Análisis Historiográfico de la Biblia.

71 respuestas [Último envío]
Santiago Pitarch
Imagen de Santiago Pitarch
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 5 Ene 2011

juan el que piensa ha escrito

 ¿Escribió Dios la Biblia?

La evidencia indica que la Biblia, en la forma que la tenemos, es un documento humano, pero eso no significa que no sea sagrado.

By Rabbi David Wolpe                                     Reprinted with permission from Beliefnet.com.


La Biblia en su conjunto no reivindica la autoría divina. Aunque muchos pasajes se citan en el nombre de Dios, los cinco libros de Moisés (Génesis a través de Deuteronomio) nunca afirman que su contenido entero es divino. Sin embargo, debido a varias interpretaciones y doctrinas, la creencia ha crecido en el judaísmo que toda la Torá (y en cierta medida, los libros bíblicos subsiguientes e incluso la tradición rabínica) es divina. Un motor de esta creencia es la existencia de un fascinante problema intelectual. En los tiempos modernos, el problema se llama "la pendiente resbaladiza". Esencialmente, señala la dificultad con el dibujo de líneas. Los opositores al aborto utilizan el argumento de la pendiente resbaladiza muy eficazmente: Si un feto se considera un ser humano en, digamos, ocho meses, ¿qué pasa con ocho meses menos 30 segundos? Menos un minuto? ¿Cinco minutos? ¿Un día? En cada paso, es difícil defender la distinción absoluta entre el punto que uno defiende y un punto apenas marginal antes de él. Del mismo modo, la pendiente resbaladiza causa estragos en los argumentos sobre la autoría bíblica. Si una palabra, sólo una palabra, de la Biblia es de hecho de origen humano, entonces ¿cómo se puede defender la divinidad de cualquiera de ella? Si una palabra, ¿por qué no dos, o 10, o el libro entero?

Por lo tanto, es intelectualmente más limpio para cortar a una línea dura. Si todo es de Dios, entonces ese es el fin.

 

Lo siento, no he podido evitarlo. Al leer esto no he podido evitar pensar "y si Dios no existe, también es el fín: eso sí es una linea dura intelectualmente limpia".

Siento curiosidad por saber qué argumentos dan este tipo de autores sobre la existencia de Dios. ¿O tal vez es algo que, simplemente, se da por sentado?

 

Saludos

 


Lo único seguro es el cambio.

Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

Hola Santiago

En filosofía hay un tópico llamado "Metafísica" donde se analiza la existencia o no de Dios, en base a ciertos postulados.

En Religión se utiliza la Teología, donde se postula la existencia de Dios.

Así que, en un análisis Religioso (no historiográfico, como el que hace Juan) de la Biblia, la existencia de Dios, no entra en discusión. Es dato.

 

Igualmente, repito lo que puse en un post anterior, una entidad tan poco sospechosa de ser atea como la Iglesia Católica, sostiene que la Biblia está inspirada, no escrita, por Dios. Strauss se inspiró en la placidez de los Bosques de Viena, volviendo de una noche de jolgorio, al amanecer. Pero ningún árbol, ninguna paloma, ni siquiera un guardabosques, puede ser "culpado" de "Vida de Artísta" ni de "Cuentos de los Bosques de Viena". Si puedes decir que la placidez y alegría de dicha música te remiten a estar tranquilamente en un bosque... o una playa... o las sierras... Es decir, hay mucho de subjetividad en la interpretación del mensaje. Exactamente como la Biblia y la prohibición de las transfusiones. Transfusión = abominación (interpretación de los Testigos de Jehová), Transfusión = preservar lo más sagrado que existe (la vida) (interpretación de la mayoría de las religiones Bíblicas), el hecho concreto es el mismo, pero se interpreta distinto. El autor (divino o humano) quiso decir algo, una sola cosa, desde nuestro lado... entendemos doscientas cincuenta

 

Saludos

 


Todavía no he empezado a pelear

  200-cruz  200-cruz 

Coracinero
Imagen de Coracinero
Desconectado
Patricio
Redactor MHMSocio MH
Desde: 19 Feb 2010

La pregunta de Santiago es complicada y delicada, qué argumentos dan los autores de la existencia de Dios. Me parece una pregunta que se escurre de las manos en cuanto la intentas coger. La respuesta de Hartman está muy bien, yo voy a dar algo más, sintetizando hasta la compresión máxima.

