¡Fue la viruela causante del holocausto Azteca?

4 respuestas [Último envío]
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Resulta incomprensible que Pizarro, con tan sólo 168 hombres y 62 caballos lograse reducir un imperio como el incaico; lo mismo para el caso de Cortez, cuya compañía sometiese la Triple Alianza Azteca cuando la población sólo en la meseta central de México era de 25.2 millones (según el libro The Indian Population of Central Mexico, de S.F Cook y W.W. Borah1). Por otro lado, según los estudios del antropólogo de la Universidad de Cornell, H.F Dobyns, la población india de América antes de 1490 fue de entre 90 y 112 millones; y aunque luego revisó dichas cifras en su libro de 1983, Their Number become thinned, queda claro que en el período precolombino las ciudades de las Américas vivían mucho más personas que en las europeas. 

La hipótesis al acertijo de la conquista fue escrita por H.F. Dobyns, An Outline of the Andean Epidemic History to 1720 (1963) en la revista especializada Bulletin of the History of Medecine. Dobyns sostiene que los Incas no fueron derrotados por el acero y los caballos, sino por las enfermedades víricas y la desunión. Cuando irrumpieron los europeos, aquellas culturas estaban ya erosionadas y fragmentadas. “Cuando una de las facciones estaba a punto de perder la pugna intestina, se aliaba con los invasores para obtener ventaja; pero la cual era apenas pasajera y terminaba con la muerte de éstos”, escribe Charles C. Mann en su libro 1491.

Se cree que las enfermedades que asolaron el continente fueron traídas por los primeros colonizadores. Sin embargo, ya en 1963 Dobyns sostenía que las enfermedades como la viruela, por ejemplo, se encontraron en el nuevo continente antes de que aparecieran los primeros colonizadores. Investigaciones recientes dan la razón a Dobyns. E incluso, el libro sagrado de los mayas, Popol-Vuh, relata la epidemia de una enfermedad llamada "xekik" (vómito de sangre) que se debió a la constante convivencia con los monos. Hoy en día, los epidemiólogos la han identificado con la fiebre amarilla. Asimismo, un reciente artículo de Bruce Stutz, Megadeath in Mexico, publicado en la revista Discover Science, relata las investigaciones de Rodolfo Acuña-Soto, un epidemiólogo mexicano, para comprobar que también la viruela era conocida por los aztecas con el nombre de zahuatl. De acuerdo con las crónicas de los colonos españoles, entre 1520 y 1531, cerca de 8 millones de personas murieron a causa de ella.

W.W Borah y S.F Cook, investigadores de la Universidad de California, afirman que estos virus y epidemias se prolongaron y mutaron como consecuencia del contacto con los europeos. Han calculado que la epidemia más devastadora en México fue la viruela: tuvo tres tandas durante 1518 hasta 1545 y se llevó consigo hasta 48 millones de personas. Ambos investigadores han dedicado décadas al estudio demográfico del reino azteca combinando datos de la era colonial y han estimado que para 1518 la población cayó en 97% en poco más de un siglo. Cifras parecidas ofrece el epidemiólogo E. Fenn en Pox americana: The Great Smallpox epidemic of 1775-82, donde afirma que Huayna Cápac falleció en la primera epidemia de viruela, y que en el Tahuantinsuyo diezmó la población en 1533, 1535, 1558 y 1565.

La identificación de algunas enfermedades aún no es del todo segura; los españoles llamaban peste a enfermedades que pueden ser del todo distintas. Tal es el caso de la epidemia de 1585 que la población nativa llamaba cocoliztli, padecida en Mesoamérica mucho tiempo antes de la conquista. Basándose en la dendrocronología, el estudio de los fenómenos naturales a partir de los anillos al interior de los troncos de los árboles. Acuña-Soto, comprobó que estas epidemias venían luego de un período de intensas lluvias; los científicos hoy consideran que puede ser un hantavirus transmitido por las ratas y las paupérrimas condiciones higiénicas tras el azote de lo que hoy conocemos como Fenómeno de El Niño; y dados los registros dendrocronológicos algunos debieron ser mega-Niños, según Acuña-Soto.

