El Origen de los Dinosaurios

7.5
Su voto: Ninguno Promedio: 7.5 (2 votos)

Hace unos 225 millones de años, se produjo una gran crisis en los ecosistemas mundiales, alrededor de cinco millones de años después del origen de los primeros dinosaurios pequeños. Numerosos grupos de animales perecieron en la tierra y en el mar producto d una gran alteración climática o por alguna otra catástrofe.

Numerosos vegetales, que constituían la principal dieta de los reptiles que dominaban para esa época nuestro planeta, los rincosaurios y dicinodontes, comenzaron a desaparecer, extinguiéndose masiva y definitivamente estos animales. Junto a ellos desaparecen también, en aquellos 5 millones de años, los protomamíferos tipo cinodontes y reptiles arcosaurios del tipo de los tecodontos, grupo de donde al parecer, surgieron los dinosaurios.

De manera que, los dinosaurios sobrevivieron a aquella extinción del Triásico, gracias a su adaptabilidad y su oportunismo para ocupar ciertos ecoespacios vacíos. Lo mismo pasaría con los pequeños mamíferos, al final del cretácico, cuando fueron los dinosaurios los que se extinguieron.

Los dicinodontes, como este Lystrosaurio, eran los reptiles herbívoros más abundantes antes de que aparecieran los dinosaurios, sus fósiles se encuentran en grandes cantidades.

Pero tratemos de responder a la pregunta de, de que grupo de reptiles surgen los dinosaurios?

Los arcosaurios, o “reptiles dominates” son un grupo de reptiles cuya principal características anatómicas se detectan en su esqueleto. Estas son: 1) Una ventana anteorbital, 2) dientes recurvos y aplanados y 3) un cuarto trocánter del fémur.


El Ornitosuchus, era un arcosaurio avanzado del trásico superior. Fue un carnivoro capaza de erguirse sobre sus patas posteriores, podía alcanzar más 10 metros de largo, era el animal más fiero, ante la llegada de los grandes carnosaurios. Se descubrió en Escocia, y vivió durante el Triasico superior, es decir, un poco antes de que aparecieran los primeros pequeños dinosaurios.

Los arcosaurios aparecieron hace unos 250 millones de años. Incluye a los cocodrilos y las aves actuales, además de los pterosaurios, los tecodontos, y por supuesto, los dinosaurios. Durante el triásico, entre 245 y 208 millones de años, los arcosaurios se difundieron y evolucionaron como carnívoros, dando origen después a algunos herbívoros.  Los tecodontos del triásico se dividieron en dos líneas principales. Una de ellas incluía a los fitosaurios (parecidos a los cocodrilos, pero con la nariz chata para poder desenterrar alimentos vegetales, y dientes estrechos como hojas), y los rauisquios, casi siempre, enormes carnívoros. Durante el triásico superior, surge de los rauisquios algunos bípedos más ligeros que quizás se alimentaban de insectos y lagartos; estos fueron pues, los primeros cocodílidos, los cuales adoptaron la existencia anfibia, cuadrúpeda y piscívora, veinte millones de años después de haberse extinguido los fitosaurios.


El Lagosuchus, descubierto en Brasil, solo le faltan poco rasgos para ser un dinosaurio.

La segunda familia de arcosaurios incluía a carnívoros activos, como el Ornitosuchus, que podía andar sobre cuatro o dos patas, y el ligero Lagosuchus, totalmente bípedo. Este último animal es sorprendentemente parecido a los dinosaurios pequeños corredores, por su posición bipeda, por tener la tibia y el peroné más largo que el fémur, posición de los dedos del pie digitítrada (se apoya sobre los dedos), y no sobre la planta del pie, como los arcosaurios primitivos, y los actuales humanos.

A lo largo del Triásico encontraremos en casi todo el mundo una gran variedad de tecodóntidos, desde animales pequeños parecidos a Euparkeria, hasta las formas del tamaño de un cocodrilo muy grande, como Saurosuchus de la Argentina o Ticinosuchus de Alemania. En conjunto, fueron carnívoros muy prósperos.

