La ocupación de Barcelona de 1714

1 respuesta [Último envío]
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

 Autor: cu_cut, 11/Sep/2008 11:34 GMT+1:



A las 4.30 de la madrugada del 11 de setiembre empezo el asalto. Todos los cañones y morteros dispararon hasta 3 descargas, despues los soldados bajaron en masa hacia el valle. Se trataba de un ataque general con mas de 18.000 soldados que se extendia desde el reducto de Santa Eulalia hasta el Baluarte de Portal Nou. Todas las campanas de la ciudad tocando a somantent llamaron al pueblo a la lucha.

La izquierda borbonica compuesta por unos 6.500 soldados de regimientos experimentados como el de la Vielle Marine, Guerchy o Ponthieu, tenia que atacar el reducto de Santa Eulalia, el baluarte de Llevant y, al norte de este baluarte, la brecha de Molins. La ala derecha borbonica, compuesta casi en su totalidad por fuerzas españolas, y con tropas de prestigio como las Guardias Valonas y Guardias españolas, se componia de 4.300 soldados y su obtjetivo era la brecha frontal del baluarte de Portal Nou. El centro borbonico sumaba 8.600 soldados; estaba compuesto por franceses y contaba, tambien, con fuerzas de prestigio de los regimientos de Artois, Anjou o Couronne. Su objetivo era la brecha principal o real, la brecha de Sant Daniel y la brecha de Carnalatge, cerca de Santa Clara por la banda sur.

El ataque fue simultaneo, a excepción del ataque a la brecha real. La guarnición del reducto de Santa Eulalia, situado extramuros y cubriendo los accesos al muro, aguanto bien los primeros ataques y se retiro en orden hacia el baluarte de Levante. Los franceses continuaron en dirección al Portal del Mar, peor quedaron frenados por una gran barricada construida con barcas y defendida por elementos populares.

A la vez, nodridos contingentes atacaron directamente los baluartes de Llevant y Santa Clara, y las dos brechas, de unos 25 metros cada una, del Carnalatge y de Molins, que se abrian entre Santa Clara y Llevant. Hacia las 5.15, los franceses pudieron barrer a los defensores de la brecha de Molins. Seguidamente y desde la muralla, forzaron la retirada de lso defensores de la brecha del Carnalatge.

Por fin habian podido pasar a la ciudad, ahora se trataba de entrar como un torrente. Desde sus posiciones, los franceses avanzaron hacia la retaguardia de los baluartes de Llevant y Santa Clara rodeando a los defensores. Buena parte de los combatientes de este ultimo baluarte escaparon a traves del convento de Santa Clara. Los defensores del baluarte de Llevant, pero, fueron exterminados. Mientrastanto una columna comandada por el coronel Chateaufort progresaba siguiendo la muralla de Mar hacia el Pla de Palau. Los catalanes que se habian retirado de las brechas intentaban formar una linea de contención por la banda del Carnalatge. Este grupo hostigaba la columna que se habia internado, que pronto choco con el baluarte de Migdia y sus defensores; estos giraron sus cañones contra el nuevo peligro. Ademas, las fuerzas de reserva concentradas cerca de las Drassanes, comandadas por el Marques de Vilana, empezaron a avanzar hacia la zona de Pla del Palau acompañadas de una masa popular de mujeres, niños y viejos con armamento desigual. Chateaufort quedo frenado y refugio sus tropas en el edificio de la Caserna, donde la artilleria del baluarte del Migdia destrozo a su gente. En esta zona el avance frances habia quedado frenado. A la vez la compañia de Notarios Publicos intento ocupar el convento de Santa Clara pero resulto exterminada. A las 6.45, el frente se habia estabilizado en este sector derecho de los defensores.

Villarroel, al oir los ataques de artilleria y las campanas, corrio hacia la zona de las murallas y retomo el mando con energia. Concentro sus tropas en el Pla d'en Llull y reclamo la presencia de la bandera de Santa Eulalia.

