Justiniano: ultimo emperador romano

Sin respuestas
alexgabriel
Imagen de alexgabriel
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 6 Nov 2009

Autor: AlexGandalf, 08/Mar/2008 18:55 GMT+1:


 

 

Bueno, soy un gran foforo del imperio bizantino, siempre me atrajo mucho la historia de este gran imperio heredero de la tradición romana, y es precisamente en esa herencia en la que me quiero centrar. Desde la desaparición del imperio occidental hasta la muerte de Justiniano, ultimo emperador romano. Aquí les dejo desde la caída de Italia hasta la muerte de Anastasio I abordando los problemas, que ya se estaban gestando,  a los que se tendrá que enfrentar Justiniano. En próximos post, cuando tenga algo de tiempo, continuo con tío y sobrino”. Espero que les guste.
Constantinopla.Historia universal Asimov
Anecdota.Procopio
El conde Belisario.Robert Graves

 

JUSTINIANO: EL ÚLTIMO EMPERADOR ROMANO

Introducción

El fin de occidente

En el año 476, un guerrero germánico llamado Odacro, se apodera de Italia y destrona al emperador de Occidente. Desde la perspectiva de Occidente este acontecimiento significa la caída del Imperio Romano. Por supuesto esto es falso, el Imperio existía. Había un emperador en el Oriente que gobernaba el todavía intacto Imperio Oriental y que ahora gobernaba también,  al menos en teoría, todo el imperio – el Occidente y el Oriente-  . Ese Emperador Romano era Zenón.

  

De hecho, los emperadores de Constantinopla nunca renunciaron a su pretensión de las provincias que habían sido parte del imperio durante su apogeo. Hasta el momento final de su historia,  siguieron llamando a su reino el Imperio Romano, y a si mismos emperadores romanos, y al pueblo que gobernaban, romano. Incluso al llegar el fin, cuando todo el territorio gobernado por Constantinopla era poco mas que la propia ciudad, siguieron esta practica resuelta y tercamente.

Sin embargo, para nosotros, llamar al reino dominado por Constantinopla Imperio Romano seria incurrir en una falsedad. A partir del 476, raras veces estuvo Roma en manos del emperador de Constantinopla, y nunca fue de nuevo centro del gobierno imperial. De hecho, durante casi toda su historia posterior, Roma constituyo un centro de oposición al imperio en Constantinopla.

                ¿Cómo debemos llamar al impero de Oriente? Los occidentales, en siglos posteriores lo llamaron Imperio Griego. Esta descripción es demasiado limitada. A veces lo formaron gentes distintas a los griegos, y sus tradiciones procedían tanto de sus herencias romanas y cristianas como de las griegas.

                Podemos considerarlo desde otro punto de vista. El Imperio romano fue llamado así porque estaba dominado por Roma. Constantinopla era quien gobernaba el imperio de oriente, por lo tanto Imperio de Constantinopla. El problema es que esta frase es torpe. Por esta razón el imperio bajo el dominio de Constantinopla se llamo por el nombre antiguo de la ciudad, Bizancio, Imperio Bizantino.

Las dos estrategias

                La magia del nombre “romano” seguia siendo tan potente, que ni siquiera los guerreros germanos que gobernaban en occidente se atrevían a admitir plenamente que nunca habían destruido, de hecho, la mitad del imperio. Odacro nunca se refirió a si mismo como rey de Italia: se limito a declararse gobernante de las tribus germánicas en Italia. En consecuencia, cuando el emperador Zenón le elevo a patricio y general del imperio (para continuar la ficción de que Odacro sol estaba en Italia como representante del emperador), Odacro acepto encantado los títulos y jugo a aquel juego.

                Este aprovechamiento del prestigio iba a ser realmente un arma poderosa de los emperadores en Constantinopla durante siglos. Un rey bárbaro tribal que ejercía un verdadero poder se dejaba comprar con un titulo rimbombante, una túnica de estado,  un báculo  otro símbolo del cargo imperial.

                ¿Era una tontería que un jefe tribal se quedara tan impresionado por fruslerías? Tal vez no. Estos símbolos vacíos aumentaban su prestigio y valor ante sus propios ojos y los de sus súbditos, y contribuían a hacer su gobierno más sólido.

                Nuevas bandas de guerrilleros germánicos se dedicaban a depredar los Balcanes. Eran los ostrogodos. Les dirigía un hombre competente, llamado Teodorico, que alcanzo el poder en el 474, y Zenón decidió intentar de nuevo la practica de sobornar y señalar hacia otro lado. ¿Por qué no delegar poderes en Teodorico haciéndole general del imperio y enviándole a Italia para luchar contra Odacro? De esta manera se quitaría súbitamente la amenaza de los ostrogodos y siempre cabía la posibilidad de que en Italia los dos grupos de alemanes se destruyeran mutuamente.

                Teodorico se mostró feliz con la propuesta, y en el 488 salió de los Balcanes y entro en Italia. Ahí, en un periodo de semanas, derroto y mato a Odoacro y estableció un reino ostrogodo mucho mas fuerte de lo que había sido el de Odoacro. En cuanto al muy astuto plan de Zenón, le había salido el tiro por la culata. Por otra parte, una vez que Teodorico consiguió su reino, demostró ser un hombre capaz y pacifico que no causaba problemas al imperio.

                El problema de los bárbaros no era el único que molestaba a Constantinopla, en los tiempos de Zenón el nestorianismo provocaba dificultades a la iglesia. En el IV Concilio Ecuménico en Calcedonia fue condenado por fin y su creencia deque Jesucristo tenia dos naturalezas, una humana y otra divina, bastante disgregadas la una de la otra, fue declarada herética.