 Cuando se lee la biblia del tirón  (como libraco tocho sin más historias) uno se percata que hay un personaje principal que está casi ausente de la trama (eso de las elipsis que tanto le gustaba a Hemingway), es algo muy sútil: la gente muere o vive de forma atroz por un supuesto algo. De los profetas creo que casi todos se los cargaron. Y de los apostoles, todos menos Juan murieron azotados y decapitados (probablemente lo de Pedro y boca abajo sea un rollo, es raro que un romano acceda a deseos de última hora absurdos y le comprometan con la escala de mando, es como fusilar con balas explosivas).

 Hay una idea que se repite en toda la biblia y se recalca en el NT: a Dios no se llega por conocimiento.

 La barrera por raro que parezca no se pone por la ciencia, antes viene dada en la biblia. 

 


O Fortuna, velut Luna, statu variabilis.    Semper crescis aut decrescis, vita detestabilis.    Nunc obdurat et tunc curat, ludo mentis aciem.
Egestatem, potestatem, dissolvit ut glaciem.   Sors immanis et inanis, rota tu volubilis. Status malus, vana salus semper dissolubilis.  Obumbrata et velata, midhi quo que niteris. Nunc per ludum dorsum nudum, fero tui sceleris.  Sors salutis et virtutis, midhi nunc contraria, est affectus et defectus, semper in angaria.     Hac in hora, sine mora, corde pulsum tangite. Quod per sortem, sternit fortem, mecum omnes plangite.

 

Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

Hola primo!

En la Biblia, cuando se toca el tema, se hace hincapié en la fe. Si sabes algo, entonces no necesitas la fe (yo no hago un acto de fe cuando tomo un avión, se que vuela). El conocimiento (certeza) es totalmente superfluo, según la Biblia, lo valioso es la fe. El exponente máximo lo tienes en la anécdota de Santo Tomás "ahora crees porque ves, felices los que crean sin ver".

Lo cual es tomado por algunos trasnochados para rechazar la evidencia científica y actuar según su "fe" en cualquier monserga insostenible, digamos que es dar un paso de más (todavía hay gente que sostiene que la Tierra es plana...)

Según los teólogos católicos, la Revelación Divina, no se detiene, sólo cambia, y la evidencia Científica es otra forma de Revelación. En limpio, si la evidencia Científica es que Pi = 3,1415926... debo aceptarla, y desechar lo que dice la Torá ( Pi = 3).

Ahora bien, según lo último que hay en estos temas, es imposible llegar a una demostración científica fehaciente de la Existencia de Dios (para la Iglesia Católica esta última afirmación es una herejía lindante con el Jansenismo), por lo que el único recurso que te queda es la fe.

Aunque eso lo podemos matizar, como ya hicimos en este mismo subforo en "Discusión sobre la Demostración Científica de la Existencia de Dios"


Saludos.

 


Todavía no he empezado a pelear

  200-cruz  200-cruz 

Santiago Pitarch
Imagen de Santiago Pitarch
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 5 Ene 2011

Bien, entonces, era la opción "b", tal como me temía.

 

Si alguien habla de teología y sustenta sus afirmaciones en la fe, entonces yo no tengo nada que objetar.

Si alguien hace un análisis historiográfico y sustenta sus afirmaciones en la fe, entonces es un tramposo.

 

Por cierto, tela marinera con beliefnet.com, la fuente que se cita. Es un lugar "fantástico" para informarse sobre homeopatía, cienciología, el horóscopo y el mensaje que nos transmite Dios con el eclipse de ayer. Todo junto.

 

Saludos.

 


Lo único seguro es el cambio.

Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

Santiago Pitarch ha escrito

Bien, entonces, era la opción "b", tal como me temía.

Si alguien habla de teología y sustenta sus afirmaciones en la fe, entonces yo no tengo nada que objetar.

No creas. A las pruebas me remito. Hay teólogos musulmanes que defienden la infibulación como un mandato religioso. Sin embargo la infibulación no figura en el Corán. Así que puedes plantearme lo que quieras amparado en "la fe", pero eso no me impide que objete que... me estás haciendo trampa;)

Santiago Pitarch ha escrito

Si alguien hace un análisis historiográfico y sustenta sus afirmaciones en la fe, entonces es un tramposo.

