Darwinismo Social, Nazismo y Bioética Contemporánea.

Sin respuestas
prisca063
Imagen de prisca063
Desconectado
Guardia Pretoriano
Socio MH
Desde: 30 Ago 2009

Autor: Teoburgo, 09/Nov/2009 04:59 GMT+1:


 

 

Me he topado con un artículo interesante del que aquí os copio parte. Aunque el asunto del Darwinismo Social, y del Nazismo, parece que está ya bastante superado, el autor del texto Dónal P O'Mathúna, consigue hilar estas dos lineas de pensamiento (bueno, me parece que estoy siendo excesiva al denominar el Nazismo como linea de pensamiento) con las actuales corrientes de la Bioética Contemporánea.

Vosotros que opínais? 

La dignidad humana en la era nazi: implicaciones para la bioética contemporánea


Se analizan cinco creencias centrales del darwinismo social a la luz de su influencia sobre las discusiones actuales en el campo de la ética médica y la bioética. La aceptación de dichas tesis durante la era nazi resultó destructiva para muchos humanos. Su amplia aceptación actual podría igualmente conducir a importantes cotas de muerte y sufrimiento humanos. Se hace necesaria una ética diferente que considere la dignidad humana como inherente a todos los individuos humanos.

 La justificación de los programas nazis, que comprendían eutanasia involuntaria, esterilización forzada, eugenesia y experimentación humana, se hallaba fuertemente influenciada por la forma de concebir la dignidad humana. Hoy debe ser nuevamente examinado el desarrollo histórico de dicha concepción puesto que las discusiones acerca del valor del ser humano son actualmente parte integral de la ética médica y de la bioética. Debemos aprender la lección que se deriva de cómo la dignidad humana acabó tan tergiversada, con el fin de poder evitar que se repitan hoy similares distorsiones.

La forma de concebir la dignidad humana propia de la teoría de la evolución de Darwin determinó en gran medida la política social de la alemania nazi. Habiendo acuñado la expresión "supervivencia de los más capaces", la teoría de la evolución de Charles Darwin fue aplicada rápidamente tanto a los seres humanos como a la estructura social (darwinismo social).

Los darwinistas sociales rechazaban que la dignidad sea inherente a todos los humanos. Diversos autores influyentes de la época proclamaban que el valor de un individuo debe ser determinado de forma materialista y funcional. La popularidad de dichas creencias preparó ideológicamente a los médicos y enfermeras alemanes para aceptar las políticas sociales nazis, las cuales promovían exclusivamente la supervivencia de los seres humanos más aptos.

La revisión histórica permite descubrir cinco creencias o asunciones que produjeron un fuerte impacto sobre la ética médica de la era nazi (Hawkins) :

 

  • las leyes que gobiernan la naturaleza (incluidos los seres humanos) son puramente leyes biológicas;
  • el crecimiento de la población agota los recursos, cosa que da lugar a una lucha por la existencia;
  • Los rasgos físicos y mentales que - en esta lucha - confieren ventajas competitivas pueden extenderse a la población por medio de la herencia;
  • La selección y la herencia lleva a la aparición de nuevas especies y a la extinción de otras;
  • Todo lo anterior se aplica también a la cultura humana, motivo por el cual tanto el pensamiento humano como la religion, la psicología, la política y la ética han evolucionado por selección natural. Según Hawkins, las primeras cuatro asunciones pueden sostenerse sin ser un darwinista social, pero esta quinta creencia es propia del mismo.
  •  

    El examen del discurso bioético contemporáneo muestra que estas creencias son las mismas que - bajo formas diferentes- se promueven en dicho discurso. En él se halla en liza el concepto de valor del ser humano. Así, las discusiones éticas actuales en torno a los embriones humanos giran en torno a la determinación de su condición moral. En este mismo sentido, existen en la sociedad actual presiones económicas que fuerzan a los individuos y a la sociedad a examinar el valor de la vida de algunos con el fin de determinar si - a la vista del deterioro de sus características - quizás no merecen ya vivir. De nuevo se ve la dignidad humana como una característica propia de ciertos humanos, no como algo inherente a su condición humana. Estos puntos de vista tienen un enorme impacto sobre lo que se considera aceptable en la ética médica.

    Aquí os dejo el artículo completo: http://www.biomedcentral.com/1472-6939/7/2.

