Pyotr Ilyich Tchaikovsky

4 respuestas [Último envío]
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Autor: V.for.Vendetta

 

Pyotr Ilyich Tchaikovsky

Bueno, ya que veo que aquí todo es pintura y escultura, os dejo información sobre uno de los grandes genios de la música del sº XIX:

Pyotr Ilyich Tchaikovsky

Según el calendario gregoriano nació el 7 de mayo de 1840 en la ciudad rusa de Votkinsk, centro minero e industrial al este de Moscú, cerca de los montes Urales, en el seno de una familia con origen ucraniano. Según el calendario juliano (que en esa época se seguía empleando en Rusia), nació el 25 de abril. Su padre, Iliá Petrovich, ingeniero minero, trabajaba allí a cargo de una importante mina. También residieron varios años en Alapaevsk. La familia vivía al estilo de lograndes terratenientes de la época, tenía una casa imponente y un gran personal a su servicio. Las fuentes rusas mencionan que incluso tuvo bajo sus órdenes una compañía de cien cosacos. Iliá Petrovich casó en segundas nupcias con Alexandra Adreievna d'Assier, una aristócrata de origen francés, bella y refinada. De esta unión nacieron seis hijos, de los que Piotr Ilich fue el segundo. Otras fuentes indican que Chaikovski tuvo cuatro hermanos: Módest, Ippolit, Alexandra y Anatoli.

Su niñez
En sus primeros años tuvo como institutriz a Fanny Dürbach, de origen suizo. Inicialmente esta institutriz fue elegida para dar las primeras lecciones a los hermanos mayores de Piotr Ilich, pero éste con apenas cuatro años y medio, insistió para que a él también le dieran las primeras lecciones y así lo determinó su padre. La institutriz permaneció en casa de Piotr Ilich durante cuatro años, que para el pequeño fueron “un extraordinario periodo de rápido desarrollo mental”.
A los seis años, el pequeño hablaba perfecta y fluidamente el francés y el alemán. Fanny quedó encantada con este niño que además era muy sensible, y cada vez que era regañado quedaba muy afectado. Ello llevó a la institutriz a darle el apelativo de “criatura de porcelana”. Tenía especial capacidad para la música y aprendió a tocar el piano; tan concentrado se mantenía cada vez que tocaba dicho instrumento, que luego quedaba con frecuencia exhausto, nervioso e insomne.

Muerte de su madre
Piotr adoraba a su madre, pero, en 1854, el cólera la mató. Para el joven Piotr fue un golpe durísimo. Se dice que de ella Piotr “heredó el carácter neurótico y que al crecer le fue imposible acercarse a otras mujeres porque la había idealizado demasiado”. A lo largo de su vida Chaikovski mantendría relaciones platónicas con dos mujeres mayores que él y se mantendría muy unido a su hermana Alexandra y a sus hermanos Ippolit, Módest y Anatol.

Sus estudios
Chaikovski empezó a estudiar música desde pequeño. A los cuatro años participaba en las clases de piano que recibía su hermano mayor y, a los siete, empezó a tomar lecciones, primero de un maestro local y más tarde de un profesor de Moscú, ciudad a la que se mudó la familia en el año 1848. En 1850, la familia decidió que el joven Piotr estudiara abogacía y lo inscribieron en la Escuela de Jurisprudencia de San Petersburgo, en donde permaneció hasta graduarse de abogado. Paralelo a sus estudios de derecho, continuó sus estudios de piano. A los 19 años Piotr Ilich se convirtió en funcionario del Ministerio de Justicia.

La música
El empleo en el Ministerio de Justicia le permitió tener cierta independencia económica. Por esa época frecuentaba lugares frívolos y teatros, no siempre de buena fama, pero también a óperas y ballets.
En 1861 realiza su primer viaje al extranjero: estuvo tres meses en Francia y Alemania. En ese viaje tuvo tiempo de reflexionar sobre su futuro y en 1862, a los 22 años, se matriculó en el Conservatorio de San Petersburgo, que dirigía Anton Rubinstein. Ahí estudió composición, armonía y contrapunto. Sus nuevos estudios lo absorbieron tanto que pronto fue incompatible con su trabajo en el Ministerio de Justicia. Decidió entonces renunciar a su empleo y dedicarse por entero a la música. Para tener ingresos económicos, tuvo entonces que dedicarse a dar clases de piano y solfeo.

