Caltagirone, ciudad siciliana del arte barroco y la cerámica.

Sin respuestas
prisca063
Imagen de prisca063
Desconectado
Guardia Pretoriano
Socio MH
Desde: 30 Ago 2009

Autor: GaetanoLaSpina, 07/Nov/2007 05:20 GMT+1:


 

Aquí les dejo esta bonita de información del pueblo de mi padre en Sicilia. Es aquí donde yo llego cuando viajo por allá, espero les guste. Esta ciudad queda cerca de Catania, en todo el centro de la isla de Sicilia.

Original de la web: descubir Sicilia.

Cierto es, que la denominada “Capital de la Cerámica” focaliza su promoción turística en la imágen de centro productor de cerámicas, cuya tradición fue impulsada esencialmente por los musulmanes sicilianos. Sin embargo, si sabemos perdernos por el entramado de calles medievales -rehechas tras el terremoto de 1693- con fachadas barrocas podremos apreciar las maravillas ocultas que nos brinda Caltagirone.

Palco de la música. Estilo Moresco.

Podemos comenzar la visita a Caltagirone por el Jardín Público diseñado por el arquitecto G.B. Basile a finales del siglo XIX, siguiendo el estilo inglés. Poseé construcciones modernistas recubiertas con los mejores ejemplos de cerámica local. Camino del Museo de la Cerámica nos podemos deleitar con el Kiosko de la Música de estilo morisco, una larga balaustrada que bordea via Roma y sobre todo el Teatrino, un espectacular mirador dieciochesco de la ciudad que precede al museo.

Fundado en 1965 el museo de la Cerámica de Caltagirone reune piezas cerámicas desde época prehistórica hasta nuestros dias.

Via roma nos conducirá hasta la Plaza e Iglesia de San Francesco d’Assisi, templo barroco que reemplazó al gótico de 1226 del que sólo nos ha llegado una capilla adosada al presbiterio. Frente a la iglesia encontramos el Ponte de San Francesco de mediados del XVII y desde el que dicen que se puede ver el mar de las costas del Norte y del Sur de Sicilia.

 

Siempre ascendiendo chocaremos con la antigua carcel borbónica de finales del XVIII que actualmente es la sede del Museo Cívico con secciones de Historia y Arqueología. Bordeándolo accedemos a la Catedral de San Giuliano, edificio poco destacado que se emplaza sobre la antigua catedral normanda de la que no queda nada.

En la misma Piazza Umberto, y acompañando la catedral está el Monte delle Prestanze (sede del Banco de Sicilia), la Corte Capitaniale, el actual Ayuntamiento (1872) y el antiguo Palacio Senatorio hoy sala de Exposiciones.

Detrás del ayuntamiento se levanta la gran construcción de la Iglesia de Gesú, de 1570, que se compone de una única nave, y cuya mayor atracción es “La Piedad”, oleo de Filippo Paladini. Contiguo a la iglesia está el aniguo colegio de los Jesuitas, con dos patios porticados.

La famosa escalinata de Santa María del Monte posee 142 peldaños, con diseños de cerámica totalmente diferentes, que representan escenas de la historia y la cultura siciliana, mezclando motivos folclóricos con grecas policromadas.

La escalinata une los 50 metros de desnivel entre Vía Bonaventura, límite de la ciudad en época arabe-normanda, con el Instituto salesiano Sant’Agostino, edificado sobre los restos del castillo normando destruido con el terremoto. A su lado una horripilante torre gigantesca de televisión rompe la armonía visual.

El diseño actual de escaleras adornadas con cerámicas sobre la base de piedra lávica se remonta tan sólo a 1953, y sirvió para embellecer la escalinata construida en 1608 que unía la ciudad antigua con la expansión urbanística del Renacimiento.

A lo largo de la escalinata se articulan algunos de los edificios más importantes de Caltagirone como son la Iglesia de Santa María del Monte en lo alto de la cima, el Palazzo Reburdone del siglo XVIII, y la Iglesia de San Giuseppe y el Palazzo del principe Bellaprima o dell’Aquila, (sede actual del ayuntamiento) a los pies de la escalinata. Además gran parte de las viviendas por la que se accede desde la escalinata se han convertido en tiendas de Souvenirs de cerámicas.

Las noches del 24 y 25 de Julio se celebra la Luminaria de la Escalera del Monte, festejando las Fiestas del Patrón de Caltagirone, Santiago Apostol. Miles de lámparas de aceite de oliva de papel coloreado (coppi) forman con sus dibujos una alfombra de luz que ilumina la escalera y los edificios colindantes. También en el mes de Junio la Escalinata se adorna de tapices florales en honor de la Madonna di Conadomini.

La Iglesia de Santa Maria del Monte fue originalmente la catedral de la ciudad. Fechada en el siglo XII fue totalmente reconstruida tras el terremoto según un proyecto de F.Battaglia. Su noble fachada ensalza su único campanario. en el Altar se custodia la “Madonna Conadomini”, pieza bizantina delsiglo XII.

 

Si tomamos Via Sturzo ascenderemos a la ciudad por una ruta alternativa que sale desde el ayuntamiento y que nos llevará a través de talleres de ceramistas hasta las iglesias de Rosario, hoy auditorio y El Salvatore que guarda una “Madonna” de Antonello Gagini.

Si tomamos Via Sturzo ascenderemos a la ciudad por una ruta alternativa que sale desde el ayuntamiento y que nos llevará a través de talleres de ceramistas hasta las iglesias de , hoy auditorio y El que guarda una “Madonna” de Antonello Gagini.

Continuando la ascensión de este barrio fundado por soldados y comerciantes genoveses allá por el año 1000, llegamos a San Giorgio, del 1032 que conserva su campanario y su pórtico gótico. Ya en el interior “La Trinidad” (Siglo XV) que representa el “Misterio de la Redención” atribuido al pintor Van Der Weyden, considerada la pintura flamenca más importante de Sicilia. Fue donado en 1700 por la baronesa Agata Interlandi como contraprestación por las remesas de grano que los nobles locales daban a los mercaderes del Norte de Europa que llegaban ala isla.

En el extremo opuesto y enfilanzo la interesante Vittorio Emmanuelle se halla San Giacomo, dedicada a Santiago Apostol, y levantada según la tradición por Roger el Normando tras su victoria sobre los musulmanes. La estructura actual es del siglo XVIII, y contiene obras de relevancia de Domenico y Antonuzzo Gagini, y la estatua de Santiago de Vincenzo Archifel.

 


 "Los recuerdos no pueblan nuestra soledad, como suele decirse, antes al contrario, la hacen más profunda".