Los mosquetes

1 respuesta [Último envío]
Galland
Imagen de Galland
Desconectado
General
Colaborador
Desde: 13 Sep 2009

AUTOR: Galland

Los mosquetes

Arma de fuego de infantería empleada entre los siglos XVI y XIX. Surge como evolución del arcabuz, su cañón mide hasta metro y medio. Originalmente, era grande y pesado y se necesitaba una horquilla para apoyarlo si se quería apuntar de manera correcta. Debido a esto (y al menor precio) el arcabuz siguió usándose también durante el siglo XVII. Más tarde fue evolucionando a modelos más ligeros, que se impusieron definitivamente con el siglo XVIII. El mosquete usaba balas (o "pelotas") el doble de pesadas que el arcabuz, con el lógico aumento de poder de detención. Su alcance efectivo también era mayor. Solía usarse a unos cincuenta metros, aunque en teoría el alcance eficaz rozaba los cien, frente a los cincuenta metros del arcabuz, que solía usarse a veinticinco o menos metros. Emplea un sistema de disparo en teoría muy similar, pero en practica mucho más moderno (para la época) ya que incorporaba una llave de chispa asistida por un pedernal, permitiendo mayor velocidad y eliminando la engorrosa mecha del arcabuz.





Aunque muchos coinciden en que el arcabuz y el mosquete son muy parecidos, el mosquete es mucho mejor en cuanto a ventajas, ya que era más ligero, certero y mortal que el arcabuz. A medida que evolucionó el mosquete, la culata mejorada, y en general el diseño, permitieron que el soldado por primera vez fuera autosuficiente en el campo de batalla, pues, por primera vez las armas eran casi 100% seguras, rápidas y efectivas en la lucha cuerpo a cuerpo, además permitían disparar hasta 3 balas por minuto. Los arcabuceros apenas dispararaban una bala cada 2 minutos.

El mosquete aunque era muy veloz en comparación con el arcabuz, aún era lento si se visualiza a un mosquetero tratando de disparar contra una multitud de enemigos. Por tal razón al mosquete le fue incorporada una bayoneta. Esta, que al principio se metía en el cañón, impidiendo el disparo, a mediados del siglo XVII se pudo calar sin obstruir el cañón, permitiendo, junto al mayor alcance y potencia del arma, prescindir de las unidades de lanceros con picas que los protegían, en favor de más mosqueteros. Por primera vez en la historia los hombres en el campo de batalla no eran una mezcla de espadachines, lanceros, mosqueteros, ballesteros, arqueros y jabalineros: casi todos los ejércitos comenzaron a estandarizar sus fuerzas militares dejando en la lucha frente a frente solo a los mosqueteros, por el poder de fuego que representaban y por que se podían defender muy bien tanto de soldados regulares como de caballería.

 


coventin
Imagen de coventin
Desconectado
Prefecto de Legión
Socio MH
Desde: 30 Ago 2009

Sotonik
General
General

Haz clic para ver el perfil del usuario
Mensajes: 2.509
Desde: 17/Oct/2005AnclaAncla

#3 ·

RE: Los mosquetes
 

El mosquete de rueda y la bayoneta son los inventos que permitirán las grandes batallas en orden cerrado de los siglos XVIII y XIX. 

Paradójicamente la mayoría de las bajas en combate en esas batallas serán causadas por otras armas más antiguas como la artillería o la espada e incluso la lanza, que es recuperada en las guerras napoleónicas para el campo de batalla.

Y eso es porque...

El mosquete es muy impreciso y cegador:

El soldado en orden cerrado acercándose a la línea enemiga afrontará una potencia de fuego similar a la de una ametralladora moderna (unas 600 a 1000 balas por minuto por unos cien  metros de frente ), pero la imprecisión del mosquete unida a la nube de humo impenetrable que levanta la pólvora negra y a las chispas y fogonazo en la cazoleta del mosquete que hacen apartar el rostro de la mira hacen que apenas unas pocas balas (apenas un 1 o 2%) encuentren su objetivo.  Si unimos el factor del nerviosismo y la excitación en el combate al complicado proceso de carga la cifra de disparos baja drásticamente. No era inusual olvidar la baqueta en el interior del mosquete y dispararla con la bala, dejando inutilizada al arma. En Gettysburg se encontraron mosquetes cargados hasta con seis cartuchos. En la excitación los soldados olvidaban de disparar o de poner el fulminante y ni siquiera se daban cuenta.

Casi nunca se llegaba a la bayoneta:

En realidad la bayoneta apareció en un principio para evitar la carga de elementos que atacaban con espadas y cuerpo a cuerpo, como los highlanders escoceses. Una vez que los dos contendientes estaban armados con mosquetes y bayonetas nunca se daban melés a la bayoneta, por mucho que tengamos esta imagen propia de las películas. Lo normal es que una de las formaciones implicadas huyera antes de llegar al cuerpo a cuerpo, dejando el tereno al enemigo. Si se daban combates a la bayoneta en sitios cerrados como calles y casas, pero eran la excepción y fruto de defensas hasta el último hombre. La bayoneta quedó relegada así como arma defensiva más que ofensiva. 

El fusil de retrocarga y luego el de repetición acabará con ambas armas y en poco la aparición de la pólvora sin humo y sobre todo la ametralladora lo hará con las batallas en orden cerrado, pues ahora a la potencia de fuego se une la precisión de la misma que segará filas enteras de hombres, tal como ocurrió en algunas batallas de la Primera Guerra Mundial. Donde curiosamente la bayoneta dejó paso a otra arma defensiva más mortífera y antigua para el cuerpo a cuerpo desaparecida durante las guerras napoleónicas: la granada.