Para comprender los procesos desarrollados en el triásico, que condujeron a la aparición de los dinosaurios al final del período, es preciso reseñar todo lo acontecido. En sus inicios, los tecodóntidos no abundaban mucho; convivían con reptiles como los dicinodontos (herbívoros), o cinodontos (carnívoros) que eran pseudomamíferos. A mediados del triásico, lso dicinodontes ya habían sido reemplazados por los diademodontoideos (cinodontos herbívoros), y los rincosaurios, un grupo muy numeroso de reptiles diàpsidos (con dos aperturas en el cráneo, además de las oculares), que duró poco.



Esqueleto de Saurosuchus, fue un tecodóntido carnívoro de 3 a 5 metros de largo, pesado, que vivió en al final del Triásico. Fueron los mayores depredadores terrestres, ante de la aparición de los dinosaurios.

Mientras, los tecodóntidos substituyeron como carnívoros a los cinodontos más grandes. A finales del Triásico,  hubo un cambio bastante brusco: la mayoría de los pseudomamíferos desaparecieron junto con los rincosaurios, mientras que los primeros dinosaurios y otros grupos de tecodóntidos tardíos ascendieron a una posición dominante.



Craneo del Saurosuchus.

Los tecodontos fueron un orden de reptiles de la subclase de los diápsidos, por lo general pequeños y ágiles, con los dientes implantados en alvéolos y que vivieron durante le período Triásico. No hubo gran número de especies, pero originaron órdenes tan importantes como los dinosaurios y pterosaurios. Los diferentes tecodontos se agrupan en diversos subórdenes y familias, debido a la diversifidad de formas que hay. El grupo incluye numerosos subórdenes: los proterosuquios, los pseudosuquios, los etosaurios, los fitosaurios, los ornitosuquios y los rauisuquios.

El siguiente cuadro es una aproximación para poder situar cada grupo de dinosaurios según sus caracteristicas.

DINOSAURIA: Cavidad en la cadera con orificio y borde óseo alrededor del margen superior.
SAURISCHIA:
Pelvis con cadera de reptil.
Cuellos largos y flexibles.
Mano prensil con el segundo dedo más largo que los demás.
THEROPODA:
Huesos huecos.
Tres dedos para caminar en el pie trasero.
Mano con garras curvadas y extensibles.
TETARUNAE:
Mano con tres dedos
Ceratosaurus.
SAUROPODOMORPHA:
Cráneo pequeños.
Cuellos largos, al menos diez vértebras en el cuello.
Saurópodos.
Prosaurópodos
ORNITHISCHIA:
Pelvis con cadera de ave. Hueso predentario en mandibula inferior.
GENASAURIA:
Fila de dientes en el margen de la mandíbula para formar carrillos.
THYREOPHORA.:
Placas óseas insertadas en filas a lo largo del lomo.
Lesothosaurios
Estegosaurios
Anquilosaurios
CERAPODA:
Dientes de los carrillos con esmalte reforzado en un lado.

Entre los dinosaurios con cadera de reptil se encuentran los mayores animales terrestres que han vivido en nuestro planeta. Conocidos como saurópodos, estos gigantescos reptiles llegaban a tener el tamaño de las actuales ballenas. El más grande hubiese alcanzado al balcón de un séptimo piso. Sin embargo, y a pesar de su aspecto, los saurópodos eran apacibles herbívoros. Con sus pequeños dientes, largos cuellos y cortas patas no eran aptos para la caza. Preferían selvas cálidas donde pastartranquilamente. Los saurópodos más conocidos, como Apatosaurus, Diplodocus o Braquiosaurus, eran dinosaurios tan grandes que contaban con muy pocos enemigos. Pese a todo, parece que todos los saurópodos se protegían formando manadas.

El principal problema de estos grandes dinosaurios era encontrar comida suficiente. Muchos de ellos precisarían unos 500 kg de plantas al día. 

Dinosaurios Carnívoros:
 
Entre los pocos enemigos de los saurópodos estaban los teródontos con cadera de reptil. Eran dinosaurios cazadores que se movían ágilmente sobre sus patas traseras, extendiendo la cola para mantener el equlibrio. Al ser tan rápidos, les resultaba fácil dar caza a los inofensivos dinosaurios herbívoros, la mayoría de los cuales eran lentos y pesados. Las extremidades anteriores de los carnívoros eran cortas y dotadas de garras que les permitían sujetar a la presa mientras la destrozaban a mordiscos o también podían sujetarla con las patas traseras

El Herrarasaurio, descubierto en Argentina, de 3 metros y medio de largo, es uno de los más antiguos dinosaurios descubiertos, siendo al inicio todos carnívoros. Este vivó en el Triasico Superior, hace unos 230 millones de años.

