El Álamo: La leyenda

Año: 
2004
Género: 
Western
Época: 
Contemporánea
Duración: 
137 min.
Nacionalidad: 
USA
Director: 
John Lee Hancock
Reparto: 
Billy Bob Thornton
Reparto: 
Dennis Quaid
Reparto: 
Patrick Wilson
Reparto: 
Jason Patrick

Cuando el mito se encuentra de bruces con la historia y la leyenda se topa con la realidad, los caminos se entrecruzan en San Antonio de Béjar y en su pequeña y abandonada misión: El Álamo. En la primavera de 1836, unos 200 tejanos - hombres de todas las razas que creen ciegamente en el futuro de Texas - resisten 13 días en el fuerte bajo el asedio del General Antonio López de Santa Anna, gobernador de México y comandante de su ejército. Bajo el mando de tres hombres -el joven y temerario Coronel William Travis; el violento y apasionado James Bowie; y la leyenda viva que representa David Crockett- los tejanos y sus hazañas en El Alamo pasarán a la historia como el grito de rebelión del General Sam Houston por la independencia de Texas y entrarán en la leyenda por su enorme significado simbólico. (FILMAFFINITY)

Siguiendo la fiel tradición americana de hacer quedar bien a los piratas que defendían El Álamo, en San Antonio Béjar, esta película muestra una historia muy diferente a la realidad. He aquí algunos puntos que logré sacar de esta cinta:
 
1. A pesar de que lo hace hasta después de la toma de El Álamo, Santa Ana ya antes había seccionado el Ejército Mexicano de Operaciones en tres divisiones. Esto fue en Saltillo, tras el arribo de las tropas de Guardia Nacional. La Primera División del General José Urrea, la formaban los Regimientos de Coraceros y Permanente de Tampico, el Batallón Auxiliar de Guanajuato y trescientos mayas analfabetos enviados por el gobierno de Yucatán. La Segunda División, del General Joaquín Ramírez y Sesma, con cuatro batallones de infantería y una batería de batalla, y la Tercera División, con los Batallones de Zapadores, Activo de Toluca y Aldama, más el Regimiento de Húsares y una batería de batalla. Como reserva y con base de operaciones en Corpus Christi, las fuertes brigadas de los Generales Gaona y Tolsá.
 
2. La artillería mexicana la muestran con gruesos obuses de 10 pulgadas. Obviamente es otro error garrafal. Viendo un oficio firmado por el General Vicente Filisola en Monterrey, después del repliegue mexicano, la división de Santa Ana había recibido, a parte de bastimentos, cuatro piezas de campaña de ocho libras, a las que se unía la batería de seis piezas de cuatro libras, y dos obuses de a 68. Los americanos no tenían 18 cañones, como se dice, pues en el parte oficial al Gobierno de la República, se observa la incautación de 21 piezas de diferentes calibres, de campaña y plaza. Lo que si es cierto, es lo que dice Castrillón en la cena antes del ataque: ¨¿Por qué perder hombres por tomar un muro que puede ser derribado?" Esto debido a que las piezas de 18 libras llegarían en dos días, pero Santa Ana estaba impaciente por llegar a Harrisonburg y fusilar al gobierno separatista.
 
3. ¿Recuerdan el niño que mató al Coronel Travis? Los idiotas de Hollywood no saben nada de militaria. ¿Cómo es posible que un sirviente de la artillería mexicana participe en la primera columna de ataque, con la infantería? Además, la escolta de Santa Ana, por si no recuerdan, la forman los Coraceros, cuando éstos andaban en el Encinal del Perdido, con Urrea, donde capturaron 12 cañones, dos mil fusiles, decenas de cajas llenas de parque proveniente de EU y 400 prisioneros, que fueron muy bien fusilados. Los Húsares fueron quienes escoltaron al General en Jefe durante el tiempo que estuvo en San Antonio Béjar.
 
4. Las órdenes de la batalla son irrisorias. Para empezar, el General Samuel Perfecto de Coss  cuñado de Santa Ana, estaba con la División de Ramírez y Sesma. De hecho, la fuerza que se le da en la película, fue mandada por el General Vicente Filisola. Tampoco existió el Coronel Duque; fue el Coronel Rómulo Diaz de la Vega. Los que sí participaron fueron los Coroneles Juan Morales, luego Jefe de la Guarnición de Veracruz durante la Guerra con Estados Unidos, y Manuel Romero, pero éste fue transferido a la caballería tras el desastre de San Jacinto.
 
