Asesinos en serie en la Edad Media

1 respuesta [Último envío]
alexgabriel
Imagen de alexgabriel
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 6 Nov 2009

Autor: canal22, 17/Abr/2006 09:47 GMT+1:



Bueno, estimados colegas, se habla mucho de los asesinos en serie, pero me gustaría saber si hay constancia de este fenómeno en la Edad Media, de algun personaje o personajes de dicha época que pasara a la posteridad por tan lamentable y censurable cirscunstancia...Vomitona

MUCHAS GRACIAS de antemano...Giño


Autor: Pr3toriano, 17/Abr/2006 17:51 GMT+1:



No tengo ni idea, aunque me suena Elizabeth Bathory por leerlo en este foro. Aunque siempre hay leyendas y mitos en cada región europea que contará con su lista negra de asesinos, brujas, vampiros, etc.


Autor: canal22, 18/Abr/2006 09:31 GMT+1:



Luego podriamos estar en disposición de afirmar que lo que actualmente denominamos como asesinos en serie en aquella época eran considerados como brujas, vampiros o endemoniados...angel demonio


Autor: Pr3toriano, 18/Abr/2006 17:26 GMT+1:



No estaba pensano en eso exactamente, en todos los sitios hay leyendas de alguna bruja que se comía niños, otro que estaba poseído y asesinaba a cualquiera y cosas así; se les ponía el san benito pero puede que en ese trasfondo pueda existir algo real que esconda un homicida en serie. Esto es una opinión pero seguro que equivocada loco


Autor: Galland, 18/Abr/2006 20:35 GMT+1:



En la edad media se sabe de muchos aristócratas depravados como Gilles de Rais mejor conocido como Barba Azul o Elizabeth Bathory (la condesa de sangre) que saciaban sus instintos con la sangre de cientos de víctimas. Pero también se sabe de campesinos como Meter Stubbe que descuartizaba a sus víctimas con tal ferocidad que contribuyó a crear la leyenda del hombre lobo o el caníbal escocés Sawney Beane que desangraba a sus víctimas creando la leyenda de Drácula.

Pongo a Gilles de Rais que os gustara.


Gilles de Laval, Barón de Rais, nació en 1404 en el castillo de Macheoul, Francia, y falleció en 1440.
Fue un militar destacado que participó, a las órdenes de Carlos VII, en el intento de rescate de Juana de Arco en 1430. Al morir ésta Gilles aseguró que la "pureza" había muerto, no obstante el mismo que dijo esas palabras fue un verdadero sádico que sólo obtenía placer a través de las torturas que infringía a sus víctimas.

A los 25 años renunció al honor que se le había impuesto de Mariscal de Francia, y tras retirarse a sus posesiones de Tiffauges, se dedicó a convertirse en la otra cara de la moneda. Dejó de luchar por el bien para luchar por el mal guiado por la alquimia y el sacerdote Prelati del que creía conseguiría la piedra filosofal.

Gilles provenía de una noble, acaudalada y poderosa familia francesa y con sólo 11 años heredó una de las más grandes fortunas de Francia. A los 16 años se caó con su prima Catalina de Thouars, también muy rica, e incrementó su fortuna. Catalina le hizo padre de una niña.

Pero si bien Gilles tenía su propia esposa, era Juana de Arco su verdadera pasión. Enamorada en secreto de ella, al perderla su mundo se vino abajo. Cuando Juana ardió en la hoguera, Gilles abandonó a su esposa y se marchó solo a Tiffauges. Negándose el placer con otras mujeres, Gilles comenzó a buscar otro camino de satisfacción y lo encontró en la crueldad.

Se gastó parte de su fortuna organizando fiestas y tal fue el derroche que acabó vendiendo algunas de sus posesiones.

Esta pérdida de dinero le hizo pensar en cómo recuperar lo perdido sin trabajar, y fue conseguir la piedra filosofal, que según el esoterismo puede convertir el metal en oro, su meta en los siguientes años. En su castillo instaló un laboratorio y se trajo magos y alquimistas de toda Europa, pero los gastos se incrementaban. Puesto que no fructificaba, hubo quien le sugirió que pidiera ayuda al mismo Diablo, y se cuenta anecdóticamente incluso que puso parte de su testamento al nombre de éste aunque con la condición de no cederle su alma.

