La Guerra Civil Inglesa

Sin respuestas
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Autor:                           Dudailo

 

 

 

 

 La guerra civil inglesa (antecedentes, transcurso, consecuencias)

LA GUERRA CIVIL INGLESA Y SUS CONSECUENCIAS:

Antecedentes de la guerra civil:

Inglaterra se había retirado de la Guerra de los Treinta Años (1618-1648) después de la primera década. Carlos I opinaba que el parlamento interfería en sus prerrogativas reales y que cada vez era menos manejable, decició gobernar sin él. Muchos historiadores han debatido sobre si este hecho se trató de un intento de establecer un absolutismo real al estilo continental, o simplemente de un recurso práctico. También se han hecho preguntas de la opinión que generó Carlos I en el país y en las que yo estoy de acuerdo en que la oposición que se creó hacia Carlos I fue una oposición compuesta por una gran variedad de ambiciones, enemistades e intereses económicos, políticos, religiosos e incluso personales.

La crisis se vio precipitada por otro ejemplo de la rebelión de un reino cercano, Escocia, contra las medidas de centralización administrativa y contra la imposición de la uniformidad religiosa. En ese caso fueron los presbiterianos escoceses quienes objetaron el Libro Anglicano de Oración y a los intentos de recuperar las tierras de la Iglesia de las que se habían apoderado los nobles escoceses. Carlos I, sin un ejército profesional y sin recursos suficientes para reclutarlo, tuvo que convocar de nuevo al parlamento, mientras que un ejército escocés ocupaba Newcastle (1640).


Carlos I

Con un gobierno paralizado por falta de dinero y ante el espectro del ejército escocés, un parlamento casi unánime acusó al principal ministro del rey y le obligó a abolir las instituciones de la monarquía absoluta: la corte de la Cámara Estrellada (jurisdicción real) y el Tribunal Supremo eclesiástico. Se determinó por ley que el parlamento debía reunirse regularmente, incluso sin convocatoria real, y que el rey no podía disolverlo sin consentimiento de la propia asamblea. Una vez conseguido esto, un partido en aumento empezó de nuevo a apoyar al rey contra los parlamentarios más radicales. La ruptura final se produjo a raíz de la cuestión de quien conseguía el máximo poder; es decir, el control de un ejército que debía sofocar la rebelión en Irlanda.

La guerra civil que siguió (1642-1646) unió, bajo la bandera del parlamento, a los adversarios del absolutismo real, a los puritanos religiosos que identificaban a la Iglesia episcopal anglicana con el catolicismo, y a todos aquellos que tenían motivos económicos o sociales de queja contra la monarquía. El parlamento ganó la guerra con ayuda escocesa. Inglaterra tuvo suerte de que sus vecinos continentales estuvieran demasiado ocupados en sus guerras para intervenir. Incluso con la ejecución de Carlos I (1649), acusado de haber provocado deliberadamente una segunda guerra civil, no suscitó más que lamentos en la Europa cortesana.

Transcurso de la guerra civil:

En agosto de 1642 Carlos reunió a su ejército en Nottingham. La primera batalla, que se libró en Edgehill el 23 de octubre, no fue decisiva. En general, el Rey controlaba el noroeste del país, mientras que el sureste, incluyendo la ciudad de Londres, estaba de parte del Parlamento.

En 1643 el Parlamento se aseguró el apoyo del Ejército escocés a cambio de acceder a conformar las iglesias de Irlanda, Escocia e Inglaterra “de acuerdo con la palabra de Dios y los ejemplos de las mejores iglesias reformadas”. Mientras tanto, Oliver Cromwell estaba perfeccionando su regimiento de caballería, los llamados Ironsides. Con ellos derrotó a los monárquicos, que se hallaban a las órdenes del príncipe Ruperto, el 2 de julio de 1644 en la crucial batalla de Marston Moor.


Batalla de Marston Moor (2 de julio de 1644)

 

Al año siguiente, los escoceses sufrieron un contratiempo cuando James Graham Montrose reorganizó los clanes de las Highlands en nombre del rey Carlos. Cromwell, ahora segundo en el mando del New model Army del Parlamento, destruyó las fuerzas monárquicas en la batalla de Naseby (el 14 de junio de 1645). En septiembre, los partidarios del Rey en las Highlands fueron derrotados por el Ejército escocés y Montrose huyó al continente. La primera fase de la guerra finalizó en mayo de 1646 cuando Carlos se rindió a los escoceses. Le entregaron al Parlamento en 1647.

El Rey rechazó las condiciones que se le impusieron para poder volver al poder: en realidad estaba tratando de ganar tiempo, con la esperanza de obtener ayuda de Escocia, mientras el Parlamento decidía las medidas que debía tomar. Carlos logró escapar a la isla de Wight, donde llegó a un 'Compromiso' (Covenant) con los escoceses, que dieron su palabra de restituirle en el trono, si él juraba el Covenant y convertía el presbiterianismo en la religión oficial de ambos reinos. Esto dio lugar a la segunda fase de la guerra, que comenzó en 1648 con el Ejército y el Parlamento luchando contra Escocia y el Rey. El Ejército escocés invadió Inglaterra, pero fue derrotado en Preston, y la oposición monárquica fue rápidamente reprimida.

Una vez que logró el control, el Ejército comenzó a expulsar del Parlamento a sus miembros presbiterianos. El denominado Parlamento Rabadilla (Rump Parliament) creó una comisión para juzgar al Rey por traición. Carlos fue declarado culpable y fue decapitado el 30 de enero de 1649. El Parlamento Rabadilla abolió la monarquía y la Cámara de los Lores, e Inglaterra se convirtió en una república.

Consecuencias de la guerra civil:

Tras la guerra civil se iniciaron intensos debates sobre la naturaleza de la política y sobre el tipo de régimen que deseaban los ingleses.
"El hombre más pobre que vive en Inglaterra tiene una vida que vivir, lo mismo que el más grande, y por lo tanto [...] cada hombre que debe vivir bajo un gobierno debería ante todo por propia iniciativa colocarse bajo ese gobierno."
Tal era el argumento de un oficial del ejército parlamentario. Otros proponían un parlamento elegido más democráticamente, la separación del ejecutivo y el legislativo, e incluso derechos para las mujeres.

A su "izquierda" había una serie de pequeños grupos político-religiosos que abogaban por distintas formas de sociedad "pseudocomunista" y milenaria. A todos ellos se oponían los "grandes"; los oficiales superiores del ejército y especialmente su principal general: Oliver Cromwell (1599-1658). Estos temían que la democracia política llevara a la abolición de la propiedad.


Oliver Cromwell

Los oficiales del ejército eran quienes detentaban ahora el poder último. La monarquía, la cámara de los lores y los obispos habían sido abolidos. Gran Bretaña se convirtió en una commonwealth; es decir, en una república. La cámara de los comunes fue primero purgada y más tarde abolida (1653). A partir de entonces, Cronwell gobernó el país. La variedad religiosa de sus seguidores hizo necesaria la tolerancia religiosa, aunque se impuso un estilo de vida puritano a pesar de que el paíes era reacio a dicho estilo de vida. Para legitimar su gobierno, Cromwell convocó tres parlamentos, pero cada vez se enemistó con ellos al igual que había ocurrido con la monarquía de los Estuardo.

A su muerte, la coalición de los distintos grupos de intereses y sectas religiosas que había apoyado a la Commonwealth se desmoronó, y en 1660 el país acogió de nuevo de una forma prácticamente unánime a la monarquía de los Estuardo en la persona de Carlos II (1649/1660-1685), hijo del ajusticiado Carlos I.