Real Sitio de San Ildefonso: un palacio español al gusto de un Rey francés MHM3 (preview)

Sin respuestas
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Recién estrenado el siglo XVIII, concretamente el 15 de Noviembre de 1700, un Felipe a quien le falta un par de semanas para cumplir los 17 años, es declarado Rey de España. Sin duda, sorprendido debió quedarse el muy francés y Borbón Felipe V a su llegada a sus nuevos reinos españoles, la posesión de los cuales le costó bastante y no sólo por lo que a batallas diplomáticas y luchas de sus ejércitos se refiere. 

Llega un Borbón al trono de España

 
Felipe V, nieto de Luis XIV y primer rey español de la dinastía Borbón. Retrato de 1712 por Miguel Meléndez (Madrid, Museo Cerralbo).  

El gran abismo de usos y costumbres existente entre la corte francesa y la corte madrileña, heredera de lo más rancio del ceremonial borgoñón, el clima duro y extremo en sus fríos y calores opuesto por completo a lo que estaba acostumbrado el rey francés, los palacios de arquitecturas obsoletas, incómodas y, sobre todo, muy poco dadas al espectáculo y goce visual...

¿Cómo concibió un nieto de Luis XIV, criado en el esplendor versallesco, que su última morada sería un adusto y espartano monasterio escurialense? Así pues, pensaría nuestro refinado Rey, si en mi muerte he de habitar en tan terrible lugar al menos en vida buscaré un sitio que me plazca. Pudo pensar esto o tal vez no, sin embargo, bien cierto es que gracias a sus anhelos poseemos en España uno de los más hermosos palacios y un conjunto de fuentes y jardines que nada (o muy poco) tienen que envidiar a los ejemplos franceses. 

 

  Bucólica vista de una arroyo en los Bosques de Valsaín. (Clik para ampliar)

Ya en sus primeros años de reinado, Felipe conoce lo que por entonces era el bosque de Valsaín y sus alrededores en las jornadas de caza, a las que tan aficionado era. Así toma contacto por vez primera con La Granja, conocida de esta forma al existir en estos terrenos una granja construida por los Jerónimos del Monasterio de El Parral junto a una ermita dedicada al Arzobispo Ildefonso, mandada construir por Enrique IV de Castilla, otro rey a quien le apasionaba la caza, que practicó en muchas ocasiones en los montes de Valsaín. 

Felipe queda encantado y sorprendido con la soberbia belleza de este paisaje y comienza a concebir la idea de edificar un palacio en el lugar. Posteriormente retomará este deseo, si bien pensando en un palacio de retiro para poder descansar y soñar.

La Arquitectura y la Naturaleza

El encargo de realizar este palacio recae en las manos de Teodoro de Ardemans, arquitecto al que podemos considerar quizá un tanto conservador en su lenguaje formal, que ostentaba el cargo de Maestro Mayor de las Obras Reales. Ardemans recibe la orden del Rey en 1718 aunque se cree que en 1717 el monarca ya conoció este lugar a los pies de la Sierra. Las obras no se inician hasta 1719 cuando se comienza a construir la Capilla y se aumentan las dotaciones preexistentes sin derribar nada. Las obras del Palacio de la Granja no

 

Para terminar el articulo:

Si no eres socio de MH todavía pulsa aquí

Si eres socio de MH pulsa aquí