El Palacio de Versalles, la creación de Luís XIV MHM1 (preview)

Sin respuestas
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Si bien el absolutismo fue despedido con el recuerdo de sus peores momentos, es cierto que favoreció el surgimiento de grandes monarcas capaces de superar las diferentes circunstancias y afrontar situaciones difíciles saliendo airosos.

 
Estancia superior de la Capilla Real. El Palacio usa tejados planos o volteados a voluntad. La estancia superior de la capilla, proyectada por Robert de Cotte, comunicaba directamente con las dependencias reales y estaba decorada por una bella columnata. Tanto la decoración como el estudio del efecto de la luz marcaron la estética de las próximas décadas.  

El final de la edad feudal vino marcado por un cambio en las relaciones de vasallaje las cuales dejaron de basarse en el respeto y la lealtad para convertirse en un sistema de clientela. El rey se transformaba en un primus inter pares y estaba obligado a jugar, con medida exacta, entre los intereses de las diversas familias nobles, quienes, pese a ser servidoras del rey eran peligrosas y habían de ser tratadas con cuidado. Los amplios lazos de este nuevo sistema abarcaban todos los estamentos de la pirámide social pues cada familia tenía su influencia repartida por todo el país, por lo que un choque de intereses, ya fuera en la corte o a simple nivel local, podía tener repercusiones a escala nacional.

No debemos pensar, sin embargo, que el monarca era el único situado en la cuerda floja. En el otro extremo de la balanza, los distintos clanes de la nobleza debían pugnar por ganarse el favor del rey, ya fuera acatando todo lo que éste les mandara o adelantándose a sus intereses. Por ello el rey estaba interesado en mostrar su poder por encima de los demás. El buen rey debía ser la encarnación perfecta de las aspiraciones nacionales, sin olvidar acentuar su calidad como representante divino.

Es con este fin que, durante el siglo XVI, la realeza fue vistiéndose con un complicado ceremonial cada vez mayor. Enrique II de Francia y Felipe II de España, por ejemplo, adoptaron el título de Majestad, reservado al emperador. En 1548 la corte española asimiló el laborioso ceremonial de la corte de Borgoña; en Francia, el lever y el coucher fueron adquiriendo cada vez mayor importancia al convertirse en eventos a los que únicamente podía asistirse con una invitación especial.

Todo esto servía para acentuar el poder real así como para ocultar cualquier posible signo de debilidad, ya que ésta hubiera sido interpretada por la aristocracia como una....

 

Para terminar el articulo:

Si no eres socio de MH todavía pulsa aquí

Si eres socio de MH pulsa aquí