El Pato, Deporte Nacional Argentino.

Sin respuestas
ARGENTVS
Imagen de ARGENTVS
Desconectado
Equite
Desde: 31 Ago 2009

El Pato, Deporte Nacional Argentino.
 

 

Este deporte es quizás una de las costumbres más criollas de Argentina, el juego del Pato no es para cualquiera, se requiere destreza sobre caballos, fuerza y rudeza como en ninguno otro, y hasta resulta peligroso para la vida misma si no se tiene precaución. 

El Pato es un deporte nacido en el siglo XVII en Argentina, se juega con dos equipos en cuadrilla (4) caballo, ambos equipos deben tomar “El Pato” y meterlo en un aro o una meta, mientras que los contrarios deberán impedirlo y quitárselo a la fuerza. 
Su nombre es “PATO” ya que en sus orígenes los jugadores se disputaban un Pato muerto metido dentro de una bolsa de cuero de la que sobresalía el cuello del ave y de el se lo tomaba. Actualmente el juego utiliza un pelota de fútbol Nº5 encerrada en una soga con 4 o 6 manijas de la que los concursantes tiran. Al inicio del juego los dos concursantes más fuerte (uno por equipo) sostienen el pato de las asas y tironean en sentido contrario haciendo avanzar a los caballos, el más débil deberá soltarlo o caerá. Inmediatamente debe correr a la meta contrario para “embocarlo” en el aro, pero no le será fácil ya que los otros 3 le impedirán el paso y trataran de arrebatarle sin contemplación el Pato. Gana quien logre hacerlo. 

 

El primer registro que se tiene de este deporte data de los años 1610 cuando Félix de Azara relata una “corrida” con motivo de las fiestas por la beatificación San Ignacio de Loyola. El mismo relata: "se juntan para esto dos cuadrillas de hombres de a caballo y se señalan dos sitios apartados como de una legua (cinco kilómetros aproximadamente). Luego cosen un cuero en el que se ha introducido un pato que deja la cabeza afuera, teniendo el referido cuero dos o mas asas o manijas, de las que se toman los dos mis fuertes de cada cuadrilla en la mitad de la distancia de los puntos asignados y metiendo espuelas tiran fuertemente hasta que el mas poderoso se lleva el pato, cayendo su rival al suelo si no lo abandona. 
El vencedor echa a correr y los del bando contrario lo siguen y lo rodean hasta tomarlo de alguna de las manijas, tiran del mismo modo, quedando al fin vencedora la cuadrilla que llego con el pato al punto señalado".
 

 

Para el S. XVIII El Pato era un deporte muy popular, pero las ansias de llevarse el pato a toda costa conllevaba a que los jugadores terminasen golpeados o pisoteados por los caballos, hasta se llegó a la muerte. Por este motivo las autoridades eclesiásticas trataron de prohibirlo en 1796 amenazando con que se excomulgará y excluirá del templo como miembros corrompidos a quienes participen en corridas de Pato y se negará sepultura eclesiástica a aquellos que mueran en el tan bárbaro juego del Pato. 
Luego las autoridades civiles fueron quienes intentaron imponer la prohibición, al igual que la iglesia, infructuosamente, cuando en 1822 y 1852 los gobernadores de la provincia de Buenos Aires, General Martín Rodríguez y Juan Manuel de Rosas respectivamente, decretaron la prohibición del juego. 

La prohibición continuó hasta 1938, año en que el Gobernador de la misma provincia, Manuel Fresco, deroga el decreto (nunca cumplido por completo) gracias a las acciones iniciadas el anterior año por una persona dedicada al rescate de las tradiciones argentinas, don Alberto de Castillo Posse. Quien fue el que introdujo la pelota de cuatro asas y luego seis, así como las monturas especiales para la seguridad de los concursantes. 

Para 1941 se crea la Federación Argentina de Pato y se realizan los primeros torneos, para que en 1953 el poder Ejecutivo de La Nación lo declarase deporte nacional por decreto Nº 17.468 y en 2005 el Congreso de La Nación hace lo mismo mediante la Ley 2.107. 

 

El juego actual: 

Recio y veloz, este juego que exige a quienes lo practican un alto grado de cultura deportiva y el cumplimiento estricto de sus reglas, se desarrolla entre equipos compuestos por cuatro jugadores cada uno que, mediante pases y combinaciones con las que eluden la acción de sus adversarios, tratan de introducir "El Pato" a través de un aro de un metro de diametro ubicado, perpendicularmente sobre un poste de 2,40 metros de altura, enclavado en el centro de cada una de las dos cabeceras de la cancha, que mide entre 180 y 220 metros de largo por entre 80 y 90 metros de ancho. 
"El Pato" consiste en una pelota de cuero con cámara de goma circundada por tres lonjas de cuero crudo cruzadas transversalmente, en cada una de las cuales van cosidas dos manijas o asas colocadas simétricamente. Es obligatorio que el jugador que tiene "El Pato" lo ofrezca a los adversarios con el brazo derecho extendido perpendicularmente a su cuerpo. 
Cualquier movimiento que el jugador haga para impedir que el adversario tome una de las manijas constituye una "negada", acto que el reglamento prohíbe y sanciona, salvo que tenga por fin efectuar pase o tratar de convertir un tanto. Si un adversario logra tomar "El Pato" se origina una "cinchada", que debe efectuarse sin que ninguno de los dos jinetes se apoye en la silla o en su cabalgadura, es decir, "a pura rienda". 

 
 

En Abril de esta año se llevó a cabo en Argentina el primer Mundial de PATO con participación de equipos europeos. Para ello se debió modificar algunas cosas del juego para que sea compatible con el horseball jugado en Europa. 
También en Afganistán se juega algo similar pero más primitivo por así decirlo, ya que se disputa una cabra pequeña tomada por las patas y con más jugadores. 

Fuentes: Fedpato.com.ar, floklerodlenorte.com. 

 


"Y me gusta el rock, el maldito rock, siempre me lleva el diablo no tengo religión" 

"Quizá este no era mi lugar pero tuve que nacer igual" 
"Yo veo todo al revés, no veo como ud, yo no veo justicia solo miseria y hambre, o será que soy yo, que llevo la contra como estandarte". 
"Perdonen pero así soy, yo no se porque, se que hay otros también, es que alguien debía de ser, los que prefieran la rebelión a vivir padeciendo"