                El nestorianismo había provocado una reacción de signo contrario. Mantenían algunos teólogos que Jesucristo poseía una naturaleza totalmente divina, así que Jesús no era un hombre en absoluto, sino solo Dios. Se llamaba a esta idea monofisismo, que procede de las palabras griegas que significan naturaleza única.

                El Concilio de Calcedonia había rechazado el monofisismo. Sin embargo, aunque el nestorianismo decayó, y fue expulsado del imperio, el monofisismo persistió y se fortaleció. Era especialmente fuerte en Egipto y Siria, la parte no griega del imperio. Con su apoyo al monofisismo, los patriarcas de Alejandría y Antioquia podían expresar su rivalidad con Constantinopla, a la vez que los pueblos egipcios y sirios reforzaban su conciencia nacional contra el dominio griego.

                Murió Zenón en el 491, no había sucesor directo. Sin embargo quedaba Ariadna, hija de León I, se caso con un administrados gubernamental de finanzas, conocido por su cabal honradez y que, a la vez, era popular entre el pueblo. Se convirtió en el emperador Anastasio I, y durante su coronación le gritaron: ¡Que reine como ha vivido!  Por regla general así lo hizo. Fue capaz de llevar a cabo una política siempre tan popular como rara: la reducción de impuestos, y esto lo combino con una administración eficaz.

                En los Balcanes surgieron nuevos enemigos  una vez que Zenón se deshizo de los ostrogodos enviándolos a Italia. Entre ellos se contaban los eslavos y los búlgaros. Con el tiempo los búlgaros se mezclaron con los eslavos y adoptaron su idioma, y acabaron siendo considerados un  pueblo completamente eslavo.

                Anastasio, además de tener que vérselas con el comienzo de la llegada de los eslavos,heredo también el problema religioso de Zenón. Tenia que elegir entre adoptar una estrategia meridional u occidental.

                Las provincias del sur del imperio bizantino (Egipto y Siria) estaban políticamente unidas  Constantinopla, pero separadas desde el punto de vista religiosos porque eran monofisistas, y nunca se hicieron católicas. Por otra parte, las provincias occidentales y lo que había sido antaño el imperio romano ya no estaban unidas con Constantinopla políticamente pero eran católicas y simpatizaban en cuanto a su religión con esta contra los monofisitas. Y siguieron siéndolo también.

                Por lo tanto el problema era el siguiente: ¿Debería Anastasio intentar conciliar a las provincias del sur mediante algún compromiso con el monofisismo, como había intentado Zenón durante el reinado anterior, o tal vez ir más lejos? Esa seria la estrategia meridional, y a través de ella posiblemente  se podría apaciguar a Egipto y Siria para poder edificar un imperio fuerte y compacto alrededor de la mitad oriental del mar Mediterráneo. No obstante, si esta maniobra saliera bien, podría significar la perdida de las provincias occidentales para siempre.

                Por otra parte ¿Por qué no adoptar la estrategia occidental e intentar recuperar las provincias perdidas? Después de todo, por muy descontentas que estuvieran Siria y Egipto ¿adonde iban a ir? Las fuerzas imperiales ejercían un firme control. Si los gobernantes de Constantinopla continuaran siendo firmemente católicos, siempre serian saludados como salvadores por la población occidental, que también era católica pero vivía bajo el dominio de extranjeros arrianos.

                Anastasio dudaba y acabo decidiéndose por la estrategia meridional. Esto causo problemas interiores, los griegos de los Balcanes y de Asia menor eran tan solidamente católicos como los de los países occidentales. Un general que dirigía las fuerzas balcánicas se rebelo abiertamente el  513, apoyado por los eslavos y los búlgaros contra quienes tenia el deber de luchar.

                Cuando Anastasio consiguió apaciguar las cosas y aplastar la rebelión en el 515, decidió que la estrategia meridional no daba el resultado deseado. Se volvió de nuevo hacia el catolicismo y comenzó a realizar acercamientos a occidente.

                La estrategia occidental tuvo tan solo un éxito parcial. El Papa romano siguió insistiendo en su primacía sobre el patriarca de Constantinopla, que este no estaba dispuesto a conceder. Cuando murió Anastasio en 518 ni la estrategia meridional ni la occidental habían prosperado. Sin embargo la tesorería estaba repleta, y el imperio sólido y estable.

                 

               


Autor: Harmodio, 08/Mar/2008 19:27 GMT+1:



Buen resumen. Solo una pequeña pega. El mapa no se de donde lo sacaste pero no esta bien. No creo que de ninguna manera se pueda meter a Irlanda (parece que tambien escocia) dentro del imperio romano.

Permiteme que ponga uno mas correcto, y perdona por la corrección


Autor: AlexGandalf, 08/Mar/2008 20:14 GMT+1:



Anda...... tienes toda la razon Harmodio, es una errata del mapa que pinto del mismo color a Escocia e Irlanda. Gracias por hacermelo notar y colocar ese mapa mucho mas completo


Autor: AlexGandalf, 16/Abr/2008 09:45 GMT+1:


 

Que tal compañeros. Ya se que paso mucho tiempo desde el primer post donde explicaba los problemas a los que se tendría que enfrentar Justiniano, mucho trabajo jejejeje, pero aquí tienen la segunda parte.

 

Tío  y sobrino

La sucesión provoco inmediatamente intrigas porque Anastasio no había dejado ningún  heredero claro. Sin embargo el capitán de la guardia en la capital tenia a su cargo la única fuerza armada organizada a corta distancia del palacio. Nadie se atrevió a oponerse a sus soldados y por lo tanto se hizo con el cargo.

