Los toros - una muerte anunciada

47 respuestas [Último envío]
Invitado
Imagen de Invitado

El Gran y sorprendente escritor italiano Giovanni Papini (1881-1956) en su libro "El libro Negro" continuacion de la obra maestra "GOG",  nos propone una supuesta (inventada) conversación con García Lorca sobre el tema de los toros.

Me ha parecido interesante traerla aquí para que que cuando el mundo taurino desaparezca, como mínimo nuestros bisnietos puedan dar una explicación coherente del porqué existieron. Porqué se mantuvo tantos años y porqué fue un tema siempre polémico. Quizá relacionen el caracter español, tan emocional, tan bravo y generoso, con un expectáculo tan soberbio y tan cruel como la corrida de toros. Va por Vdes. maestros. 


 

 

 

COLOQUIO CON GARCÍA LORCA

(O DE LAS CORRIDAS)

 

Madrid, 8 de abril.

 

Fui ayer a la Plaza de Toros, y un amigo español que me acompañaba me presentó a un joven de aspecto genial y viril que se llamaba García Lorca, y es ya famoso aquí y en América como poeta y pintor. Me causó una bellísima impresión, incluso por su orgulloso ánimo salvaje, y concluida la corrida fuimos los tres al Café del Pombo. Como sucede frecuentemente en este país, la conversación versó acerca de la tauromaquia, y quise saber de labios de García Lorca qué pensaba de los extranjeros dispuestos a ver en ese juego sangriento una prueba de crueldad del pueblo español, y el joven poeta me respondió

— No todos los extranjeros son tan imbéciles, pero la mayoría de los que vienen son simultáneamente atraídos y asqueados por el espectáculo de nuestras corridas. Esto depende en gran parte de que son viajeros filisteos, y aun cuando sean personas cultas carecen de verdadero espíritu poético. Estoy escribiendo un poema sobre Ignacio Sánchez Mejías, uno de nuestros toreros más famosos, y espero hacer comprender la belleza heroica, pagana, popular y mística que hay en la lucha entre el hombre y el toro. Pero creo que nadie ha sabido explicar a los extranjeros el contenido profundo, sublime, y hasta diré casi sobrehumano, del sacrificio taurino.

»La corrida, en sí, a pesar de sus acompañamientos acrobáticos y espectaculares, es en realidad un misterio religioso, un rito sacro. Con sus acompañantes o acólitos, el torero es una especie de sacerdote de los tiempos precristianos, pero al que el Cristianismo no puede condenar. ¿Qué es lo que representa el toro en la conciencia de los hombres?, la energía primitiva y salvaje, y al mismo tiempo la ultrapotencia fecundadora. Es el bruto con toda su potencia oscura; el macho con toda su fuerza sexual.

»Pero el hombre, si quiere ser verdaderamente hombre, debe disciplinar y conducir la fuerza con la inteligencia, debe ennoblecer y sublimar el sexo con el amor. Le corresponde matar en sí mismo la animalidad primigenia, vencer el porcentaje de bruto que hay en él. Su antagonista más evidente en su voluntad de purificación, es el toro. El hombre debe matar los elementos taurinos que hay en él: la adoración de la fuerza muscular agresiva y de la fuerza erótica, igualmente agresiva.

»La corrida es la representación pública y solemne de esa victoria de la virtud humana sobre el instinto bestial. El torero, con su inteligencia pronta y despierta, con la ligereza de los movimientos rápidos y elegantes de su cuerpo, supera, vence y da por tierra con la masa membruda, ciega y violenta del toro. La victoria sobre la bestia sensual y feroz es la proyección visible de una victoria interior. Por lo tanto, la corrida es el símbolo pintoresco y agonístico de la superioridad del espíritu sobre la materia, de la inteligencia sobre el instinto, del héroe sonriente sobre el monstruo espumajeante o si prefiere, del sabio Ulises sobre el cruel Cíclope. Así pues, el torero es el ministro cruento en una ceremonia de fondo espiritual, su espada no es otra que el descendiente supérstite del cuchillo sacrificial que utilizaban los antiguos sacerdotes. Y así como también el Cristianismo enseña a los hombres a liberarse de las sobrevivencias bestiales que hay en nosotros, nada hay de extraño que un pueblo católico como el nuestro concurra a este juego sacro, aun cuando no comprenda con claridad la íntima significación espiritual del mismo. Se podría recordar también que el rito inicial del antiguo culto de Mitra, aquella religión que en un cierto momento amenazó el triunfo del Cristianismo, consistía en el sacrificio del toro: el taurobolio. Si los humanitarios y puritanos extranjeros, que habitualmente están dotados de inteligencia más bien estrecha, fueran capaces de profundizar el verdadero secreto de la tauromaquia, juzgarían de una manera muy diversa a nuestras corridas».