Por el centro, los borbonicos pudieron empararse del Baluarte de Santa Clara, gracias al exito de la ruptura en la brecha de Molins y Carnalatge. Las fuerzas francesas tambien pudieron barrer la resistencia en la brecha real de unos 150 metros de ancho. Pensaba que la brecha estaba minada y que los catalanes la harian volar cuando hubiera un contingente numeroso de fuerzas en ella. A la vez los españolesque asaltaban el Portal Nou fueron rechazados en todos los intentos que hicieron.

Desde la brecha de Sant Daniel los franceses dirigidos por el brigadier Balincourt se hicieron con el extremo de la travessera, y aún desde el terraplen de la muralla y, aprovechandose que era mas alta, hostilizaron a los defensores de la segunda fortificación. La travessera no pudo aguantar y los generales Bellver y Thoar ordenaron la retidada hacia la linea de casas detras de dicha travessera y hacia el convento de Sant Agustí, una mole medieval que era una autentica fortaleza, contra la cual se estrellaron los atacantes. Los franceses pudieron comprobar que la polvora de las minas de la brecha real se habia mojado con las lluvias. Entonces, Berwick dio la orden de atacar en masa y casi en formación, y unidades francesas y españolas enfilaron hacia la brecha. El grueso de estas tropas giro a la derecha para atacar, por detras, el baluarte del Portal Nou. El general Bellver hizo retroceder las vanguardias invasoras que se infiltraban por la calle del Portal Nou, mientras levantaban barricadas en la plaza de Sant Agusti Vell. Aún los catalanes continuaron contraatacando por este sector facilitaron la huida de una parte de los defensores del baluarte del Portal Nou. En paralelo e intramuros, los catalanes ocuparon el monasterio de Sant Pere de les Puelles, y se hicieron fuertes en él. A la vez los francoespañoles avanzaron por el terraplen de la muralla y ocuparon el baluarte de Sant Pere; y seguidamente marcharon por el mismo terraplen contra el de Jonqueres. Los defensores de Jonqueres giraron sus dos cañones y con metralla diezmaron a los atacantes. Los catalanes de Jonqueres contraatacaron y llegaron a recuperar el baluarte de Sant Pere; pero no se pudieron mantener. Los borbonicos, nuevamente en el baluarte de Sant Pere, volvieron a avanzar hacia Jonqueres, pero los tiradores catalanes disparaban casi a quemarropa contra todo lo que se movia por el terraplen de la muralla. Aun nuevamente los defensores de Jonqueres volvieron a contraatacar ocupando nuevamente el baluarte de Sant Pere pero de nuevo no pudieron mantenerse en él.

A las siete de la mañana la situación estaba estabilizada en el centro y la izquierda de los defensores, y ambos bandos recuperaron fuerzas. Los borbonicos tenian el pie dentro de la ciudad pero los catalanes estaban firmemente asentados en las lineas de casas que definian el limite urbano, y aún controlaban parte del convento de Sant Agustí y el monasterio de Sant Pere, aunque habian perdido el convento de Santa Clara. Con el enemigo contenido en toda la linea, Villarroel se planteo el contraataque. La moral de lucha de los defensores debia ser extraordinaria.

Las escasas reservas de tropas, con la ayuda del pueblo en armas se distribuyeron en los diferentes sectores. En la banda derecha catalana, Chateaufort, batido por la artilleria del baluarte del Migdia, se retiro hacia los huertos de Passa-pertot. Entonces Vilana hizo avanzar sus contingentes dispersos por los edificios del sector de Ribera, hasta que llego a la travessera pequeña, que ocupo despues de un violento combate. Villarroel en persona dirigio los ataques al Pla d'en Llull. Pretendia reocupar la plaza y despues intentar recuperar el baluarte de Santa Clara y romper la linea borbonica. Media plaza la del sector de poniente estaba en manos de los defensores; la otra mitad estaba en manos de la Vielle Marine. Las casas de un lado y otro se habian convertido en verdaderos fortines. Al atravesar la plaza, los catalanes fueron aniquilados por el nutrido fuego de los franceses, Villarroel, herido en una pierna hubo de retirarse.

