¿Que es para vosotros la Historia?

11 respuestas [Último envío]
Tito
Imagen de Tito
Conectado
Consul-Coordinador
CoordinadorResponsable MHMRedactor MHMSocio MH
Desde: 15 Ago 2009

¿Por qué la estudiamos? Por qué creeis que es necesario reconstruirla generación tras generación?


Típica pregunta con la que todo historiador abre su curso académico cuando se encuentra con nuevos alumnos no muy interesados en la materia.

 

A ver que respuestas obtenemos entre todos. Sed originales y no me contestéis con algo tan típico como "conocer el pasado para comprender el presente", o "para no tropezar dos veces en la misma piedra". La humanidad siempre tropezará y tropezará en la misma piedra, sólo que ésta piedra se mueve y cambia de forma y no nos parece la misma hasta que nos hemos dado de bruces con el suelo.

 

Os leeré y trataré de daros mi visión.

 


Eli_Silmarwen
Imagen de Eli_Silmarwen
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoResponsable MHM
Desde: 15 Ago 2009

En enero entregué una redacción para la asignatura de "Tendencias historiográficas actuales" en la que se debía reflexionar sobre la Historia... la quería compartir con vosotros y qué mejor excusa que ésta que me das así que allá va:

El término “historia” (del griego ἱστορία) puede tener muchas acepciones y hacer referencia tanto al conjunto de hechos del pasado como a la ciencia que estudia aquellos acontecimientos más relevantes, si bien para unos pocos sólo es el nombre de una asignatura obligatoria. Sin embargo, para muchas otras personas, la Historia, en mayúsculas, es una pasión, una forma de vida.

Todas las personas nacemos en un lugar y año concretos así como pertenecemos a una familia determinada. Estos hechos, que a priori pueden parecer intrascendentes, nos marcan de por vida. El lugar y el año en el que nacemos determinan el momento histórico en el que vivimos, la situación social, cultural, política y económica que influenciará desde ese momento todos los ámbitos de nuestra vida. La familia en la que nacemos también lo hace, en menor o mayor medida, pero, además, lleva consigo una cuestión inherente: un pasado, nuestro pasado y, con él, nuestra identidad. Si algo nos hace ser quienes somos esto es nuestro pasado, nuestra identidad y para llegar a serlo es necesario tener memoria, es decir, tener consciencia y conocimiento de los hechos acontecidos anteriormente, los cuales han determinado el momento actual. Así, la Historia no nos es ajena sino que nos acompaña desde el mismo momento en el que nacemos y lo seguirá haciendo hasta el momento de nuestra muerte pues, al fin y al cabo, la Historia, de una manera u otra, se encuentra siempre presente en nuestras vidas.  

De esta manera el estudio de la Historia no es sólo importante sino imprescindible. Para llegar a saber quiénes somos, por qué actuamos, sentimos o pensamos de determinada manera, necesitamos conocer la Historia. La Historia nos permite conocer nuestro presente, las causas de porqué éste es el que es, cómo se ha llegado a dicha situación. Además, la Historia incluso nos permite hacer paralelismos entre el presente y el pasado. Conocer las causas y las consecuencias de un hecho histórico nos permite predecir algunas posibles situaciones futuras, entendiendo que no necesariamente las mismas situaciones de partida desencadenan las mismas consecuencias, a la vez que la posibilidad de cambiar la situación con tal de que dichas consecuencias, en caso de ser negativas, no se vuelvan a repetir. Sin embargo, ya sabemos que el ser humano es el único que tropieza dos veces con la misma piedra.

Para muchos la Historia únicamente es una sucesión de hechos, datos y más datos sobre fechas, lugares y nombres de personas concretas puesto que nos han enseñado a memorizar la Historia, no a entenderla. De esta manera construyen la Historia a través de grandes batallas y grandes personajes de la Historia, desde el hecho concreto y puntual se intenta dar una visión general de una sociedad, ignorando que la Historia, en realidad, se construye a partir de procesos históricos, no de una sucesión de hechos. Esta lista de hechos, por sí misma, no tiene significado propio, necesita una interpretación, necesita un historiador. El historiador es la persona que dará sentido a esos hechos, quien los incluirá o no en su discurso, quien los elevará a hechos históricos trascendentales o no.