El amigo español se levantó y abrazó a García Lorca. También yo, aun cuando no diera muestras externas de entusiasmo tan expresivas, reconocí que su ingeniosa y paradojal teoría era merecedora de una atenta meditación.


Tisner (not verified)
Imagen de Invitado

¿Arte o Barbarie?  Buena pregunta...


Saludos

Santiago Pitarch
Imagen de Santiago Pitarch
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorColaboradorSocio MH
Desde: 5 Ene 2011

Te respondo con otra pregunta: ¿son términos excluyentes?

La pregunta correcta, para mí, sería ¿el arte justifica la barbarie?

 


Lo único seguro es el cambio.

Tisner (not verified)
Imagen de Invitado

Te pregunto con una pregunta, como es natural:

 

Si admitimos que hay una parte intrínseca de barbarie, ¿La barbarie puede ser arte?

¿Puede haber belleza en la tortura?

 

¿Acaso la ténica japonesa de bondage (Shibari) no es pura estética?

 

Piénsalo y me dices algo

 

Un abrazo

merlin-satan
Imagen de merlin-satan
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorColaboradorSocio MH
Desde: 4 Ene 2013

Para mí el arte es una consecuencia de la civilización que considero contrapuesta a la barbarie. Ergo, no puedo admitir que la barbarie sea arte. 

En cuanto a la belleza de la tortura, en mi concepto de tortura y de belleza nunóa irán unidos.

Volviendo al tema inicial: la tauromquia no me parece bella. Pero tampoco barbarie y aunque esté en contra del daño a los animales, no estoy en contra de la tauromaquia. Eso sí, cambiaría un poco las normas y haría que el duelo fuese mas equilibrado, tal y como lo veo ahora (muy de refilón porque no me interesa así que apenas lo conozco) me parece un duelo poco igualado y que practicamente siempre acaba con el mismo resultado. Más indultos a toros y menos ayudas al matador.

 


     ...merliN-sataN...  foto  foto  

Tisner (not verified)
Imagen de Invitado

Dice Merlin:

"...me parece un duelo poco igualado y que practicamente siempre acaba con el mismo resultado. Más indultos a toros y menos ayudas al matador"

Eso Merlin sería un suicidio.

Se puede discutir si el término belleza es igual que el término estética, pero es evidente que el toreo posee una gran cargad estética y por tanto de simbología.

En realidad lo que ha cambiado no es el toreo, sino la percepción de los valores que se consideraban virtuosos y deseables  (hombría, valentía ante la muerte etc.)

Por lo demás, los otros espectáculos menores que se van conservando con vaquillas de pueblo en las fiestas no dejan de ser los mismos valores pero con una calidad mínima, aunque el riesgo siempre, siempre, ha de existir pues es parte de la esencia de la tauromaquia.

No soy un defensor ni un detractor de la tauromaquia. Simplemente creo que debe desaparecer o mantenerse por su propia inercia. Es paradógico que dediquen mucho tiempo y esfuerzo y parlamento y ley a cargase los toros y mientras tanto nos están dando por detrás los mismos que nos guián para que seamos más virtuosos y "civilizados"


Un saludo. 

  


 

merlin-satan
Imagen de merlin-satan
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorColaboradorSocio MH
Desde: 4 Ene 2013

Tisner ha escrito

Dice Merlin:

"...me parece un duelo poco igualado y que practicamente siempre acaba con el mismo resultado. Más indultos a toros y menos ayudas al matador"

Eso Merlin sería un suicidio.