En estas circunstancias, las epidemias propiciaban reducciones vertiginosas de la población. Los indígenas sirionós del Beni, en Bolivia, quienes habían padecido pandemias durante casi veinte años, se redujeron en un 95% en menos de una generación. “Tuvieron que pasar por un cuello de botella genético, que tiene lugar cuando una población mengua hasta el punto que los individuos se ven obligados a procrear con sus propios parientes, lo cual da pie a muy perjudiciales efectos hereditarios”, sostiene Mann en 1491. Allyn Stearman, de la Universidad Central de Florida, descubrió que los sirionós tenían la posibilidad 30 veces mayor de nacer con deformidades en los pies y deficiencias genéticas que los convertían en presa fácil de epidemias más que cualquier otra población.

Francis L. Black, virólogo de Yale, afirma que los indios sudamericanos tienen menos antígenos de los leucocitos humanos (HLA) –moléculas presentes en la mayoría de las células humanas, claves para las defensas inmunológicas- que las poblaciones de Europa, Asia y África. Las poblaciones europeas poseen al menos 35 clases principales de HLA mientras los grupos de indios no llegan a los 17, lo que algunos podrían interpretar como una desventaja inmunológica.

 

Sin embargo, el libro de J.R McNeill, Mosquitos Empires. Ecology and war in the greater Caribbean 1620-1914 recientemente reseñado por Gabriel Paquette en el Times Literary Supplement señala que la inmunología presenta un factor diferencial, es decir, la mayor cantidad de clases principales de HLA que tenga un grupo humano depende del medio ambiente con el cual se haya relacionado y acondicionado. Según Paquette, mientras los locales se encontraban ya inmunizados contra la malaria, ésta fácilmente se transformaba en epidemias entre los europeos recién llegados al Caribe. Ejemplo de ello fue al asedio a la ciudad de La Habana por parte del ejército británico. Durante la época de lluvias la fiebre amarilla atacó al ejército dando como resultado 10,000 muertos, mientras que tan sólo 700 cayeron en batalla. Esta enfermedad se transmite mediante el mosquito hembra Aedes Aegypti; vino desde África con el tráfico de esclavos que trabajarían los cañaverales del Caribe, ecosistema idóneo para que la enfermedad se hiciera endémica en la región, tras aniquilar a la población autóctona y dejar la zona poblada prácticamente por españoles y negros inmunizados. La mejor defensa del Caribe español resultaron, pues, los mosquitos, factor medioambiental no considerado hasta ahora en la historiografía de la conquista de las Américas.

AzteK_2412
Imagen de AzteK_2412
Desconectado
Centurion
Redactor MHMSocio MH
Desde: 24 Feb 2010

hola, bueno, tanto como que la viruela fue la causante de la caida de los aztecas no es del todo correcto, que fue un factor importante, pues de eso no hay duda, pero siempre dejamos de lado otros factores igual o mas importantes que la epidemia; por ejemplo los aliados indigenas, es decir 200 españoles solo hubieran llegado a matar de risa a los soldados aztecas, pero si metemos 200 000 indios al frente y otros tantos detras de los españoles, la cosa cambia, entonces la pericia politica y diplomatica de cortes y otros comandantes españoles son sin duda otro factor importante.

luego tenemos la tan debatida influencia de las armas españolas, si bien es cierto que segun los informantes de sahagun los aztecas rapidamente se adaptaron a combatir contra las armas de fuego; ademas de la cadencia de tiro de un arco y una honda (muy superior al mosquete español), el numero, el lugar a donde apuntaban los aztecas (cara, cuello, brazos) etc.; bueno en fin quiza los mosquetes como armas eran ineficaces por su bajo numero, pero el efecto psicologico que causaron fue debastador, de nuevo refiriendonos a los informantes de sahagun vemos que los aztecas sentian miedo por estas armas y armaduras.

hasta la misma religion azteca jugo en su contra; recordemos que los aztecas creyeron que los recien llegados eran dioses, y de esto pues surge una pregunta ¿como matas a un dios o como peleas contra ellos?, tambien cabe destacar que la mitologia azteca era una mitologia de la predestinacion, que si bien les habia predestinado ser el mas grande poder militar de todo el mundo (conocido por ellos) tambien les profetizaba una destrucion violenta (leyenda del quito sol); todavia en la actualidad queda testimonio de esta predestinacion a la destruccion en el "calendario azteca" por ejemplo.

y por ultimo pero no menos importante esta la epidemia de viruela, que en efecto no solo diezmo a los aztecas; sino que brindo el golpe de gracia a este pueblo, pues ademas de que murio el unico gobernante que habia logrado hacer retroceder a los españoles, tambien hay testimonios de que murio casi todo el ejercito (que aun seguia con vida a este momento de la lucha) y que los pocos que sobrevivieron no estaban en condiciones de luchar, esto lo vemos en las descripciones que hacen los tlatelolcas de los ultimos dias del sitio de tenoctitlan, pues los tlatelolcas narran como ya no hay aztecas combatiendo los ultimos dias; y que durante la caida de la ciudad son los tlatelolcas quienes la defienden.

