La Santa Hermandad

3 respuestas [Último envío]
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Prólogo:

La Santa Hemandad fue un organismo creado en Castilla por los reyes Católicos en 1476, para el mantenimiento del orden público y represión del bandolerismo y la anarquía reinantes en los comienzos de su reinado. La Santa Hermandad actuaba al tiempo como un cuerpo de policía y como un tribunal de justicia.

Relato:

Era una oscura tarde de diciembre de 1495, cuando Pablo Fernandez, capellan de la iglesia de Santa María del Pardo en Ciudad Real, entró en la casa. Al abrir la puerta, el espectáculo que se ofreció ante sus ojos le dejó consternado: arcas y cajones aparecían volcados, y la ropa que había en ellos, esparcida por el suelo.

Todos los libros tenían los lomos destrozados, y el colchón estaba roto y con la lana por fuera. Incluso algunos ladrillos habían sido removidos. Fue donde guardaba el dinero y comprobó, efectivamente, que todo lo que tenía valor había desaparecido.

El indignado capellan echó a correr, en dirección a la casa de la hermandad, que estaba a pocos minutos de allí. Entró en el portalón dando tales voces que el propio alcalde salió haber que ocurría.

-- ¡Ayuda!, ¡auxilio!, ¡me han robado!, ¡todo mi dinero ha desaparecido!.

Con gran nerviosismo esplicó al alcalde lo que había ocurrido, y este envió mensajeros a galope para que hicieran sonar la campana de la iglesia. Al poco rato de sonar las campanas, se fueron concentrando hombres a pie y a caballo frente a la casa de la Hermandad. Vestían capas de color verde bosque bordadas en plata, con una pequeña gola blanca.

 El atuendo quedaba completo con un pantalón hasta la pantorrilla, cerrado por largos calcetines y zapatos puntiagudos. Uno de aquellos hombres llevaba el estandarte de la Hermandad: era de damasco verde con una flecha bordada, y junto a ella, las armas de la reina Isabel: el yugo de oro y las flechas bandeadas en negro. El alcalde les puso al corriente del robo y los congregados corearon la invocación de la Hermandad a una sola voz:

<<¡Dios ayuda! ¡Santa María, va!
E San Juan de Letrán
E San Cristobal de las aguas pasar
E San Pedro de ultramar
A los Reyes nuestros señores
y a todos los que tiene y sostienen
la Santa Hermandad
de Toledo e Talavera e Ciudad Real>>

--Amén, repuso el alcalde. Después aquellos que tenían los caballos más veloces se dispersaron en persecución del bandido.......

Esta era una escena frecuente en aquellos tiempos. Isabel y Fernando habían comenzado su gobierno con un mar de dificultades: el reino estaba en un completo desorden tras la guerra por la corona. Los malhechores eran dueños de los campos y tenían aterrorizados a los habitantes de las aldeas.

Quemaban las cosechas, robaban ganado, asaltaban a los viandantes en los caminos, forzaban mujeres, asesinaban hombres. También los poderosos actuaban com les venía en gana, eran auténticos reyes en sus diminios y no permitían que nunguno osase oponerse a sus caprichos.

Algunos de ellos incluso protegían a los malhechores, pues les venía bien que las gentes de la comarca estubieran aterrorizadas. Otros eran hostiles al gobierno de Isabal y Fernando. Por eso, desde el primer momento los jóvenes reyes decidieron acabar con aquellos peligrosos señores.

 Se prohibieron las guerras privadas, despojaron de sus cargos a los nobles más revoltosos e incluso derribaron los castillos de quienes se oponían a sus órdenes. Para contener a los malhechores, idearon que una guardia de hombres armados vigilara los campos!.

Se llamaría "Hermandad", como las que habían existido en el pasado. Cuando la Santa Hermandad capturaba a un malhechor, lo juzgaba un tribunal presidido por el alcalde y después esperaba en las oscuras mazmorras el cumplimiento de la pena.