No es obligatorio ser torero, quién no quiera riesgos que no participe. Y como decías, si los valores son la hombría, valor, etc. y la lucha del hombre contra el toro, que así sea. Yo no estoy en conta de la tauromaquia, pero sí del engaño. O lo llamamos "matar a un toro mareado" o "arte taurino y lucha del hombre contra el toro" y en ese caso, seamos justos. Si el matador sale a la plaza con una metralleta no tiene gracia, no? Pues eso, más equilibrado. Tampoco es cuestión de que el torero salga en taparrabos con una cucharilla de café a luchar con el toro, evidentemente. Algo equilibrado.

Tisner ha escrito

Se puede discutir si el término belleza es igual que el término estética, pero es evidente que el toreo posee una gran cargad estética y por tanto de simbología.

Completamente de acuerdo. Y por eso no estoy en contra

Por ejemplo, los recortadores, muy estético y no acaba en muerte, no? 

 


     ...merliN-sataN...  foto  foto  

Santiago Pitarch
Imagen de Santiago Pitarch
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorColaboradorSocio MH
Desde: 5 Ene 2011

Tisner ha escrito

Te pregunto con una pregunta, como es natural:

 

Si admitimos que hay una parte intrínseca de barbarie, ¿La barbarie puede ser arte?

¿Puede haber belleza en la tortura?

 

¿Acaso la ténica japonesa de bondage (Shibari) no es pura estética?

 

Piénsalo y me dices algo

 

Un abrazo

 

Saludos. Para mí puede haber belleza y arte en cualquier cosa. Cualquier actividad, suficientemente refinada, puede ser un arte. Y la belleza es subjetiva, por lo cual podemos afirmar que cualquier cosa puede ser bella dependiendo del observador.

Por ejemplo, una cucaracha me puede resultar desagradable. Para un biólogo puede resultar un animal bello por sus características (tiene un concepto distinto de belleza por su formación). 

 

El punto interesante, para mí, es que el arte y la belleza deben estar sometidos a algo más importante, que es la ética. Y no es ético torturar a un animal. 

 

Como dice Merlín, yo no estoy en contra, por ejemplo, de los concursos de recortadores, simplemente porque no se le hace ningún daño (notable) al animal. Tampoco estoy en contra de los típicos encierros que consisten en hacer correr a los animales por un circuito.

 

Se podría hacer un paralelismo con las luchas de gladiadores. Todos los argumentos que utilizan los pro-taurinos podrían usarse para defender la vuelta de ese espectáculo.

- Es un arte. Es bello. Desde luego, nadie negará que lo era. Las artes marciales siguen llamándose arte, y es lo que hacían los gladiadores. Y como espectáculo seguro que no negaremos que tenía gran éxito de asistencia. 

- Fomenta la economía. Los juegos de gladiadores movían mucho dinero en la antigua Roma. Además, contribuirían mucho a bajar el paro, ya que es un oficio con "alta rotación laboral".

- Es tradicional. Forma parte de la cultura. Existieron durante siglos, siendo tan tradicional como la fiesta de los toros. Forma parte intrínseca de la cultura romana, de la cual somos herederos.

 

Por tanto, si estamos a favor de las corridas de toros, deberíamos estar a favor de las luchas de gladiadores. Y bien pensado, seguro que con el nivel de tontuna que nos gastamos, la gente haría cola para apuntarse, aunque fuera gratis, sólo para salir por la tele.

 


Lo único seguro es el cambio.

Tisner (not verified)
Imagen de Invitado

Dice Santiago:

..." Para mí puede haber belleza y arte en cualquier cosa. Cualquier actividad, suficientemente refinada, puede ser un arte. Y la belleza es subjetiva, por lo cual podemos afirmar que cualquier cosa puede ser bella dependiendo del observador.Por ejemplo, una cucaracha me puede resultar desagradable. Para un biólogo puede resultar un animal bello por sus características (tiene un concepto distinto de belleza por su formación)." 

Efectivamente, y has olvidado al cucaracho, que debe ver con muy buenos ojos a la cucaracha en tiempo de apareamiento.

