Ascenso Al Poder De Los Romanov.

4 respuestas [Último envío]
Lu
Imagen de Lu
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ago 2010

Para contextualizar el acceso al poder de los Romanov es necesario que nos retrotraigamos hasta el famoso Iván el Terrible y sus orígenes. Este descendía de Rúrik, un mítico príncipe escandinavo del siglo IX. En el siglo XIII, los ejércitos mongoles de Gengis Kan dominaron Rusia permitiéndoles a los príncipes ruríkidas gobernar algunos principados en calidad de vasallos. Poco a poco, los príncipes rusos empezaron a desafiar a la autoridad mongola: Iván III el Grande había unido a muchas ciudades de Rusia y en 1480 tuvo lugar un enfrentamiento decisivo con los mongoles.

 

Iván el Grande fue el primero en titularse “césar”, título que se rusificó en “zar”, casado además con la sobrina del emperador bizantino Sofía Paleóloga. Su hijo Basilio III continuó su labor, pero el hijo de éste murió antes que su padre, así que fue su nieto, Iván IV, el Terrible, el que le sucediera en el trono.

 

Tras un concurso de novias, Iván eligió a Anastasia Romanovna como esposa. El matrimonio fue prolífico, tuvieron seis hijos, de los que sobrevivieron dos varones: Iván y Fiódor. La muerte de Anastasia en 1560, a los 29 años, sumió a Iván en la locura; las supuestas intrigas de sus magnates lo impulsaron a inaugurar un verdadero reinado del terror. La muerte de su segunda esposa, una princesa tártara, en 1569, acabó por enloquecerlo, haciendo una purga sangrienta entre sus ministros y arrasando las ciudades de Tver y Nóvgorod.

 

En 1581, en un acceso de cólera, mató a su hijo Iván. Solo quedaban Fiódor, un muchacho débil, y Dimitri, un niño nacido de su matrimonio con María Nagaya. A la muerte de Iván en 1584, Nikita Romanovich, hermano de su primera esposa Anastasia, se las arregló para asegurar la sucesión de su sobrino Fiódor I, pero Nikita murió al poco tiempo, con lo que el liderazgo en la familia Romanov recayó en el propio hijo de Nikita, Fiódor Nikítich Romanov, el futuro padre del primer zar Romanov.

 

Fiódor I dejó el gobierno en manos de su ministro Boris Godunov, mientras que el hijo pequeño de Iván el Terrible, Dimitri, moría….oficialmente. A la muerte sin descendencia de Fiódor I, dos candidatos se disputaban el trono: Boris Godunov, y Fiódor Nikítich Romanov, sobrino de Anastasia e hijo de Nikita. El elegido fue Godunov y Fiódor Nikítich Romanov se dedicó a propagar el rumor de que Dimitri, el hijo de Iván, seguía con vida. El zar Godunov obligó a Fiódor a tomar los hábitos, mientras que su esposa se hizo monja y se convirtió en sor Marta.

 

Un falso Dimitri, aquel hijo pequeño de Iván el Terrible, apareció en escena para reclamar sus derechos al trono y marchó sobre Moscú. Entre tanto Godunov murió y lo sucedió su hijo Fiódor II, pero éste murió misteriosamente. Dimitri fue coronado zar y se desposó con una polaca, Marina Mníszech, aborrecida por el pueblo por su condición de católica y polaca. Dimitri fue apartado del trono y el cabecilla de los golpistas, Basilio Shúiski, conocido como Basilio IV, fue coronado zar.

 

Apareció en escena el segundo falso Dimitri, conocido como el Bandolero, y reconocido por su supuesta esposa, Marina la polaca. En el transcurso de la guerra, en la que participaron suecos y polacos, el Bandolero huyó al sur y Basilio IV fue destronado. Ante la noticia de que el Bandolero había reclutado a un nuevo ejército, decidieron que Ladislao, el hijo del rey de Polonia y arropado por un fuerte ejército, era el mejor candidato para convertirse en el nuevo zar. Ante la negativa de Ladislao de abrazar la fe ortodoxa y mientras la ciudad de Nóvgorod proponía al rey de Suecia, Gustavo Adolfo, como zar, el jefe de la Iglesia Ortodoxa, Hermógenes, convocó una guerra santa contra los invasores extranjeros y, aunque pagó con su vida, a la llamada siguió una nueva guerra que culminó con una Asamblea de la Tierra para elegir otro zar. Tras tensiones y discrepancias se decidió que ese nuevo monarca habría de ser un joven de 16 años, afectado de cojera y con un tic en un ojo: Miguel Romanov.

 

Después de todo este intrincado resumen telenovelesco se iniciaban los 300 años de hegemonía de la dinastía Romanov, rota en 1918 tras el asesinato de toda la familia imperial en los bajos de la casa Ipatiev.

 

santiagor
Imagen de santiagor
Desconectado
Legionario
Desde: 20 Nov 2012

Muy buena eleccion del tema Lu, como podras imaginar es un tema que me fascina pero casi siempre he leido e investigado sobre los ultimos 4 o 5 zares Romanovs y especialmente finales del XIX y principios del XX. Asi que es una magnifica oportunidad para profundizar en sus origenes desde aquel primer Zar Miguel.

No lo he leido que no tengo mucho tiempo ahora, pero mañana sin falta y comento.

 


Epoca historica favorita: Edad antigua, y la Rusia imperial.

Lu
Imagen de Lu
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ago 2010

Sí, bueno, supongo que Nicolás II, en general, es el más conocido. A mí también me interesa mucho su reinado, especialmente la triada Nicolás-Alejandra-Rasputín con Anna Vyrubova calentando los motores! Por eso mismo creo que no está de más poner en valor al resto, o a algunos, de los Romanovs.

santiagor
Imagen de santiagor
Desconectado
Legionario
Desde: 20 Nov 2012

La verdad que es muy interesante y raro como llega al trono Miguel Romanov. Lo que no entiendo muy bien es de donde sale, me refiero que si pertenecía a la familia de Anastasia Romanovna o No tiene nada que ver?

Por otro lado siempre me ha parecido que cuando hablamos de Iván el Terrible y de su época me da la sensación que es como la Edad Media en España o el resto de Europa sin embargo su mandato coincide con el de Felipe II, ya bien dejada la Edad Media. 

Por cierto mañana día 15 de marzo hace justo un siglo que el Zar Nicolás II firmó su abdicación y la de su hijo el zarevich.

 


Epoca historica favorita: Edad antigua, y la Rusia imperial.

Lu
Imagen de Lu
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ago 2010

Nikita era hermano de Anastasia; su hijo Fiódor Nikítich era sobrino de ella, y el hijo de Fiódor y nieto de Nikita, Miguel, era, por tanto, sobrino nieto de Anastasia. 

Con respecto a la abdicación de Nicolás II y su hijo siempre la he visto como una jugarreta del destino: tener como objetivo vital la pervivencia intacta del poder autocrático para ser transmitido a la siguiente generación y acabar abdicando por ti y tu descendiente sin una resistencia, ya no heroica, pero al menos no escandalosamente pasiva tuvo que ser difícil de digerir hasta para el pusilánime de Nicolás.