Enrique Granados y el fin de la guerra submarina en la I Guerra Mundial MHM2 (preview)

Sin respuestas
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Pantaleón Enrique Joaquín Granados y Campiña nació en la ciudad de Lérida el 27 de julio de 1867. Su padre, Calixto Granados Armenteros, era capitán en el ejército sirviendo al mando de la 5a compañía del primer batallón en el regimiento Navarra número 25 y estaba casado con Enriqueta Elvira Campiña. Fue durante un breve destino en la ciudad de Lérida, alojados en la calle Marqués de Tallada nº 1, cuando nació el pequeño Enrique.

 
Pantaleón Enrique Joaquín Granados y Campiña.  

La familia se instaló en Barcelona y es allí donde el niño empieza a estudiar piano en la Escolanía de la Merced con Francisco Jurnet, profesor de limitadas habilidades. Posteriormente pudo recibir lecciones de Juan Bautista Pujol quien era considerado el mejor profesor de piano de Barcelona y estaba desarrollando por entonces una nueva técnica con la que preparó a una generación de músicos entre la que se incluyó a Albéniz, Vidiella, Malats y el propio Granados.

Enrique Granados estudiará Armonía y composición con Felipe Pedrell. La muerte de su padre pondrá a la familia en estrecheces económicas que Enrique tratará de aliviar tocando el piano, a partir de enero de 1886, en El café de las Delicias donde entretendrá a los clientes durante cinco horas al día. Afortunadamente para Granados, el empresario Eduardo Conde, quien ya se había encargado de sufragar algunas de los gastos de su educación, lo nombró tutor de música de sus hijos con el exorbitante, entonces, sueldo mensual de cien pesetas. En abril de ese mismo año empiezan sus primeras intervenciones públicas con la interpretación de la Tarantella de Gottchalk en el Ateneo de Barcelona.

A pesar del patronazgo de Conde, la posibilidad de ampliar sus estudios en Paris y la necesidad de conseguir dinero para ello le obligaron a volver a tocar el piano en los cafés de Barcelona, en concreto en el Café Filipino. Durante unos meses tuvo que aguantar varios trabajos para pode adquirir los fondos suficientes para, en septiembre de 1887, poder partir para Francia.

El conservatorio de música de Paris no aceptaba admisiones de estudiantes mayores de veinte años y por entonces Enrique Granados contaba con veintidós. Durante toda su vida mantuvo que él había sido admitido pero que sufrió un brote de fiebre tifoidea que le impidió presentarse a los exámenes de ingreso por lo que decidió tomar clases particulares con Charles de Bériot [1] hijo del violinista del mismo nombre y de la cantante García Malibrán, “La Malibrán”.

En 1889 Enrique regresa a Barcelona. Los estudios realizados junto con los contactos y amistades de jóvenes promesas de la envergadura de Albéniz, Ravel, Debussy y Ducas le abren un nuevo campo de interpretación.

Después de unas breves actuaciones semiprivadas, hará su primera interpretación pública el 20 de abril de 1890 en el Teatro Lírico de Barcelona interpretando piezas de...

 

Para terminar el articulo:

Si no eres socio de MH todavía pulsa aquí

Si eres socio de MH pulsa aquí