5. Las películas americanas son una sarta de mentiras. Mientras Clit Eastwood en su película sobre El Álamo dijo "Murieron los 182 defensores de El Álamo y 1,500 mexicanos", la cifra no fue ni siquiera la décima parte. Por los yanquis hubo 181 muertos y 1 herido. El Ejército de Operaciones tuvo 62 muertos y 139 heridos, la mayoría del Batallón Activo de Toluca. No se dejen engaña por lo que ven en las cintas estadounidenses. La Tercera División estaba formada de 1,500 hombres, pues se le habían unido dos piquetes de caballería presidial (los lanceros con uniforme azul y sombrero negro, barbudos, veteranos, invencibles)
 
6. Es cierto que el Coronel Travis murió como un valiente, con la carabina en la mano, pero no puedo decir lo mismo de Crockett y Bowie. Sobre éste último se dijeron muchas cosas: ha había muerto peleando, que estaba enfermo y los mexicanos lo tomaron prisionero, e incluso que ya estaba muerto a la hora del ataque. Lo cierto es que, según las memorias del coronel Juan Nepomuceno Nájera, Crockett, capturado, contó que Bowie estaba en primera línea de defensa, en perfecto estado de salud. Cuando el Coronel Morales capturó una pieza de 18 libras, montada en un ángulo del muro defensivo, la enfiló contra los sitiados y abrió fuego, Bowie dejó caer su rifle y corrió hacia los edificios, perseguido por los infantes mexicanos que ya habían ganado las puertas. Al final, fue acribillado bajo un colchón donde fue a esconderse. Crockett tampoco tuvo gloria. Capturado, herido, rogó a los pies de Santa Ana para que no lo fusilaran, pero cuando intentó besar las botas del General Presidente, éste órdeno, secamente, a un piquete de Zapadores, que lo pasaran por la bayoneta. Ásí terminó su vida Davy Crockett.
 
7. En San Jacinto, Santa Ana no contó con la división veterana de Vicente Filisola. Cuando supo que Houston acampaba en la margen oriental del Rio Colorado con 800 hombres, Santa Ana, Castrillón, su Estado Mayor y una escolta treinta dragones cabalgaron día y noche para reforzar a la división de Ramírez y Sesma, que no había tenido combate alguno. Eso ocasionó la derrota de San Jacinto, pues de haber contado con hombres experimentados, el ataque rebelde hubiera sido fácilmente rechazado.
 
8. Dice al final de la cinta "Santa Ana reconoció la independencia de Texas" cuando eso no era trabajo suyo, sino del H. Congreso de la Unión. Los Tratados de Velasco siguen siendo nulos, pues fueron sacados de un mandatario prisionero, y cualquiera que sepa de leyes dirá que no tienen validez. Además 9 años después, cuando México formaba un ejército para recuperar Tejas, Estados Unidos le incorporó como estado, lo cual dio al traste con la intentona de recuperación.
De este modo hay más historias iguales: ejemplo, La Leyenda de Zorro, cuando intentan por todos los medios que Alta California se incorpore a los Estados Unidos, lo cual es tomado como un hecho festivo. Desde luego, sabemos que los pobres californios no podían gobernarse solos, pero por ese solo hecho, agravia al nombre de México. Bueno, les dejo esto para reflexión. 
 
Presenten las lanzas!!
 
Autor: Xajay
 
 
Trailer:
 
El Voltigero
Imagen de El Voltigero
Desconectado
Auxilia
Desde: 23 Ago 2010

 

Bue análisis militar Xajay. A todo ello tendríamos que añadir que en el filme pareciera que las fuerzas mexicanas esperaban a los texanos en San Jacinto cuando en realidad fue una emboscada muy bien planeada por Sam Houston. De lo de David Corckett aún hay una tremenda discusión historiográfica sobre su muerte, aunque todo apunta a que las memorias de Juan nepomuceno Nájera son auténticas con lo que podríamos establecer que fue ejecutado después de tomar la misión de el Álamo(y no apócrifas como se había estado manejando en varios circulos). 

Creo que es un filme a todas luces que busca resaltar el heroísmo texano por lo que incurre en muchos errores, de cualquier forma no quita muchos méritos a la película, como lo son la buena manera de interpretar a los líderes texanos (¿cuando ibamos a ver a un Sam Houston alcoholico?) y también a la élite militar mexicana, así como la reconstrucción de las armas y los uniformes de los dos ejércitos.

Y con lo que respecta a los "millares" de hispanomexicanos que se unieron a los texanos no fueron tales. Hubo algunos que así lo hicieron, dada sus convicciones políticas federalistas, aunque después cuando Texas fue anexado a la Union Americana les fue como en feria; pero de eso a decir "millares" un abismo, la empresa independentista fue prácticamente inicitiva angloamericana.

Saludos cordiales.