El nuevo Emperador se llamaba Justiniano, tenia 68 años, era de Iliria y probablemente de raza griega. Era de origen campesino y fue analfabeto  toda su vida, pero era fuerte e inteligente y tenía un sobrino que compensaba todas sus deficiencias, Justiniano. El sobrino, que tenia 35 años cuando coronaron a su tío, era muy inteligente y sumamente culto.

Tanto Justino como Justiniano eran católicos fervientes y abandonaron de forma ostentosa la estrategia meridional, mientras la estrategia occidental se puso de moda. El Papa romano fue tratado con el mayor respeto, y hubo una breve luna de miel entre Roma y Constantinopla.

Italia todavía estaba bajo el dominio del capaz Ostrogodo Teodorico, pero era tan viejo como Justino. Los viejos dirigentes morirían pronto, Justiniano solo tenía que esperar. Teodorico murió en el 526, y su sucesor era un joven nieto con su madre como regente. Luego, el 4 del 527, el emperador Justino, que sentía que la muerte se le acercaba, hizo que se coronara a Justiniano como emperador asociado. El viejo tomo una decisión muy acertada. Le quedaban menos de cuatro meses de vida, y cuando murió, después de un reinado de nueve años, la sucesión de Justiniano fue tranquila y exenta de problemas.

Desde el principio, Justiniano compartió su titulo y sus poderes con su mujer, Teodora, puesto que ella recibió la corona al tiempo que él.  Teodora es un personaje histórico muy problemático. Conocemos la historia de su vida principalmente a través de un historiador contemporáneo bizantino, Procopio, cuyas historias oficiales no contienen nada que no sean elogios para el emperador y la emperatriz. Sin embargo, en secreto, también escribió “Anécdota”, lleno de los ataques mas difamatorios contra todas las autoridades importantes que encomiaba con tanta hipocresía en su historia oficial.

Por supuesto, es posible que los escándalos de “Anécdota” sean realmente ciertos y que solo se pudieran contar en secreto si Procopio quería continuar vivo. Por otra parte, también es posible que a Procopio le gustase exagerar, o incluso inventar, para satisfacer alguna inquina o escribir un libro popular. Nunca sabremos que creer, pero Procopio nos cuenta que Teodora era la hija de un empleado de circo. Se dedico muy joven al teatro y se convirtió en prostituta. Era una profesional de gran categoría y se hizo famosa, llamando la atención de Justiniano que entonces era heredero al trono. Justiniano se enamoro violentamente de esta hermosa muchacha y consiguió convencer a su tío para que dejara casarse con ella. El matrimonio se celebro en 523, cuando el tenia cuarenta años y ella veintitrés.

Mucha gente se escandalizo al pensar que una prostituta pudiera reinar como emperatriz, pero no se olvide que solo tenemos la palabra de Procopio. Lo que si podemos afirmar, a pesar de Procopio, es que desde el principio, según las pruebas disponibles, el matrimonio tuvo éxito. Además, al llegar a emperatriz vivió una vida de lo más virtuosa y no dio motivo de escándalo.  Prostituta o no, resulto una emperatriz de lo mas competente y culta, tan capaz  como Justiniano para gobernar. El único punto en que se llevaron mal fue la cuestión de la estrategia occidental contra la meridional. Teodora era una defensora convencida de la estrategia meridional, y guardaba una profunda simpatía por los monofisista. De vez en cuando, persuadía a su marido, para que hiciera algún gesto indiferente de conciliación hacia las provincias meridionales, pero nunca fue muy lejos ni la cosa duro mucho tiempo. Él defendía la estrategia occidental y contaba con reconstruir el Imperio Romano, con una religión católica unificada.


Autor: AlexGandalf, 16/Abr/2008 09:46 GMT+1:


 

Organizarse para la paz y la guerra.

Nada mas acceder al trono, Justiniano comenzó, en su entusiasmo católico, a eliminar los residuos religiosos que todavía subsistían acá y allá. Se promulgaron leyes mas estrictas contra los judíos, arrianos y paganos, cuyo fin era destruirlos por completo, en el 529 clausura la Academia Ateniense, fundada por Platón en el año 387 a.C., para muchos esta fecha marca el fin de los tiempos antiguos por este hecho. También termino con otra antigua tradición, el consulado que no ejercía poder real desde la creación del Imperio en el 29 a.C. Esto era solo una parte de una reorganización general de todo el sistema jurídico del Imperio. Nada mas llegar a emperador, Justiniano nombro una comisión de diez hombres para reorganizar el sistema legal, y puso a su cabeza a un hombre de leyes notablemente capaz, Triboniano. Trabajando intensamente, examinaron los vetustos archivos de siglos de historia, y en el 529 dieron a conocer doce tomos de un sistema legal bien organizado compuesto por 4.652 leyes, tomos que cualquier juez podía consultar con facilidad. Se le llamo “Codex Justinianos”  o Código de Justiniano” y fue su contribución mas duradera a la historia. Continuo siendo la ley fundamental del país durante 900 años, y con el tiempo llego al occidente. Por cierto, el código resulto ser el ultimo gran producto de las letras bizantinas escrito en latín, el imperio todavía se consideraba romano aunque el idioma de las principales provincias y de la gente culta era el griego, el latín continuaría siendo el idioma oficial de la corte durante un siglo mas.