Para que ello ocurra los hechos deben de estar en consonancia con el objetivo que el historiador tiene cuando los consulta. El historiador es también, por tanto, una figura imprescindible en nuestra sociedad, aquella persona que nos ayudará a crear nuestra identidad y nos dará las respuestas que necesitamos para entender nuestro presente. Sin embargo, en muchas ocasiones la Historia se acaba convirtiendo en un arma política utilizada al antojo de quienes necesitan reafirmar una u otra identidad concreta. Así, la Historia es mirada de diferente manera según el prisma ideológico que utilicemos, la producción histórica se ve influenciada políticamente, llegando incluso a la tergiversación de los hechos, y se vuelve intencionada. La Historia se vuelve subjetiva… ¿o quizá lo ha sido siempre?

He aquí uno de los grandes problemas: la subjetividad u objetividad de la Historia. Como hemos dicho, toda persona se encuentra influenciada por el momento histórico en el que nace y vive y el historiador, no iba a ser menos. Partiendo de que el historiador es quien selecciona los hechos históricos, nos encontramos con que el pasado siempre se estudia a través del presente (es decir, por y para el presente). Por lo tanto, la producción historiográfica se ve influenciada por el momento histórico en el que se produce. Esto mismo ocurre en cualquier producción, incluso en aquellas que con el paso del tiempo se convertirán en fuentes históricas. Los hechos, como verdades absolutas, dejan de existir (si lo hicieron alguna vez). Sin embargo, no hay que ser extremistas: el hecho de que los hechos no se puedan conocer por sí mismos no quiere decir que no se puedan llegar a conocer hasta cierto grado. Para ello echamos mano del método científico, aquel que nos asegurará cierta objetividad haciendo que no existan tantas visiones de la Historia como historiadores.

No obstante, de poco sirve llegar hasta cierto conocimiento de la Historia si luego ese conocimiento no se llega a transmitir a los demás. En muchas ocasiones el conocimiento de la Historia ha sido vetado a la mayoría de la sociedad, únicamente un grupo reducido de personas tenía acceso al pasado de las sociedades humanas. En la actualidad el conocimiento científico generalmente se sigue reservando a cierto ámbito de la sociedad y los intentos de difusión no siempre tienen los resultados esperados.

Aún así, ciertos medios como la literatura o la cinematografía consiguen despertar el interés por nuestro pasado en el resto de la población. La ficción y la Historia se dan la mano en las novelas y películas históricas para de esta manera llegar al gran público. El gran público, a diferencia de las décadas anteriores, aceptará el discurso como el resultado de esa mezcla y algunos de ellos se verán interesados en descubrir cuáles han sido los ingredientes reales y cuáles los falsos. De esta manera, si bien las novelas y películas históricas tienen muchos aspectos negativos, también tienen, al menos, uno positivo: lograr despertar el interés por la Historia. Así muchas personas, entre las que se encuentra una servidora, descubrirán a partir de un relato ficticio la manera de ponerse en el lugar de aquellas personas reales que constituían una sociedad de un tiempo lejano al nuestro. Podrán ser capaces de ver, por un momento, la vida a través de sus ojos, de imaginarse cómo era su sociedad, tan distinta y tan similar a la nuestra, pero, sobre todo, de ver que, aunque personas de otro tiempo, siguen siendo personas como nosotros, personas con sentimientos y pensamientos. La Historia deja de ser una simple sucesión de hechos para pasar a ser una Historia humanizada, una Historia viva.

 


                foto3  

efe1
Imagen de efe1
Desconectado
Expulsado
Usuario Expulsado
Desde: 20 Oct 2010

Para dar una respuesta telegráfica a esta pregunta me gusta la siguiente frase que en una oportunidad escuché: " La Historia es a los pueblos lo que la memoria es a los seres humanos". Interesante, ¿no?

Saludos.

 


Carabina a la espalda y sable en mano.

A. Ikikunari
Imagen de A. Ikikunari
Desconectado
Auxilia
Desde: 19 Nov 2010

Este comentario tiene algunas alegorias y/o fraces celebres, no quisiera que pareciera poco seria, pero aun así forman parte de la historia, debido al tiempo he usado este formato, y no el de un ensayo, disculpen esta intromisión.

