Los ingenieros de H&K crearon una munición sin vaina. Así se lograría llegar a los 2.000 disparos por minuto (3 proyectiles en menos de 60 milisegundos). A esta velocidad, el culatazo no podía ser percibido por el soldado hasta luego de que el tercer cartucho era disparado. Como consecuencia, los tres proyectiles golpearían casi el mismo punto, sin más resultados aleatorios ni desviaciones.

Heckler & Koch, diseño del arma. Dynamit Nobel la munición. Juntas, estas compañías se conocieron como GHGS o Gesellschaft für Hülsenlose Gewehrsysteme (Corporación para Sistemas de Fusiles Sin Vaina). Luego se asoció también la empresa óptica alemana Hensoldt/Wetzlar, que fue la que creó el sistema de mira principal para el fusil.


Cada cartucho tenía la cualidad extra de ser prismático, es decir, de sección rectangular, siendo más eficiente así en el uso del espacio dentro del cargador (comparado con los actuales cartuchos de sección redonda).

Los cartuchos del G11, calibre 4,7 x 33 mm, miden 7,9 mm de ancho y 32,8 mm de largo. Pesan 5,2 gramos y el peso de la bala es de 3,2 gramos. Son, como se puede ver, un 40% más pequeños con los del calibre 5,56 mm.

Tal vez una de las más publicitadas ventajas de la munición sin vaina y del G11 en particular fue la de poder cargar una cantidad enorme de munición. Fue uno de los más fuertes argumentos que parecen haber sido esgrimidos para lograr que el G11 ganara el programa ACR. Sobre todo teniendo en cuenta que los demás diseños, derivados en parte de sistemas convencionales, no parecían exceder la capacidad de sus "padres". Esto era especialmente cierto en cuanto al Steyr ACR, que apenas llevaba 24 cartuchos.

No solamente la munición era más pequeña, sino que también era más liviana, ya que no tenía vaina de ninguna clase. Esto daba como resultado un ahorro impresionante en peso y espacio. Por otra parte, los cargadores se cargan con secciones de 10 cartuchos unidos, para evitar que la recarga manual sea algo demasiado tedioso.







El G11 tiene su cargador de munición sin vaina justo arriba del cañón, en posición horizontal. Un cargador de una sola fila, bastante largo comparado con los convencionales. Los cartuchos estan cabeza abajo, y así entran en el bloque de la recámara, mirando hacia el piso. Luego, se voltean 90 grados, en la posición normal, y son disparados. El retroceso hace que se cargue otro proyectil en la recámara.

Una ráfaga de tres disparos se realiza a una cadencia de 2.200 disparos por minuto, pero el usuario solamente siente el retroceso provocado cuando el tercer proyectil ya está en el aire. Sin embargo, el disparo totalmente automático tiene una cadencia normal de entre 400 y 600 disparos.



Entre 1988 y 1989, el Ejército de Alemania Occidental hizo pasar a un total de 15 unidades del G11 a través de una terrible serie de pruebas. Se dispararon más de 40.000 cartuchos. Soldados de infantería, de tanques, paracaidistas y unidades de reconocimiento evaluaron al G11 como un posible reemplazo del G3, mientras los técnicos del Centro de Municiones de Aachen llevaban a cabo durísimos exámenes del arma y la munición. Se testeó la precisión, resistencia, confiabilidad y seguridad de los dos elementos. Los fusiles fueron disparados después de ser congelados, cocinados, sumergidos en agua salada y enterrados en barro, para determinar su resistencia a las condiciones más extremas imaginables. También la munición fue objeto de estas pruebas: se las expuso a calor, solventes, humedad y grandes impactos, para asegurar que fueran lo suficientemente robustas para soportar el uso militar. De hecho, se llegó a extremos tales como lanzar una caja de municiones desde un avión en vuelo.

Como se ve, las pruebas sobre el G11 fueron muy numerosas. Según se dice, los reclutas alemanes que usaron el G11 lograron un desempeño 50% mejor que con el G3, o sea, lograban un 50% más de impactos.




El G11 en el ACR
Después de un año completo de pruebas y ensayo, el desempeño del G11 en dicho programa fue sobresaliente. No hubo fallos mayores ni en las partes ni en el conjunto. Se probaron, al igual que en el caso alemán, 15 unidades, y ninguna falló. Recordemos que un tota de 46 tiradores del Ejército y la Fuerza Aérea de EEUU, gastaron tres semanas disparando cada uno de los prototipos. El G11 fue alabado por su precisión en el modo semiautomático, tanto en corto como en largo alcance (300-600 metros), al igual que por su facilidad para empeñar objetivos y su facilidad de uso.

Se pudo ver que los tiempos de mantenimiento y de desarme en el campo eran marcadamente menores que los de los otros candidatos, al menos en las manos del personal de prueba. Esto se debe al hecho de que la munición sin vaina no deja casi ningún tipo de suciedad en los mecanismos, pero también al hecho de que hay solamente cinco partes que pueden ser removidas por el operados en el campo (esto es, sin herramientas), comparados con las 10 de fusiles como el M16. El G11 también recibió muchos puntos por su confiabilidad, facilidad de manejo, retroceso mínimo en modo semiautomático, y por su cargador con gran capacidad.

El H&K-ACR utiliza un sistema óptico de mira diseñado para los alcances de entre 25 y 600 metros.


El G-11 no ganó el concurso ACR porque los USA tienen un trato discriminatorio con las armas extranjeras, sumado a su orgullo.