Nápoles

¡Disparadme!

Nápoles 1815, últimos meses del reinado de Joaquín Murat a quien su cuñado, Napoleón, había coronado en 1808. Los años triunfales han pasado y los napolitanos asisten al trágico epílogo de un rey que levantó pasiones gracias a su sueño, posiblemente prematuro, de una Italia unida e independiente. Tras pasar varios años en Francia y resultar herido en la guerra, el joven Eugenio (Massimiliano Varrese) regresa a su ciudad natal, Nápoles, animado por su querido abuelo, Don Nicola (Omar Sharif), un aristócrata dedicado a escribir su “Diario napolitano”.