Esta era terrible, incluso para aquella época. Si se trataba de pequeños robos, que no pasaran de 500 maravedíes, el condenado tenía suerte, pues solo le darían unos cuantos azotes y después le dejarían marchar. Pero ¡ay de el si los daños subían de esa cifra!.
 
Entonces al infeliz le cortaban un brazo o una pierna, o incluso se le aplicaba la pena de muerte, una muerte lenta y dolorosa, porque era atado a un poste y asaeteado. Sin embargo, fuera por esta dureza o por la firme autoridad de los reyes, el reino se fue pacificando.

 Al menos eso nos dice Hernando Del Pulgar:

".....En todos todos sus reinos poco antes había hombres robadores y criminosos, que tenían diabólicas osadías, o sin temor de justicia cometían crímenes e feos delitos.

E luego en pocos días súbitamente se imprimió en los corazones de todos grande miedo, que ninguno osaba sacar armas contra otros, ninguno osaba cometer fuerza, ninguno decía mala palabra no descortesía, todos se amansaron e pacificaron, todos estaban sometidos a la justicia, e todos la tomaban por su defensa.

Y el caballero y el escudero, que poco antes con soberbia sojuzgaban al oficial e al labrador, se sometían a la razón e no osaban enojar a ninguno, por miedo de la justicia que el rey y la reina mandaban ejecutar.

Los caminos, asimismo, estaban seguros, e mucho de las fortalezas que poco antes con diligencia se guardaban, vista esta paz, estaban abiertas, porque ninguno había que osase hurtarlas, e todos gozaban de paz e seguridad."


A juzgar por sus palabras, se había cumplido lo que tanto deseara la reina, " los soldados en el campo de batalla, los obispos en sus pontificales y los ladrones en la horca".


FIN

 


El traje de los soldados de la Hermandad era muy sencillo. Consistía en calzas de paño encarnado, en un sayo de lana blanca con manga ancha, y una cruz roja en el pecho y espalda; cubrían la cabeza con un casco de hierro batido, pero ligero, y su armamento se reducía a la lanza y a la espada pendiente del talabarte. 
 
La figura número 1 de la adjunta lámina representa un Alférez con su enseña. La número 2 es un Tambor o Atabalero , y el número 3 un Lancero. 

corso
Imagen de corso
Desconectado
Ciudadano
Desde: 24 Ene 2011

De hecho la Santa Hermandad es en parte la precursora de la actual policia, su creación fue un síntoma del auge del poder de las villas y burgos (de las polis), aunque sus  propósitos pronto chocaron con el creciente  poder de la Corona-Estado, mas interesada en disponer de un ejército permanente controlado y no de una reserva policial fraccionada. Resurgiendo la necesidad de una policia o guardia civil ya en el siglo XIX.

Se acuño el término "a buenas horas mangas verdes"

Eljoines (not verified)
Imagen de Eljoines

También comentar, que la "Santa Hermandad", llevó la autoridad y justicia española a los más apartados rincones de España, halló donde casi no había existido.

Esta milicia ya tenía sus precedentes en la época medieval, aunque bien es cierto, ahora se le dada un impulso a formar un cuerpo policial sólido y estable.

Se le podía dar en la época moderna, una similitud a la actual, "Guardia Civil". La Santa Hermandad" recibió una serie de funciones específicas, las cuales eran:Poner orden en los campos y caminos y proteger a las gentes de los malhechores.

Con esto se quería poner fin a la anarquía que imperó en los anteriores reyes castellanos., el ratio de policía-ciudadano se estableció en: un soldado a caballo por cada 100 vecinos.

 

 

saludos

rafa07
Imagen de rafa07
Desconectado
Equite
Desde: 15 Mar 2012

Enhorabuena, un artículo muy entretenio. Me ha gustado la forma de presentarlo.

 

Un saludo

 


Rafa Navarro