Su paso de alumno a profesor
El nacionalismo musical en Rusia fue creado por Mijaíl Glinka (1803-1857). Consistía en la “necesidad de inspirarse en temas populares y folclóricos para crear una música auténticamente nacional y libre de influencias extranjeras”. Por aquella época, el legado de Glinka fue recogido por el “Grupo de los Cinco” (Mili Balakirev, Aleksandr Boródin, César Cui, Módest Mússorgski, Nikolái Rimski-Kórsakov), a los que conoció en 1868. A raíz de este contacto Chaikovski compuso algunas obras nacionalistas como la Sinfonía Nº 2 “Pequeña Rusia” en 1872. Las relaciones de Chaikovski con el Grupo de los Cinco nunca fueron estrechas, ya que él tenía una preparación de Conservatorio, cosa que los nacionalistas rechazaban; además la inspiración de Chaikovski buscaba temas que no siempre eran rusos; sin embargo los unía su amor por la música de Glinka.

Su primer amor platónico
En octubre de 1869, una compañía de ópera italiana, hizo presentaciones en Moscú. Su estrella principal era la soprano belga Desirée Artôt, quien hizo amistad con Chaikovski; sin embargo, el compositor se enamoró platónicamente: “Rara vez he encontrado a una mujer tan amable, buena e inteligente”, comentaba en una carta a su hermano Módest. A pesar de frecuentarla, a los pocos meses Desirée se casó con otro y pronto Chaikovski la olvidaría y se dedicaría a componer su primera ópera: “El Vóivoda”.

El reconocimiento a su obra
En un principio el primer concierto para piano fue dedicado a Nicholas Rubinstein, pero éste lo calificó como "imposible de tocar". Fuertemente dolido, Tchaikovski hizo múltiples cambios en la obra y esta vez se lo dedicó a Hans von Bülow, que contestó el favor tocando el concierto en su primera gira por Estados Unidos (1875-1876). Posteriormente Rubinstein reconoció el mérito de la composición revisada y la incluyó en su propio repertorio. Famoso por su dramático primer movimiento y por el hábil uso de melodías tradicionales, se ha convertido en uno de los conciertos para piano interpretados con mayor frecuencia.
Entre 1869 y 1875, la carrera de Chaikovski se consolida, lo que le proporcionó cierta estabilidad económica; su temperamento, sin embargo, era inestable, siempre oscilante entre la euforia y la depresión. En esta época compuso la obertura-fantasía Romeo y Julieta, el Cuarteto para cuerdas Nº 1, el Concierto para piano Nº 1, las sinfonías 2 y 3, la ópera Oprichnik y el célebre ballet El lago de los cisnes (estrenado el 4 de marzo de 1877).

Antonia Miliukova
Ya por esta época Piotr Ilich Chaikovski poseía fama y con ella también se desataron las envidias y habladurías: había llegado a ser un compositor reconocido pero también en forma soterrada, los comentarios sobre su homosexualidad, comenzaron a circular por la sociedad moscovita de la época.
En marzo de 1877, cuando se encontraba componiendo su ópera Eugenio Oneguín, Chaikovski recibió una carta de amor de una desconocida, a la que siguieron otras apasionadas misivas. Ella, Antonia Miliukova, le decía que había sido su alumna, pero como Chaikovski no la recordaba no contestó ninguna de las cartas que recibía de ella. Pero cuando ella amenazó con matarse si Chaikovski no le contestaba, entonces el compositor la visitó. Le pareció "agradable, con una mediana educación", y decidió casarse para satisfacer al padre que lo presionaba, para acallar todo rumor sobre su homosexualidad y para cumplir con su destino.

Fracaso matrimonial
Piotr Ilich Chaikovski y Antonina Miliukova se casaron el 18 de julio de 1877. Él tenía 37 años y ella 28. Antonia resultó una mujer con una desequilibrada. Pesó en la decisión de matrimonio del compositor la creencia que con el matrimonio podría "superar" su tendencia homosexual, pero se equivocó: la unión física no llegó a consumarse.
Luego de dos meses de sufrimientos de la pareja, y tras intentar el suicidio, Chaikovski decidió separarse y marchó a Suiza a reponerse del trauma psíquico. Diecinueve años después, en 1896, fue ingresada en un psiquiátrico en el que permaneció hasta el momento de su muerte, en 1917.