Los dinosaurios con cadera de ave eran herbívoros de gran tamaño. Aunque algunos estaban dotados de cuernos o coraza, eran animales muy pacificos. Unos caminaban a cuatro patas y otros usaban las traseras

Su cuerpo era mucho más fuerte y fornido que el de los carnívoros y sus patas delanteras solían ser más largas.

Dinosaurios con pico de pato

En el período Cretácico fueron muy comunes unos ornistisquios llamados hadrosaurios. Los hadrosaurios tenían un pico ancho y aplanado, parecido al de los patos, y dotado de cientos de pequeños dientes para triturar la comida. Por los fósiles descubiertos, se sabe que su dieta se limitaba a hojas, semillas y brotes tiernos, señal de que vivían en los bosques. La característica más peculiar de los hadrosaurios no era, sin embargo, su pico, sino las crestas córneas que tenían en la cabeza.

Otros dinosaurios no tenían crestas áoseas, sino el hueso del cráneo desproporcionadamente desarrollado, con un grosor de hasta veinte veces el de un cráneo humano. Una cabeza así blindada permitía a animales como Pachycephalosaurus propinar tremendos golpes embistiendo a sus rivales.

Cuernos y Corazas

Los ornistiquios que se movían a cuatro patas eran demasiado lentos para escapar de los terribles dinosaurios carnívoros. En cambio, en vez de huir, se defendían con su blindaje.

Algunos estaban completamente protegidos por placas óseas desde la cabeza hasta la cola, mientras que otros tenían corazas parciales y estaban dotados, además, de cuernos. El mayor de estos dinosaurios con cuernos recuerda ligeramente al rinoceronte. Tras la cabeza tenían una placa ósea que le resguardaba el cuello y, además, estaba provisto de entre uno y tres cuernos.

Uno de los tecodontos que practicamente era ya un donosaurio, fue el El Lagosuchus Talampayesis conocido a partir de cuatro esqueletos, dos de ellos bastante completos y articulados, pero con los cráneos incompletos. Luego del primer anuncio de su descubrimiento por el Profesor Romer en 1971 basado en especímenes incompletos, Bonaparte (1975) publicó un estudio en el que concluía que Lagosuchus era la única forma triasica que podía ser considerada como un potencial ancestro de los dinosaurios saurisquios. Se argumento que muestra caracteres morfológicos transicionales en la estructura de la pelvis, en la reducción del tamaño del calcaneo, el astragalo transversalmente ancho y algunos otros rasgos morfológicos característicos del tarso y metatarso que apuntan hacia una temprana condición saurisquia.

Reconstrucción del Lagosuchus Tampayensis por el artista Sebastián Cerrutti, 1992

Romer (1971) sospechó las posibles relacione entre Lagosuchus y los dinosaurios primitivos, en particular por la anatomía tarsal del primero, a pesar que no argumentó específicamente sus sospechas. En una publicación posterior (Romer, 1972) dió a conocer nuevo material de Lagosuchus, incluyendo los escapula coracoides, huesos del miembro anterior y una sección de la columna vertebral. Bonaparte (1975) describió el esqueleto completo de Lagosuchus talampayensis, basada en restos bien preservados, excepto la mano. Fueron incluidas descripciones y comparaciones de algunos fragmentos significativos del cráneo, de la anatomia vertebral, de las cinturas pectoral y pélvica, y de los miembros anteriores y posteriores.

Detalles morfológicos de las vértebras cervicales y dorsales del Lagosuchus muestran que se habían desarrollado tres morfotipos de vértebras:
a)cervicales anteriores bastante elongadas y bajas;
b)cervicales posteriores y dorsales anteriores cortas y altas, y
c)dorsales medias con una espina neural laminar, bastante elongadas y bajas.