Justiniano preparaba con esmero su imagen como un emperador plenamente ortodoxo, puesto que proyectaba la última estrategia occidental. Pensaba hacer la guerra y presentarse a las gentes del occidente como libertador católico. Los tiempos se presentaban maduros, ya que no había grandes hombres en el mundo occidental. Los Teodoricos (Ostrogodos), Clodoveos y Gensericos (Vándalos) habían muerto todos, sustituidos por hombres mucho menos competentes. Para adaptarse a los tiempos, Justiniano necesitaba dos cosas: un general, y la paz en el Este para poder concentrarse en el Oeste.

En el Oriente había persas, y desafortunadamente Justiniano había heredado una guerra contra ellos. No podía haber sido de otra forma. Durante casi 600 años Roma había luchado con sus vecinos orientales (ya fueran Partos o Persas) por una línea fronteriza que casi no había cambiado en todo ese tiempo. Es muy difícil encontrar otro caso en la historia en que una guerra continuara con tanto ahínco en una frontera particular y se consiguiera tan poco.

Habitualmente, los persas vencían en las batallas campales ya que en general superaban en número a los bizantinos, quienes tenían como primer objetivo evitar las batallas. La estrategia bizantina era construir sólidas fortificaciones que grupos pequeños y resueltos pudieran defender contra fuerzas mucho mas numerosas. Contra estas fortificaciones embestían en vano los persas y, al final, a pesar de sus victorias en el campo, tenían que acceder una vez mas a una paz que nada resolvía. Un joven llamado Belisario acabo con esta situación. Había nacido en Tracia al norte de los Balcanes, y posiblemente era de ascendencia eslava, o al menos su nombre lo era y significa el “príncipe blanco”, o el “amanecer blanco”. Tenía poco más de veinte años cuando empezó a llamar la atención durante la guerra persa, al dirigir ataques por sorpresa muy en el interior de Armenia. En el 530, cuando solo tenía 25 años, consiguió una victoria asombrosa en Dara, en el norte de Mesopotámica, contra un ejército persa acostumbrado a ganar en campo abierto, y que contaba con más hombres que el de Belisario. Justiniano decidió que este era su general. En el 532 firmo la paz con los persas, y trajo a Belisario a Constantinopla.


Autor: AlexGandalf, 16/Abr/2008 12:18 GMT+1:


 

Aqui les dejo un mosaico de la iglesia de San Vital en Ravena de Justiniano.



Tambien les dejo un mapa con la campañas militares anexiones del Imperio.
Fijaos que, dejando a un lado a los francos (que por cierto acataban el poder Imperial, por lo menos en teoria, y eran cristianos)  el Imperio Romano, que supuestamente habia caido hacia 80 años estaba restablecido casi en su totolidad unificado bajo la misma religion y un mismo emperador.
Solo falta la isla de Britania, pero era inalcanzable para el Imperio.



Autor: AlexGandalf, 17/Abr/2008 13:55 GMT+1:


 

La revuelta Nika.

 Justiniano encontró inmediatamente un empleo para Belisario. En el hipódromo se celebraban carreras, y la rivalidad entre los dos equipos principales, los Azules (cristianos, eran los que apoyaba el emperador) y los Verdes (monofisistas), había trascendido ya a la política, cada vez había mas luchas callejeras y los Verdes se rebelaban cada vez mas.  La tempestad estallo finalmente en enero de 532 en el hipódromo, durante un gran festival. A lo largo de este los Verdes se volvieron cada vez más bulliciosos chillando sus quejas al emperador, que permaneció sentado en severo silencio, hasta que ya no aguanto más. Ordeno a los Verdes que se callasen y al no obedecerle ordeno que se les insultara. Se desarrolló así un curioso dialogo entre ambos que destruyo la dignidad imperial y exalto aun mas a los verdes, que salieron a las calles. Así estallo la guerra civil: lo que siguió fue una frenética orgía de destrucción y la mitad de Constantinopla desapareció en llamas. Los alborotadores gritaban “¡Nika, nika!”, que significa victoria y por eso a este incidente se le llama “Insurrección Nika”.

Justiniano en su palacio reflexionaba sobre que hacer. Mientras la plebe corono emperador a uno de los sobrinos de Anastasio (que había sido emperador antes que Justino).En un momento dado, Justiniano se dio por vencido y decidió reunir todos los tesoros que pudiera y retirarse a un lugar seguro, pero Teodora le miro con desprecio y le dijo que era libre de huir, pero en lo que a ella concernía se adhería a la máxima de los tiempos antiguos de que “el trono es un glorioso sepulcro”. Al oír esto Justiniano decidió quedarse, y acudió a Belisario para dominar la situación, el cual reunió a 3000 hombres y acorralo a los insurgentes en el hipódromo. Después comenzó la carnicería. Al final con 30.000 personas muertas y los sobrinos de Anastasio asesinados, Constantinopla se postro a los pies del Emperador.

Entonces fue necesario construir de nuevo la ciudad. Para ello Justiniano empleo a los arquitectos Isidoro de Mileto y Antemio de Tralles, convirtiendo a la ciudad en la mas opulenta y organizada que había existido nunca hasta entonces. Los bizantinos bajo el gobierno de Justiniano desarrollaron el peculiar arte del mosaico, que utiliza pequeños fragmentos de vidrio de colores para componer escenas religiosas como decoración. Fue utilizado en la reconstrucción de la iglesia del Hagia Sofía, que durante seis años tuvo a 10.000 hombres trabajando para convertirla en la casa de dios mas hermosa de toda la historia, con muros de mármol pulido, soportes de hoja de oro, y una magnifica cúpula tan hábilmente perforada con ventanas que toda la iglesia quedaba bañada por la luz del sol convirtiendo el Hagia Sofía en lo mas grande y espléndido que en su larga historia construyo el Imperio Bizantino.

