El Surgiemiento de los nacionalismos y estados en el Medio Oriente.

31 respuestas [Último envío]
juan el que piensa
Imagen de juan el que piensa
Desconectado
Legionario Inmunis
Desde: 5 Dic 2015

 El surgimiento de los  nacionalismos y los estados en el Medio Oriente.  (8)

El comienzo de la revolución”

En el post anterior tratamos el impacto de Europa a fines del siglo XVIII y principios del siglo XIX, que condujo a un extenso período de reformas que continuó a lo largo del siglo XIX y se caracterizó por una continuada lucha entre las fuerzas de la modernidad y la tradición. Tal y como lo mencionó muy acertadamente  un compañero en un par post anteriores las reformas se encontraban relacionadas, en primer lugar, con lo militar. Pero las reformas militares llevaron rápidamente a reformas en todas las esferas de la vida. Y no sólo cambió el estilo de vida, no sólo cambió la economía, sino que la reforma también cambió el mundo de las ideas. Los centros en los que se van producir inicialmente estas reformas son dos, el Imperio Otomano, o por lo menos el territorio de lo que hoy llamamos Turquía, que era parte del territorio imperial donde aún tenía un dominio acentuado. En estos años ya había perdido sus territorios en Europa, y la casi totalidad de población musulmana que habitaba en esa región fueron expulsados en su mayoría, lo que significaba un desarrollo de su demografía importante, y tengamos en cuenta que una gran parte de esos inmigrantes que regresaban eran gente que había quedado sin hogar, sin trabajo y sin los servicios más elementales para la subsistir. Lo que sin duda generaba que un enorme gasto para la economía imperial. En la península arábiga ya estaba creciendo un sentimiento de autonomía, que por cierto ya lo tenía en parte, por el acuerdo entre el sultán con la dinastía rashida que era quien gobernaba, apoyada además por el acuerdo con los británicos. Pero justamente la presencia inglesa era la que estaba generando malestar en todos los ámbitos, tanto gubernamentales como populares. La presencia de infieles en su territorio era considerada una intromisión inaceptable en la tierra y las ciudades del profeta, La Meca y Medina. El otro territorio que también va iniciar su reforma, reclamando primero su independencia  es Egipto, país que a diferencia de los otros territorios tenía un sentimiento de unidad, una historia propia, y siglos de tradición como imperio, lo que le daba una enorme tradición como nación.

Ahora la pregunta que podría hacerse, por supuesto sería, si el Imperio otomano y Egipto eran esencialmente la misma entidad política, ¿por qué las analizaremos por separado?  La respuesta es,  en primer lugar, porque Egipto a partir de la era napoleónica, y durante el gobierno de Muhammad Alí, que analizaremos a continuación fue surgiendo gradualmente como una entidad política separada, por lo ya expresado anteriormente. 

En segundo lugar porque son dos muy diferentes entre ambos, su situación geopolítica, y también se podría decir estrictamente geográfica, Egipto es único, Egipto es el Nilo. Sus características sociales, Egipto actúa como nación, lo que hace más poner en marcha las reformas de manera más acelerada por la unidad de etnicidad. Mientras que el imperio tiene una variedad étnica muy grande, la diferencia entre suníes y chiíes son grandes y generan verdaderos conflictos internos. Sumémosles la diversidad territorios con diferentes tradiciones y orígenes, diferentes idiomas, todo una serie de dificultades que generan obstáculos para el desarrollo de las reformas. Y finalmente los otomanos  también estaban preocupados principalmente por sus necesidades militares. Habían emprendido el desarrollo de una inmensa fuerza militar debido a la interminable participación del imperio en guerras a lo largo del siglo XIX. Esto no sucedió en Egipto, y por lo tanto, las reformas tuvieron diferentes resultados. Fueron más rápidas y llegaron más lejos en Egipto que en el Imperio otomano.  

La Tanzimat

En 1839, el sultán Abdulmejid sucedió a Mahmud II.  Este cambió tuvo un significado especial en la historia de Imperio en los próximos 37 años. Fue el comienzo de “La Tanzimat” cuyo significado en turco es "regulación y organización", viene a definir el período entre 1839 y 1876 en el que en el seno del Imperio otomano se ejecutó una política de renovación a todos los niveles, en un intento de modernizar el Imperio Otomano ante la presión de las potencias occidentales, a la par que procuró modernizar el aparato político, económico, burocrático y social que habían regido en la Sublime Puerta[1] en los siglos anteriores. Las metas del Tanzimat, las reformas, fueron expresadas en dos edictos reformadores. El primero, se denominó el Hatt-i Sherif de Gulhane, emitido en 1839. El edicto es conocido como Edicto Noble del Jardín de Rosas del Palacio del Sultán. El segundo edicto proclama más o menos las mismas reformas,  pero con mayor detalle. Fue emitido en 1856 y se le conoce como el Edicto Imperial Hatt-i Humayun. A estos se debe añadir la Constitución Otómana de 1876. Si las reformas tuvieron la intención de crear una forma de gobierno más liberal, fracasaron. El Imperio Otomano, como resultado de las reformas no devino en una entidad más liberal o democrática. Si en cambio fueron diseñadas para fortalecer al gobierno central y prolongar la vida del Imperio, entonces tuvieron éxito. El imperio duró otros 80 años más. Ese no fue un logro pequeño. 

