Juana Azurduy, guerrera y héroe de la Independencia Argentina.

2 respuestas [Último envío]
ARGENTVS
Imagen de ARGENTVS
Desconectado
Equite
Desde: 31 Ago 2009

Juana Azurduy.
 

Breve biografía. 

 

Juana Azurduy nació el 12 de julio de 1780, en el cantón de Toroca en las cercanías de Chuquisaca. Tuvo una infancia felíz donde aprendió Quechua y Aymara, ya en su adeloscencia, pediendo a sus padres, se volvío conflictiva para su tía conservadora y fue enviada a un convento. 
En el covento tuvo una actitud desafiante y clandestinamentye organizaba reuniones donde aprendian la vida de Tupac Amarú y otros personajes que se revelaron contra los españoles. A los 8 meses de su internado es expulsada y regresa a su pueblo natal. 
En Chuquisaca conoce a Melchor Padilla, conocedor de lospubelos indigenas, él muere en Bs. As. encarcelado y culpado de colaboracionismo barbaro en contra del Rey. Su hijo Manuel Padilla se hace amigo de ella y finalmente se casan, teniendo cuatro hijos victimas del Paludismo. 
Las ideas de la revolución francesa eran afines en ambas personas, y él forma parte de la rebelión criolla en contra de los españoles en 1809, comendando a los indios Chayanta. Restaurado el poder colonial Padilla es perseguido y su mujer explusada de sus propiedades. 
Padilla utiliza tácticas de guerra de guerrillas con las que vence constatemente a los españoles, sus tropas era gauchos e indígenas bajo el mando del General Argentino Güemes. 
En 1813 Manuel logra conquistar Potosí organizando un nuevo ejercito boliviano antirealista con la ayuda de su comprometida esposa. Por esto Juana fue considerada una divinidad por los aborigenes y era admirada como una gran luchadora por sus compañeros criollos. El 2 de Agosto de 1814 Junana Azurduy, de 9 meses de embarazo conquistó el cerro Carretas, matanado al oficial acargo español y tomando el sangriento estarte realista. Inmediatamente comienzan sus contracciones y dá a luiz en el campo de batalla donde nace su cuarta hija. 

En 1816 recibe el visto bueno del Director Pueyrredón para que Güemes la designe Teniente Coronel con permiso de usar el uniforme militar. Siendo la primer mujer incorporada al ejercito Argentino, al cuál luego, muchas otras hicieron lo propio siguiendo tal ejemplo. 

En 1816 Juana y su esposo, al mando de 6000 indios cercaron la ciudad de Chuquisaca pero los realistas rompieron el centreo y dieren muerte a Padilla. La cabeza de su esposo fue exibida por meses en un plaza publica y el 15 de mayo de 1817 Juana al frente de cientos de indios la recuperó. 
Sin recursos y con pocas tropas se unió al ejercito de Güemes y acosó a los españoles con la guerra de guerrillas, en una notable batalla rechaza con solo cien indios armados con flechas y hondas, y 50 fusileros argentinos una ofensiva realista. 
Por tres años siguió con estas tácticas hasta la muerte de Güemes en 1821. 
Con la expediciones Argentinas del Ejercito del Norte Juana ofrece tropas de ayuda a estos logrando gran admiración entre los Argentinos a tal punto de recibir de propias manos del Gral Belgrano el sable del pocer argentino como simbolo de reconocimiento. 

En 1825 se declaró la independencia de Bolivia, el mariscal Sucre fue nombrado presidente vitalicio. Este le otorgó a Juana una pensión, que le fue quitada en 1857 bajo el gobierno de José María Linares. Doña Juana terminó sus días olvidada y en la pobreza, el día 25 de mayo de 1962 cuando estaba por cumplir 82 años. 

Junna fue acompañada en sus campañas por el Indio Juan Hualparrimachi quien era descendiente del Inka, y quien estaba enamorado de ella, también era un poeta y le escribió el siguiente poema: 


¿Chekachu, urpílay, 

Ripusaj ninqui, 

Caru llajtata? 

¿Manan cutinqui?... 



“Rinayqui ñanta 

Ckabuarichibuay, 

Nauparisuspa, buackaynillaybuan 

Chajcbumusckayqui. 

“Rupbaymantari, nibuajtiyquiri, 

Huackayniyllari, 

Ppuyu tucuspa 

Llantuycusuncka. 

“¡Aucharumij buabuan! 

¡Auca Kakaj churin! 

¿Imanasckataj 

Sackeribuanqui? 



Traducción de Joaquín Gantier: 



¿Es verdad, amada mía que dijiste, 

me voy muy lejos para no volver? 

Enséñame ese camino, que adelantándome, 

Lo regaré con mi llanto. 



Cuando me digas del calor del sol, 

mi llanto, en nube convertido te hará sombra. 

¡Hijo de la piedra! ¡Hijo de la roca! 

¿Cómo me has dejado? 

Saludos y espero que agregen más porque encontré mucho de ella pero no tengo tiempo para todo. 

Saludos.

 


"Y me gusta el rock, el maldito rock, siempre me lleva el diablo no tengo religión" 

"Quizá este no era mi lugar pero tuve que nacer igual" 
"Yo veo todo al revés, no veo como ud, yo no veo justicia solo miseria y hambre, o será que soy yo, que llevo la contra como estandarte". 
"Perdonen pero así soy, yo no se porque, se que hay otros también, es que alguien debía de ser, los que prefieran la rebelión a vivir padeciendo" 

  

MVR30
Imagen de MVR30
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 23 Ene 2011

Agradezco esta reseña de esta gran mujer luchadora junto a los hombres en los camos de batalla,situación impensable en aquellas épocas, según he leído Manuel Belgrano heroe de nuestra patria, le regalo su sable en reconocimiento a su valor. MVR30

 


Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio

omanb033
Imagen de omanb033
Desconectado
Ciudadano
Desde: 4 Oct 2011

Muy buena la reseña.  Por mi parte quiero agregar algo que le otorga un valor incalculabñe a su lucha por la Independencia Americana, y fue la pérdida de sus tres primeros hijos a causa de los contínuos movimientos por bosques y montañas para escapar de los españoles.  Al no contar con alimentación y cuidados adecuados los niños murieron por enfermedades.  Esto, al momento de leerlo por primera vez me puso la piel de gallina y me llenó de emoción.  Juana Azurduy, una grande de la Independencia Americana.