En el 537 termino la construcción, que dejo Constantinopla impresionante y hermosa, pero a expensas del resto del imperio, que presentaba signos en reino de única ciudad, rodeada de simples pueblos, tendencia que se acentuó con el tiempo.


Autor: AlexGandalf, 17/Abr/2008 23:54 GMT+1:


 

Aqui les dejo un mapa de Constantinopla a la muerte de Justiniano, en su maximo esplendor.

 


 


Autor: AlexGandalf, 25/Abr/2008 17:16 GMT+1:


 

Victoria en el Occidente.

Durante la reconstrucción de Constantinopla, Justiniano estaba preparando su gran ofensiva hacia el Oeste, la ofensiva cuyo fin era arrebatar a los germánicos sus conquistas y restaurar el imperio de Constantino I y Teodosio I. El reino Vándalo  de África del Norte, con su capital en Cartago, era el primer objetivo. Estaba aislado de los otros por el mar, y no podía contar con la ayuda de sus hermanos germánicos.

En el 533, Belisario recibió el mando de una flota de unas 500 naves, que transportaban 15.000 soldados y el mismo número de marineros, 5.000 caballos y todos los suministros necesarios.  Belisario desembarco en África del Norte, mantuvo a sus hombres bajo una disciplina férrea y prohibió el saqueo y los malos tratos a los civiles, derroto a los asustados vándalos en dos batallas feroces y decisivas, y enseguida domino África del Norte.

Las victorias de Belisario  frente a los reinos germánicos, entonces y mas tarde, fueron en parte el resultado de su habilidad en el trato con sus hombres y de su manera de hacerles  maniobrar durante la batalla. Y también se debió en parte a los nuevos adelantos en la técnica de la guerra. El ejército bizantino había adoptado los estribos metálicos inventados por los hunos, y esto hizo que su caballería fuera una fuerza de choque muy eficaz, capaz de una carga tumultuosa sin miedo de caídas. Además, adoptaron el catafracto de los persas. Se trataba de un jinete totalmente cubierto de armadura, al igual que su caballo, y la palabra significa “completamente encerrado”. Estos catafractos eran además arqueros y formaban la espina dorsal del ejército bizantino. Hacían los primeros asaltos desde lejos al tiempo que cargaban. Puesto que estaban acorazados fuera del alcance de los tiros, eran absolutamente invulnerables. Cuando el enemigo se encontraba bastante desconcertado, unos jinetes armados de lanzas entraban a caballo para la lucha cuerpo a cuerpo y la matanza.

Los ejércitos germánicos no supieron enfrentarse a una fuerza así y sufrieron repetidas derrotas frente a estos ejércitos inferiores en número. Mas tarde en su carrera Belisario hizo desfilar a los soldados germánicos prisioneros por una ciudad conquistada, mientras les seguía con su ejército victorioso. Las mujeres germánicas se sintieron avergonzadas y humilladas, ya que no solo los conquistadores eran menos que los conquistados, sino que eran más pequeños y menos fuertes que los guerreros que habían derrotado.

En el 534 Belisario volvió a Constantinopla como vencedor absoluto, con el último rey vándalo prisionero en su sequito. Justiniano en recompensa le hizo cónsul (el cargo solo duro siete años mas), pero no todo iba bien, ya que Justiniano contaba con el éxito de Belisario, pero no esperaba que fuera tan grande. Un general podía se proclamado emperador con mucha facilidad si era popular, como le paso al tío de Justiniano. Lo prudente era sacar rápidamente a Belisario del país. En el 535 Justiniano le envió fuera de nuevo, esta vez contra el reino Ostrogodo de Italia con el doble de hombres.  La isla de Sicilia cayo en manos de Belisario en seguida, y la población católica, saludo a sus hombres con enorme alegría. Luego Belisario invadió Italia y marcho contra Roma antes de que los ostrogodos pudieran reaccionar y montar una contraofensiva.


Autor: AlexGandalf, 25/Abr/2008 17:18 GMT+1:


 

Pero entonces Justiniano dejo de ayudarle. Deseaba la victoria de Belisario, pero no con tanta facilidad. Quiso quitarle algo de brillo al héroe para que no le creara problemas a su vuelta a Constantinopla. Por consiguiente, se propuso no enviarle refuerzos. Belisario tuvo que luchar con una cantidad insuficiente de hombres y de dinero. Con todo, aunque a Justiniano se le echa habitualmente la culpa de esta situación, se puede decir algo a su favor.  Existían razones para no enviar refuerzos. El ejercito bizantino había conseguido sus victorias no con un despliegue de vastos ejércitos, sino utilizando unos relativamente pequeños, aunque profesionales al cien por cien. En toda su historia el ejército bizantino nunca tuvo más de ciento veinte mil hombres en total, y estos tenían muchas fronteras que defender.

Después de un entrenamiento tan meticuloso, no se podía desperdiciar con tanta alegría al catafracto individual. Había que conservarlo. La estrategia militar bizantina consideraba que su objetivo primordial era evitar las batallas. Fuera cual fuera la manera de conseguir un objetivo militar- la diplomacia, el tacto, la traición, incluso el soborno- resultaba mas barata a la larga que un batalla estéril. Tal vez Justiniano creía sinceramente que Belisario podría y debería arreglárselas con una cantidad limitada de hombres. A pesar de la parsimonia en el envío de hombres, Belisario hizo progresos, sostuvo el largo cerco de Roma y luego sitio a la capital ostrogoda de Ravena. Aquel sitio se prolongo inútilmente durante algún tiempo, Justiniano se preocupo y envió a un miembro de la familia imperial para que comprobara como estaba la situación. Este hombre era Narsés, un armenio que se había ganado el respeto de Justiniano durante la insurrección Nika. Fue nombrado gran chambelán, y no había nadie con más influencia en palacio aparte del Emperador y la Emperatriz. Justiniano tenía una confianza absoluta en el, porque tenía la única cualidad que hacia imposible que aspirara al trono imperial: era eunuco.

