Ágora

Año: 
2009
Género: 
Drama
Época: 
Antigua
Duración: 
129 min.
Nacionalidad: 
Española
Director: 
Alejandro Amenábar
Reparto: 
Rachel Weisz
Reparto: 
Oscar Isaac
Reparto: 
Sammy Samyr
Reparto: 
Michael Lonsdale

Una gran película ciertamente. Empezando por los enormes decorados y escenarios que son impresionantes, desde un bellísimo Serapeo hasta las calles alejandrinas y la casa de la filósofa. Toda la película te hace respirar en la Alejandría de la época y te mete de lleno en las fraticidas y enormes disputas de las religiones por sobrevivir en el mundo de un catatónico Imperio Romano.

Las vestimentas y los magníficos trajes parecen en verdad auténticos, magníficos y todo parece vívido, real, auténtico. La violencia es aterradora y la brutal destrucción del embrión del Serapeo es sobrecogedora, sientes, hueles el papiro ardiendo entre las masasignorantes que lo han tomado. Puedes averiguar con horror la terrible matanza que se desata en cada rincón de la agónica ciudad egipcia. Odias a los parabolanos y desprecias al pueblo destructor y ciego como un toro embistiendo, percibes el cambio del mundo. El mundo antiguo está muriendo y es sustituido por una época oscura, el Medievo, que hará que Europa se halle inmersa en una enorme oscuridad durante más de seis siglos.

Merece ser vista, una auténtica obra maestra de la Historia del cine europeo y español, veánla, no quedarán decepcionados.

Tito
Imagen de Tito
Desconectado
Consul-Coordinador
CoordinadorModeradorResponsable MHMRedactor MHMSocio MH
Desde: 15 Ago 2009

Mis espectativas sobre Ágora eran muy altas cuando la ví, y al final me decepcionó un poco. Para mí le faltaba algo de "chicha" cinematográfica al argumento. Había escenas espectaculares como cuando se enfrentan paganos y cristianos frente al Serapeum. O cuando Hipatia arroja un paño con restos de su regla para demostrar a su auditorio la imperfección de la persona amada a la que se idealiza. Pero otras escenas eran un poco flojas. Muchas centradas en dialogos a doc algo lentos. Se me hizo un poquito pesada. De todos modos los decorados eran tan buenos que se lo perdono a Amenabar.

P.abl.o
Imagen de P.abl.o
Desconectado
Desde: 3 Oct 2009

A mi modo de ver, la película es maravillosa. Los escenarios son mágicos, las actuaciones excelentes y los decorados brillantes. La fidelidad histórica es bastante aceptable (exceptuando algunas invenciones en lo referente a astronomía) y la película deja con buen sabor de boca. Algunos comentarios afirman que defiende un punto de vista partidista y sentimental, mas, ¿acaso no llevamos varias décadas con películas como Quo Vadis?, o Ben Hur, en el punto de vista opuesto? Yo agradezco un cambio en la perspectiva. 

plafargue
Imagen de plafargue
Desconectado
Desde: 8 Feb 2010

CARLOS ALVAREZ MOTA
Imagen de CARLOS ALVAREZ MOTA
Desconectado
Ciudadano
Desde: 12 Abr 2020

La relación de Teón de Alejandría (335 - 405) y de su hija Hipatia (355 - 415) con la biblioteca-hija del Serapeum, y el papel de heroína otorgado a la matemática y filósofa al tratar de defender el templo pagano de la horda destructiva de fanáticos religiosos, son hechos historicos de dudosa veracidad. Como ya había ocurrido tiempo atrás con la gran biblioteca, la del Serapeum tuvo que haber compartido un mismo destino. A finales del siglo I seguía siendo un importante lugar de peregrinación para los paganos y su biblioteca contenía la mayor colección de manuscritos de la ciudad de Alejandría, pero el estado de su fondo bibliográfico a finales del siglo IV es un dato que se desconoce. ¿Conservaba este fondo? ¿Desapareció tras la destrucción del templo ordenada por el emperador Trajano a principios del siglo II? ¿Fue restituido tras la reconstrucción en tiempos de Adriano? .La Suda, enciclopedia bizantina del siglo X, menciona a Teón como «hombre del Museion» por lo que se le ha asociado tradicionalmente al Serapeum, pero según el historiador Edward J. Watts este matemático, que había adoptado al igual que Hipatia el neoplatonismo original formulado por Plotino, era probablemente el director de una escuela de gran prestigio y doctrinalmente conservadora llamada «Museion» en honor al antiguo Museion helenistico. No mantendría por tanto relación alguna con el Serapeum donde se impartía el neoplatonismo en su vertiente jámblica. Por este motivo existen razones fundadas para creer que padre e hija permanecieron ajenos a la demolición del templo en 391 a manos de cristianos fanáticos liderados por el obispo Teófilo. De hecho Hipatia siempre se mantuvo al margen de las disputas intestinas entre cristianos (coptos y romanos), judíos y paganos (greco-romanos y practicantes de la religión egipcia). Casi una década después de la destrucción del Serapeum, alrededor del 400 sucedió a su padre como directora.