En general estoy de acuerdo contigo, pero podemos hacer abstracción de alguna postura "de fe" y ver el resto de sus afirmaciones. A veces no son tan delirantes como a primera vista pareciera.

Santiago Pitarch ha escrito

Por cierto, tela marinera con beliefnet.com, la fuente que se cita. Es un lugar "fantástico" para informarse sobre homeopatía, cienciología, el horóscopo y el mensaje que nos transmite Dios con el eclipse de ayer. Todo junto.

Saludos.

Jejejeje, igual Santiago, recuerda que un reloj parado tiene razón dos veces por día. No deseches la afirmación por donde salió publicada, sino por analizarla y considerarla desechable.

 

En otro orden de cosas, pero aprovechando tu post, te comento. Hace un tiempo que vengo escribiendo material para un post, en él se hace notar algo que ya escribí en otros, dispersos por el foro. La Ciencia tiene los mismos problemas que la Teología. Se basa en postulados y contradicciones flagrantes, que no le dejarías pasar a ninguna religión, pero aceptas como artículo de fe si te la dice un científico. Así que, cuidado con las afirmaciones categóricas, no vaya a ser cosa que estés descalificando tu propio sistema de creencias más que el de tu interlocutor...;)

 

Saludos

 


Todavía no he empezado a pelear

  200-cruz  200-cruz 

juan el que piensa
Imagen de juan el que piensa
Desconectado
Legionario Inmunis
Desde: 5 Dic 2015

 El Regreso

Hola muchachos,  he vuelto nuevamente luego de haber vivido una experiencia que jamás soñé que podría llegar a tener, y mucho menos a esta edad. He estado 50 días  haciendo trabajo de campo en distintas prospecciones arqueológicas en Israel, tras una invitación recibida por la Universidad de Tel Aviv. Fue una experiencia para mi inolvidable, tener la posibilidad de participar en vivo y en directo de una tarea como esta. Por cierto que mis limitaciones físicas me redujeron un poco lo que fue el trabajo propio de excavación, más bien me relegaron al mantenimiento de las piezas que se iban recogiendo, y algo de trabajo de laboratorio. Hasta hay que sumarle el hecho de haber estado en Jerusalén, cuidad para un fanático como yo absolutamente increíble, el sentir representadas las tres religiones abrahámicas a través de lugares históricos, de estar allí, me provocó una sensación tan intensa que me llegó a emocionar hasta el borde de las lágrimas. Además una de las excavaciones en la que estuvimos se encontraba a penas unos diez kilómetros del Monte de los Olivos, un centro administrativo de importancia histórica muy relevante, y con un muy rico registro arqueológico, y mucha información documental. Su nombre es Ramat Rachel. Pero bueno he vuelto lleno de energía,  en el futuro dedicaré algún post al relato de viaje, que tuvo como etapa final la visita de dos días al Valle de los Reyes, específicamente a una tumba concedida por el gobierno Egipcio al Español, para su prospección , estudio y reconstrucción, por la Cátedra de la Universidad Autónoma de Barcelona. Cuyos directores los doctores Josep Cervelló y José LLul fueron profesores míos en el curso de Egiptología que hice algunos años atrás.  Así que dejemos estos temas para otro momento y comencemos con algunas respuestas que me gustaría compartir con ustedes después de haber leído los post que en mi ausencia han intercambiado entre algunos compañeros y que realmente me resultaron como siempre me han parecido extremadamente interesantes, escritos con altísimo nivel como es habitual en este foro y que me generaron algunas inquietudes que me gustaría responder.