Se supone pues que su primer asesinato surgió a raíz de este pacto con el Diablo. A su víctima le sacó el corazón, los ojos y le cortó las muñecas para sacar su sangre, pero el oro no apareció. No obstante Gilles de Rais, alias Barba Azul, consiguió algo que no esperaba: placer.

Utilizaba niños a los que violaba y asesinaba. Los colgaban de ganchos, los escuchaba suplicar, simulaba salvarlos del horror y luego los degollaba, violaba ya cadáver, mutilaba y utilizaba las membranas y la sangre para sus hechizos alquímicos. Se le atribuyeron más de 200 crímenes de niños y adolescentes. Algunos de los niños desaparecían de la ciudad de Nantes y pueblos colindantes, y otros eran pobres mendigos a los que llevaba a su casa mediante secuestro.

Una de sus extrañas conductas era las de dormir profundamente tras entregarse al asesinato y el orgasmo de cadáveres infantiles, y mandar guardar las cabezas de estos niños para luego pintarlos y celebrar, con estas cabezas, concursos de belleza. Amigos e invitados votaban y premiaban una de las cabezas que luego Gilles usaba para sus propósitos necrófilos.


Cuando el pueblo no pudo más, aun sabiendo que el barón era poderoso a pesar de haber perdido grandes fortunas, se alzó la voz contra éste, pero las amenazas contra los humildes acallaron muchas bocas. No obstante llegó a oidos del Obispo de Nantes el rumor, y en 1440 instruyó un expediente según el cual Gilles habría ofrecido a un demonio llamado Barón, los ojos y la sangre de un chiquillo para conseguir sus favores. Barba Azul fue detenido, juzgado y condenado por la desaparición de 150 niños cuando el Duque de Gran Bretaña escuchó las denuncias del asustado pueblo. Se le acusó, además de infanticidio e inmolación a una media de entre 140 y 200 niños, de herejía y satanismo, y su confesión no se logró a través de las torturas a las que se le sometió, sino con la simple amenaza de excomulgarle.

Se le llevó al patíbulo el 26 de octubre de 1440 para ser ahorcado y luego quemado en la hoguera, y allí pidió perdón a los padres de las víctimas y suplicó que nadie siguiera su ejemplo.

Su cuerpo parcialmente quemado, fue enterrado en la iglesia de las carmelitas en Nantes a petición de algunos de sus parientes. Gilles de Rais, asesino sádico de criaturas y adolescentes, se arrepintió en el último momento por su fe en Dios, él que había hecho un pacto con el Diablo.
 


Autor: canal22, 19/Abr/2006 09:29 GMT+1:



Menuda historia!!!enhorabuena y vaya un pedazo de malnacido que era ese tal GillesArdiendoVomitona


Autor: Moon.less, 20/Abr/2006 23:43 GMT+1:



Ya habíamos hablado un poco de estos dos en los peores personajes
de la Edad Media, ya los desplumamos a Gilles y a la Bathory y al final
quedamos en que la condesa no pertenecía a la Edad Media, pero de
que eran unos asesinos sanguinarios no cabe la menor duda, aunque
Gilles se haya arrepentido al final , los muertos que dejo tras de sí, dan
cuenta de su perversión.

Saludos




Autor: Galland, 25/Abr/2006 12:05 GMT+1:



Hoy es muy facil matar, creeme demasiado sencillo, ademas estamos tan endurecidos por la television, prensa, cine, literatura que da miedo lo simple que puede ser, ademas de eso los medios de comunicacion han logrado otra cosa, perfeccionar las tecnicas, en el tiempo medival se hacia de una manera, era facil, una maza y castañazo, o un cuchillo y le cortaban el cuello, luego lo dejaban en cualquier lado y no pasaba practicamente nada, pero ahora, hoy en dia, matas a alguien y tienes que estar pendiente de testigos, camaras, y demas historias. Aun asi es muy facil.


Autor: Caivs_Jvlivs_Caesar, 08/Ago/2006 17:45 GMT+1:



Hubo un gran asesino en serie en la Edad Media, el famoso ninja Hanzo Hattori, Hanzo el demonio le llamaban.

Él, por orden de su señor Ieyasu Tokugawa, tuvo que asesinar a un pueblo entero, el cual se había rebelado contra los Tokugawa, y al estar su señor en guerra en otros territorios, la misión fue asiganada a su mejor hombre, Hanzo.

