50 años cumple el invento que cambió la historia: el Microchip

Sin respuestas
Orisos
Imagen de Orisos
Desconectado
Legionario
Desde: 20 Oct 2010

AUTOR: Orisos

50 años cumple el invento que cambió la historia: el Microchip
 

 

El 12 de septiembre de 1958 el científico Jack Kilby revolucionó el mundo de la electrónica con su magna creación: el circuito integrado. Hoy su utilidad sigue vigente.

El aburrimiento del estadounidense Jack St. Clair Kilby una tarde como hoy, pero hace 50 años, cambiaría el rumbo de la ciencia, la medicina, el comercio, el transporte, entre muchos otros ámbitos de la vida posmoderna.

En un laboratorio de la empresa Texas Instrument de Dallas, Kilby, sin saberlo, le facilitaría la vida a millones de personas alrededor del mundo, que gracias al bajo costo del microchip, pudieron acceder a cada ves más pequeños equipos y dispositivos de audio, navegar por Internet, calentar comida en el microondas o salvar un corazón que necesite un marcapasos.

Pero Kilby no está en el medio siglo que cumple su gran invento, ya que murió el 20 de junio de 2005, a los 81 años. Su vida casi anónima fue iluminada por el Premio Nobel de Física que le dieron tardíamente el año 2000. "No me lo esperaba", dijo al recibirlo, con un manejo de la ironía tan punzante como su genio para la física.

Antes del microchip, la "vedette" de la electrónica era el transistor, que había nacido en 1947 y recién daba grandes pasos. Hasta que Kilby se propuso cambiar las cosas. Entonces, concibió el primer circuito electrónico cuyos componentes estuviesen dispuestos en un solo pedazo de material, semiconductor, que ocupaba la mitad de espacio de un clip para sujetar papeles.

Aquel 12 de septiembre, el invento de Kilby se probó con éxito. El circuito estaba fabricado sobre una pastilla cuadrada de germanio, un elemento químico metálico y cristalino, que medía seis milímetros por lado y contenía apenas un transistor, tres resistencias y un condensador. Eso era todo. Y resultó.

Hoy esos cinco componentes que actualmente parecen insignificantes al compararlos con microprocesadores que contienen millones. Su aspecto era tan minúsculo que se ganó el apodo inglés que se le da a las astillas: chip.

 

CANAL13.

 


Despues de la verdad, nada hay tan bello como la ficcion.