En primer lugar, la respuesta va para Coracinero, aunque tarde es mejor que nunca. Tú dices volviendo unos cuantos post atrás que de nosotros, y te refieres a nuestro amigo Hartman y a mí, eres el que  menos sabes, pues bien mi respuesta es que estas totalmente equivocado, has demostrado tener un conocimiento muy amplio respeto al texto del Nuevo Testamento, me atrevería a decir que Hartman y tú me superan ampliamente en ese aspecto. Y aclaro no menciono a ningún otro compañero por el simple hecho que al no haber ninguna opinión en ese pequeño debate de esos foros anteriores desconozco sus conocimientos, lo que no quiere decir que no los tengan, sino que todavía no los han compartido con nosotros como espero que lo hagan en un futuro. Es más quedan unos pocos post para terminar el Antiguo Testamento y comenzar con el Nuevo. Y ahí es donde vamos a tener una buena participación compartida, tú con el texto bíblico, y yo con el aspecto historiográfico, un tándem justo, o tal vez un trío si tenemos la participación de Hartaman, más la de todos los compañeros que se nos unan.. Y hablando del La Biblia les hago un comentario cortito muy interesante, la diócesis de Boston, emitió un estudio encomendado a una auditoría privada que cubría varios aspectos de la situación de la religión Católica. El primero, fue una encuesta entre sus fieles, y que confirmó algo que yo suponía pero no tenía certeza, el 63% de los católicos encuatados no leyó la Biblia, tiene conocimientos de sus textos a través de los sermones dichos en la misas, esto obviamente para aquellos fieles que concurren a misa y son miembros activos. O a través de las películas, documentales televisivos, o partes de textos que se estudian en el catecismo. Por tanto si bien La Biblia no deja de ser un libro sobre el cual se basa esta religión la mayoría de los creyentes no conocen es texto propiamente dicho. Y si a esto le sumamos a los seculares no creyentes, cuyo porcentaje de no lectores de La Biblia debe ser mayor aún, la conclusión que me animo a sacar, y aclaro que no estoy hablando de los compañeros del foro, es que un altísimo porcentaje  hace mención de los textos bíblicos a favor o en contra sin tener un conocimiento directo de los textos sobre los cuales están hablando.

Mi querido Santiago tu pregunta sobre los argumentos de los  autores que dan su impresión sobre la existencia de Dios es desde mi punto de vista es fantástica para iniciar un debate entre todos, sin tener la necesidad de un conocimiento académico,  ni siquiera haber leído varios textos sobre el tema. Basta con emplear el sentido común sobre la base de nuestras ideas o creencias. Me encantaría darte una respuesta tal como se merece una pregunta tan simple, pero a la vez tan compleja, pero la respuesta llevaría un desarrollo para más de un post, por tanto la dejamos para utilizarla como punto de arranque del debate que he propuesto anteriormente.

Pero simplemente quiero darte algún detalle que me parece básico en mi opinión como adelanto del tema. En primer lugar debemos tener en cuenta el origen de los autores que escriben y argumentan sobre este aspecto. Por ejemplo si quién lo escribe es un teólogo, debemos saber a cuál de las religiones pertenece. Si es un miembro del clero, tomemos como ejemplo el autor del texto sobre el cual estamos hablamos, Rabbi David J. Wolpe,  es el Rabino Mayor del Templo del Sinaí en los Los Angeles, California. Previamente enseñó en el Jewish Theological Seminary of America en Nueva York, la American Jewish University en Los Ángeles, Hunter College y UCLA  Ordenado por el Seminario Teológico Judío de América en Nueva York en 1987, Wolpe es un líder en el judaísmo conservador. Se convirtió en foco de controversia universal en el 2001, cuando en un sermón les dijo a sus feligreses "la forma en que la Biblia describe el Éxodo no es la forma en que sucedió, si sucedió en realidad". Por tanto aquí tenemos claro un ejemplo de lo que pretendía significar de que los argumentos dependen del origen del autor. Otro ejemplo claro lo tenemos si los autores pertenecen a la Escuela Filosófica de Kant, de quien uno de sus alumnos más destacados fue Luwig Feuerbach escribió un libro llamado La Esencia del Cristianismo, libro que se encuentra en internet y es de libre circulación por si alguno le interesa. Un artículo sobre la base de este libro  escrito por Juan Rodes subí a este subforo, que lamentablemente se perdió cuando la acción del aquel hacker famoso borro varios subforos, entre ellos este y sus todos los cincuenta y tantos post que se habían publicado hasta ese momento, lo que me llevó a reiniciar de nuevo este tema a partir de mayo de este año. Por tanto  lo voy a volver a reproducir a continuación de esta respuesta, este se llama “Feuerbach y como Dios creó al hombre” Básicamente lo que este filosofo alemán plantea es la pregunta “¿Dios creó al hombre o el hombre creó a Dios” Aquí nos encontramos con la línea seguida por estos estudiosos alemanes negando la existencia deDios y juzgando fundamentalmente a al cristianismo en general.