Nadiezhda von Meck
Poco antes de conocer a Antonina Miliukova, Chaikovski conoció a una mujer muy diferente a Antonia, que luego sería su segundo amor platónico. En 1876, el compositor inició una relación epistolar con Nadiezhda von Meck, “mayor que él, viuda rica, madre de doce hijos y mujer culta”. Cierta vez, ella asistió a un concierto donde se tocó música de Chaikovski y se enamoró de su música. Ella le propuso donarle sumas de dinero para que él pudiera dedicarse a componer sin preocupaciones económicas. Chaikovski aceptó la proposición. Entre ambos se estableció una relación platónica a la vez que económica, pero sólo por cartas. Uno de los frutos de esta relación fue la Sinfonía Nº 4, que el compositor le dedicó.

La separación
Todo marchó bien hasta diciembre de 1890, fecha en que ella rompe bruscamente la relación. Ella arguyó que estaba en bancarrota; sin embargo ello no fue cierto. Se dice que Nadezhda von Meck creía que era amada por Chaikovski; sin embargo, escuchó las murmuraciones sobre la supuesta homosexualidad de él y éstas la disuadieron de continuar con la relación. Al margen de la razón que ella arguyera, cierta o no, lo real es que esta ruptura fue un duro golpe para el músico. La relación epistolar se había prolongado durante 13 años, tiempo en el cual nunca hablaron en persona. A pesar de la ruptura, Nadezhda, siguió la carrera de Chaikovski. Curiosamente, ella murió apenas dos meses después de la muerte del compositor.

Los mejores años
· Obertura 1812, Op. 49, interpretada por la Orquesta Sinfónica de la Marina de Guerra del Perú〈▶ (i)〉
· Marcha eslava, Op. 31, interpretada por la Orquesta Sinfónica de la Marina de Guerra del Perú〈▶ (i)〉
· Capricho italiano, Op. 45, interpretada por la Orquesta Sinfónica de la Marina de Guerra del Perú〈▶ (i)〉
Entre 1880 y 1890, Chaikovski vivió sus mejores años. Con la ayuda de Nadezhda von Meck, más el aporte económico de sus obras, pudo dedicar todo su tiempo a componer y a viajar. Abandonó el Conservatorio y pasaba largas temporadas en la casa campestre de su hermana Alexandra, en Kemenk. Realizó varios viajes y giras por Alemania, Francia, Gran Bretaña e Italia. Fue una época de gran estabilidad emocional.
De la primera mitad de esta década datan obras como la Obertura 1812, la Serenata para cuerdas, el Capricho italiano, el trío “En memoria de una gran artista” (en honor a Nikolái Rubinstein) y la sinfonía Manfred. En 1885, compró una casa de campo en Klin, entre Moscú y San Petersburgo.

Figura internacional
A partir de 1885, la fama de Chaikovski como compositor creció extraordinariamente en Rusia y en el resto de Europa e incluso traspuso el Atlántico hasta Estados Unidos de Norteamérica. El zar Alejandro III le concedió la Gran Cruz de San Vladímir, que lo reconocía como compositor oficial, y más aún, le dio su amistad. En 1887 Chaikovski debutó como director. Varios críticos entre ellos el compositor francés Saint-Saëns, lo declararon el más genial de los compositores rusos. En 1890, fue invitado a inaugurar el auditórium Carnegie Hall de Nueva York y, en 1893, fue miembro de honor de la Academia Francesa y doctor honoris causa de la Universidad de Cambridge.

Sus últimas composiciones
A pesar de sus éxitos y a raíz de su ruptura con Nadezhda von Meck, en 1890, Chaikovski volvió a sus periodos de depresión. Pero su actividad creadora no se interrumpió y a pesar de sus cambios, compuso la Suite Mozartiana, la Sinfonía Nº 5, La bella durmiente del bosque y la ópera Yolanda y sus dos obras más famosas: el ballet El Cascanueces y la Sinfonía Nº 6 “Patética”. Acerca de esta sinfonía, Chaikovski escribió: “La quiero como no he querido nunca a ninguna de mis partituras… No exagero, toda mi alma está en esta sinfonía”.

