Asedio de Fredrikstein -1718 -

Sin respuestas
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Autor:                Alexander Nevski

 

 

 

En 1716, la Gran Guerra del Norte llevaba en curso 16 años. Tras su fallida invasión de Rusia, el joven rey guerrero sueco, Carlos XII, estaba preparando la invasión de Noruega.

El rey de Suecia, Carlos XII



Su plan consistía en dividir la fuerza atacante en tres columnas. Los suecos creían que si trataban a los noruegos con guante de seda, serían recibidos como liberadores del dominio danés. El problema para los suecos era que el contingente enemigo los duplicaba en número. Pero los soldados noruegos estaban mal equipados y adiestrados en comparación con los suecos, y tenían que defender la larga frontera, sin saber por dón o cuándo atacarían los suecos. No obstante, la geografía noruega no ayudaba a hacer una campaña al estilo europeo.

Los noruegos también tenían el apoyo de la flota danesa, que hostigaba a las flotas que llevaban suministros al ejército invasor, mandada por el almirante Peter Tordenskjold. La debilidad naval de los suecos era muy grave. Los noruegos también disponían de fortificaciones muy poderosas.

El almirante Tordenskjold sería una amenaza constante para la flota sueca



Carlos cruzó la frontera a principios de marzo, pero fracasó en un asalto contra uno de los fuertes, y se replegó hacia el sur. Más tarde, regresó al norte, pero los noruegos habían bloqueado el camino con troncos y árboles talados que los suecos no podían retirar. Carlos decidio marchar sobre el fiordo de Oslo, para desbordar al enemigo por el flanco, y para el día 21 de marzo se encontraba frente a la capital noruega.

La fortaleza de Oslo, hoy en día

La población había huido al oeste, pero Oslo estaba bien defendida por unos 3000 soldados al mando del coronel Jörgen von Klenow. Los noruegos ocuparon la ciudad, pero no pudieron tomar la fortaleza. Las calles eran perpendiculares a los cañones de la fortaleza, por lo que la guarnición podía batir cualquier asalto que lanzasen los suecos. La moral de los oficiales era muy baja, pues temían que sus líneas de suministros quedasen cortadas.

Carlos decidió levantar el asedio, y marchó al sur, tomando la ciudad de Fredrikshald (actual Halden) en julio. Pero no pudo conquistar su fortaleza, Fredriksten, ni la muralla interior de la ciudad.

Los suecos se retiraron a su país, pero volverían...

 

Cuando Carlos volvió a Noruega, lo hizo con intenciones muy diferentes. Si los noruegos no aceptaban a los suecos como liberadores, serían vapuleados hasta la rendición por la superioridad militar sueca. Teniendo en cuenta la campaña de 1716, decidió empezar tomando Fredriksten. Era la fortaleza más impresionante de noruega, y su toma facilitaría las operaciones.

 

Mapa de Noruega con la ubicación de Fredriksten

El primer paso del plan era reunir una flotilla de galeras en el río Iddefjord para reducir el fuerte de Sponviken (al oeste) y después bombardear Fredrikshald desde el fiordo y desde el lado terrestre. Pero la flota tenía que evitar ponerse a tiro de las baterías de la fortaleza y de la flota de Tordenskjold, que vigilaba la costa. Carlos ordenó a 800 soldados y 1000 jinetes que trasladaran las galeras por tierra.

Traducido: Durante el siglo XVI se estuvieron usando galeras en el Mediterráneo, pero un hecho menos conocido es que tanto Rusia como Suecia la utilizaron durante la Gran Guerra del Norte. En la imagen se muestran tiros de caballos y hombres arrastrando una galera sobre troncos engrasados desde la costa del Mar del Norte por tierra hasta las oscuras aguas del Iddefjord, cerca de Fredrikshald, en 1718.