 El propio “Juan Pablo II rehabilita a Galileo y absuelve a la Inquisición, que actuó "erróneamente" contra él”  "Todos los implicados en el juicio, sin excepción, tienen derecho al beneficio de la buena fe, ya que no existen documentos procesales que demuestren lo contrario". Los jueces de Galileo "creyeron erróneamente que la adopción de la revolución copernicana (...)  socavaba la tradición católica Ese error de juicio, que hoy nos parece tan claro les indujo a una medida disciplinaria por la que Galileo sufrió mucho". Tal es el veredicto, absolutorio para la Inquisición y de rehabilitación para Galileo, anunciado ayer por la comisión pontificia que ha estudiado el caso durante 11 años.

Oídos estos argumentos, Juan Pablo II, que en 1981 ordenó revisar los archivos relativos a la condena pronunciada en 1633 contra el matemático de Pisa, por sostener que era la Tierra la que giraba alrededor del Sol, y no al contrario, afirmó ayer que II el doloroso malentendido (entre ciencia y fe) pertenece ya al pasado".El Papa lanzó, además, una doble recomendación para evitar "fenómenos análogos" en el futuro. A los teólogos, les señaló que "es su deber mantenerse regularmente informados sobre los descubrimientos científicos y examinar, según las circunstancias, si es el caso o no detenerlos en cuenta en su reflexión". Y a los científicos, que "la conciencia del doble desarrollo" del hombre -el "horizontal", que deriva de "la ivestigación científica y técnica" y el vertical, que se "orienta hacia el Creador de todo"-_ contribuye "a restablecer la armonía" del progreso.

Un mito rechazado "Desde el siglo de las Luces caso Galileo se había convertido en una especie de mito, asociado a una imagen de los hechos bastante alejada de la realidad", y en el "símbolo del supuesto rechazo de la Iglesia al progreso científico", señaló ayer el Papa entre los magníficos frescos de la Sala Regla del Palacio Apostólico vaticano. Una selecta concurrencia de cardenales, obispos y cuerpo diplomático asistía a la sesión de clausura de los trabajos de la Academia Pontificia de Ciencias, organismo que agrupa a unas 80 personalidades de la cultura, entre las que figuran los españoles Severo Ochoa, Federico Mayor Zaragoza y Manuel Lora Tamayo, y el inglés Stephen Hawkíngs.

Ante ella expuso el cardenal Paul Pouppard, coordinador de la fase final de los trabajos de la comisión sobre Galileo, su reconstrucción histórica del conflicto entre la Inquisición y el físico copernicano. El cardenal Roberto Belarmino, que dirigía la Inquisición en 1633, le pidió a Galileo pruebas "reales y verificables" de que la Tierra giraba alrededor del Sol, con la advertencia de que la Iglesia revisaría su cosmogonía en caso de que las presentara, y de que, "si no, sería necesario interpretar con gran cautela los pasajes bíblicos que declaran que la Tierra es inmóvil".

"De hecho, Galileo no logró probar irrefutablemente el doble movimiento de la Tierra", prosiguió Pouppard, el cual no fue establecido "hasta más de 150 años después, con medios ópticos y mecánicos".Retornando a este relato, el Papa Wojtylaseñaló que "Galileo no distinguió entre lo que es el enfoque científico de los fenómenos naturales y la reflexión sobre la naturaleza, de orden filosófico ( ... )". Por ello, rechazó la sugerencia que se le hizo de que presentara como hipótesis el sistema de Copérnico, hasta que éste no fuera confirmado con prueba irrefutables. "Lo que, por otra parte", añade Wojtyla, "era una exigencia fundamental del método experimental cuyo genial iniciador fue él (Galileo)".El Papa reconoce al físico de Pisa "una mayor perspicacia que a sus adversarios teológicos", que "en su mayoría no percibieron la distinción formal entre la Sagrada Escritura y su interpretación", mientras que Galileo advirtió que, aún siendo infalible la Biblia, bien podían equivocarse sus intérpretes.

 Juan Pablo II concluyó que "cada disciplina debe tomar una conciencia más rigurosa de su propia naturaleza", ante "la irrupción de un nuevo modo de afrontar el estudio de los fenómenos naturales". Y en concreto, en la actividad pastoral, pidió disposición para "una auténtica audacia" en la consideración de nuevos datos científicos, aunque "evitando el doble escollo dé la toma de posición incierta y el juicio apresurado".

