¡Disparadme!

Año: 
2006
Género: 
Drama
Época: 
Contemporánea
Duración: 
104 min-
Nacionalidad: 
Italiana
Director: 
Lamberto Lambertini
Reparto: 
Omar Sharif
Reparto: 
Maurizio Donadoni
Reparto: 
Massimiliano Varresse

Nápoles 1815, últimos meses del reinado de Joaquín Murat a quien su cuñado, Napoleón, había coronado en 1808. Los años triunfales han pasado y los napolitanos asisten al trágico epílogo de un rey que levantó pasiones gracias a su sueño, posiblemente prematuro, de una Italia unida e independiente. Tras pasar varios años en Francia y resultar herido en la guerra, el joven Eugenio (Massimiliano Varrese) regresa a su ciudad natal, Nápoles, animado por su querido abuelo, Don Nicola (Omar Sharif), un aristócrata dedicado a escribir su “Diario napolitano”.

Durante su larga convalecencia, Eugenio redescubre unas raíces, lo que le lleva a cuestionar sus valores y a soñar con otra forma de vida más cercana a la naturaleza y al alma de las personas. La experiencia dolorosa e incontenible de un amor apasionado, Graziella (Sonali Kulkarni) es un estímulo más en el viaje de Eugenio; un viaje iniciático desde la oscuridad a la luz, y al que ni siquiera el poder destructor de la guerra podrá dar fin.

En general, creo que está bien ambientada aunque el hilo de la historia a veces es algo confuso, creo que para el público general, que no controla mucho de fechas, puede quedarse muy confundido y sin entender ni captar todo el sentido. En muchas ocasiones se hace lenta para la hora y media que dura. Aún así, creo que el personaje de Murat está bien caracterizado igual que el contexto histórico.