Fredriksten, literalmente la "roca de Federico", se erigía en la cima de una montaña sobre la ciudad de Fredrikshald. En tres de sus lados, la fortaleza se hallaba protegida por el agua, acantilados o profundos valles, y únicamente por el lado sudoriental se podía atacar. E incluso en este lado el ataque no era fácil, pues había marismas y tres fuertes.

La fortaleza de Fredriksten

Carlos no quería correr riesgos. Reunió un ejército de 40000 hombres con un tren de asedio bien equipado y contaba con un oficial con amplia experiencia en asedios, el francés Philippe Maigret. Maigret era un alumno del especialista en asedios Vauban, y estaba preparado para dirigir el asedio en tan difícil terreno según el sistema de su maestro.

Según el plan de Maigret, lo primero era rodear la fortaleza y aislarla del munco exterior. Para esto, se cavarían trincheras. Se cavarían más trincheras hacia la fortaleza, y cuándo estuviesen lo suficientemente cerca, se usarían morteros y cañones para abrir una brecha. Entretanto, según Maigret, la guarnición perdería el ánimo al verse aislada, sin noticias del mundo exterior y cada vez con menos víveres. Llegados a este punto, los suecos podrían iniciar el asalto a la fortaleza.

 

La invasión sueca empezó a finales de octubre. Carlos llegó antes que la fuerza principal con 900 soldados de caballería para forzar a los noruegos a hundir su flotilla de transporte en el río Iddefjord. Sin embargo, las piezas de artillería no estuvieron preparadas en sus posiciones hasta el 20 de noviembre. En total, Carlos tenía 35000 hombres, mientras que el coronel noruego, coronel Landsberg, hubo de admitir que la fortaleza estaba totalmente aislada, y sólo contaba con 1400 soldados. El rey sueco demostró ser muy valiente dirigiendo personalmente el asalto al fuerte de Gyldenlove, que cayó el 27 de noviembre.

Ilustración de un regimiento sueco

Los suecos debían ahora cavar trincheras para acercarse a la fortaleza. No era un trabajo agradable, teniendo en cuenta el terreno rocoso y los disparos noruegos de la fortaleza y de los otros dos fuertes. Para el 30 de noviembre se había finalizado la primera trinchera. Carlos quería que Maigret empezara con la segunda lo antes posible. El francés había prometido que la fortaleza caería en ocho días, e incluso el comandante de la fortaleza, coronel Landsberg, admitió que no podría resistir en Fredriksten más de una semana.


Asedio según el sistema Vauban. Al ser Maigret alumno de Vauban, seguramente usaría el mismo sistema

Por la fragilidad del suelo, los suecos tenían que reforzar las trincheras con 600 fajinas y 3000 sacos cada día. Cuando se hubiera cavado la segunda línea y reforzado con parapetos, la artillería de asedio de Maigret, con 18 piezas pesadas (entre las que se incluían un howitzer de 16 kg y seis morteros de 34 kg), podría bombardear los muros y abrir una brecha. Landsberg sabía que las murallas no estaban bien asentadas en la roca y se derrumbarían ante la primera acometida de los suecos.

Pero entonces ocurrió un milagro para los noruegos (y un desastre para los suecos). Carlos, como siempre en primera línea, estaba inspeccionando la zapa cuando una bala le dió en la cabeza y lo mató. Los oficiales suecos al mando ordenaron una inmediata retirada y los sueños imperiales de Suecia se desvanecieron. Hoy se piensa que la bala fue disparada por un asesino a sueldo, pagado por el cuñado del rey, el príncipe Federico de Hesse, que más tarde se convertiría en el rey Federico I de Suecia.

Las tropas suecas trasladan el cuerpo de Carlos XII

 

FIN

La fuente ha sido el libro Técnicas Bélicas del Mundo Moderno (1500- 1763), de Christer Jörgensen, Michael F. Pavkovic, Rob S. Rice, Frederick C. Schneid y Chris L. Scott. Las imágenes las he sacado de Internet.