Esta estructura anatómica del cuello y la sección anterior de la región dorsal permitían al Lagosuchus tener un cuello en forma de 'S', controlado por la musculatura originada en las vértebras dorsales anteriores. Esta forma de cuello era, probablemente, el resultado de una posición cada vez mas bípeda de los predinosaurios y respondía al requerimiento de movimientos mas precisos de la cabeza.

Fue una característica derivada significativa, ': heredada por todos los dinosaurios saurisquios y un rasgo especializado que abrió nuevas posibilir dades para diferentes tipos adaptativos, incluyen" do saurisquios carnívoros y herbívoros. La morfología de la cintura pectoral sugiere que los miembros anteriores eran capaces de lograr una posición bastante vertical y moverse anteroposteriormente cerca del plano axial, lo que difiere de la posición mas divergente del miembro anterior que caracterizó a los arcosauromorfos primitivos del Triásico. En la cintura pelvica, dos de los tres huesos, el ileon y el isquion, son aun bastante primitivos. El primero con sólo una proyección posterior de la cresta iliaca, el segundo con una pronunciada lamina ventral a lo largo de la sinfisis isquial. Pero el pubis muestra notables avances para lograr mayor longitud, incluso con cierto desarrollo de una torsión distal que anticipa la formación del pie pubico, tan frecuente entre los saurisquios carnivoros de pocas posteriores.

Otra sugestiva característica derivada en la pelvis del Lagosuchus es la incipiente apertura del acetabulo. Las porciones acetabulares tanto del pubis como del isquión están claramente reducidas, generando una pequeña fenestra acetabular que parece ser la primera etapa del acetabulo abierto que distingue a ambos órdenes de dinosaurios, Saurischia y Ornitischia, de los demás tetrapodos.


Vista lateral del esqueleto (replica) de Lagosuchus Tampayensis. Largo total 45 cm Foto I. Gurrachaga.

Uno de los fósiles reconocidos ya como de los primeros dinosaurios verdaderos en existir, fue el Herrerasaurus ischigualastensis.

Un esqueleto incompleto pero articulado de este primitivo dinosaurio saurisquio fue descubierto por un equipo paleontológico de la Universidad Nacional de Tucumán, Argentina, encabezado por el Profesor Dr. Osvaldo A. Reig. El guía de la expedición, un habitante del lugar llamado Victorino Herrera descubrió el fósil, y el Prof. Reig lo nombró por el Herrerasaurus: saurio de Herrera. En el presente, un espécimen completo de Herrerasaurus esta montado para la exhibición en el Museo de la Universidad de Tucumán y varios especímenes incompletos se conservan en la colección paleontológica de esa universidad. El Herrerasaurus.s es un saurisquio primitivo de tamaño medio, con el fémur de unos 50 cm, de longitud y un largo total de 3,50 m. Posee una mezcla de caracteres primitivos y derivados que confundieron a los primeros estudiantes de este saurisquio (Reig, 1963; Benedetto, 1973) acerca de su posición sistematica y sus relaciones filogeneticas. En el presente, luego del trabajo de tesis hecho por Novas (1989), el conocimiento de Herreresaurus es mucho mejor pero no completo. Si tratamos de definir con unas pocas palabras su significanción filogenetica, podemos decir que el Herrerasaurus es un saurisquio muy arcaico con rasgos primitivos en los miembros posteriores, sacro e ilion pero con caracteres derivados en las vértebras y pubis.


Herrerasaurus ischigualastensis in vivo, por B. González

El cráneo es de unos 30 cm. de largo provisto de una región preorbital, (el hocico) bien desarrollada , que representa mas de la mitad del largo del cráneo. La abertura preorbital es proporcionalmente grande y la proyección dorsal del maxilar muy ancha y fuerte, con un largo contacto con el nasal. El premaxilar es tambien fuerte con un contacto extenso pero no rígido can el maxilar. La abertura nasal externa es angosta.

Los dientes superiores forman una larga hilera, de unos 20 dientes. Aquellos del premaxilar y de la porción anterior del maxilar son de tamaño medio, pero siguiendo hacia atrás hay 4-5 dientes grandes y fuerte , caniniformes, justo debajo de la fuerte proyección dorsal del maxilar. La hilera superior de dientes es completada por unos 10 dientes mucho mas péqueños que se extienden hasta debajo de la órbita. Esta claro que la acción de atrapar y matar a la presa era trabajo de los dientes anteriores.