Evitar "conflictos inútiles"

El Papa se mostró confiado en que "el emerger de la complejidad" en la ciencia, que indica que "es necesario recurrir a una pluralidad de modelo?, y la "seriedad de la información científica" transmitida por la Academia Pontificia, contribuirán a evitar "nuevos conflictos inútiles, en estos tiempos de disciplinas "relativamente nuevas, como la biología y la biogenética" y de descubrimientos "que parecen amenazar los fundamentos mismos de lo humano".

Aunque no se trata del primer paso en la rehabilitación de Galileo, el discurso que pronunció ayer el Papa en el Vaticano cerró una historia que acabó ocasionando una "trágica incomprensión recíproca" entre teólogos y hombres de ciencia.

Galileo, de cuya muerte se cumplen ahora 350 años, se adhirió a la entonces teoría de Copérnico, quien sostenía que era el Sol y no la Tierra el centro del universo, en contra de lo que se pensaba en su época. Esta tesis chocó con la Iglesia, que apoyaba la situación central de la Tierra, basándose en la interpretación literal que en aquel tiempo se daba de la Biblia, en la que se consideraba a la Tierra como centro del universo, según el conocimiento vulgar del pueblo hebreo.Procesado por el Santo Oficio, Galileo fue condenado y confinado tras 17 años de causa, después de ser forzado a abjurar de sus "errores". Fue eximido de la pena de cárcel, debido a su avanzada edad y a sus condiciones precarias de salud.

                                                                                                                 PERU EGURBIDE

                                                                                                             Roma 1 NOV 1992


Otro claro ejemplo de la variedad de interpretaciones, argumentos y elementos de opinión que podemos encontrar en mundo académico sobre este tema. Y no he hecho mención a lo mío específicamente la historia y la arqueología, donde la enorme variedad y cantidad del registro historiográfico y arqueológico  que existe es impresionante, y aún teniendo documentación y restos que nos permiten tener certezas en algunos puntos, la discusión  académica no cesa, al contrario cuantos más elementos tenemos más debates hay. Y no hemos, ni siquiera rosado en esta respuesta el Islam. Así que Santiago fíjate si tenemos material más que suficiente para adentrarnos en un intercambios de ideas apasionante. Recordemos que a todo el material que cada uno haya leído o informado a través de la prensa o cualquier medio, hay que agregarle que todos sin excepción, estoy seguro tenemos una opinión, no importa de qué óptica, lo que importa qué mal o bien, y con todo derecho tenemos una opinión. Y sobre ese derecho a esas ideas podemos discutir, intercambiar ideas pero no menospreciar a nadie porque piense diferentes a nosotros. A continuación también voy a subir el artículo de Feuerbach para aquellos que les interese.

Finalmente y para terminar, porque en realidad, tal cual es mi costumbre me extendí demasiado, sé que esto va ameritar un segundo rezongo de Miguel, que ya me hizo uno hace poco, Hartman coincido totalmente con tu razonamiento, pienso que realmente es así textual.

Coracinero me parece realmente muy interesante lo que escribiste, es muy buen razonamiento que da muchísima tela para cortar. Siempre me hice una pregunta a la que todavía no he encontrado respuesta, ¿Tenemos una sola Biblia, son dos totalmente diferentes, a las que el o los autores buscaron darle un punto de contacto para darle continuidad a una de la otra? El ejemplo más claro está en Mateo, ¿porqué esa cita genealógica tan larga para darle a Jesús una descendencia de David?

Hay para mucho más, estoy feliz de estar de nuevo con ustedes, un fuerte abrazo.



juan el que piensa
Imagen de juan el que piensa
Desconectado
Legionario Inmunis
Desde: 5 Dic 2015