La historia se define como la Ciencia Social que estudia la visión y/o procesos de evolución de la sociedad en su Conjunto, esta puede ser considerada como una rama de las ciencias, o como una disciplina filosofica que estudia los acontecimientos, esta palabra coloquialmente tiene distientos significados dependiendo del contexto donde se encuentre el individuo, y a la evolución historica de la misma palabra.


Las principales utilidades de la Historia son para:

1: Comprender con exactitud el mensage de un libro escrito en una época pasada.

Alegoria: No es lo mismo leer el principito como un niño, que leerlo como un erudito que sabe historia.

2. No estar involucrado en problemas interculturales, o en inadaptaciones sociales cuando se viaja de visita a un determinado lugar. 

nota: esto es bastante retratado en los simpsons, serie creada por filosofosos, Matt y otros productores.

Alegoria: "Puedes insultar al Dios de un extrangero en su lugar sagrado  y provocar una revolución sin darte cuenta si no sabes historia". 

3. Tener consciencia de donde esta uno mismo, y poder tener una idea del futuro de uno.

Alegoría: Uno puede decidir su propio destino si uno esta consciente de donde esta parado uno.

4. Comprender determinada cultura, comportamiento, y conducta de una sociedad o de un individuo.

Alegoria: El matrimonio, la paternidad, la monogamia, la poligamia, solo la historia, y la filosofía la explican.


5.- Ser parte de la historia, y no ser llevado por la historia.

Alegoria: Si uno se deja llevar por la marea quien sabe a donde te lleve, tal vez a un tiburón, a un arrecife, quien sabe pero puedes parar ahí.

6.Simplemente adquirir más conocimiento para enriquecer el intelecto.

La sabiduría hace que el oro paresca arena, y la plata paja. Sab(?:?)

7.Comprender más al complejamente y exageradamente irracional-racional ser humano.

Alegoria: Si tu entiendes al ser humano puedes entenderlo todo, lastima que ni la historia nos pueda resolver esa duda, tal vez en el futuro, cuando avance la ciencia y la filosofía.

Hay dos cosas infinitas el universo y la estupidez humana, y del universo no estoy tan seguro. Albert Einstein.

8. Poder escribir un libro de historia.

Bueno podría decir muchas más pero no dispongo del tiempo, espero le sirva mi comentario.

 


Que tanto cambia el mundo y en que dirección, tantas preguntas y tan pocas respuestas,

muchos libros de filosofía, de ciencia, de literatura, y tan poco tiempo para leer.

matabishos
Imagen de matabishos
Desconectado
Centurion
Socio MH
Desde: 19 Sep 2009

Eli_Silmarwen ha escrito

En enero entregué una redacción para la asignatura de "Tendencias historiográficas actuales" en la que se debía reflexionar sobre la Historia... la quería compartir con vosotros y qué mejor excusa que ésta que me das así que allá va:

El término “historia” (del griego ἱστορία) puede tener muchas acepciones y hacer referencia tanto al conjunto de hechos del pasado como a la ciencia que estudia aquellos acontecimientos más relevantes, si bien para unos pocos sólo es el nombre de una asignatura obligatoria. Sin embargo, para muchas otras personas, la Historia, en mayúsculas, es una pasión, una forma de vida.

Todas las personas nacemos en un lugar y año concretos así como pertenecemos a una familia determinada. Estos hechos, que a priori pueden parecer intrascendentes, nos marcan de por vida. El lugar y el año en el que nacemos determinan el momento histórico en el que vivimos, la situación social, cultural, política y económica que influenciará desde ese momento todos los ámbitos de nuestra vida. La familia en la que nacemos también lo hace, en menor o mayor medida, pero, además, lleva consigo una cuestión inherente: un pasado, nuestro pasado y, con él, nuestra identidad. Si algo nos hace ser quienes somos esto es nuestro pasado, nuestra identidad y para llegar a serlo es necesario tener memoria, es decir, tener consciencia y conocimiento de los hechos acontecidos anteriormente, los cuales han determinado el momento actual. Así, la Historia no nos es ajena sino que nos acompaña desde el mismo momento en el que nacemos y lo seguirá haciendo hasta el momento de nuestra muerte pues, al fin y al cabo, la Historia, de una manera u otra, se encuentra siempre presente en nuestras vidas.  