En una sola noche llegó a asesinar a 37 personas por diferentes puntos del pueblo, la matanza duró una semana, en total cayeron asesinados 400 personas aproximadamente.

Por eso creo que sí hubo asesinos en serie en la Edad Media, y si tuviese que hacer un ranking le daría el primer puesto a Hanzo.


Autor: Galland, 08/Ago/2006 21:14 GMT+1:



Pero no es lo mismo, esta historia que comentas tiene una razon de ser, los asesinatos eran por orden del Daimyho del clan Tokugawa, y el ejecutor lo hace por la orden dada no por que su mente le hiciera asesinar a esas personas.


Pero la historia es apasionante podrias hacer un tema solo para este personaje.


Autor: canal22, 09/Ago/2006 10:21 GMT+1:



Exacto no confundamos a un ejecutor con un psicopata, aunque un ejecutor puede ser también un psicopata que disfrute con su labor, como una puta puede ser tambien ninfomanaDemonio pero son casos muy aislados


Autor: Firecold_mt, 25/Ene/2008 03:28 GMT+1:


 

Hola soy nuevo en el foro, pero aqui les tengo un asesino brutal que hace ver a todos estos antes nombrados como unos novatos e insignificantes, asesinos.

Principe de Valaquia:  - Vlad Draculea - ( Vlad Tepes o  Vlad el empalador )

Nació en la hoy ciudad rumania el 8 de noviembre de 1431 y murió asesinado el 31 de diciembre  de 1476 en las cercanías de Bucarest.

Vlad se hizo famoso por tres cosas: su increíble arrojo y valentía (murió luchando con un ejército de tan solo 200 hombres contra un ejército de 120.000 turcos, algo que había hecho antes varias veces con éxito),

Su tecnica favorita era el empalamiento, una técnica de tortura y ejecución que consiste en introducir un palo sin punta, (esto aseguraba un mayor sufrimiento en la víctima), por el ano o la vagina hasta la boca o el hombro, fijarlo a la carne con un clavo y después levantarlo para que la víctima muera allí lentamente, entre dolores atroces. Al menos cien mil personas, murieron de esta manera a manos del Empalador.

Anécdotas

Mensajeros turcos

A unos mensajeros turcos les preguntó que por qué eran tan irrespetuosos y no se sacaban el turbante en muestra de respeto ante su presencia. Los mensajeros respondieron que no acostumbraban a hacerlo. Vlad decidió reforzar sus costumbres y los devolvió a Estambul con los turbantes clavados a los cráneos, para que nunca se los sacasen.

El comerciante

Un buen día, un comerciante florentino se presentó en su castillo para denunciar que le habían robado una bolsa de monedas de oro. El principe le dijo que volviera al día siguiente. Cuando el mercader retornó al día siguiente, los ladrones y todos los miembros de sus familias estaban empalados en el patio de castillo. Frente a ellos, Vlad en su trono y la bolsa robada.

Entonces el Empalador le pidió al comerciante que contara las monedas de la bolsa, para comprobar si faltaba alguna. El aterrorizado extranjero las contó cuidadosamente, y probablemente demasiado asustado para mentir, musitó finalmente: -Sobra una.

Vlad le contestó: -Tu honradez te ha salvado. Si hubieras intentado quedártela, habrías acabado en la estaca más alta, junto con éstos..

Las caravanas de comerciantes

Ocurrió que unas caravanas de comerciantes alemanes en su ruta desde serbia hasta hungria no llegaron a pararse en Valaquia y comerciar con Vlad. Éste, al enterarse de la falta de respeto hacia él y su pueblo, mandó capturar las caravanas y asesinar a los 600 comerciantes que las componían exceptuando a dos, a uno de ellos le sacó los ojos y a otro le cortó la lengua y les hizo volver con las cabezas de los comerciantes a Serbia.

La amante

Vlad tuvo muchas amantes a lo largo de su vida, probablemente debido al hecho de que le duraban muy poco. Un día que Vlad estaba de mal humor una de sus amantes le dijo para complacerle que estaba embarazada de él. Vlad le envió una matrona para que la examinase y cuando ésta le dijo que no había tal embarazo le rajó literalmente el vientre a su amante gritando que quería ver el fruto de sus entrañas.

Castigó duramente el adulterio y no dudó en empalar a todas aquellas mujeres que fueran acusadas de ello.