     

     


    Autor: Teoburgo, 09/Nov/2009 21:30 GMT+1:


     

    Escrito originalmente por Teoburgo

    Así, las discusiones éticas actuales en torno a los embriones humanos giran en torno a la determinación de su condición moral. En este mismo sentido, existen en la sociedad actual presiones económicas que fuerzan a los individuos y a la sociedad a examinar el valor de la vida de algunos con el fin de determinar si - a la vista del deterioro de sus características - quizás no merecen ya vivir. De nuevo se ve la dignidad humana como una característica propia de ciertos humanos, no como algo inherente a su condición humana. Estos puntos de vista tienen un enorme impacto sobre lo que se considera aceptable en la ética médica.

    Me cito a mi misma, para hacer una pregunta más concreta. Veís relación entre los criterios Nazis, el Darwinismo Social y el aborto legal (según el Código Penal de muchos Paises del primer Mundo), de embriones con malformaciones, Síndrome de Down, minusvalías, enfermedades de herencia genética.....?

    Creeís que son consideraciones morales, o económicas las que pueden tener más peso a la hora de tomar ciertas decisiones médicas?


    Autor: sbatiato, 10/Nov/2009 01:35 GMT+1:


     

    en primer lugar es un tema farragoso.

    pero en mi opinion, el propio termino "darwinismo social" es erroneo.

    basicamente el darwinismo lo podemos resumir como "seleccion natural" subrayo natural

    la esterilizacion, el genocidio, el aborto, etc no son naturales; sino artificiales y guiados por una politica dictada por quien sea; por lo tanto, la seleccion artificial no seria darwinismo, solo justificacion

    si quieren justificar las "practicas de seleccion" anteriores que busquen otra escusa, no imponiendo la lógica despiadada de la naturaleza pero sin asumir que ésta tarda miles de generaciones en consolidar los cambios evolutivos.

     

     

     


    Autor: Galland, 10/Nov/2009 02:29 GMT+1:


     

    El humanitarismo es una falacia de los curas, la compasion es un pecado capital, sentir compasion por los debiles es un pecado contra la naturaleza. Los monos matan a golpes a intrusos, y si es valido para los monos lo es mas para las personas. Esto se dice que lo menciona Adolf Hitler en su cena con Hanna Reitsch y Von Greim.

    Es un claro concepto resultado de la aplicacion de teorias muy teoricas y muy mal desarrolladas, una cosa es que la naturaleza de paso a una seleccion de la raza en funcion de una genetica superior, pero otra cosa muy distinta es una seleccion a dedo.

     


    Autor: P.Flores, 13/Nov/2009 04:31 GMT+1:


     

    Hola Teo, buenas noches ( casi madrugadas).

    Sobre el importante tema que planteas, lo primero que quiero es darte la gracias por traerlo a debate y en segundo lugar contestar a tus preguntas.

    Sobre el Darwinismo social, comparto lo expresado por Galland y sbatiato: es un termino erroneo; una utilización espuria de la teoria de Darwin.

    El aborto en las condiciones en que lo planteas nada tiene que ver con los experimentos nazis.

    Creo que en los médicos, como en cualquier otro colectivo profesional, el dinero cuenta, pero creo también que, salvo excepciones, la etica profesional está en ellos por encima de los aspectos economicos.

    Pero quiero decir algo más sobre lo que plantea ese artículo.

     Es comprensible que dada  la directa repercusión que los avances científicos y tecnológicos tienen  en nuestras vidas y en la de nuestro planeta, sean hoy, desde todos los ámbitos,  motivo de especial atención, a la vista de la increíble velocidad  a la que se están produciendo.

    Máxime cuando los recursos energéticos se están agotando, cuando los dos países más poblados del mundo:  China ( con más de mil trescientos millones de habitantes)  e India ( con  cerca de mil doscientos millones ) son ya algo más que países emergentes (China  muy probablemente , será la primera potencia mundial de aquí a unos años) y,  cuando no se atisba esperanza alguna de llevar a cabo una alternativa viable a un capitalismo cada día más desenfrenado.

    Ante semejante panorama, es comprensible que desde determinados sectores muy comprometidos con la vida y con la dignidad de los seres humanos, exista una profunda preocupación por la investigación  sobre seres humanos  y en cuestiones como la eutanasia o el aborto; pero se echa en falta esa misma preocupación  ante los avances, para mejor matar, que se producen en todo tipo de armamento, muy especialmente en las armas de destrucción masiva. Sorprende tanto más, cuando la ciencia armamentística, no cumple, por no poder cumplirlos, tres de los cuatro principios establecidos por Beauchamp y Childress para la bioética: la no maleficencia,  la beneficencia, y la  justicia.