 Feuerbach y cómo el hombre creó a Dios

Ludwig Feuerbach (1804-1872), filósofo alemán iniciado en el pensamiento kantiano y seguidor inicial de Hegel y del movimiento idealista alemán, como correspondía a su época y a su medio, pronto decidió apartarse para seguir su propia orientación. En su obra “La Esencia del Cristianismo, Crítica filosófica de la Religión”[1], y la continuación “¿Dios creó al hombre, o el hombre creó a Dios”,    mientras Kant limitaba la razón para dar cabida a la fe, Feuerbach desmitificó tanto la razón como la fe para dar cabida a su concepto materialista de una “conciencia humana encarnada”, que integraba razón e instintos en una forma de espiritualidad originada en el mismo ser humano. Su “método de crítica transformadora”, invirtió el principio de Hegel de que el individuo era una función de lo absoluto con el concepto de que “el Absoluto es una función del individuo”. También a diferencia de Hegel independizó la religión de la filosofía por considerar como función de la filosofía criticar a la religión y no fundamentarla. Para él la teología no era más que la conciencia religiosa sistematizada, y la religión un simple “sueño de la razón”. Reducía metafísica, teología y religión al estudio de la conciencia humana encarnada y sus características específicas con los deseos y las pretensiones humanas, porque el centro del pensamiento de Feuerbach era ante todo relacionado al ser humano.

En “La esencia del cristianismo”, dice que Dios es para el hombre el contenido de sus sensaciones e ideas más sublimes. Que la religión es el reflejo de la esencia humana en sí misma. Feuerbach también invierte las ideas creacionistas afirmando que Dios es una creación humana. A Dios atribuye el hombre sus propias cualidades humanas y en Dios refleja los deseos humanos no realizados. Lo que el hombre necesita, desea y no puede lograr, es para Feuerbach lo que el hombre proyecta en Dios. “La palabra Dios tiene peso, seriedad y sentido inmanente en boca de la necesidad, la miseria y la privación”. Los hombres que sufren son los que han creado a Dios, no son, como piensan muchos, los gobernantes o los sacerdotes, éstos lo que hacen es valerse de él. “Dios es el eco de nuestro grito de dolor”. “La conciencia de Dios no es más que la conciencia de la especie”. Para Feuerbach, Dios es producto del hombre que se vuelve ajeno a su productor y lo domina, causando una enajenación en la conciencia humana, entendiendo como enajenación el sentido preciso de la palabra, algo ajeno al ser humano que él mismo ya no controla, situación cuya provocación, sin embargo, puede solucionarse con la actuación misma de la conciencia.

En “El ateísmo como visión positiva”, otros de sus libros, Feuerbach habla de deseos que en realidad el hombre no desea satisfacer y que es un error suponer su satisfacción porque no son deseos reales y sólo tienen valor para su imaginación. La satisfacción de ellos sería para el hombre una amarga decepción. Si se llegara a satisfacer el deseo de vida eterna, el hombre se mantendría tan hartado de vivir que hasta anhelaría la muerte. Lo que simplemente quiere el hombre es evitar una muerte prematura y violenta o espantosa. Al final nos cansamos de todo, incluso de la vida, y llega un momento en que deseamos la muerte. Por lo tanto no hay nada aterrador en una muerte normal, la muerte natural de una persona que ha cumplido consigo misma y vivió su vida. Igual que el deseo de la vida eterna, los deseos de perfección y conocimiento absoluto, también son sólo deseos imaginarios. La historia y la experiencia diaria demuestran que la supuesta lucha humana por el conocimiento ilimitado y la perfección son un mito; el hombre no tiene deseo de saberlo todo, él sólo quiere conocer las cosas a las que está particularmente proyectado.

En “La esencia de la religión”[2], Feuerbach dice que si Dios satisficiera o realizara los deseos humanos de felicidad, perfección e inmortalidad, se podría deducir que privar de Dios al hombre sería destrozar su corazón; por ello Feuerbach impugna las premisas por las cuales la religión y la teología deducen la necesidad y la existencia de Dios, o de la inmortalidad, que es la misma cosa, y sostiene que los deseos que sólo se satisfacen en la imaginación, o los que se deducen de la existencia de un ser imaginario, son deseos imaginarios y no los reales del corazón humano; sostiene que las limitaciones que anula la imaginación religiosa con la idea de Dios o de inmortalidad, son determinaciones necesarias de la esencia humana y  no pueden ser disociadas de ella, por lo tanto no hay más limitaciones que las existentes en la imaginación humana.