 

para terminar creo que la caida de los aztecas no es por la viruela en si; sino por la conjuncion de todos estos factores, ademas de algunos otros que por si solos no habrin podido terminar con un pueblo tan grande y poderoso, pero que en conjunto fueron mas que suficientes para terminar con los aztecas.

 


This is the way the world ends. Not with a bang but a whimper -- T.S. Elliot "The hollow men". Asi es como termina el mundo. No con una explosion sino con un lamento

 

Tito
Imagen de Tito
Desconectado
Consul-Coordinador
CoordinadorModeradorResponsable MHMRedactor MHMSocio MH
Desde: 15 Ago 2009

W.W Borah y S.F Cook, investigadores de la Universidad de California, afirman que estos virus y epidemias se prolongaron y mutaron como consecuencia del contacto con los europeos. Han calculado que la epidemia más devastadora en México fue la viruela: tuvo tres tandas durante 1518 hasta 1545 y se llevó consigo hasta 48 millones de personas. Ambos investigadores han dedicado décadas al estudio demográfico del reino azteca combinando datos de la era colonial y han estimado que para 1518 la población cayó en 97% en poco más de un siglo. Cifras parecidas ofrece el epidemiólogo E. Fenn en Pox americana: The Great Smallpox epidemic of 1775-82, donde afirma que Huayna Cápac falleció en la primera epidemia de viruela, y que en el Tahuantinsuyo diezmó la población en 1533, 1535, 1558 y 1565.

 

Si esto fuera así estamos hablando de una virulencia muy superior a la propia peste negra que diezmó a la europa del siglo XIV. La peste negra pudo causar unos 25 millones de muertos en este continente, matando aproximadamente a un 1/3 de la población europea (otros estudios hablan de hasta un 60%).

Si bien hablamos de un territorio más amplio que el valle central de México (en Alemania por ejemplo hay regiones donde pudo matar al 80% de la población, y otras que quedaron 100% despobladas), las diferencias son claras. Hablamos de que europa perdió a la mitad de su población aproximadamente (entre la epidemia y las consecuencias acarreadas por ella: carencias alimenticias, guerras, etc.), mientras que el valle central de méxico pudo perder según estos estudios al 97% de su gente.

 

Aunque hay que señalar que otras regiones mexicanas se vieron muchísimo menos afectadas, permitiendo ese repunte importante de la población autóctona que vivió toda América hacia el siglo XVIII.

 

Cuando alguien suele sacar a relucir la "debilidad" militar de los estados mesoamericanos frente a la superioridad de los conquistadores, basta con hacer una comparativa. Siempre me he dicho que si un ejército de extranjeros inmunes a la mortandad de la peste y con modos de guerrear novedosos hubieran desembarcado en Italia en  1347, y se hubieran aliado con algunas ciudades italianas, o con los propios estados musulmanes (que serían nuestros talxcaltecas)... el reino de francia y el imperio alemán no habrían durado un suspiro, y la cristiandad habría acabado enterrada con sus santos sepultados y sustituidos por nuevos dioses.

 


Galland
Imagen de Galland
Desconectado
General
Colaborador
Desde: 13 Sep 2009

No se puede decir que las enfermedades infecciosas fueran desconocidas por los indígenas americanos antes de 1492, en particular tenían el disgusto de conocer la tuberculosis. Pero nunca habían estado espuestos a toda la pléyade de enfermedades que llevaban milenios afectando a europeos, africanos y asiático. Hanlo del sarampión, la peste, el cólera, la fiebre tifoidea, la difteria, la malaria, la escarlatina, la fiebre amarilla y, sobretodo, la viruela.

Claro, también hubo otras enfermedades propiamente americanas que afectaron a los invasores, como la sífilis, pero por las propias características de estas enfermedades, no fueron tan mortíferas.

Los contactos entre poblaciones lejanas suelen conllevar expansión de enfermedades para las que los nuevos grupos de población no tienen las defensas apropiadas. La viruela por su parte, es probablemente la enfermedad más mortífera a la que se ha enfrentado la humanidad, no en vano siempre se ha dicho que las guerras biológicas en el futuro se realizarían con mutaciones de esta enfermedad. Europa padeció grandes epidemias de viruela al menos desde el sV a de C.