 

"El punto interesante, para mí, es que el arte y la belleza deben estar sometidos a algo más importante, que es la ética. Y no es ético torturar a un animal." 

Eso amigo Santiago es absurdo. El arte y la belleza no tienen nada que ver con la ética. 

Eso es como si vieras la naturaleza como un mundo idílico en que todas las criaturas se aman...

La realidad es que la naturaleza es un auténtico matadero, desde lo más visible (el ya muy visto cocodrilo comiéndose un Ñu a la orilla del río) o el menos visible (a dos palmos de tierra comiéndose a sí mismas las hormigas lesionadas).

 

"Se podría hacer un paralelismo con las luchas de gladiadores. Todos los argumentos que utilizan los pro-taurinos podrían usarse para defender la vuelta de ese espectáculo."

Es un arte. Es bello. Desde luego, nadie negará que lo era. Las artes marciales siguen llamándose arte, y es lo que hacían los gladiadores. Y como espectáculo seguro que no negaremos que tenía gran éxito de asistencia. 

Fomenta la economía. Los juegos de gladiadores movían mucho dinero en la antigua Roma. Además, contribuirían mucho a bajar el paro, ya que es un oficio con "alta rotación laboral".

Es tradicional. Forma parte de la cultura. Existieron durante siglos, siendo tan tradicional como la fiesta de los toros. Forma parte intrínseca de la cultura romana, de la cual somos herederos.

 

Todo lo que dices es cierto y correcto. Desgraciadamente hoy esto sería ilegal.  Como decía aquel minero que la estaba palmando con los pulmoses hechos polmo por la silicosis:  ¡No te jode, ahora me prohíben fumar y nunca me prohibieron bajar a la mina 

Pero comento dos matices:

 -1) A diferencia de la creencia general, la muerte de gladiadores en lucha era muy rara. Sólo en casos muy concretos y especiales se pactaba la lucha hasta la muerte. En general era un negocio que consistía en tener luchadores entrenados vivos y era muy caro perderlos en la arena.  Como ves pues era parecido al espectáculo taurino: alto riesgo de lesión pero con un mínimo de garantías de conservarse vivo. El resto,  estética, deporte, arte, espectáculo y negocio.

 -2) El deporte moderno es un substituto de la guerra.

El mundo taurino es otro substituto de la guerra pero aún más mitológico y antiguo.

A mi entener debe desaparecer o extinguirse por su propia incercia. Me temo que algunos antitaurinos o protaurinos esconden internciones muy distintas a las de proteger al torero o al toro.

 

"..Por tanto, si estamos a favor de las corridas de toros, deberíamos estar a favor de las luchas de gladiadores. Y bien pensado, seguro que con el nivel de tontuna que nos gastamos, la gente haría cola para apuntarse, aunque fuera gratis, sólo para salir por la tele."

 

¿Y que crees que es acaso el Pressing Catch?

No es muy prudente pensar que los que ven este tipo de cosas son por sistemas "tontunos". La vida sana requiere emoción y si bien para cierta gente les excita y emociona hacer la Torre Eiffel con mondadientes, hay otros que quizá vean sus necesidades algo más alla.

 

Un saludo

Santiago Pitarch
Imagen de Santiago Pitarch
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorColaboradorSocio MH
Desde: 5 Ene 2011

Tema interesante, sin duda. Da para mucho más de lo que parece porque realmente estamos hablando de que es eso que -antes- llamaban ser civilizado. ¿Dónde está el límite?

 

Algunas puntualizaciones.


"El punto interesante, para mí, es que el arte y la belleza deben estar sometidos a algo más importante, que es la ética. Y no es ético torturar a un animal."
Eso amigo Santiago es absurdo. El arte y la belleza no tienen nada que ver con la ética.

 

Date cuenta, amigo Tisner, que yo no digo que estén relacionados, sino que debe haber un sometimiento. Cuando algo no es ético, ya no importa si es bello o no. Realmente ya no importa nada más, esté relacionado o no.