De esta manera el estudio de la Historia no es sólo importante sino imprescindible. Para llegar a saber quiénes somos, por qué actuamos, sentimos o pensamos de determinada manera, necesitamos conocer la Historia. La Historia nos permite conocer nuestro presente, las causas de porqué éste es el que es, cómo se ha llegado a dicha situación. Además, la Historia incluso nos permite hacer paralelismos entre el presente y el pasado. Conocer las causas y las consecuencias de un hecho histórico nos permite predecir algunas posibles situaciones futuras, entendiendo que no necesariamente las mismas situaciones de partida desencadenan las mismas consecuencias, a la vez que la posibilidad de cambiar la situación con tal de que dichas consecuencias, en caso de ser negativas, no se vuelvan a repetir. Sin embargo, ya sabemos que el ser humano es el único que tropieza dos veces con la misma piedra.

Para muchos la Historia únicamente es una sucesión de hechos, datos y más datos sobre fechas, lugares y nombres de personas concretas puesto que nos han enseñado a memorizar la Historia, no a entenderla. De esta manera construyen la Historia a través de grandes batallas y grandes personajes de la Historia, desde el hecho concreto y puntual se intenta dar una visión general de una sociedad, ignorando que la Historia, en realidad, se construye a partir de procesos históricos, no de una sucesión de hechos. Esta lista de hechos, por sí misma, no tiene significado propio, necesita una interpretación, necesita un historiador. El historiador es la persona que dará sentido a esos hechos, quien los incluirá o no en su discurso, quien los elevará a hechos históricos trascendentales o no.

Para que ello ocurra los hechos deben de estar en consonancia con el objetivo que el historiador tiene cuando los consulta. El historiador es también, por tanto, una figura imprescindible en nuestra sociedad, aquella persona que nos ayudará a crear nuestra identidad y nos dará las respuestas que necesitamos para entender nuestro presente. Sin embargo, en muchas ocasiones la Historia se acaba convirtiendo en un arma política utilizada al antojo de quienes necesitan reafirmar una u otra identidad concreta. Así, la Historia es mirada de diferente manera según el prisma ideológico que utilicemos, la producción histórica se ve influenciada políticamente, llegando incluso a la tergiversación de los hechos, y se vuelve intencionada. La Historia se vuelve subjetiva… ¿o quizá lo ha sido siempre?

He aquí uno de los grandes problemas: la subjetividad u objetividad de la Historia. Como hemos dicho, toda persona se encuentra influenciada por el momento histórico en el que nace y vive y el historiador, no iba a ser menos. Partiendo de que el historiador es quien selecciona los hechos históricos, nos encontramos con que el pasado siempre se estudia a través del presente (es decir, por y para el presente). Por lo tanto, la producción historiográfica se ve influenciada por el momento histórico en el que se produce. Esto mismo ocurre en cualquier producción, incluso en aquellas que con el paso del tiempo se convertirán en fuentes históricas. Los hechos, como verdades absolutas, dejan de existir (si lo hicieron alguna vez). Sin embargo, no hay que ser extremistas: el hecho de que los hechos no se puedan conocer por sí mismos no quiere decir que no se puedan llegar a conocer hasta cierto grado. Para ello echamos mano del método científico, aquel que nos asegurará cierta objetividad haciendo que no existan tantas visiones de la Historia como historiadores.

No obstante, de poco sirve llegar hasta cierto conocimiento de la Historia si luego ese conocimiento no se llega a transmitir a los demás. En muchas ocasiones el conocimiento de la Historia ha sido vetado a la mayoría de la sociedad, únicamente un grupo reducido de personas tenía acceso al pasado de las sociedades humanas. En la actualidad el conocimiento científico generalmente se sigue reservando a cierto ámbito de la sociedad y los intentos de difusión no siempre tienen los resultados esperados.