Era de esperar que la llegada a América de la viruela, a bordo de los primeros europeos, desencadenara una pandemia sin precedentes.

 

CARIBE Y MÉXICO

De hecho, la primera epidemia de viruela es casi inmediata. Ya las islas del Caribe se vieron afectadas por la enfermedad, sin bien es dificil calcular cuantas personas murieron a causa de la viruela y cuantas por la desnutrición y los malos tratos.

Era 30 de junio de1520, una espedición de conquistadores españoles mandada por Hernán Cortés, se había visto obligada a retirarse luchando de Tenochtitlan, con grandes bajas. La expedición europea se encontraba desmoralizada, diezmada y aislada del resto de posesiones españolas en el Caribe, creo que generalmente no se tienen en cuenta lo realmente cerca que estuvieron de ser aniquilados.

Sin embargo, la respuesta de los aztecas fue lenta y caótica, dándole a los invasores el tiempo que necesitaban para reorganizarse. En parte, esto se debe a la mentalidad azteca, menos agresiva que la europea. Pero parte de culpa la tuvo también la epidemia de viruela que automáticamente se desencadenó sobre la capital del Imperio. Se calcula que en unos pocos meses, el 25% de los aztecas murieron a causa de la epidemia, la mayoría de ellos soldados (que, por motivos obvios, habían mantenido un contacto “más estrecho” con los invasores).

Indígena mexicano infectado de viruela,

ilustración de la época

Una de las características de la viruela es la de que, aquellos que sobreviven, suelen quedar debilitados de por vida. No sabemos el porcentaje de soldados debilitados por la viruela tuvieron que enfrentarse en las posteriores campañas contra los españoles, pero es probable que fuera elevado. No debemos menospreciar tampoco el factor moral, al fin y al cabo, muchos aztecas ya consideraban que los invasores eran en realidad dioses y la propagación de una epidemia tan atroz tras haberles infrigido su más severa derrota, sin duda debió ser tenido en cuenta.

LOS ANDES

La instalación de los españoles en las Antillas primero y en México después, así como sus expediciones exploratorias (y a la captura de esclavos) por toda la costa del Caribe servirá para provocar la expansión de la epidemia que, desde ese momento, siempre llegará antes que los conquistadores. Así, sabemos que una epidemia de viruela se extendió por la actual Colombia a finales de la década de 1520, desde allí alcanzó lo que hoy es Venezuela y el Imperio Inca donde, junto a la guerra civil que se estaba produciendo, en un par de años, podría haber matado a cerca de la mitad de la población. El terror que creo la viruela puede verse reflejado en algunas obras de cerámica de la época.

Niño infectado de viruela

ilustración de la época

NORTEAMÉRICA

Los españoles exploraron la costa de norteamérica, incluso por unos pocos años intentaron establecer una colonia en el lugar que hoy conocemos como Virginia. Sin embargo, las primeras epidemias de viruela en la región que conocemos están relacionadas con los colonos ingleses y franceses. Así, por ejemplo, los hurones podrían haber perdido la mitad de sus efectivos entre 1634 y 1640. Los iroqueses aprovecharon entonces su debilidad para borrar al pueblo hurón de la historia (salvo dos pequeños grupos que emigraron a Quebeq y a Oklahoma)… y después sufrieron a su vez los efectos de la enfermedad.

Son numerosos los testimonios sobre aldeas enteras destruidas por la viruela. Las epidemias se sucederían unas a otras y la enfermedad se volvería endémica apartir del sXVIII. Durante la guerra de independencia de los EEUU, Peter Kalm estimaría en 125.000 las personas muertas en un solo año, y hablaría de aldeas abandonadas donde los pocos supervivientes, debilitados por la enferemdad, debían huir en pleno invierno para al final ser devorados por los lobos. O de supervivientes que habían perdido a toda su familia y que, desfigurados por la enfermedad, decidían acabar con su vida.