Versión oficial de su muerte
Tres días después del estreno de la Sinfonía Nº 6 “Patética”, a fines de octubre de 1893, Chaikovski se sintió mal, se negó a comer y bebió un vaso con agua no hervida, a pesar que en San Petersburgo se había declarado una epidemia de cólera. El 3 de noviembre se supo que había contraído la enfermedad, de la que murió el día 6, a los 53 años. En Rusia fue muy sentida su muerte, al extremo que el zar ruso declaró: “Tenemos muchos duques y barones pero un solo Chaikovski”.

Versión no oficial de su muerte
Existen desacuerdos sobre la neutralidad en el punto de vista de la sección siguiente. La versión actual no es necesariamente fiable ni neutral; en la página de discusión puede consultar el debate al respecto.
Investigaciones recientes sugieren otra hipótesis sobre su muerte. Sostienen que un duque de la corte zarista descubrió que Chaikovski acosaba sexualmente a su hijo. El duque escribió una carta al zar denunciando al compositor, pero la carta llegó a las manos de un importante senador que había estudiado con Chaikovski en la Escuela de Jurisprudencia de San Petersburgo. Espantado, mandó formar una corte para juzgarlo; Chaikovski fue citado, juzgado y sentenciado. La corte acordó que sólo había un camino para salvar el honor de todos: Chaikovski debía suicidarse. Entonces él se envenenó bebiendo arsénico.
Sobre el fin de este extraordinario compositor ruso hay más dudas que certezas.

Obras
Algunas de sus obras más conocidas son:
· Cuarta, Quinta y Sexta sinfonía.
· Ballets El lago de los cisnes, La bella durmiente del bosque y El cascanueces
· Concierto para piano n.º 1 en si bemol menor (op. 23)
· Concierto para violín (op. 35)
· Variaciones sobre un tema rococó para violonchelo y orquesta, op. 33
· Oberturas La tormenta (op. 76), Fátum (op. 77), Romeo y Julieta, La tempestad, Francesca da Rímini, Capricho italiano (op. 45), Obertura 1812 (op. 49), Hamlet (op. 67), El Voivoda (op. 78) y la Marcha eslava.
· Cuarteto para cuerdas n.º 1 en re mayor (op. 11)
· Obras para piano: Las estaciones (op. 37).
 
miguelmmhart
Imagen de miguelmmhart
Desconectado
Auxilia
Desde: 19 Jun 2010

La musica de Tchaikovsky es sin duda de las mas bellas, si tuviera que elegir una favorita escogeria la Marcha Eslava, aunque tambien el Concierto para piano n.º 1 en si bemol menor me encanta.

 


''La historia la escriben los vencedores'' - anónimo

Pintas online
Imagen de Pintas online
Desconectado
Legionario Inmunis
Desde: 12 Ene 2011

Totalmente de acuerdo, yo prefiero la Serenata de Cuerdas, es increible esa fusión entre las serenatas de Mozart y los temas folkloricos rusos.

 

Gracias un Saludo.

MariCris_Bilbao
Imagen de MariCris_Bilbao
Desconectado
Auxilia
Desde: 16 Ene 2011

Hola, me ha gustado mucho aprender sobre Tchaikovsky.

Bailo en una academia de ballet y estoy ensayando la Danza China y otras que compuso Tchaikovsky del Cascanueces (no de la Bella Durmiente). Antes de esto, ya conocía su nombre, pero no sabía gran cosa. Ahora, he aprendido también sobre su vida (un poco rara, pero muy interesante). ¡Muchas gracias, Coracinero! ;)

 


Gato con guantes, no caza ratones.;)

foto2 

Hades
Imagen de Hades
Desconectado
Auxilia
Desde: 11 Mayo 2011

De Tchaikovsky no hay que olvidar tampoco sus sinfonías numeradas - especialmente las tres últimas -, la Sinfonía Manfred, los poemas sinfónicos - Romeo y Julieta, Francesca da Rimini - o el concierto para violín.