Aún así, ciertos medios como la literatura o la cinematografía consiguen despertar el interés por nuestro pasado en el resto de la población. La ficción y la Historia se dan la mano en las novelas y películas históricas para de esta manera llegar al gran público. El gran público, a diferencia de las décadas anteriores, aceptará el discurso como el resultado de esa mezcla y algunos de ellos se verán interesados en descubrir cuáles han sido los ingredientes reales y cuáles los falsos. De esta manera, si bien las novelas y películas históricas tienen muchos aspectos negativos, también tienen, al menos, uno positivo: lograr despertar el interés por la Historia. Así muchas personas, entre las que se encuentra una servidora, descubrirán a partir de un relato ficticio la manera de ponerse en el lugar de aquellas personas reales que constituían una sociedad de un tiempo lejano al nuestro. Podrán ser capaces de ver, por un momento, la vida a través de sus ojos, de imaginarse cómo era su sociedad, tan distinta y tan similar a la nuestra, pero, sobre todo, de ver que, aunque personas de otro tiempo, siguen siendo personas como nosotros, personas con sentimientos y pensamientos. La Historia deja de ser una simple sucesión de hechos para pasar a ser una Historia humanizada, una Historia viva.

Hola Eli

Interesante redacción y me ha gustado, pero hago una reflexión a el concepto de identidad que creo que tienes.

Uno nace o vive en una sociedad, que pertenece a un pueblo, este pueblo tiene una lengua, cultura, tradiciones etc, a esto se le llama identidad Nacional, Tú Eli que perteneces a ese pueblo, tu identidad está vinculada con él, prácticamente es la misma.

El pueblo te arropa, te protege, porque eres un miembro de él, perfecto, te sientes seguro. Pero ojo, ¿los pueblos nunca se equivocan? Mira lo que han hecho algunos de ellos, sin ir más lejos el siglo pasado, y precisamente los que tenían mayor cultura y una larga historia.

Como dice Maalouf el pueblo debería ser una parte más de tu identidad, lo mismo que tu familia, tu religión si la tienes o no, si eres ateo o no, tu ideología, tus gustos gastronómicos, deportivos… y todas esas partes componen tu identidad, y la que corresponde al pueblo debe tener la importancia que tiene y punto, no es el todo. Obviar algunas de estas partes y sustituirlas por una sola te comportará problemas, vamos eso creo.

Lo mejor sería involucrarse lo justo en el pueblo que te ha tocado al nacer y en la historia que nos cuentan. Y dejar las sociedades hormiguero para las hormigas, que se suponen que son tontas y nosotros inteligentes.

PD. Eli lo escrito es una opinión mía y seguramente equivocada.

Eli_Silmarwen
Imagen de Eli_Silmarwen
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoResponsable MHM
Desde: 15 Ago 2009

matabishos ha escrito

Hola Eli

Interesante redacción y me ha gustado, pero hago una reflexión a el concepto de identidad que creo que tienes.

Uno nace o vive en una sociedad, que pertenece a un pueblo, este pueblo tiene una lengua, cultura, tradiciones etc, a esto se le llama identidad Nacional, Tú Eli que perteneces a ese pueblo, tu identidad está vinculada con él, prácticamente es la misma.

El pueblo te arropa, te protege, porque eres un miembro de él, perfecto, te sientes seguro. Pero ojo, ¿los pueblos nunca se equivocan? Mira lo que han hecho algunos de ellos, sin ir más lejos el siglo pasado, y precisamente los que tenían mayor cultura y una larga historia.

Como dice Maalouf el pueblo debería ser una parte más de tu identidad, lo mismo que tu familia, tu religión si la tienes o no, si eres ateo o no, tu ideología, tus gustos gastronómicos, deportivos… y todas esas partes componen tu identidad, y la que corresponde al pueblo debe tener la importancia que tiene y punto, no es el todo. Obviar algunas de estas partes y sustituirlas por una sola te comportará problemas, vamos eso creo.

Lo mejor sería involucrarse lo justo en el pueblo que te ha tocado al nacer y en la historia que nos cuentan. Y dejar las sociedades hormiguero para las hormigas, que se suponen que son tontas y nosotros inteligentes.

PD. Eli lo escrito es una opinión mía y seguramente equivocada.

Matabishos, en mi comentario me refería más a la identidad cultural que nacional, es decir, a aquella que determina en cierta forma todo lo que comentas que forma parte de mi identidad (que coincido contigo en que es así) así como todos los aspectos de la sociedad (económicos, sociales, políticos, etc.).