La llegada de este viejo eunuco (tenia sesenta años) a Italia en el 538 no fue recibido con agrado por Belisario. No era difícil adivinar que la única función de Narsés era la de espía. Con el tiempo, la situación se hizo tan incomoda para Narsés que volvió a casa, pero después llegaron noticias (o tal vez las llevo Narsés) de que los ostrogodos sitiados por Belisario en Ravena habían ofrecido rendirse al general, pero no al emperador. Era casi como si los ostrogodos estuvieran negociando unos términos favorables ofreciéndose apoyar a Belisario si este intentaba tomar el trono. No estamos seguros si la historia es cierta o no, quizás la invento Narsés para vengarse de Belisario. En cualquier caso, Justiniano la creyó y provoco en el para siempre un profundo recelo hacia las verdaderas intenciones de Belisario. Apresuradamente, intento llegar a un acuerdo a larga distancia con los ostrogodos sin tener en cuenta a Belisario. Ofreció dividir Italia, quedándose el con el sur y dejando el norte a los ostrogodos. Belisario rechazo este acuerdo y estrecho el asedio, incluso en contra de los consejos de sus propios oficiales. Y acertó, porque los hambrientos ostrogodos se tuvieron que rendir. Justiniano debió ponerse furioso. Ciertamente, Belisario había conseguido una gran victoria, y no había en él indicios creíbles de deslealtad, entonces ni después, pero había salido de la situación mostrándose más resuelto que el emperador. Desde luego, Justiniano, debido a su reacción de pánico con respeto al sitio, había quedado más bien en ridículo. Enfurecido, hizo volver al general en el 540, y enseguida se vio que Belisario era por si mismo un ejercito. Después de dejar Italia, las fuerzas imperiales empezaron a sufrir derrotas, y con el paso del tiempo pareció que iban a ser totalmente expulsados de Italia.

Por supuesto Justiniano podía justificarse. Los persas, conscientes del creciente compromiso de Justiniano en el Oeste, invadieron Siria sin previo aviso y tomaron Antioquia en el 540. Justiniano tuvo que enviar un ejercito con Belisario al mando, que mantuvo a raya a los persas, pero esta vez Justiniano demostró su mezquindad en el apoyo que le presto. Sin embargo, Belisario hizo la vida lo suficiente difícil a los persas como para que se vieran obligados a una tregua en el 545, a cambio de una tonelada de oro. La guerra con los persas no era el único desastre con que tenia que enfrentarse Justiniano. Los Balcanes eran una ulcera sangrante, ya que continuaban las incursiones eslavas y búlgaras, empujados en su retaguardia por los avaros. Si añadimos a esto el hecho de que durante varios años, a partir del 542, Constantinopla sufrió una grave epidemia de peste bubónica, es extraño que Justiniano se mantuviera firme, pero lo hizo. Con los persas en el este y los eslavos en el norte, y la peste en el mismo corazón, Justiniano continúo fiel a la estrategia occidental. Incluso antes de que hubiera firmado la paz con Persia, envió a aquel paciente trabajador, Belisario, de regreso a Italia para ver lo que se podía hacer para frenar a los resurgentes ostrogodos. Ni siquiera entonces se atrevió a dar a Belisario tropas suficientes para hacer posible una victoria. Atrapado como siempre entre la necesidad de derrotar a los godos y su resistencia a conceder a Belisario la celebridad de una victoria, Justiniano hizo inevitable que, tras cuatro años, Belisario no consiguiera más que estancarse.

En el 548 le hizo volver para siempre a Constantinopla. Ese mismo año la emperatriz Teodora murió de cáncer, aun no tenia cincuenta años. El retorno de Belisario no termina con el problema de los ostrogodos y Justiniano envía a Narsés. Es asombroso que Justiniano pudiera creer que un eunuco supiera mandar tropas, pero Narsés había luchado contra los bárbaros en los Balcanes en el 551 y lo había hecho muy bien. El viejo Narsés (tenia setenta y cuatro años) resulto ser un monstruo de energía, y tenía una cosa que no tenía Belisario: la confianza del emperador. Tuvo una porción mayor de hombres y dinero del que necesitaba, y lo aprovecho bien. En el 552, infligió la derrota final los ostrogodos y destruyó su reino.


Autor: AlexGandalf, 25/Abr/2008 17:27 GMT+1:


 

Los últimos años.

Italia no fue la conquista final de la gran ofensiva. En el 554, un cuerpo expedicionario fue enviado a la península ibérica, donde el reino visigodo estaba en un estado de anarquía. El tercio meridional de la península volvió a estar bajo dominio romano. Sin embargo, todas estas victorias lejanas no sirvieron para conservar los Balcanes, donde año tras año los depredadores hacían lo que querían. Justiniano utilizo el soborno para enemistar una tribu con otra o para tenerlas a todas tranquilas. Pero aunque una política de sobornos a veces da resultados, en otras ocasiones resulta contraproducente, porque los depredadores se dieron cuenta de que el imperio era una fuente de dinero fácil, y que cada vez podían obtener más con la continuación de sus incursiones. Justiniano había construido unos ochenta puntos fortificados a lo largo del rió Danubio, pero que no frenaron a las tribus. La crisis se produjo en el verano del 558-559. Una ola inusitada de frío helo el Danubio, y los eslavos y avaros pasaron en tropel por el hielo. Aplastando a los guardias fronterizos que impedían su paso, marcharon hacia Constantinopla y la ciudad se enfrento al mayor peligro que había conocido desde su reconstrucción bajo Constantino. Los ejércitos bizantinos estaban en lugares remotos y no se podía confiar completamente en las grandes murallas, ya que dos años antes las había debilitado unos graves terremotos.