El monje empalado

Un día cuando Vlad paseaba con un monje junto a un bosque de empalados, éste le dijo que el hedor era insoportable, pero se lo dijo en tono de sorna. Vlad le miró con ojos incendiarios y ordenó que lo empalaran en el palo más alto que hubiera. Cuando el monje ya estaba empalado el príncipe le preguntó si allí arriba olía mejor.

La mujer holgazana

Vlad se encontró con un hombre trabajando en el campo que parecía falto de mujer por el aspecto de sus ropas. Al preguntarle si no estaba casado éste le dijo que sí. Vlad hizo traer a la mujer y le preguntó qué hacía en sus días, y ésta le dijo que lavar, hacer el pan y coser. Señalando a las ropas de su marido, Vlad no le creyó y decidió empalarla a pesar de que el marido afirmaba estar satisfecho con ella. Luego obligó a otra mujer a casarse con este hombre no sin antes amenazarla con el mismo destino si no cuidaba bien del campesino.

El voivoda Dan

Otra de sus acciones fue la muerte al voivoda usurpador Dan, a causa de que éste quiso derrocar a Vlad del poder de Valaquia, no sin que antes Dan cavara su propia tumba y asistiera a sus propios funerales. Ocurrió en 1460

Los monjes mendigos

Cuando Vlad fue de visita a un pueblo de Valaquia, vio como dos monjes le pedían limosna. El príncipe les preguntó que por qué pedían limosna si podían vivir sin penurias colaborando en cualquier iglesia y éstos le respondieron que mendigando podrían saber si iban a entrar o no en el reino de los cielos, a lo que Vlad sin más miramientos, les mandó empalar y les dijo que así sus dudas quedarían resueltas de inmediato.

La copa de oro

También puso en una fuente de la plaza de la capital de Valaquia, Tirgoviste, una copa de oro para que todo el mundo bebiera en ella, pero aquel que la robara se sometería a la justicia del príncipe. Durante los años de su reinado nadie osó robar la copa de oro. Incluso tras su muerte la copa siguió durante un largo período en la fuente debido al temor que había infundado Vlad en los habitantes.

Venganza contra los nobles boyardos

Una de sus acciones de empalamiento masivo fue en su venganza contra los boyardos asesinos de su padre y de su hermano mayor. Vlad llevó a cabo esta venganza en la Pascua de 1459, invitando a los boyardos a una gran cena de Pascua pidiéndoles a estos que se pusieran sus mejores galas. Cuando terminaron de cenar, Vlad mandó empalar a los más viejos, mientras que a los jóvenes les obligó a ir hasta Târgoviste, hasta un castillo en ruinas que había en un monte cercano al río Arges. Los boyardos fueron a pie, y muchos perecieron en el camino, pero los que llegaron aún con vida, fueron obligados a construir el castillo de Dracula, y así, sus preciosas ropas de gala, quedaron convertidas en harapos, mientras, obligados a construir el castillo, iban muriendo de cansancio y agotamiento ante el deleite del Empalador, que pudo realizar su venganza y al mismo tiempo construir su castillo. 


AHORA SI JUSGUEN USTEDES, AUN ASI HAY MUCHAS MAS COSAS ATROCES QUE REALIZO SI QUIEREN SABER MAS DE EL BUESQUEN EN INTERNET.  Y LOS QUE QUIERAN COMPARTIR MAS ASESINOS COMO ESTE MANDENME SUS CORREOS A MOYTELLEZ@HOTMAIL.COM


Autor: Galland, 25/Ene/2008 09:48 GMT+1:



buena respuesta, bienvenido al foro, es un placer tenerte por estos lares.

un saludo
Galland.


Autor: CHESTERWNIMITZ, 25/Ene/2008 12:38 GMT+1:



Buen apunte!! Bienvenido al foro!!! Por ciero est Barba Azul, ojala se queme en el infierno eternamente, Que hi.....................................................................................................


Autor: Tassily, 25/Ene/2008 14:38 GMT+1:



La historia de Barba Azul es muy interesante...os dejo este libro....muy bien escrito y documentado.....
Su autor es Juan Antonio Cebrian



 


Autor: Lacedemonia, 26/Ene/2008 02:22 GMT+1:


 

La verdad es que ser un asesino en serie en la Edad Media podía camuflarse adecuadamente si tenías posición.