Dice que el cristianismo se fijó el objetivo de cumplir con deseos humanos inalcanzables, lo cual hace ignorar los deseos alcanzables. La promesa de vida eterna priva al ser humano de la vida temporal. Enseñar a confiar en la ayuda de Dios le quita al humano la confianza en sus propias fuerzas; infundirle fe por una vida mejor en el cielo, destruye su fe tanto en la posibilidad de una vida mejor en la tierra, como la fe que requiere en sí mismo para lograrla. El cristianismo, al dar deseos para que la imaginación desee, no da lo que él ser humano desea real y verdaderamente.

No era la idea de Feuerbach la especulación sobre la realidad a partir de la negación de Dios, ni ser un crítico de la religión; su motivación era la comprensión del ser humano y de las cosas, con la preeminencia de los sentidos sobre la razón, y con la idea esencial de la alienación humana resultante de la renuncia a su autonomía y a sus posibilidades ante el poder ilusorio cedido a la divinidad. Por ello consideraba que se debía denunciar a la religión como indicio de malestar humano. El sentido de luchar contra la religión resultaba para Feuerbach de comprender la miseria humana que implica la necesidad de consuelo.


Publicado en la página web:

Sitio Cero

PorJuan Rodes

27 febrero, 2013




[1] Feuerbach, Ludqig, La esencia del cristianismo: Crítica filosófica de la religión”, Volumen 61 de la Biblioteca de Obras Famosas, Editorial Claridad, 1963, 2ª Edición, Buenos Aires- Argentina. Publicada  en internet en la página www.alejandríadigital.com obra de dominio público, descarga gratuita.

[2] Feuerbach, Ludwig, “La esencia de la religión”-  Editorial Trotta, Madrid , 2013.

Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

¡Benvindo Juan!

Un placer volver a leerte

 


Todavía no he empezado a pelear

  200-cruz  200-cruz 

Coracinero
Imagen de Coracinero
Desconectado
Patricio
Redactor MHMSocio MH
Desde: 19 Feb 2010

Santiago, voy a ir más allá, ya son consideraciones personales y todo ese rollo, según mi entender y mi forma de enfocarlo.

 Dices que si alguien habla de historiografia y fe es absurdo. Bien, pienso igual. Como si se hace una exegesis de Alejandro Magno, ya sabemos los problemas de Alejandro con las fuentes. Mismo procedimiento.

 Ahora bien dices que de teología y fe: ¿Porqué cedes ahí?

 ¿Por ceder simplemente? ¿La teología es muy complicada ? ¿Doctores tiene la iglesia ? ¿Mucho latín? Preguntas retóricas claro.

 Santo Tomás de Aquino escribió la Summa, la cual leí y la dejé al final. Tomás después de escribir esa Summa tuvo una visión o éxtasis o lo que sea, y quiso meterles fuego. Sus discípulos publicaron la obra y terminaron lo que dejó porque le parecía absurdo lo que escribía.

 Por ejemplo  (y esto es personal y lo doy como apunte sin más) yo no creo en la transubstanciación (sé bien que se justifica mediante lecturas coordinadas de la biblia) y no me considero husita ni chorradas. Tampoco en la consustanciación protestante.

 Soy católico y me considero tal (es la institución que más facilidades da de las cristianas) pero después de lo que he dicho, bueno la palabra hereje es una porquería. Los protestantes ya eran herejes.

 Entiendo que hay una vida (eso no se puede negar) y que tenemos que obrar: esa es la fe, sin historias.

 De lo que habla Jesús es de algo Vivo. Todo lo demás es encorsetado y volver al tiempo fariseo. Tampoco digo ojo, que la cosa sea un despiporre en plan hippy marihuana. Hablo de vivir la vida, ese es el conocimiento de Dios. 

 Según dice Dios (no la teología) El ya nos conoce. 

 


O Fortuna, velut Luna, statu variabilis.    Semper crescis aut decrescis, vita detestabilis.    Nunc obdurat et tunc curat, ludo mentis aciem.
Egestatem, potestatem, dissolvit ut glaciem.   Sors immanis et inanis, rota tu volubilis. Status malus, vana salus semper dissolubilis.  Obumbrata et velata, midhi quo que niteris. Nunc per ludum dorsum nudum, fero tui sceleris.  Sors salutis et virtutis, midhi nunc contraria, est affectus et defectus, semper in angaria.     Hac in hora, sine mora, corde pulsum tangite. Quod per sortem, sternit fortem, mecum omnes plangite.