Apartir de 1780, por lo menos, la enfermedad también era endémica de las grandes llanuras del interior de Norteamerica. Entre los indios mandan se dio el primer brote el 14 de julio de 1837, en agosto del mismo año, prácticamente los indios mandan habían dejado de existir. George Clating nos describe la muerte del jefe Four Bears:

“Este hombre de calidad estaba sentado en su wigwan, y veía a todos los miembros de su familia, a sus mujeres y a sus hijos pequeños, muertos a su alrededor… Cubrió los cadáveres con telas, luego salió y fue a sentarse en una colina [...] decidido a dejarse morir. Al sexto día tuvo todavía suficientes fuerzas para volver a su tienda, echarse junto a los cadáveres, cubrirse con la manta y esperar la muerte, que le llegó al noveno día de su ayuno.”

Serían de los últimos grandes afectados. En 1832 el gobierno de los EEUU emprendió un programa de vacunación masiva y, apartir de ahí las epidemias serían progresivamente menos mortíferas.

RESPONSABILIDAD DE LOS EUROPEOS

Tradicionalmente, se ha disculpado a los europeos de estas tragedias ya que se ha considerado que estos no podían saber las consecuencias que su contacto tendría sobre los indígenas. Pero esto no es del todo cierto.

Por una parte, las grandes epidemias de la historia (y las de viruela en América no son una excepción) han tenido cierta tendencia a producirse en épocas de hambre. La enfermedad está ahí, agazapada, matando a unas pocas personas al año, pero sólo cuando se produce la hambruna es cuando la enfermedad de pronto empieza a crecer y se convierte en epidemia.

Y es innegable que la presencia de los europeos tuvo mucho que ver en el hecho de que las poblaciones amerindias sufrieran los efectos del hambre.

Por otra parte, no debemos olvidar el hecho de que los europeos generalmente se alegraban cada vez que surgía una epidemia, y de hecho las consideraban enviada por Dios. Algunas veces, incluso, se dio un paso más allá:

El general británico Amherstm, en Fort Pitt (en la actual Pennsylvania) ordenó en 1763 “propagar la viruela entre esa chusma”, a lo cual su subordinado. el coronel Henry Bouquet, respondió que ya lo había hecho por el procedimiento de regalarles o venderles mantas contaminadas. El método “de las mantas contaminadas” pudo ser un proceso bastante común, a juzgar por lo que nos cuentan las fuentes.

 


Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

Galland ha escrito

Por otra parte, no debemos olvidar el hecho de que los europeos generalmente se alegraban cada vez que surgía una epidemia, y de hecho las consideraban enviada por Dios. Algunas veces, incluso, se dio un paso más allá:

El general británico Amherstm, en Fort Pitt (en la actual Pennsylvania) ordenó en 1763 “propagar la viruela entre esa chusma”, a lo cual su subordinado. el coronel Henry Bouquet, respondió que ya lo había hecho por el procedimiento de regalarles o venderles mantas contaminadas. El método “de las mantas contaminadas” pudo ser un proceso bastante común, a juzgar por lo que nos cuentan las fuentes.

Yo había leido que fue un método utilizado por los franceses en Candadá. Regalarles a los indios sábanas provenientes del hospital, de camas de infectados con viruela.

Si la peste mató un tercio de la población de europa, teniendo en cuenta que no era la primera vez que aparecía y que por ende los europeos ya tenían alguna inmunidad, no es aventurado postular dos tercios de mortalidad en América, donde el virus era nuevo.

Además son importantísimos los dos efectos apuntados por Galland:

Debilidad de los sobrevivientes (que ya no cuentan como soldados de primera línea)

Golpe psicológico: "nos enfrentamos a los dioses, por eso nos castigan con la plaga".

Como paralelo (para evaluar la mortandad por virus desconocidos) tengan en cuenta la epidemia de "sarampión alemán" (rubeola) que despobló islas del Pacífico en el sXVIII o una mutación de un virus conocido, como la epidemia de gripe de 1919.
Si, además, consideramos que en esa época toda enfermedad era "plaga" o "peste" podemos razonablemente suponer que además de viruela aparecieran brotes de otras enfermedades. El efecto combinado puede razonablemente haber llegado al 90 y pico por ciento de mortalidad que tanto los asombra. Simplemente hagan la cuenta, supongamos que todas las enfermedades tienen un 30% de mortalidad (ya dije que debe haber sido mucho mayor): Viruela, deja el 70% de la población, Sarampión 49%, peste bubónica 35%, difteria 24%, escarlatina 16%, gripe (cepa europea, desconocida en América) 11% ... pongan un par de enfermedades desconocidas para los Aztecas más en la lista y nos queda el 5% de la población en pie, débil y desmoralizada.

 


Todavía no he empezado a pelear

  200-cruz  200-cruz