La región temporal del cráneo es primitiva, con una cresta parietal larga y baja, una gran abertura supratemporal y una abertura infratemporal ancha y alta, con el cuadrado casi vertical. La mandíbula inferior esta caracterizada por la presencia de una unión móvil entre los huesos dentarios y postdentarios, un rasgo derivado relacionado con la acción de morder. El cuello del Herrerasaurus no muestra signos de elongación. Es bastante corto y fuerte. En las vértebras dorsales están presentes algunos rasgos derivados interesantes, por ejemplo los centro vertebrales son altos y cortos, y la morfología derivada del arco neurat, con espinas mas bien cuadradas, con un engrosamiento dorsal. Estos rasgo indican que el Herrerasaurus tenia características derivadas especiales y únicas en la columna vertebral. El sacro es primitivo por las pocas vértebras que lo integran, solo tres. La reducción del tamaño de la cintura pectoral, muestra la hoja escapular angosta y breve, pero con un área coracoide-acromial expandida.

El tamaño relativo de los miembros anteriores sugieren que era de hábitos mayormente bípedos. La mano posee tres dedos alargados, I, II y III, este ultimo es el mas largo, los dedos IV y V reducidos. En la extremidad posterior, los metatarsos muestran un buen grado de superposición. Los metatarsos de los dedos I y a pesar de estar bien desarrollados, son muy reducidos en grosor y longitud respecto a los metatarsos II, III y IV. Esto probablemente significa que el pie del Herrerasaurus era funcionalmente tridactilo. Imaginamos al Herrerasaurus como un sauriquio primitivo muy activo, corredor muy hábil predador de rincosaurios y cynodontes omnívoro, ambos muy abundantes en los mismos bancos donde los varios especimenes de Herrerasaurus fueron encontrados. Probablemente Herrerasarus era muy frecuente en el escenario faunistico de esa región. Los diferentes individuos incompletos recolectados apoyan esta suposición y dan lugar a admitir que alguna clase de cooperación para cazar podría haber estado presente entre ellos.

Otro fósil importante para comprender el origen de los dinosaurios, es el argentino Lagerpeton chanarensis,  Los pocos restos correspondientes al holotipo de Lagerpeton fueron descubiertos también por el Profesor A.S. Romer y asistentes en los mismos bancos del Triásico Medio, en la localidad de Los Chanares ya citada para Lagosuchus, en el Noroeste de Argentina. Hallazgos adicionales fueron realizados por el autor y colaboradores en la misma localidad en 1970. Este genero de predinosaurios es conocido solo por la pelvis completa, el sacro, unas pocas vértebras y las extremidades posteriores completas.

Los caracteres anatómicos mas significativos de Lagerpeton se muestran en la longitud relativa de los 3 segmentos de los miembros posteriores, que sugiere que era un corredor ágil, no muy diferente del grado de especialización registrado en Lagosuchus.

La anatomía del tarso es similar a aquella del otro predinosaurio, en el cual el tipo mesotarsal esta presente. Esto sugiere que Lagerpeton era, como Lagosuchus, completamente digitigrado. Pero la anatomia y reducción de los dedos y la correspondiente al metatarso ofrecen buenas evidencias de que Lagerpeto z estaba especializado en una dirección distinta a Lagosuchus y los primero saurisquios conocidos, como Herrerasaurus y Eoraptor de los que se conoce el pie.


Reconstrucción de Lagerpeton chanarensis por el artista Carlos Papolio, 1994

Los dígitos I y V están extremadamente reducidos en cuanto a su longitud, representando menos de la mitad del dígito III. En Lagosuchus representan la mitad y en Herrerasaurus mas del 50 %. Esto probablemente signifique que Lagerpeton (y Lagosuchus eran parte de una radiación evolutiva de los predinosaurios en la que algunas formas pueden ser consideradas como potenciales ancestros de los primeros saurisquios, en tanto que otras como el Lagerpeton se diferenciaron mucho en la anatomía de sus miembros, al punto que no serian potenciales ancestros de los dinosaurios saurisquios y ornitisquios.

