Imhotep, el primer genio