No le quedo mas remedio a Justiniano que llamar de nuevo a Belisario dando lugar a una ultima salvación y una ultima ingratitud. El general que ya tenia más de cincuenta años no se hizo el remolón, empleo los 300 soldados de palacio como sostén principal, formo a los ciudadanos en escuadrones y requiso todos los caballos de la ciudad. Hizo cavar una zanja delante de las murallas e hizo creer a los atacantes que disponía de mas hombres de los que tenia. Después espero la carga ante las murallas. Dejo que sus mejores hombres se defendieran con firmeza mientras desplegaba las demás tropas para golpear a la vez en los dos flancos. El enemigo se desconcertó y huyo. Belisario consiguió su última victoria.

Entonces en el 561, Justiniano cae enfermo y se difunden rumores sobre su muerte. Al ser falsos comenzaron las conspiraciones entre los impacientes. Justiniano descubrió estas conspiraciones y las corto de raíz. Varios hombres de la casa de Belisario estaban implicados en estas y fueron hechos prisioneros y torturados. Acusaron a Belisario que apareció siempre tranquilo en el juicio, por lo que podemos presumir razonablemente de su inocencia. Pero el viejo emperador (ya tenia setenta y ocho años) consiguió que le condenaran. Se le confiscaron todas sus posesiones y fue puesto bajo arresto domiciliario. Pero Justiniano tuvo que volverse atrás. La indignación popular ante este maltrato final al gran general era demasiado grande y, además, era evidente que Belisario tenía los días contados. En el verano del 564 le devolvieron sus posesiones y el favor imperial (Justiniano monto el espectáculo de perdonarlo) y en marzo del 565 Belisario murió. Años más tarde, apareció la historia de que Belisario fue cegado en la cárcel y que pasó sus últimos años como mendigo en Constantinopla pidiendo a los transeúntes “una moneda para el general Belisario”, pero esto es solo una leyenda.

Justiniano murió solo unos meses mas tarde, el 14 de noviembre del 565, a la edad de ochenta y dos años.     


Autor: A.n.e.u.m, 30/Ago/2008 17:48 GMT+1:


 

Una cosa: Justiano no era emperador Romano, era un emperador Bizantino que recuperó algunos territorios del antiguo imperio Romano.


Autor: Temistofanes, 30/Ago/2008 18:00 GMT+1:


 

Te equivocas, Aneum. Justiniano era un emperador romano con todas las de la ley y gobernaba desde la capital del imperio romano (¿antiguo? ¿cómo que antiguo? el imperio romano seguiría en pie casi mil años más)

P. S.; AledxGandalf, copias una gran cantidad de partes enteras del libro de Asimov. Así que supongo que tengo que felicitarle a él por el trabajo.


Autor: TlTO, 30/Ago/2008 19:36 GMT+1:


 

Escrito originalmente por A.n.e.u.m

Una cosa: Justiano no era emperador Romano, era un emperador Bizantino que recuperó algunos territorios del antiguo imperio Romano.


El Imperio bizantino no fue mas que lo que sobrevivió del Imperio Romano a su caída. Osea todos sus territorios orientales. El Imperio romano tiempo antes se había dividido en dos. El Imperio Occidental, con capital en Roma, y el Imperio Oriental, con capital en Constantinopla. El imperio occidental se derrumbó pero el Oriental sobrevivió hasta el siglo XV. Ocurre que el Imperio Oriental se helenizó desde sus inicios (adoptaron la lengua y la cultura griegas) y perdieron su "latinismo", además de que hubo un cisma de la Iglesia y ellos eran ortodoxos y en occidente eran católicos. Esto ya lo estudiareis en el cole seguramente en los ultimos años de secundaria. Pero mejor que indages por tu cuenta si quieres aprender.

 

Por lo tanto Justiniano fue un emperador bizantino pero también romano, como prefieras llamarlo. También recuperó muchos territorios del Imperio que se habían perdido (Italia, África y parte de España), pero no se pudieron conservar.


Autor: A.n.e.u.m, 31/Ago/2008 11:56 GMT+1:


 

Bueno, en algunas cosas me he equivocado. Bueno... en fin. Buscaré en internet esa información.

 

Disculpen

Gracias

 

PD: el útimo emperador romano, según lo que me enseñaron en sociales,(en sociales se da historia también) que el último mperador romano de occidente fué Rómulo Auguto, aunque puede que ahora me esté equivocando. Corregidme, ya que estoy aprendiendo. Y hlodowig, puede que me equivoque en este tema, además, todo el mundo comete errores, así que perdón.


Autor: TlTO, 31/Ago/2008 16:45 GMT+1:


 

Escrito originalmente por A.n.e.u.m

PD: el útimo emperador romano, según lo que me enseñaron en sociales,(en sociales se da historia también) que el último mperador romano de occidente fué Rómulo Auguto, aunque puede que ahora me esté equivocando. Corregidme, ya que estoy aprendiendo. Y hlodowig, puede que me equivoque en este tema, además, todo el mundo comete errores, así que perdón.