    Centrándome ya en el artículo aquí expuesto, dicho artículo presenta una primera incorrección al afirmar que “Se hace necesaria una ética diferente que considere la dignidad humana como inherente a todos los individuos humanos.”, puesto que esa ética existe, es la bioética y abarca no solo el campo de la medicina, siendo aplicable a todas aquellas ciencias o tecnologías que están directamente relacionadas con la dignidad de los seres humanos, con su integridad física o moral o  con ambas cosas.  Otra cosa será que  haya que estar  muy atentos  a que se cumplan rigurosamente sus principios,  por las circunstancias  que he mencionado al principio y por el conocimiento que tenemos sobre los  hechos criminales de los hombres y de los gobiernos,  también en este campo.

    De hecho, tenemos conocimiento de un caso un poco anterior a los experimentos nazis,  que cuando se supo, conmocionó a los estadounidense: el caso de  Tuskegee, que comenzó en el 1932 y acabó en el 1972, un estudio sobre la sífilis realizado por el departamento de salud pública de Alabama , que salió a la luz gracias a una investigación del periodismo americano. Los probandos fueron 400 hombres  negros . Resulta especialmente siniestro el hecho de que no se intentó ofrecer una posibilidad terapéutica a estas personas, aunque la penicilina ya estaba en el mercado desde aproximadamente el año 1950.

    Este caso dio origen al Informe Belmont (1978).

    Junto a él, otros realmente sobrecogedores, están recogidos en un artículo acerca de bioética, dentro del apartado sobre reseña histórica, llevado a cabo  por una profesora del Departamento de Bioética de la  Facultad de Medicina  de la Universidad de Chile.

    Dejo aquí un resumen de ese apartado:

    Hasta el siglo XX, la trayectoria de la investigación científica en seres humanos fue errática y sin control ético alguno, excepto la conciencia moral de los investigadores.

    Fueron los abusos en la experimentación en los campos de concentración de la Alemania nazi los que dieron origen al Código de Nuremberg en 1947, cuyo principal postulado era la participación voluntaria e informada de todos los sujetos reclutados para una investigación. Sin embargo, este código se refiere sólo al respeto de la autonomía tanto de probandos como de investigadores y no hace referencia a la necesidad de legislar localmente.

    En 1959, el médico estadounidense Henry Beecher publicó "Experimentation in Man",  en el cual planteó insuficiencias en el Código de Nuremberg y propuso velar por el buen diseño de los experimentos y la calidad moral de los investigadores. Beecher fue el principal redactor del Código de Helsinski (1964) de la Asociación Médica Mundial que dividió la investigación médica en terapéutica y no terapéutica. A pesar de estos avances, algunos científicos denunciaron el carácter no ético de muchas investigaciones y, los artículos que posteriormente escribió Beecher en relación a serias situaciones, sensibilizaron al público estadounidense. Se conocieron por la prensa algunas investigaciones que fueron haciéndose emblemáticas como el caso del Hospital Judío de Enfermedades Crónicas de Brooklyn (1963) en que se inyectó por vía subcutánea células cancerosas a 22 pacientes sin su consentimiento, y el caso de la State School (Escuela Estatal) Willowbrook, asilo de niños retrasados mentales, en que se infectó deliberadamente de hepatitis a niños recién ingresados, con el argumento que igual iban a contraer la enfermedad en el establecimiento.

    Finaliza la reseña hablando del caso de Tuskegee.

    Tras lo aquí expuesto, considero que el titulo del artículo de este post ” La dignidad humana en la era nazi: implicaciones para la bioética contemporánea” es limitado , ya que ha quedado demostrado :

    1º que los experimentos nazis tienen,  al menos, un precedente conocido y, muy presumiblemente más de uno silenciado y al margen de la ideologia nazi.

    2ª que difícilmente un hospital judío podía haberse visto implicado por los experimentos llevados a cabo en los campos de concentración nazis por lo que otros serian los móviles para tales experimentos.

     

      Para terminar diré que no creo que los experimentos sobre biocombustibles, que entran de lleno en el campo de la bioética,  tengan que ver tampoco  en absoluto con el  Darwinismo social y todo con la sociedad capitalista en que vivimos. Y creo que quienes tanto se ocupan y preocupan por defender la vida y la dignidad humana, deberian de ocuparse a fondo de un tema que puede acabar dando la puntilla a los millones de hambrientos que existen en este mundo hipócrita además de llevar a la muerte por hambre a otros muchos cientos de miles de seres humanos.

    Un saludo

     


     "Los recuerdos no pueblan nuestra soledad, como suele decirse, antes al contrario, la hacen más profunda".