También citas al mundo natural. Pero ten en cuenta que los humanos somos los únicos que, en teoría, tenemos ética. Como ves, hablamos de lo que es específico de la civilización y qué nos define como humanos.

 

Dices que el deporte moderno es un sustituto de la guerra. Yo creo que es una frase muy matizable. Tal vez sustituya un componente de ciertas guerras, que además sólo se da en ciertas épocas y que no suele ser el principal. Hablo del "prestigio". En el siglo XVIII se decía que la guerra era "el deporte de los monarcas" y sabemos que servía para reforzar el prestigio de sus dinastías. Pero sabemos que hay muchas otras razones con bastante más peso.

 

Como en todo asunto, hay una gradación. Por ejemplo, el boxeo es un deporte muy violento, en el que suelen haber lesiones e incluso alguna muerte. Pero es un deporte en su plenitud de la palabra: humanos que compiten entre sí en función de sus habilidades. En el caso de los toros (y en otros) el centro del espectáculo es el sufrimiento del animal. Se trata de fiestas centradas en la tortura o simplemente en lo sangriento del espectáculo (lanzar a una cabra desde un campanario, ejemplo perfecto). La tortura no es ética, aunque sea a un animal. Y además, sienta un precedente poco recomendable.

La propia fiesta de los toros ha evolucionado para hacerla menos "gore". A principios del XX los caballos de los picadores no llevaban ninguna protección. Parte del espectáculo consistía en ver como el toro clavaba los cuernos en la panza del caballo (se usaban caballos viejos) y ver como le asomaban los intestinos.

 

Estoy seguro de que a muchos protaurinos "no les parecería ético" dejar que los caballos mueran de esa forma tan innecesaria. ¿Y los toros? "Ah, eso es diferente" seguramente responderían.

 

 

Con la fiesta de los toros también hay otro problema: que muchos se oponen no por el maltrato animal que supone, sino por ser un símbolo de lo español. Me parece bastante evidente que ese es el motivo de su prohibición en Cataluña. Pero es otro tema, que no tiene nada que ver.

 

Mi opinión es que los toros tienen dos futuros posibles:

- Que se enroquen en el inmovilismo y la defensa de lo tradicional. Entonces acabarán desapareciendo aunque no se legisle en su contra porque el público es cada vez más contrario al maltrato animal (más civilizado, diría yo).

- Que la fiesta evolucione de forma que conserve su esencia pero se evite, en la medida de lo posible, la tortura a los animales, como ya hemos visto que ha pasado con el tema de los caballos.

 

Saludos 

 


Lo único seguro es el cambio.

joseSalvador
Imagen de joseSalvador
Desconectado
Equite
Socio MH
Desde: 22 Oct 2012

Santiago Pitarch ha escrito

Date cuenta, amigo Tisner, que yo no digo que estén relacionados, sino que debe haber un sometimiento. Cuando algo no es ético, ya no importa si es bello o no. Realmente ya no importa nada más, esté relacionado o no.

 

Completamente de acuerdo contigo. Querría agregar que lo que hace que la tortura no sea algo ético tiene que ver con lo que llamamos empatía. El rumiante es un mamífero como nosotros, (compartimos más de un 90% de los genes con muchos mamíferos) y eso hace que "entendamos" su dolor físico de la misma manera que entendemos y sentimos el nuestro. A medida que nos movemos hacia especies más lejanas de animales (supongamos, una mosca) nuestra empatía disminuye, por lo cual no lo pensamos dos veces si podemos darle muerte a tan molesto bicho (y no es que matar una mosca sea lícito solo porque es molesta: el perro del vecino puede ser más molesto aún, pero no por eso lo voy a aniquilar).

Y en aquellos casos  en que matar a un mamífero es necesario, por ejemplo, para alimentarnos de su carne, el hombre intenta recurrir a métodos que no lo hagan sufrir. El motivo es el mismo: la empatía que sentimos hacia ellos.


La pregunta es entonces ¿Cuál es el límite que nos marca lo ético de no ético? Creo que eso depende de cada persona, pero es mi opinión que en el tema de los toros, aquel que no sienta nada al ver torturar a uno es porque algún problema hay en su psiquis.

 


foto