Por poner un ejemplo tonto, el hecho de que por ser mujer y tenga las orejas agujereadas (ya que yo no uso pendientes pero los agujeros son el reflejo de que una vez sí los usé) se corresponde a una forma en la que se manifiesta la cultura en la que nací que me identifica como perteneciente a dicha cultura y todo ello, seguramente, tenga un origen histórico. Lo mismo que el hecho de que yo esté bautizada por la Iglesia aunque sea agnóstica se corresponde con la cultura en la que he nacido que no aboga, por ejemplo, por una creencia animista o totemista sino que dentro de ella encontramos la creencia en religiones monoteístas (cristianismo, judaismo, islamismo), el agnosticismo o el ateísmo, fruto del devenir histórico no ya de nuestra nación y nuestro pueblo (entendiendo éstos como el Estado en el que hemos nacido) sino de nuestra cultura occidental.

El hecho de que ahora por ejemplo nos estemos comunicando en español a través de la escritura humanística es un hecho cultural que tiene sus raíces en hechos históricos (la tradición grecolatina en la que se fundamentó la posterior nación de España y a través de ella la denominada Latinoamérica) pues perfectamente podríamos comunicarnos en mandarín a partir del alfabeto chino (aunque tiempo al tiempo jeje) pero nuestra historia no ha ido por esos derroteros.

Por otro lado, preguntas si los pueblos se equivocan. En este sentido, nuestro etnocentrismo hace que tendamos a creer que nuestra cultura siempre es la mejor pues, al fin y al cabo, es la que nos permite sobrevivir. En mi caso, no creo que haya culturas mejores ni peores sino diferentes y todas válidas. También, añado, que el simple hecho de pertenecer a una cultura con una historia determinada no me hace responsable de los actos anteriores a mí sino únicamente heredero de sus consecuencias (pues dichos actos han determinado el momento histórico en el que he nacido).

Mmm, no sé si me he explicado o me he liado más jejeje

 


                foto3  

Estrella
Imagen de Estrella
Desconectado
Auxilia
Desde: 16 Jul 2010

Yo no estudio historia como carrera como muchos de ustedes que por cierto los envidio muchísimo pues aquí cursar la carrera de Historia es como suicidio económico =/

Lo que más pero más me fascina de la historia no es solo sumergirme en el mundo de antaño y descubrir y redescubrir hechos que pasaron hace mucho tiempo, ni tampoco el enterarme, al leer un libro o ver un documental, cosas que desconocía totalmente o conocía en parte, pues para mi todo eso me encanta pero, mi motivación es encontrar la verdad, que como a muchos les habrá pasado, podemos saber de una fuente un hecho, pero de otra fuente algo distinto, lo cual a veces confunde, pero tomando esas fuentes podemos saber o redescubrir el hecho real tras el mito. Cada quién tiene su versión de cada retaso de historia, pero descubrir lo que realmente pasó es el reto que me apasiona =)


PD: escriben tanto que me líe leyéndoles xD, pero enserio que envidio a los que cursan historia como carrera universitaria  =)

Tito
Imagen de Tito
Conectado
Consul-Coordinador
CoordinadorResponsable MHMRedactor MHMSocio MH
Desde: 15 Ago 2009

efe1 ha escrito

Para dar una respuesta telegráfica a esta pregunta me gusta la siguiente frase que en una oportunidad escuché: " La Historia es a los pueblos lo que la memoria es a los seres humanos". Interesante, ¿no?

Saludos.

Vaya, mi opinión iba por el mismo camino. ¿Qué es una persona sin memoria? ¿Sin el conocimiento de quién es ni quién fue?

En el mundo que vivimos casi todos hemos sufrido, por un conocido o familiar cercano, lo que supone en una persona el perder la memoria por esa enfermedad terrible que no voy a nombrar. La persona deja su ser enterrado en vida, se convierte simplemente en un cuerpo vivo pero vacío. Aquello que lo hacía persona, su pasado, sus experiencias, su propia identidad, el alma que decían los filosofos griegos, desaparece, y la propia vida desaparece con ello aunque el corazón siga latiendo.

¿Qué sería de una humanidad sin memoria? Pues simplemente dejaríamos de ser quienes somos. Nos convertiríamos en simples autómatas que reaccionan por impulsos químicos. Una masa amorfa sin conciencia de sí mismos.

La Historia es la propia esencia de la humanidad. Es lo que nos hace humanos. Es la raíz que alimenta el árbol...

