Aparatos anti-masturbación

Sin respuestas
Cabrit_i_Bassa
Imagen de Cabrit_i_Bassa
Desconectado
Auxilia
Desde: 25 Nov 2010

AUTOR: Cabrit_i_Bassa

Aparatos anti-masturbación
 

A lo largo de  gran parte de  la  historia de  la  humanidad, el sexo y  la sexualidad ha sido vistos como una cosa “mala” y  que convenía tener bajo control.  Hablaré un poco sobre la  masturbación masculina y  como se ha intentado evitar a lo largo de  la  historia.

Desde hace siglos y siglos, la  masturbación se ha visto como un acto inmoral. El motivo para considerarla así era que la  masturbación impedía que la especie humana continuara en el planeta. En el caso de los hombres, esto era “evidente”, la emisión improductiva de  semen. En el caso de  las mujeres, se creía que la  masturbación las podía alejar de los hombres y darse placer ellas mismas.

No obstante, la  masturbación era considerada un pecado menor, pero no fue hasta principios del siglo XVIII, que además del mal moral que podía causar, también se añadieron los males físicos. Por esto empezó a  decirse que la  masturbación, además de  condenar las almas, producía un montón de  enfermedades (acné, caída del pelo, problemas respiratorios, cáncer, etc.). Es muy interesante leer las consecuencias de  masturbarse que se mostraban en un libro francés del siglo XIX.

El sistema más sencillo era atar a la cama las manos de los niños y jóvene para evitar las tentación de  masturbarse. Otros sistemas iban dirigidos al tema alimentario, como aquellos que decían que la  masturbación se podía evitar comiendo poca sal y  haciendo una dieta vegetariana, como por ejemplo John Harvey Kellogg (inventor de los Corn Flakes) y  el reverendo Sylvester Graham (inventor de  las Grahan crackers).

También hay una larga lista de inventos (que parecen aparatos de  tortura más que otra cosa) con un objetivo común: evitar el “vicio solitario”. Aquí tenéis algunos inventos que se hicieron en Europa en el siglos XVIII y  XIX.



Pero fué en los Estados Unidos dónde se inventaron una gran diversidad de aparatos anti-masturbación. Aunque parezcan inventos del TBO, son verdad y  en un momento dado existieron o sólo se quedaron en la  fase de  diseño. La  mayoría de estos aparatos se muestran en el libro American Sex Machines: The Hidden History of the USA Patent Office.



El aparato que aparece a  la  imagen superior fue diseñado por Albert Todd en el año 1903. Consistía en un hilo de  hierro que rodeaba, en forma de espiral, el pene y  los testiculos. Según su inventor, el aparato estaba a  prueba de la rotura ante cualquier intento para librarse de él. Lo más impresionante del invento es que estaba provisto de un cinturón de  zinc y  cobre, que generaba una corriente eléctrica, con el objetivo de  detener el sujeto y  el hacerlo desistir de  masturbarse.


El segundo invento anti-masturbación (imagen superior) de Albert Todd todavía era más increíble.El aparato tenía un tubo metálico que rodeaba el pene, el cual estaba electrificado y  con una alarma. En el interior del tubo había un mecanismo que detectaba la erección y  podía dar dos respuestas: una alarma en forma de campana y la otra era una descarga eléctrica suficientemente grande para menguar la erección y  disminuir el deseo sexual.



En 1917  Alfred Jones hizo un nuevo invento de este tipo (imagen superior). Se trataba de una clase de ropa interior para hombres y  mujeres, hecha con goma, lona, hierro. Los elásticos se ajustaban de  tal manera que no los podían hacer deslizar de la espalda, la  cartuchera genital era de goma y tenía un agujero para la orina, pero su medida era lo suficiente pequeña como para impedir la entrada de un dedo. Las piernas tenían unas bandas estancas que evitaban poner una mano hacia arriba de la  pierna.



Pero no sólo se quería evitar la  masturbación, sino también las poluciones nocturnas. Por esto se inventaron varios mecanismos por evitarlas como el que se muestra en la  imagen superior.



Hoag Levins pensaba que el calor incrementaba el deseo sexual y el frío lo disminuía. Con esta idea diseñó un aparato (imagen superior) que detectaba las erecciones  y  en el momento que esta se daba se activaba una corriente eléctrica que hacía funcionar un ventilador, y  éste por medio de unos tubos conducía aire frío al pene. Como que el aparato era voluminoso, se podía intalar como un mueble más en la habitación, y  cada noche, el hombre se colocaba los calzoncillos que estaban unidos al ventilador.


También  había sistemas dotados de una alarma. En 1899, George Dudley inventó un mecanismo  (imagen superior) que detectaba las erecciones y  cuando esta se producía se activaba el timbre de una campana.




El mecanismo que diseñó Joseph Lee también estaba dotado de una alarma, pero de otro tipo. Este diseño (imagen superior) también detectaba las erecciones, y  en el momento que esta se producía, se activaba una corriente eléctrica que hacía funcionar un gramófono. En el gramófono se podía escuchar música y  o/charlas instructivas sobre el tema.

Mientras escribia este informe no he parado de reir y si tuviese que votar el mejor invento votario este último.



Fuentes: Naked Brunch, Wikipedia, History of Masturbation, Museo de Ciencia de Londres