Pensemos en Arnaud Amaury, abad convertido en arzobispo de Narbona por su papel en la cruzada antialbigense en el siglo XIII. Su inteligencia sibilina, demostrada por las hábiles estratagemas que llevó a cabo, tanto política como militarmente, le granjearon no pocas prebendas y la oportunidad de continuar con su afición sangrienta.

Pero además de por la inteligencia, al asesino en serie le caracteriza por definición el ansia asesina (el animus necandi que diría un letrado). Más de 20.000 almas perecieron en la toma de Bèziers en 1209 tras la famosa (¿y auténtica?) frase lapidaria de Amaury al responder al requerimiento de los victoriosos cruzados, que no sabían diferenciar cátaros de católicos: «Matadlos a todos, que Dios sabrá reconocer a los suyos».

No fue la única lindeza de Amaury. Después de cada conquista cruzada, el tipo se solazaba oliendo la carne quemada de los cátaros en las piras que alzaba en las afueras de las ciudades, y eso cuando no se entretenía viendo ahorcar o lapidar a los nobles complacientes con las creencias cátaras.


 


Romiina
Imagen de Romiina
Desconectado
Ciudadano
Desde: 28 Ago 2011

A mii me pareció vastante feo las cosas q asian estos tipos.. y mas qe feo me pareció una completa locura...

les dejo la confeción de Guilles de Rais:

 

Yo, Gilles de Rais, confieso que todo de lo que se me acusa es verdad. Es cierto que he cometido las más repugnantes ofensas contra muchos seres inocentes —niños y niñas— y que en el curso de muchos años he raptado o hecho raptar a un gran número de ellos —aún más vergonzosamente he de confesar que no recuerdo el número exacto— y que los he matado con mi propia mano o hecho que otros mataran, y que he cometido con ellos muchos crímenes y pecados. 

Confieso que maté a esos niños y niñas de distintas maneras y haciendo uso de diferentes métodos de tortura: a algunos les separé la cabeza del cuerpo, utilizando dagas y cuchillos; con otros usé palos y otros instrumentos de azote, dándoles en la cabeza golpes violentos; a otros los até con cuerdas y sogas y los colgué de puertas y vigas hasta que se ahogaron. Confieso que experimenté placer en herirlos y matarlos así. Gozaba en destruir la inocencia y en profanar la virginidad. Sentía un gran deleite al estrangular a niños de corta edad incluso cuando esos niños descubrían los primeros placeres y dolores de su carne inocente.

Contemplaba a aquellos que poseían hermosa cabeza y proporcionados miembros para después abrir sus cuerpos y deleitarme a la vista de sus órganos internos y muy a menudo, cuando los muchachos estaban ya muriendo, me sentaba sobre sus estómagos, y me complacía ver su agonía...

Me gustaba ver correr la sangre, me proporcionaba un gran placer. Recuerdo que desde mi infancia los más grandes placeres me parecían terribles. Es decir, el Apocalipsis era lo único que me interesaba. Creí en el infierno antes de poder creer en el Cielo. Uno se cansa y aburre de lo ordinario. Empecé matando porque estaba aburrido y continué haciéndolo porque me gustaba desahogar mis energías. En el campo de batalla el hombre nunca desobedece y la tierra toda empapada de sangre es como un inmenso altar en el cual todo lo que tiene vida se inmola interminablemente, hasta la misma muerte de la muerte en sí. La muerte se convirtió en mi divinidad, mi sagrada y absoluta belleza. He estado viviendo con la muerte desde que me di cuenta de que podía respirar. Mi juego por excelencia es imaginarme muerto y roído por los gusanos.

Yo soy una de esas personas para quienes todo lo que está relacionado con la muerte y el sufrimiento tiene una atracción dulce y misteriosa, una fuerza terrible que empuja hacia abajo. (...) Si lo pudiera describir o expresar, probablemente no habría pecado nunca. Yo hice lo que otros hombres sueñan. Yo soy vuestra pesadilla.

 

Este tipo de cosas de veras me sorprenden, y no parece qe una persona sea capas de aser semejantes atrocidades, no me parece justo todo el sufrimiento qe pasaron las victimas qe de seguro no merecian morir asii... pero pueden estar seguros qe como ya paso puede volver a pasar...

 


Romii.. La AnTuzZ