 


Eli_Silmarwen
Imagen de Eli_Silmarwen
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoResponsable MHM
Desde: 15 Ago 2009

Tito ha escrito

efe1 ha escrito

Para dar una respuesta telegráfica a esta pregunta me gusta la siguiente frase que en una oportunidad escuché: " La Historia es a los pueblos lo que la memoria es a los seres humanos". Interesante, ¿no?

Saludos.

Vaya, mi opinión iba por el mismo camino. ¿Qué es una persona sin memoria? ¿Sin el conocimiento de quién es ni quién fue?

En el mundo que vivimos casi todos hemos sufrido, por un conocido o familiar cercano, lo que supone en una persona el perder la memoria por esa enfermedad terrible que no voy a nombrar. La persona deja su ser enterrado en vida, se convierte simplemente en un cuerpo vivo pero vacío. Aquello que lo hacía persona, su pasado, sus experiencias, su propia identidad, el alma que decían los filosofos griegos, desaparece, y la propia vida desaparece con ello aunque el corazón siga latiendo.

¿Qué sería de una humanidad sin memoria? Pues simplemente dejaríamos de ser quienes somos. Nos convertiríamos en simples autómatas que reaccionan por impulsos químicos. Una masa amorfa sin conciencia de sí mismos.

La Historia es la propia esencia de la humanidad. Es lo que nos hace humanos. Es la raíz que alimenta el árbol...

Siempre he pensado así, de hecho, ése era el símil que quería hacer cuando hablé de identidad en mi redacción. Sin embargo, también hay que tener en cuenta que una persona o una sociedad o una cultura sin memoria no significa que deje de ser quién sea, es decir, que pierda su identidad: únicamente pierde la consciencia de su identidad, no ésta.

Si un familiar nuestro pierde la memoria, no por ello dejará de ser quien era: si su personalidad era jovial y alegre lo seguirá siendo aunque no se acuerde que siempre fue así. Con las sociedades y culturas pasa exactamente lo mismo: perder la conciencia de, por ejemplo, que dos países tengan un origen común, querer negarlo de la Historia no significa que a las personas de esos países no les una una cultura similar dada ese origen común, por mucho que quieran negarlo el no tener consciencia o no querer tenerla no significará que ello no forme parte de su identidad.

 


                foto3  

AzteK_2412
Imagen de AzteK_2412
Desconectado
Equite
Redactor MHMSocio MH
Desde: 24 Feb 2010

por que me gusta la historia?, por que simplemente es interesante, muchos creen que la television y los libros de ciencia ficcion son apasionantes, sin embargo casi nada de lo que alli sucede es real, en cambio en la historia son personas como cualquiera de nosotros que al igual que nosotros tenian problemas y una vida, y creo yo vale la pena recordar y aprender de quienes hicieron algo lo suficientemente importante como para formar parte de la historia "la verdadera gloria esta en hacer lo que merece escribirse y leer lo que merece hacerse" y eso es la historia para mi: quien sabe y algun dia alguno de nosotros aparecera en un libro de historia por haber intentado igualar la historia (y quiza haberlo logrado o superado).

 


This is the way the world ends. Not with a bang but a whimper -- T.S. Elliot "The hollow men". Asi es como termina el mundo. No con una explosion sino con un lamento

 

matabishos
Imagen de matabishos
Desconectado
Centurion
Socio MH
Desde: 19 Sep 2009

Eli ya lo habías dejado claro, lo habías explicado muy bien, y ahora, con el último post, has dado el remate.

Todo el mundo cree saber el significado de Identidad, pero nadie lo tiene claro. Muchos lo asocian a su Nación y su historia

Si tu padre te describe a un amigo empezará por el físico, le dirá si eres rubia o morena, la altura, tu edad. Luego dirá que eres una gran chica, extrovertida, te gusta la escuela y el deporte, los animales… Le hará una breve descripción de lo que tú eres. Más difícil es que le hable de tu lugar de procedencia y tu compromiso con esa sociedad.

Tito dice que la historia es lo que nos hace humanos, bueno, o inhumanos, depende. Humanos nos hace nuestro cerebro y la utilidad que consigamos sacar de él, de las actuaciones presentes. Y el futuro es ficción y la historia, historia es, no debería marcarnos, ni nosotros deberíamos señalar.

PD. Nuestra parte de identidad cultural y social es inevitable, si no gusta, no se debe negar, mejor gestionar.