La primera prioridad de estas reformas, vaya casualidad, como de las anteriores, fue el ejército. Entre la mitad y dos tercios de todos los gastos en las reformas se destinaron a la creación de varias fuerzas militares. El dinero necesario para pagar por el ejército demandó un cambio en el método impositivo. Entonces, sistema tributario fue modernizado y cambió la antigua forma de cobrar los impuestos. Este viejo sistema, era una  forma en la que los líderes tribales, aristócratas regionales recibían el derecho de recoger los impuestos de la ciudadanía. En la mayoría de los casos, los nobles guardaban en sus bolsillos la mayor parte de la recaudación, por lo que este sistema se hizo corrupto e ineficiente.  Como consecuencia se tuvo la necesidad de una reforma administrativa a gran escala para llevar a cabo las reformas del imperio. Esto condujo al desarrollo de un sistema de educación moderno para disponer de recursos humanos adiestrados y necesarios para el ejército y la administración. La reforma administrativa fue la condición previa para llevar a cabo la reforma del ejército. 

Una de ellas fue la remodelación del sistema de gobierno provincial. Esto se hizo emitiendo una nueva ley de administración provincial, la denominada Ley Vlayet de 1864, que establecía un gobierno mucho más centralizado, dirigido desde Estambul. Esto permitió una recolección de impuestos más eficiente y una administración más efectiva del gobierno desde, el centro hacia las provincias.  Esto ciertamente se logró, por lo menos en algún grado, como resultado del Tazimat. Las Vlayets,  quedaron bajo un sistema estructurado de sub distritos puestos al mando de un gobernador. Todos estaban dirigidos por personas designadas desde Estambul. También se crearon varios consejos locales en diversos lugares de las provincias. En esos consejos locales había funcionarios designados y algunos miembros electos. Estos organismos operaban junto a los gobernadores como una forma de representación local, acompañados de fuertes medidas de centralización gubernamental. 

En 1847 se estableció el Ministerio de Educación.  La consecuencia más importante de esta medida fue la de sacar a la educación de la égida del poder religioso. Por supuesto, esta medida sacó a la educación del control de la clase religiosa dirigente en donde se encontraba hasta ese momento. Así se debilitó aún más, el estatus  y la presencia del Ulema en el Imperio Otomano. La creación del Ministerio de Educación generó  la necesidad de nuevas escuelas, fue el reconocimiento de la necesidad de adquirir las destrezas para este mundo moderno.El reconocimiento de que la religión era mucho más valiosa para la otra vida que para esta. Y, por supuesto, urgía la necesidad de seguir el ritmo de los avances que tenían lugar, no solo en Europa sino también en las escuelas cristianas dentro del mismo Imperio Otomano. Estos cambios propuestos en la educación no fueron muy bien aceptados en la población, quién a pesar de todo seguía con las viejas tradiciones, y era muy conservadora en cuanto a religión se refería. Resultó mucho más difícil cambiar la educación, y crear nuevas escuelas en las zonas rurales que en las grandes ciudades. Lo que si se logró con el nuevo Ministerio de Educación creado, fue el desarrollo de la enseñanza secundaria, de  excelente nivel pedagógico y de la creación de universidades en las grandes urbes de Turquía.

Se buscó la reducción de la burocracia y la corrupción enquistada en las clases gobernantes. Se realizaron importantes reformas en la administración central. A lo cual debemos sumar que las reformas en lo militar trajo aparejada una importante reforma en el sistema legal. Y ciertamente, la reforma en el sistema legal fue la más revolucionaria de todas. ¿Cuál fue motivo de su importancia? Porqué esta reforma implicaba debilitar la influencia religiosa en la justicia. En otros términos, significó el debilitamiento del status de la Sharia, la reforma que hemos analizado ya con anterioridad en otro post.  Fue tan importante que resultó en una suerte de cambio de la identidad colectiva. En todo el Tanzimat no existió nada que debilitara má el poder que tenía el Islam en la sociedad otomana.

Y dentro de esta reforma, la más significativa de todas fue sin duda  la decisión de darla integración de todos sus habitantes, sin tener en cuenta sus creencias religiosas; se les ofreció un mínimo de seguridad, hacienda o pago de impuestos basado en sistemas más occidentales; servicio militar para otorgar una mayor igualdad entre la ciudadanía y luchar contra sentimientos nacionalistas que habían brotado dentro del Imperio, como fue el caso de Egipto, con Muhammad Alí a la cabeza. Hecho que analizaremos en el próximo post, donde veremos cómo se llevó a cabo el Tanzimat en Egipto. Recordemos las diferencias que existían anteriormente a esta reforma con los cristianos y los judíos, que a pesar de disfrutar de autonomía religiosa no eran iguales ante la ley. Pensemos esto para comprender la importancia de esta decisión, el islam era una civilización superior y tenía un sistema legal superior a los ojos de los creyentes. La igualdad ante la ley significaba esencialmente que musulmanes, judíos y cristianos ahora eran todos iguales ante la ley, que en adelante la Sharia ya no tendría efecto.

Solo concediendo la igualdad ante al ley, se mermó uno de de los  principios más básicos de la Sharia, que privilegió a musulmanes frente a judíos, cristianos y otras minorías. La igualdad frente a la ley fue un cambio revolucionario en el sentido que ahora, a diferencia del pasado, cuando la ley se aplicaba a comunidades diferentes, los musulmanes tenían su ley y los cristianos y judíos estaban gobernados por sus propias autoridades legales. La igualdad frente a la ley significó que la misma ley se aplicaba a todos los súbditos del Imperio Otomano. Esto es lo que denominamos la territorialización del sistema legal. Por primera vez, había un sistema legal. La ley de Dios no era suficiente para juzgar y hacer justicia entre los seres humanos.

Esta fue la secularización de la ley tomada de fuentes europeas. Realizando el golpe más serio contra el estamento religioso y su autoridad. 

Un fuerte abrazo para todos.

 


[1]  Término utilizado por los turcos para referirse al gobierno imperial.