En la zona central, el coronel Thoar ataco y recupero totalmente el convento de Sant Agusti, de manera que los invasores fueron rechazados hacia la travessera. Por la izquierda catalana hubo el contraataque mas importante. Casanova y los prohombres de la ciudad, con fuerzas de la Coronela y el pueblo armado se concentraron en el huerto de Fava, detras del baluarte de Jonqueres. Alli subieron el terraplen de la muralla y avanzaron en tromba hacia el baluarte de Sant Pere. Los borbonicos fueron barridos y se hicieron fuertes dentro del baluarte. El inversemblante contraataque, siempre presidido por la bandera, continuo hasta el baluarte de Portal Nou. Los borbonicos se lanzaron al sector con refuerzos y los catalanes tuvieron que retroceder hasta la zona del baluarte de Sant Pere. Los de la bandera, pese a todo, continuaron el combate con obcecación, reconquistaron la totalidad del baluarte de Sant Pere y aún volvieron a cargar contra el baluarte de Portal Nou. Nuevamente la masa de soldados borbonicos pudieron detener la turbulencia. Enmedio de una lucha brutal, cayo herido el conseller en cap Rafael Casanova.  Agotados, los catalanes se retiraron de nuevo hasta el baluarte de Sant Pere. Los españoles, a su vez, pasaron al contraataque intramuros y pudieron tomar el monasterio de Sant Pere.

A las 8.30 de la mañana todos los contraataques catalanes ya habian sido rechazados, pero habian dejado una huella de terror en el conmocionado enemigo. Ambos bandos presentaban señales de agotamiento y las bajas habian sido muy numerosas. Los invasores, sin muchas pretensiones, se contentaban con ganar posiciones ventajosas, casa por casa, y calle a calle. Por el sector de la izquierda catalana, los ataques franceses desalojaron a los catalanes de la pequeña travessa y despues de los edificios del Carnalatge y la Peixateria. La barricada del Pla de Palau pero, permanecio firmemente y rechazo todos los ataques. Por la banda del centro, el coronel Thoar aún fue capaz de contraatacar y provoco una desbandada de franceses que recularon hasta la brecha real. Los combates mas tenaces y sangrientos se desenvoluparon en el monasterio de Sant Pere: el espacio cambio de manos hasta 11 veces durante toda la mañana. Finalmente los catalanes volaron parte del edificio y se hicieron fuertes en sus ruinas.

El frente se habia estabilizado, nadie avanzaba ni nadie retrocedia. Aun asi, la desproporcion de fuerzas era inapelable.

Los catalanes no podian ganar y, si continuaba la lucha, se arriesgaban al saqueo general y el exterminio de la población. Por otro lado, los catalanes aún eran lo suficientemente fuertes para negociar una rendición. A las tres de la tarde un corneta toco a parlamento. Los catalanes hubieron de aceptar las durisimas condiciones de capitulación ofertadas por Berwick.

A lo largo del bloqueo y asedio los catalanes tubieron entre muertos, heridos y desertores, unas 6.850 bajas. Los borbonicos sufrieron unas 14.200 bajas.

Y asi:

Se puede decir de los barceloneses que no hay ejemplo de una defensa tan obstinada, que si tropas regulares hubieran hecho una parecida, habrian conquistado la gloria inmortal.

Marques de Quincy. Histoire Militaire du règne de Louis le Grand. 1726.

---------------------------------

La ciutat de Barcelona estigué escitiada catorze mesos sens tenir ajuda de ningú, antes no se volgue donar, i despres se hagué d'entregar, i se romperen tots los privilegis de Catalunya, de on ploram i plorararem, nosaltres i nostres descendents.

Joan Esteve Llandrich. Diario. 1714


Autor: Brittich, 11/Sep/2008 12:49 GMT+1:


 

Interesante descripción de los acontecimientos sucedidos en la ocupación de Barcelona por las tropas españolas borbónicas del rey felipe V en 1714 .

Saludos.

matiere
Imagen de matiere
Desconectado
Equite
Socio MH
Desde: 2 Oct 2009

Una pregunta , ¿porque en la diada se ponen flores en el monumento de Casanova y se le aclama como heroe , y no a Villarroel?

porque el tal Casanova , de heroe nada.

 


El dinero no da la felicidad , ¡Hombre ! si hablamos de mucho dinero , ya es otra cosa.

Marx (Groucho)