 

Caracteríaticas y datos acerca de los Arcosaurios:

Los arcosaurios, o reptiles dominantes, incluyen los cocodrilos y las aves que existen en la actualidad, además de los dinosaurios, pterosaurios y los tecodontos, un grupo mezclado que incluyen los antepasados de todos los demás arcosaurios.

    Los arcosaurios aparecieron hace alrededor de 250 millones de años, por lo que ha podido deducirse. El primer grupo, los proterosúquidos, se dispersaron por casi todo el mundo. Se han encontrado fósiles en Rusia, el sur de África, Antártida, Australia, India, China y Sudamérica. Presentan las sinapomorfias de los arcosaurios; una ventana anteorbital, un orificio determinado en el cráneo, dientes recurvos y aplanados y un cuarto trocánter en el fémur, un reborde especial.

    Durante el período Triásico, hace entre 245 y 208 millones de años, los arcosaurios se difundieron, evolucionaron y se diversificaron, como carnívoro más o menos prósperos, y dieron origen a un grupo de herbívoros. Los tecodontos del Triásico se dividieron en dos líneas principales. Una de ellas incluía a los fitosaurios, con un parecido superficial a los cocodrilos, los etosaurios herbívoros, que también se parecían a los cocodrilos, pero tenían una nariz respingona para desenterrar los alimentos vegetales, y dientes estrechos como hojas, y los rauisuquios, casi siempre enormes y carnívoros. Por último, durante el Triásico superior, de esta línea surgieron algunos bípedos más ligeros que probablemente se alimentara de insectos, y pequeños animales, como los lagartos. Fueron, aunque parezca sorprendente, los primeros cocodrílidos. El grupo adoptó la existencia anfibia, cuadrúpeda y piscívora sólo veinte millones de años después, cuando se extinguieron los fitosaurios.

    La segunda línea principal de arcosaurios incluía a los carnívoros activos, como el Ornithosuchus, que podía andar sobre cuatro o sobre dos patas, y el ligero Lagosuchus, que era bípedo. Estos animales están tan próximos a los dinosaurios por muchas características que ahora sorprende que muchos científicos lo hayan negado hasta hace poco. Sobre todo, el Lagosuchus presenta una larga lista de caracteres propios de los dinosaurios; su posición bípeda, las extremidades largas, con la tibia y el peroné más largos que el fémur, la perforación del acetábulo, que es la depresión cóncava en la parte del hueso de la cadera que recibe el extremo redondeado del fémur; la cabeza del fémur vuela hacia dentro, el principio de la cabeza del fémur en ángulo recto que se observa en los dinosaurios; la articulación recta de la rodilla; la articulación reducida del tobillo que parece un gozne, desde un punto de vista técnico, se denomina tobillo con mesotarso avanzado; los dedos largos de las patas traseras y la posición digitígrada del pie, en la cual los únicos que tocan el suelo son los dedos, y no la planta del pie, como en los arcosaurios primitivos y los seres humanos actuales.

    La mayoría de los caracteres de los dinosaurios aparece también en el pterosaurio volador. Algunos científicos creen que Lagosuchus, los pterosaurios y los dinosaurios forman en conjunto un grupo monofilético importante que surgió entre el Triásico medio y el superior, hace alrededor de 230 millones de años.

    Las sinapomorfias de los dinosaurios que aparecen en esta clase o grupo monofilético, y su posterior modificación en los dinosaurios propiamente dichos, forman parte de una serie de cambios anatómicos relacionados, que tuvo lugar en los arcosaurios durante el Triásico, y que tal vez fuera la clave del origen de los dinosaurios.

 

Este es un tema interesante en los procesos evolutivos, cuando nuevos modelos de organización anatómica se producen y posibilitan una nueva y amplia radiación adaptativa. Para eso muchos "experimentos" son previamente desarrollados por el grupo ancestral, quizás a través de cientos de especies distribuidas en diferentes regiones, pero solo una o dos especies relacionadas lograron las condiciones anatómicas para dar origen a las primitivas especies que comenzaron la historia evolutiva tanrica y variada que distingue a los dinosaurios saurisquios de todos los otros grupos de vertebrados.

 

Autor: Gaetano La Spina

 

Bibliografía

Tras las huellas de los dinosaurios. Dr Michael Benton.
Pagina Web: Argentina, Tierra de Gigantes.