Es correcto. Romulo Augustulo. Despés de él un rey germano, Odoacro, tomó el poder en la región italiana, hasta que llegaron a Italia otros pueblos germanos como los ostrogodos y los lombardos. Pero tu mismo lo has dicho. El último emperador romano de Occidente, no de Oriente. Y tranquilo pòr los errores, te aseguro que yo he tenido compañeros de carrera de Historia que no sabían el nombre del último emperador occidental, así que tienes mérito. Sigue indagando y veras que en sociales o en historia terminaras por sacar muy buenas notas. ;-)


Autor: Temistofanes, 31/Ago/2008 17:00 GMT+1:


 

Pero, Tito, la división del imperio y las consideraciones que se han desprendido después en la historiografía son terriblemente occidentalistas. Hasta hoy en día se sigue sin tener en cuenta que los habitantes de la "mitad" oriental se consideraban romanos y el emperador, si no de facto, al menos si de derecho, el responsable de los territorios occidentales. Sin ir más lejos, Clodoveo reconoció la soberanía del Emperador incluso antes de bautizarse. Es cierto que el Emperador pintaba poco, pero la gente del momento no lo percibió así hasta pasado un tiempo.

Ya que hablamos de Justiniano, el heredero de su heredero, Teodosio, fue llamado por todos y aún lo es hoy en día, Teodosio II, porque consideraban que estaba en igualdad de condiciones, reino y atributos con Teodosio I, quien gobernó en Imperio en toda su totalidad.

Cada vez parece estar más claro que lo de emperador oriental u occidental apenas sirve para guiar a los estudiantes, pero al coste de enturbiar gravemente una visión más proxima a la realidad de cómo pudo ser aquello. El imperio continuaba en pie, y había un emperador de todos los romanos. Quizá después del reinado de Heraclio podamos cuestionar si la helenización del Imperio significaba ya el paso a un nuevo panorama sociopolítico; pero en tiempos de Justiniano aún se conserva la inercia de Constantino y a aquél se le considera el emperador de los romanos optimo iure; aunque, repito, esto fuese una mera ficción en la mitad occidental.


Autor: TlTO, 31/Ago/2008 17:42 GMT+1:


 

Escrito originalmente por hlodowig

Pero, Tito, la división del imperio y las consideraciones que se han desprendido después en la historiografía son terriblemente occidentalistas. Hasta hoy en día se sigue sin tener en cuenta que los habitantes de la "mitad" oriental se consideraban romanos y el emperador, si no de facto, al menos si de derecho, el responsable de los territorios occidentales. Sin ir más lejos, Clodoveo reconoció la soberanía del Emperador incluso antes de bautizarse. Es cierto que el Emperador pintaba poco, pero la gente del momento no lo percibió así hasta pasado un tiempo.

Ya que hablamos de Justiniano, el heredero de su heredero, Teodosio, fue llamado por todos y aún lo es hoy en día, Teodosio II, porque consideraban que estaba en igualdad de condiciones, reino y atributos con Teodosio I, quien gobernó en Imperio en toda su totalidad.

Cada vez parece estar más claro que lo de emperador oriental u occidental apenas sirve para guiar a los estudiantes, pero al coste de enturbiar gravemente una visión más proxima a la realidad de cómo pudo ser aquello. El imperio continuaba en pie, y había un emperador de todos los romanos. Quizá después del reinado de Heraclito podamos cuestionar si la helenización del Imperio significaba ya el paso a un nuevo panorama sociopolítico; pero en tiempos de Justiniano aún se conserva la inercia de Constantino y a aquél se le considera el emperador de los romanos optimo iure; aunque, repito, esto fuese una mera ficción en la mitad occidental.


Eso mismo opino yo. Y que conste que es un debate muy interesante. ¿Bizancio perdió su esencia romana o no? ¿Y si llegó a ocurrir alguna vez cuando fue? Porque ellos no se consideraban latinos y llamaban de este modo a los habitantes occidentales de Europa durante la Edad media? ¿El Imperio romano sensu stricto cayó en o en el siglo V o en el siglo XV?

Claro que estos conceptos no los veo adecuados para que lo estudien en el colegio los chabales de 12 a 15 años. Sino más bien para personas con conocimientos más amplios. Para aprender a cuestionar los elementos tradicionales del enfoque historiográfico primero hay que conocerlos.


Autor: Caesar_14, 31/Ago/2008 20:06 GMT+1:


 

Excelente tema, me ha encantado leerlo!

Gran emperador Justiniano, aunque quizás se le valorá mas de lo debido. Consiguió conquistar gran parte de los territorios de occidente, mantener a raya a los persas, construir espectaculares obras arquitectonicas, crear uno de los mayores codigos jurídicos de la historia, etc... pero su política terminaría pasando factura al imperio. Habría sido interesante ver que hubiese ocurrido de no haber contado con un genio militar como Belisario, la cosa creo que habría sido muy distinta.

En el debate que propones Tito, yo creo que la primera etapa del imperio si se puede considerar como una continuación del imperio romano, hasta el gobierno de Heraclio. Apartir de entonces las diferencias comenzaron a ser cada vez mayores con el antiguo imperio romano y el occidente pos-romano. Por mucho que los territorios fuesen los del imperio oriental y se consideraran romanos el imperio poco tenía que ver ya con Roma. Otro momento clave podría ser la coronación de Carlomagno, reconociendo la iglesia oficialmente su independencia respecto al emperador de oriente y creandose un cisma entre oriente y occidente.